Cuba. El emba­ja­dor euro­peo y la gui­llo­ti­na demo­crá­ti­ca (video)

Por José Man­za­ne­da, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 19 de mar­zo de 2021

José Man­za­ne­da, coor­di­na­dor de Cubain­for­ma­ción.- ¿Que a un can­tan­te cubano se le ocu­rre decir que su país no es una dic­ta­du­ra (1), elo­giar la coope­ra­ción médi­ca de Cuba (2) o salu­dar al pre­si­den­te Díaz-Canel (3)? En Mia­mi le can­ce­lan sus con­cier­tos y tra­tan de hun­dir su carre­ra (4). Para evi­tar la gui­llo­ti­na, el can­tan­te lo nega­rá todo y comen­za­rá a voci­fe­rar con­tra el gobierno cubano, implo­ran­do el per­dón de la mafia (5).

¿Que al emba­ja­dor de la Unión Euro­pea en Cuba, Alber­to Nava­rro, se le ocu­rre fir­mar, jun­to a 800 per­so­nas, una car­ta pidien­do a Joe Biden el fin del blo­queo a la Isla? Se arma un escán­da­lo polí­ti­co y mediá­ti­co y se pide el fin de su carre­ra polí­ti­ca (6). Para evi­tar la gui­llo­ti­na, el emba­ja­dor es «debi­da­men­te repren­di­do», pide dis­cul­pas y asu­me que fue una «mala deci­sión polí­ti­ca» y “un error” aque­lla car­ta (7). Es decir, es un error soli­ci­tar al jefe del impe­rio que de cum­pli­mien­to a las 28 reso­lu­cio­nes de la Asam­blea Gene­ral de Nacio­nes Uni­das con la mis­ma peti­ción (8).

Así es la liber­tad polí­ti­ca que se recla­ma a Cuba: la de obe­de­cer, sin rechis­tar, a los que man­dan en el mundo.

Repa­se­mos cómo ha fun­cio­na­do la maqui­na­ria de pre­sión con­tra el emba­ja­dor Nava­rro. La ultra­de­re­cha cuba­no­ame­ri­ca­na y la “disi­den­cia” inter­na dan la voz de alar­ma (9). Sus alia­dos, las dere­chas del Par­la­men­to euro­peo, fir­man una car­ta de pro­tes­ta diri­gi­da a Josep Borrell, jefe de la diplo­ma­cia euro­pea. Los gran­des medios serán los cola­bo­ra­do­res nece­sa­rios de la estra­te­gia de pre­sión: “Piden que cesen al emba­ja­dor” (10), “Más euro­dipu­tados exi­gen a Borrell el cese del emba­ja­dor” (11), “Aumen­ta la pre­sión para que Borrell des­ti­tu­ya al emba­ja­dor” (12)… Son titu­la­res de estos días.

Mien­tras ampli­fi­can la pro­tes­ta de la dere­cha, otra car­ta, fir­ma­da por gru­pos de izquier­da en apo­yo a Nava­rro, ape­nas es men­cio­na­da en los medios (13). Que con­vo­can, como supues­tas “voces exper­tas”, a enti­da­des como el Obser­va­to­rio Cubano de Dere­chos Huma­nos, con sede en Madrid, que pro­po­ne “una refor­mu­la­ción de las rela­cio­nes entre el blo­que euro­peo y La Haba­na” (14).

¿Y saben qué quie­re decir esto, sabien­do que este Obser­va­to­rio es sos­te­ni­do con 370 mil dóla­res anua­les por el gobierno de EEUU (15)? Sig­ni­fi­ca que debe ser des­trui­do el actual Acuer­do de Coope­ra­ción y Diá­lo­go Polí­ti­co Unión Euro­pa-Cuba, para regre­sar al ante­rior régi­men de san­cio­nes a La Habana.

Sig­ni­fi­ca, tam­bién, dete­ner las lla­ma­das “ron­das de diá­lo­go sobre dere­chos huma­nos”, cele­bra­das tres has­ta la fecha. Por­que en estas sesio­nes, como en las que Cuba man­tu­vo con el gobierno de Barack Oba­ma (16), se abor­dan los dere­chos huma­nos en Cuba sí, pero tam­bién en la Unión Euro­pea. Esta mani­fies­ta sus crí­ti­cas a Cuba, pero Cuba exi­ge accio­nes, por ejem­plo, fren­te “a la dis­cri­mi­na­ción racial, la xeno­fo­bia y las for­mas cone­xas de into­le­ran­cia” en terri­to­rio euro­peo (17). Esta reci­pro­ci­dad, por cier­to, es silen­cia­da en las notas de agen­cias y medios euro­peos (18).

Que ensal­zan las que­jas con­tra el emba­ja­dor Nava­rro por par­te de “disi­den­tes”, como Ber­ta Soler, José Daniel Ferrer o Gui­ller­mo Fari­ñas (19), pero silen­cian que son quie­nes, en estos años, han cabil­dea­do en EEUU en favor de las 242 san­cio­nes impues­tas por Trump a la Isla. Y que, inclu­so, pro­po­nen una inter­ven­ción mili­tar en su país (20).

Pero hubo otros dos ele­men­tos que encen­die­ron la ira de la dere­cha, aún más que la car­ta con­tra el blo­queo fir­ma­da por Nava­rro. Una, su decla­ra­ción de que “Cuba no es una dic­ta­du­ra”, ya que “no hay socie­da­des per­fec­tas” y des­de Euro­pa “no que­re­mos dar lec­cio­nes al res­to del mun­do» (21). Reco­no­cía, de este modo, que la impo­si­ción de mode­los polí­ti­cos es un inde­fen­di­ble acto de colo­nia­lis­mo. Un gran peca­do, sin duda.

Estas decla­ra­cio­nes las hizo a Cuba­net que, lejos de ser un “medio inde­pen­dien­te cubano” (22), como lee­mos en la pren­sa, es un sitio web finan­cia­do por la Casa Blan­ca con 225 mil dóla­res anua­les, y que apo­ya el blo­queo a la Isla (23).

El emba­ja­dor Nava­rro tam­bién cru­zó otra línea roja: ala­bó la coope­ra­ción médi­ca cuba­na en Euro­pa, con­tra la Covid-19. “Cuan­do pase la pan­de­mia, una de las hue­llas que van a que­dar es este ejem­plo de soli­da­ri­dad que está dan­do Cuba”, afir­mó (24). Un men­sa­je que gol­peó, sin duda, la cam­pa­ña de des­cré­di­to con­tra las misio­nes médi­cas cuba­nas, que las aso­cia a un supues­to “nego­cio” de La Haba­na (25).

Hace unos días, el Alto Repre­sen­tan­te euro­peo, Josep Borrell, habla­ba sobre Boli­via. Cali­fi­ca­ba como un “acon­te­ci­mien­to preo­cu­pan­te” la deten­ción de quie­nes diri­gie­ron el gol­pe de esta­do de 2019, y exi­gía un “pro­ce­so judi­cial trans­pa­ren­te y sin pre­sio­nes polí­ti­cas” (26). La Unión Euro­pea, recor­de­mos, reco­no­ció a aquel gobierno gol­pis­ta (27), cuyo sal­do de repre­sión fue de 37 muer­tes (28). Una más de las ense­ñan­zas demo­crá­ti­cas de la Unión Euro­pea para Amé­ri­ca Latina.

Edi­ción grá­fi­ca y de video: Itsas­ne Rive­ra. Coor­di­na­ción de sub­ti­tu­la­cio­nes: Anto­nio Gar­cía Moreno.

Fuen­te: Cuba Infor­ma­ciòn tv

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.