Méxi­co. Otor­gan tres sus­pen­sio­nes defi­ni­ti­vas al Tren Maya en Yucatán

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 de mar­zo de 2021

La Juez Cuar­to de Dis­tri­to en el esta­do de Yuca­tán otor­gó tres nue­vas sus­pen­sio­nes defi­ni­ti­vas en con­tra del Tren Maya al reco­no­cer que «exis­te una incer­ti­dum­bre sobre el ver­da­de­ro impac­to del pro­yec­to», infor­mó la Asam­blea de Defen­so­res del Terri­to­rio Maya Múuch’ Xíinbal.

Las sus­pen­sio­nes son resul­ta­do de tres ampa­ros con­tra la apro­ba­ción de la Mani­fes­ta­ción de Impac­to Ambien­tal (MIA) rea­li­za­da por la Semar­nart para el tra­mo 3 del Tren Maya, y fue­ron pre­sen­ta­dos por Múuch’ Xíin­bal y el Colec­ti­vo Chuun T’aan Maya.

«Debe enton­ces incli­nar­se la balan­za de la jus­ti­cia a favor de la natu­ra­le­za, espe­cial­men­te al con­si­de­rar […] que su impac­to tie­ne el poten­cial de tras­cen­der a las pos­tre­ras gene­ra­cio­nes y no sólo a quie­nes habi­tan en la zona, sino inclu­so a todo el mun­do en aten­ción a la inter­de­pen­den­cia de los sis­te­mas eco­ló­gi­cos mun­dia­les”, afir­mó la juez.

Las sus­pen­sio­nes otor­ga­das esta­rán vigen­tes has­ta que se dic­te la sen­ten­cia defi­ni­ti­va. Mien­tras tan­to, deben cesar los tra­ba­jos de cons­truc­ción «o cual­quier otro que impli­que defo­res­ta­ción o pues­ta en ries­go de espe­cies ani­ma­les y vege­ta­les autóc­to­nas de los terri­to­rios del esta­do», dic­ta­mi­nó la auto­ri­dad judicial.

A con­ti­nua­ción el comu­ni­ca­do completo:

Por con­si­de­rar que exis­te una incer­ti­dum­bre sobre el ver­da­de­ro impac­to del pro­yec­to deno­mi­na­do Tren Maya, la Juez Cuar­to de Dis­tri­to en el esta­do de Yuca­tán deter­mi­nó con­ce­der tres sus­pen­sio­nes defi­ni­ti­vas como resul­ta­do de tres ampa­ros pre­sen­ta­dos por la Asam­blea de Defen­so­res del Terri­to­rio Maya Múuch’ Xíin­bal y el Colec­ti­vo Chuun T’aan Maya en con­tra de la apro­ba­ción de la Mani­fes­ta­ción de Impac­to Ambien­tal rea­li­za­da por la Semar­nart para el tra­mo 3 del cita­do proyecto.

La Jue­za Cuar­to de Dis­tri­to con­ce­dió la sus­pen­sión con­tra la auto­ri­za­ción de la mani­fes­ta­ción de impac­to ambien­tal, ya que la par­te que­jo­sa demos­tró, al menos indi­cia­ria­men­te, su inte­rés legí­ti­mo, (…) [pues se advier­te] … que son mora­do­res de los muni­ci­pios correspondientes”.

Al argu­men­tar sobre las razo­nes por las cua­les se otor­ga­ban las medi­das cau­te­la­res, la juz­ga­do­ra afir­mó que: debe enton­ces incli­nar­se la balan­za de la jus­ti­cia a favor de la natu­ra­le­za, espe­cial­men­te al con­si­de­rar como se ha dicho, que su impac­to tie­ne el poten­cial de tras­cen­der a las pos­tre­ras gene­ra­cio­nes y no solo a quie­nes habi­tan en la zona, sino inclu­so a todo el mun­do en aten­ción a la inter­de­pen­den­cia de los sis­te­mas eco­ló­gi­cos mun­dia­les”. En ese sen­ti­do, la Juez seña­ló que “…se esti­ma que está jus­ti­fi­ca­do el peli­gro que impli­ca­ría para la sal­va­guar­da del dere­cho en cues­tión, que no se con­ce­die­ra la suspensión”.

La juez para con­ce­der la sus­pen­sión defi­ni­ti­va sos­tu­vo que en el caso cobra apli­ca­ción el “… prin­ci­pio de pre­cau­ción, reco­no­ci­do en el artícu­lo 15 de la Con­ven­ción de Río sobre el Medio Ambien­te y el Desarrollo1, que ope­ra como pau­ta inter­pre­ta­ti­va ante las limi­ta­cio­nes de la cien­cia para esta­ble­cer con abso­lu­ta cer­te­za los ries­gos a los que se enfren­ta la natu­ra­le­za, y que, en rela­ción con la admi­nis­tra­ción públi­ca, impli­ca el deber de adver­tir, regu­lar, con­tro­lar, vigi­lar o res­trin­gir cier­tas acti­vi­da­des que son ries­go­sas para el medio ambiente”.

Ade­más, sos­tu­vo que lo impor­tan­te del caso era “…. des­ta­car que el prin­ci­pio de pre­cau­ción ope­ra ante la incer­ti­dum­bre; esto es, sir­ve de sus­ten­to para res­trin­gir una actua­ción esta­tal ante la duda de que una acti­vi­dad pue­da ser riesgosa”.

“Por con­si­guien­te, la mera exis­ten­cia de una mani­fes­ta­ción de impac­to ambien­tal no otor­ga cer­te­za abso­lu­ta de que todas las varia­bles han sido con­si­de­ra­das o si la inter­pre­ta­ción sobre los efec­tos del actuar del esta­do en deter­mi­na­do pro­yec­to será efec­ti­va­men­te los plas­ma­dos en un docu­men­to de tal naturaleza”.

De ahí que la Juez seña­ló “… que los ope­ra­do­res jurí­di­cos, con­for­me al prin­ci­pio de pre­cau­ción, deban tomar deci­sio­nes aún sin tener una pre­ci­sión sobre el ries­go o el daño ambien­tal; y ante esa posi­bi­li­dad, debe reafir­mar­se un diver­so prin­ci­pio deno­mi­na­do «in dubio pro natu­ra», esto es, que ante la duda sobre la cer­te­za o exac­ti­tud cien­tí­fi­ca de los ries­gos ambien­ta­les, se debe resol­ver a favor de la natu­ra­le­za. Esto es, si en un pro­ce­so exis­te una coli­sión entre el medio ambien­te y otros intere­ses, y los daños o los ries­gos no pue­den dilu­ci­dar­se por fal­ta de infor­ma­ción, debe­rán tomar­se todas las medi­das nece­sa­rias a favor del medio ambiente”.

Asi­mis­mo, la juez sos­tu­vo que, has­ta el momen­to “… exis­te una incer­ti­dum­bre sobre el ver­da­de­ro impac­to del pro­yec­to en cues­tión, debe enton­ces incli­nar­se la balan­za de la jus­ti­cia a favor de la natu­ra­le­za, espe­cial­men­te al con­si­de­rar como se ha dicho, que su impac­to tie­ne el poten­cial de tras­cen­der a las pos­tre­ras gene­ra­cio­nes y no solo a quie­nes habi­tan en la zona, sino inclu­so a todo el mun­do en aten­ción a la inter­de­pen­den­cia de los sis­te­mas eco­ló­gi­cos mundiales”.

Bajo esa pers­pec­ti­va seña­ló que, es impor­tan­te “…se garan­ti­ce la posi­bi­li­dad de un desa­rro­llo sus­ten­ta­ble, esto es, que sin que se impi­da el pro­gre­so de la comu­ni­dad exis­ten­te, se sal­va­guar­de una espe­ran­za de pro­gre­so para quie­nes con­for­ma­rán esa comu­ni­dad en un futu­ro más lejano”.

De igual for­ma seña­ló que, “… exis­te un inte­rés social en la pro­tec­ción de dere­chos de tan amplio alcan­ce, como el del dere­cho al medio ambien­te y a una vida dig­na y a la posi­bi­li­dad de desa­rro­llar los pro­yec­tos de vida de gene­ra­cio­nes futuras…”.

En ese tenor la Juez sos­tu­vo que se con­ce­día la sus­pen­sión defi­ni­ti­va del acto con­sis­ten­te en la auto­ri­za­ción de impac­to ambien­tal del pro­yec­to deno­mi­na­do “Tren Maya”, has­ta que se dic­te la sen­ten­cia defi­ni­ti­va, para el efec­to de que, “… cesen los tra­ba­jos de cons­truc­ción o cual­quier otro que impli­que defo­res­ta­ción o pues­ta en ries­go de espe­cies ani­ma­les y vege­ta­les autóc­to­nas de los terri­to­rios del Esta­do, por lo que, la auto­ri­dad res­pon­sa­ble, en cum­pli­mien­to al artícu­lo 149 de la Ley de Ampa­ro, debe­rá orde­nar a cual­quier par­ti­cu­lar la inme­dia­ta para­li­za­ción de la eje­cu­ción, efec­tos o con­se­cuen­cias de dicho acto y tomar las medi­das per­ti­nen­tes para el cum­pli­mien­to estric­to de lo esta­ble­ci­do en la reso­lu­ción suspensional”.

Asi­mis­mo, res­pon­sa­bi­li­zó a la [Direc­ción Gene­ral de Impac­to y Ries­go Ambien­tal de la Secre­ta­ría de Medio Ambien­te y Recur­sos Natu­ra­les, y a la Secre­ta­ría de Medio Ambien­te y Recur­sos Natu­ra­les] por cual­quier acto que el Fon­do Nacio­nal de Fomen­to al Turis­mo o cual­quier otro par­ti­cu­lar invo­lu­cra­do reali­ce en eje­cu­ción del acto recla­ma­do, ya que podrían ser cons­ti­tu­ti­vos del deli­to pre­vis­to en el nume­ral 262, frac­ción III[1], de modo que se daría vis­ta al Minis­te­rio Públi­co de la Fede­ra­ción para los efec­tos lega­les correspondientes.

Estas tres nue­vas sus­pen­sio­nes defi­ni­ti­vas se suman a las que en diver­sos momen­tos han obse­quia­do jue­ces fede­ra­les en Cam­pe­che, Yuca­tán y Chia­pas y que exhi­ben las irre­gu­la­ri­da­des con las cua­les se ha mane­ja­do este proyecto.

Asam­blea de Defen­so­res del Terri­to­rio Maya Múuch’ Xíinbal

Colec­ti­vo Chuun T’aan Maya

Indig­na­ción, Pro­mo­ción y Defen­sa de los Dere­chos Huma­nos A.C.

[1] Artícu­lo 262. Se impon­drá pena de tres a nue­ve años de pri­sión, mul­ta de cin­cuen­ta a qui­nien­tos días, des­ti­tu­ción e inha­bi­li­ta­ción de tres a nue­ve años para desem­pe­ñar otro car­go, empleo o comi­sión públi­cos, al ser­vi­dor públi­co que con el carác­ter de auto­ri­dad res­pon­sa­ble en el jui­cio de ampa­ro o en el inci­den­te de sus­pen­sión: … III. No obe­dez­ca un auto de sus­pen­sión debi­da­men­te noti­fi­ca­do, inde­pen­dien­te­men­te de cual­quier otro deli­to en que incurra.

FUENTE: des­In­for­me­mo­nos

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.