Uru­guay. Poli­cía que gol­peó a dete­ni­dos tie­ne ante­ce­den­tes de haber sido gol­pea­do cuan­do era ado­les­cen­te y estu­vo pre­so /​También dis­pa­ró a una niña y la dejó paralítica

Resu­men lati­no­ame­ri­cano, 18 de mar­zo de 2021.

Mar­cos Chiap­pa, poli­cía suma­ria­do por el caso de abu­so poli­cial que se hizo públi­co en los últi­mos días, estu­vo pri­va­do de liber­tad en 2004 por un deli­to de lesio­nes gra­ves. Tenía 13 años. Pasó 90 días reclui­do en el Cen­tro Desa­fío del Ins­ti­tu­to Téc­ni­co de Reha­bi­li­ta­ción Juve­nil (Interj), hoy Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Inclu­sión Social Ado­les­cen­te (Ini­sa).

Para cono­cer la tra­yec­to­ria de vida de Chiap­pa alcan­za con poner su nom­bre en Goo­gle. Los resul­ta­dos de la bús­que­da, ade­más de rela­tar el hecho delic­ti­vo en el que estu­vo invo­lu­cra­do, seña­lan lo que vivió cuan­do estu­vo pre­so. Una his­to­ria cono­ci­da en las cár­ce­les de ado­les­cen­tes: gol­pi­zas, mal­tra­to, vio­len­cia. Una his­to­ria que fue visi­bi­li­za­da por su fami­lia en dis­tin­tos medios de comunicación.

Tras haber sido ata­ca­do por sus com­pa­ñe­ros de reclu­sión, la fami­lia pre­sen­tó una denun­cia que deri­vó en una peri­cia foren­se y fue un ele­men­to cla­ve toma­do en cuen­ta para un cam­bio de medi­da. Pasó por deci­sión judi­cial a cum­plir arres­to domi­ci­lia­rio. Su abo­ga­da defen­so­ra plan­teó que “era gol­pea­do prác­ti­ca­men­te a diario”.

La abo­ga­da plan­teó a La Repú­bli­ca en 2004 que “los téc­ni­cos expli­ca­ron que para seguir el tra­ta­mien­to no nece­si­ta­ba seguir en el cen­tro, no hay razo­nes téc­ni­cas para su per­ma­nen­cia”, y que suge­rían “el pron­to egre­so, por­que él no tie­ne cos­tum­bres que ahí podría adqui­rir, por­que hay muchas cosas bue­nas para tra­ba­jar y hay que apro­ve­char­las y no destruirlas”.

Ser­gio Miglio­rat­ta, que era direc­tor del Interj, dijo que “se debe con­fir­mar y man­te­ner el tra­ta­mien­to de carác­ter edu­ca­ti­vo y tera­péu­ti­co que lle­va­ba den­tro de nues­tros ser­vi­cios la ONG Renacer”.

Sobre los mal­tra­tos, dijo que no había nin­gu­na “con­duc­ta inde­bi­da” de par­te de la ins­ti­tu­ción sino que la vio­len­cia tenía que ver con “con­duc­tas pre­vi­si­bles y que se podrían cali­fi­car de habi­tua­les por ado­les­cen­tes, me refie­ro a jue­gos de manos”.

El caso lle­gó al Par­la­men­to. Fue tra­ta­do por la Comi­sión de Dere­chos Huma­nos en julio de 2004. El hecho fue tra­ta­do en el mar­co de una sesión que esta­ba des­ti­na­da al tra­ta­mien­to de otro tema pero en la que se apro­ve­chó la pre­sen­cia de las auto­ri­da­des del sis­te­ma penal adolescente.

Con base en las decla­ra­cio­nes en la pren­sa, el legis­la­dor Edgar Bello­mo plan­teó que tenía la sen­sa­ción de que “Miglio­rat­ta le res­tó impor­tan­cia a la gra­ve­dad del tema”. Por eso, pidió saber en deta­lle cuál era la situa­ción, cómo la eva­lua­ban y si se había orde­na­do una inves­ti­ga­ción admi­nis­tra­ti­va. Para pre­ser­var la inti­mi­dad, se inte­rrum­pió la toma de la ver­sión taquigráfica.

Reto­ma­do el regis­tro en el acta, se plan­teó que “se lle­vó a cabo una inves­ti­ga­ción de urgen­cia, que fue ele­va­da al direc­to­rio”. Miglio­rat­ta seña­ló que fue el juez Ale­jan­dro Reca­rey “quien adju­di­có el cali­fi­ca­ti­vo de situa­ción habi­tual, de cir­cuns­tan­cia no dolo­sa de par­te de los ado­les­cen­tes pro­ta­go­nis­tas del epi­so­dio”. Sugi­rió que el juez “no cap­tó ele­men­tos de dolo”, y que eso “se refie­re explí­ci­ta­men­te a que no hubo inten­ción de daño ‑esa es su pri­me­ra impre­sión- por par­te de los ado­les­cen­tes com­pa­ñe­ros, sino de jue­go, que cali­fi­ca de habi­tual, vin­cu­la­da a la edad y a las con­di­cio­nes de internación”.

Des­de la ins­ti­tu­ción se dijo que la deci­sión judi­cial de cam­biar la medi­da de inter­na­ción “en nada esta­ba fun­da­men­ta­da en el epi­so­dio de vio­len­cia”, sino que era “con­se­cuen­cia de una lec­tu­ra del expe­dien­te in totum en el cual com­pro­ba­ba que había una línea per­ma­nen­te plan­tea­da que apos­ta­ba a la desin­ter­na­ción del adolescente”.

La peri­cia foren­se plan­tea una “ero­sión leve, ubi­ca­da en una sola par­te de la ana­to­mía, con­cre­ta­men­te detrás del lóbu­lo de una de las ore­jas”. El juez lo cali­fi­có de “un epi­so­dio de carác­ter menor”

Según des­cri­ben, “el Cen­tro Desa­fío care­ce de cons­ti­tu­ción car­ce­la­ria”. “Las habi­ta­cio­nes son abso­lu­ta­men­te abier­tas, inclu­yen­do la de este ado­les­cen­te que fue ubi­ca­do solo, no por ais­lar­lo sino con­si­de­ran­do su par­ti­cu­lar situa­ción”, expli­ca­ron. Tra­ta­ron de no poner­lo “en una situa­ción de con­vi­ven­cia”, por lo que se lo ubi­có en una zona que favo­re­cía la vigilancia.

En el acta figu­ra que duran­te el arres­to domi­ci­lia­rio, el ado­les­cen­te y su fami­lia plan­tea­ron su his­to­ria en el pro­gra­ma Zona Urba­na. “Quie­nes están diri­gien­do este tema des­de la esfe­ra de los adul­tos ‑me refie­ro al círcu­lo más cer­cano de este adolescente‑, des­de mi pun­to de vis­ta pro­fe­sio­nal no están toman­do los mejo­res recau­dos ni con­duc­tas hacia él. Difí­cil­men­te la socie­dad uru­gua­ya lo olvi­de, y eso no es cul­pa del Iname sino de quie­nes son sus res­pon­sa­bles”, plan­teó Miglio­rat­ta en esa época.

Ade­más de por la públi­ca noto­rie­dad del hecho, a raíz de las deci­sio­nes toma­das por su fami­lia, el nom­bre com­ple­to del invo­lu­cra­do es públi­co en diver­sos por­ta­les de noti­cias y otros regis­tros oficiales.

Se des­co­no­ce cuál fue el segui­mien­to tera­péu­ti­co y edu­ca­ti­vo para tra­ba­jar las cues­tio­nes aso­cia­das a la vio­len­cia del ado­les­cen­te y las afec­ta­cio­nes deri­va­das del hecho que pro­ta­go­ni­zó, con el con­si­guien­te impac­to social que tuvo, dada la con­no­ta­ción públi­ca del caso.

Los ante­ce­den­tes

Los ante­ce­den­tes judi­cia­les y admi­nis­tra­ti­vos de los ado­les­cen­tes se eli­mi­nan cuan­do cesa la medi­da o una vez cum­pli­dos los 18 años. La Ley 18.778, apro­ba­da en 2011, excep­túa cier­tos deli­tos de esta nor­ma: vio­la­ción, rapi­ña, copa­mien­to, secues­tro y el homi­ci­dio inten­cio­nal en todas sus varian­tes. En estos casos, cuan­do se dic­ta la sen­ten­cia, la Jus­ti­cia pue­de impo­ner ‑como pena acce­so­ria- la con­ser­va­ción de los ante­ce­den­tes para que si vuel­ve a come­ter un deli­to lue­go de los 18 años no sea con­si­de­ra­do pri­ma­rio. En todos los casos, los ante­ce­den­tes judi­cia­les de ado­les­cen­tes se eli­mi­nan pasa­dos los dos años de la mayo­ría de edad o dos años des­pués del cum­pli­mien­to de la pena, cuan­do se extien­de más allá de los 18 años.

En el caso de los adul­tos que come­ten deli­tos lue­go de los 18 años, una vez que las per­so­nas cum­plen su pena, deben cerrar su cau­sa en el juz­ga­do pos­te­rior­men­te. Esta infor­ma­ción es deri­va­da a Poli­cía Cien­tí­fi­ca, que se encar­ga de la emi­sión del Cer­ti­fi­ca­do de Ante­ce­den­tes Judi­cia­les (CAJ). Si la cau­sa está cerra­da, el CAJ se emi­te sin regis­tro de los ante­ce­den­tes. En cum­pli­mien­to de la ley, ya sin ante­ce­den­tes pena­les y pasa­dos los diez años del hecho, Chiap­pa ingre­só a la Poli­cía en setiem­bre de 2017 a tra­vés de un lla­ma­do públi­co. Si bien los ante­ce­den­tes judi­cia­les no que­dan regis­tra­dos, la Poli­cía tie­ne acce­so a todas las nove­da­des poli­cia­les que son car­ga­das en el sis­te­ma. Esta infor­ma­ción, a la que pue­den acce­der la Poli­cía, Pre­fec­tu­ra, la Fis­ca­lía, Inte­li­gen­cia del Esta­do y el Poder Judi­cial, pue­de ser toma­da en cuen­ta para la valo­ra­ción de los pos­tu­lan­tes para el ingre­so a la ins­ti­tu­ción. Exis­ten casos de dene­ga­ción de ingre­so que se jus­ti­fi­can por los even­tos de segu­ri­dad públi­ca que esas per­so­nas tie­nen regis­tra­dos en el sistema.

Para ingre­sar a la Poli­cía, se hacen prue­bas teó­ri­cas, físi­cas y psi­co­ló­gi­cas que se deben apro­bar para pasar a la ins­tan­cia final del pro­ce­so de pos­tu­la­ción a car­go de la Jun­ta de Selec­ción y Apro­ba­ción. Las prue­bas psi­co­ló­gi­cas, entre otras cosas, deter­mi­nan si la per­so­na no tie­ne nin­gún impe­di­men­to para por­tar un arma. Supe­ra­da esa eta­pa se lle­va ade­lan­te una entre­vis­ta per­so­nal. En esa Jun­ta se ana­li­za el con­te­ni­do apor­ta­do por las prue­bas y los regis­tros que hay sobre esas per­so­nas. Tras la entre­vis­ta, se aprue­ba o des­aprue­ba el ingre­so como estu­dian­te del cur­so de “agen­te”. Com­ple­ta­da y apro­ba­da la for­ma­ción, egre­sa como poli­cía y se le entre­ga uni­for­me, arma y se le asig­na un des­tino ope­ra­ti­vo. Chiap­pa superó estas ins­tan­cias y fue des­ti­na­do a la Guar­dia Republicana.

Has­ta hace poco, en el caso de los civi­les, la nor­ma­ti­va para la tenen­cia de armas plan­tea­ba deter­mi­na­das con­di­cio­nes. El Decre­to 377, que regla­men­ta la Ley de Armas (19.247) y tuvo vigen­cia has­ta ser dero­ga­do en diciem­bre de 2020, expo­ne cier­tas cau­sa­les para negar la tenen­cia de armas a civi­les. Por ejem­plo, el artícu­lo 28, lite­ral c, dice que “cuan­do se cuen­te con infor­ma­ción poli­cial del soli­ci­tan­te que demues­tre que ha teni­do o tie­ne una con­duc­ta vio­len­ta o que es una per­so­na con­flic­ti­va o que en aten­ción a la gra­ve­dad de los hechos ocu­rri­dos o de la repe­ti­ción de los mis­mos, la auto­ri­dad poli­cial con­si­de­re ries­go­so para él o para ter­ce­ros que posea un arma de fue­go”. Esto impug­na­ba la posi­bi­li­dad de que un civil que haya incu­rri­do en un hecho gra­ve de vio­len­cia pue­da tener un arma.

Un hecho de vio­len­cia vuel­ve a hacer públi­co a Mar­cos Chiap­pa, esta vez como poli­cía res­pon­sa­ble de un caso de abu­so poli­cial. Fue suma­ria­do con sepa­ra­ción del car­go, se le reti­ró el arma has­ta que con­clu­ya la inves­ti­ga­ción y se defi­ne su situa­ción a futu­ro; si sigue o no for­man­do par­te de la Poli­cía. Tam­bién hay una inves­ti­ga­ción judi­cial penal en pro­ce­so en la Fis­ca­lía, que deter­mi­na­rá si come­tió o no un delito.

Inves­ti­gan por abu­so poli­cial a efec­ti­vos que obli­ga­ron a un hom­bre a borrar un video y lo golpearon

La ley impi­de que se obli­gue a las per­so­nas a mos­trar los videos o se ins­te a borrar­los; sólo deben mos­trar­se bajo orden judi­cial si se incau­ta el dispositivo.

En las últi­mas horas, cir­cu­ló en redes socia­les un video que fue fil­ma­do en la zona de Poci­tos. En el mate­rial se ve cómo tres poli­cías obli­gan a un hom­bre a borrar un video. Dos son de la Jefa­tu­ra de Mon­te­vi­deo y uno es de la Guar­dia Repu­bli­ca­na. Hay un cuar­to poli­cía de la Guar­dia Repu­bli­ca­na que cus­to­dia a otras dos per­so­nas, pero no media en la situación.

Al hom­bre lo man­tie­nen sobre el capó del patru­lle­ro. “En algo estás min­tien­do”, le dicen. “Sí, sí, ya lo borro”, res­pon­de el hom­bre, al que se lo ve mani­pu­lan­do su celu­lar. “Borre”, le dicen los poli­cías. Hacen un con­teo: “5, 4, 3, 2…”. En ese momen­to el poli­cía de la Guar­dia Repu­bli­ca­na lo gol­pea, y duran­te el video repi­te esta acti­tud. Lo gol­pea varias veces.

Mien­tras, los otros repi­ten: “Borre, borre”. Le pre­gun­tan “¿Dón­de está el video?”, le siguen pegan­do. Los poli­cías pre­gun­tan por “un video”, pero el hom­bre dice que es “una foto”.

El poli­cía de la Guar­dia Repu­bli­ca­na se diri­ge hacia el otro móvil poli­cial que esta­ba esta­cio­na­do, don­de hay otros dos jóve­nes. Le dice a uno de ellos que se apo­ye nue­va­men­te sobre el capó: “Me calien­ta, yo te estoy dicien­do que te pon­gas ahí”. Y lo patea para que se abra de pier­nas. “Has­ta que no ven­gan los poli­cías con los que uste­des esta­ban de vivos se van a que­dar así”, les dice.

En la ver­sión com­ple­ta de la gra­ba­ción del ope­ra­ti­vo, a la que acce­dió la dia­ria, se obser­va cómo los efec­ti­vos los man­tie­nen cus­to­dia­dos apo­ya­dos sobre los móvi­les poli­cia­les por varios minu­tos más, has­ta que final­men­te los liberan.

La nor­ma­ti­va indi­ca que está per­mi­ti­do fil­mar un pro­ce­di­mien­to poli­cial siem­pre y cuan­do no se obs­tru­ya el accio­nar. No hay obli­ga­ción de mos­trar el regis­tro. Menos aún de borrar­lo. Sólo debe mos­trar­se bajo orden judi­cial si se resol­vie­ra incau­tar el dis­po­si­ti­vo. https://​www​.you​tu​be​.com/​e​m​b​e​d​/​A​q​8​w​N​L​j​2​E​S​0​?​r​e​l=0

El video cir­cu­ló en varias cuen­tas de Twit­ter de dis­tin­tos refe­ren­tes socia­les y polí­ti­cos, tam­bién de perio­dis­tas. Uno de ellos fue Ale­jan­dro Sán­chez, sena­dor del Fren­te Amplio: “Des­co­noz­co las cir­cuns­tan­cias del pro­ce­di­mien­to. Lo que sí es cla­ro es que hay abu­so poli­cial. Le pegan a un joven por la espal­da para que borre un video. ¿Qué fil­mó? El minis­te­rio debe acla­rar este asun­to”. Horas más tar­de, tam­bién en Twit­ter, Sán­chez com­par­tió: “Hace unos minu­tos se comu­ni­có Jor­ge Larra­ña­ga [minis­tro del Inte­rior] para infor­mar­me que se dis­pu­so una inves­ti­ga­ción admi­nis­tra­ti­va para escla­re­cer estos hechos. Bien por el minis­tro! Es lo que corres­pon­de, inves­ti­gar y san­cio­nar a los responsables”.

El Minis­te­rio del Inte­rior, en su cuen­ta ofi­cial, comu­ni­có que “fren­te a los hechos denun­cia­dos res­pec­to a un pro­ce­di­mien­to poli­cial ocu­rri­do el vier­nes de noche, se infor­ma que se rea­li­za una inves­ti­ga­ción del mis­mo a efec­tos de deter­mi­nar responsabilidades”.

Toda­vía no se cono­ce qué artícu­lo del Decre­to 500991, de pro­ce­di­mien­to admi­nis­tra­ti­vo y dis­ci­pli­na­rio, va a apli­car el Minis­te­rio del Inte­rior para la inves­ti­ga­ción. Has­ta el momen­to, se apli­có el artícu­lo 180 (infor­ma­ción de urgencia).

Si se apli­ca el artícu­lo 182, se rea­li­za una inves­ti­ga­ción admi­nis­tra­ti­va, que es “el pro­ce­di­mien­to ten­dien­te a deter­mi­nar o com­pro­bar la exis­ten­cia de actos o hechos irre­gu­la­res o ilí­ci­tos den­tro del ser­vi­cio o que lo afec­ten direc­ta­men­te aún sien­do extra­ños a él, y a la indi­vi­dua­li­za­ción de los responsables”.

El artícu­lo 183, en cam­bio, plan­tea el suma­rio admi­nis­tra­ti­vo como herra­mien­ta. “Es el pro­ce­di­mien­to ten­dien­te a deter­mi­nar o com­pro­bar la res­pon­sa­bi­li­dad de los fun­cio­na­rios impu­tados de la comi­sión de fal­ta admi­nis­tra­ti­va (artícu­lo 169) y a su escla­re­ci­mien­to”. En este caso, la fal­ta y las per­so­nas res­pon­sa­bles están identificadas.

El minis­tro del Inte­rior, Jor­ge Larra­ña­ga, infor­mó que des­de la Poli­cía el sába­do se dio cuen­ta a la Fis­ca­lía de Fla­gran­cia de sex­to turno a car­go de Pablo Rivas, “quien dis­pu­so algu­nas medi­das”. Lue­go dijo que el domin­go se dio cuen­ta del caso a la fis­cal de Fla­gran­cia Bren­da Pup­po. El fis­cal de Cor­te, Jor­ge Díaz, ase­gu­ró a la dia­ria que la Fis­ca­lía actua­rá en el caso y orde­nó que el video com­ple­to del hecho, que tie­ne una dura­ción de ocho minu­tos, se inclu­ya en la investigación. 

El Sin­di­ca­to de Fun­cio­na­rios Poli­cia­les de Mon­te­vi­deo y la Aso­cia­ción de la Jefa­tu­ra de Poli­cías de Mal­do­na­do, a tra­vés de la Unión de Sin­di­ca­tos Poli­cia­les (USIP), emi­tie­ron un comu­ni­ca­do repu­dian­do los hechos y recla­man­do “una pron­ta reso­lu­ción sobre lo sucedido”.

“Ante los hechos de públi­co cono­ci­mien­to, don­de un fun­cio­na­rio en un pro­ce­di­mien­to agre­de a un ciu­da­dano en reite­ra­das veces median­te gol­pe de puño en una acti­tud agre­si­va y fue­ra de toda nor­ma del pro­ce­der poli­cial con refe­ren­cia a la fil­ma­ción que se pre­ten­de borrar. Los sin­di­ca­tos poli­cia­les inte­gran­tes de la USIP expre­sa­mos nues­tro total repu­dio a este tipo de accio­nes, las cua­les no repre­sen­tan a la mayo­ría de los fun­cio­na­rios poli­cia­les que día a día tra­ba­jan de for­ma hones­ta cum­plien­do con la Cons­ti­tu­ción, las leyes, los decre­tos y regla­men­tos sien­do siem­pre nues­tro prin­ci­pal obje­ti­vo el bien­es­tar de todos los habi­tan­tes de la Repú­bli­ca”, expresan.

Poli­cía pro­ta­go­nis­ta de video de abu­so poli­cial fue quien le dis­pa­ró a Fio­re­lla Buze­ta en 2004

En abril de 2004, en el liceo 13 de la Cur­va de Maro­ñas, un ado­les­cen­te, en aquel enton­ces de 13 años, lle­vó varias veces un arma de su her­mano que era poli­cía al cen­tro de estu­dios. En más de una opor­tu­ni­dad, ame­na­zó a varios de sus compañeros.

“Arri­ba las manos, Fio­re­lla. Con­tra la pared, soy la Poli­cía”, fue una de las ame­na­zas del ado­les­cen­te a una de sus com­pa­ñe­ras. Días des­pués, dis­pa­ró el arma y una bala impac­tó en la colum­na de Fio­re­lla, que que­dó paralítica.

Fio­re­lla Buze­ta es hoy edi­la del Fren­te Amplio y Mar­cos Chiap­pa es el poli­cía de la Guar­dia Repu­bli­ca­na que pro­ta­go­ni­za el video de abu­so poli­cial que se hizo viral en los últi­mos días.

Chiap­pa estu­vo pri­va­do de liber­tad en 2004 por un deli­to de lesio­nes gra­ves. Pasó 90 días reclui­do en el Cen­tro Desa­fío del Ins­ti­tu­to Téc­ni­co de Reha­bi­li­ta­ción Juve­nil (Interj), hoy Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Inclu­sión Social Ado­les­cen­te (Ini­sa).

En el video que cir­cu­ló se obser­va como Chiap­pa mal­tra­ta, ame­na­za y gol­pea varias veces a un ado­les­cen­te, al que pre­sio­na jun­to a otros poli­cías para que borre un video de su celular.

Tam­bién le dice a otro de los ado­les­cen­tes: “Me calien­ta, yo te estoy dicien­do que te pon­gas ahí”. Y lo patea para que se abra de pier­nas. “Has­ta que no ven­gan los poli­cías con los que uste­des esta­ban de vivos se van a que­dar así”, les dice.

El Minis­te­rio del Inte­rior ini­ció un suma­rio con sepa­ra­ción del car­go a Chiap­pa. Hoy entre­gó el arma. No esta­rá en fun­cio­nes has­ta que se resuel­va su situación.

Sobre los ante­ce­den­tes pena­les para el ingre­so a la Policía

Los ante­ce­den­tes judi­cia­les y admi­nis­tra­ti­vos de los ado­les­cen­tes se eli­mi­nan cuan­do cesa la medi­da o una vez cum­pli­dos los 18 años.

Hay deli­tos que están excep­tua­dos de esta nor­ma: vio­la­ción, rapi­ña, copa­mien­to, secues­tro, y el homi­ci­dio inten­cio­nal en todas sus varian­tes. En estos casos, cuan­do se dic­ta la sen­ten­cia, la Jus­ti­cia pue­de impo­ner ‑como pena acce­so­ria- la con­ser­va­ción de los ante­ce­den­tes para que si vuel­ve a come­ter un deli­to lue­go de los 18 años no sea con­si­de­ra­do primario.

En todos los casos, los ante­ce­den­tes judi­cia­les de ado­les­cen­tes se eli­mi­nan pasa­dos los dos años de la mayo­ría de edad o dos años des­pués del cum­pli­mien­to de la pena, cuan­do se extien­de más allá de los 18 años.

En el caso de los adul­tos que come­ten deli­tos lue­go de los 18 años, una vez que las per­so­nas cum­plen su pena, deben cerrar su cau­sa en el juz­ga­do pos­te­rior­men­te. Esta infor­ma­ción es deri­va­da a Poli­cía Cien­tí­fi­ca, quien se encar­ga de la emi­sión del Cer­ti­fi­ca­do de Ante­ce­den­tes Judi­cia­les (CAJ). Si la cau­sa está cerra­da, el CAJ se emi­te sin regis­tro de los antecedentes.

fuen­te La diaria

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.