Liber­tad para los poli­cías que agre­die­ron a un hom­bre y su hija en Linares

La Fis­ca­lía había soli­ci­ta­do que los poli­cías siguie­ran en prisión

La Sec­ción Segun­da de la Audien­cia de Jaén ha decre­ta­do la pues­ta en liber­tad de los dos poli­cías nacio­na­les que se encon­tra­ban en pri­sión pro­vi­sio­nal des­de el pasa­do 15 de febre­ro por su pre­sun­ta impli­ca­ción en una agre­sión a un vecino de Lina­res y a su hija de 14 años duran­te una pelea en la terra­za de un bar y cuan­do estos no se encon­tra­ban de servicio.

A las 9:00 horas se ha cele­bra­do la vis­ta en la Audien­cia de Jaén don­de las defen­sas de los dos poli­cías, un agen­te y un sub­ins­pec­tor, han pedi­do su pues­ta en liber­tad, a lo que se ha opues­to tan­to el Minis­te­rio Públi­co como la acu­sa­ción par­ti­cu­lar que han pedi­do que se man­ten­ga la pri­sión pro­vi­sio­nal para los dos agen­tes, según han infor­ma­do fuen­tes judiciales.

El caso ha lle­ga­do a la Audien­cia des­pués de que el juz­ga­do de ins­truc­ción de Lina­res encar­ga­do del caso dene­ga­ra en pri­me­ra ins­tan­cia la pues­ta en liber­tad de los dos acu­sa­dos, por lo que sus defen­sas recu­rrie­ron a la Audien­cia de Jaén.

En poco más de tres horas, el tri­bu­nal ha emi­ti­do un auto de once pági­nas decre­tan­do la pues­ta en liber­tad de los dos agen­tes que des­de el pasa­do 15 de febre­ro se encuen­tran inter­nos en el cen­tro peni­ten­cia­rio de Sevi­lla 1 por con­tar esta pri­sión con un módu­lo espe­cí­fi­co des­ti­na­dos a miem­bros de fuer­zas y cuer­pos de segu­ri­dad del Estado.

El efec­to del auto es inme­dia­to por lo que los dos agen­tes que­da­rán en liber­tad en el mis­mo momen­to en que lle­gue la comu­ni­ca­ción judi­cial a la prisión.

En el auto, se inci­de en que “la medi­da de pri­sión pro­vi­sio­nal no pue­de ser uti­li­za­da como pena anti­ci­pa­da, ni como res­pues­ta a una situa­ción de alar­ma social como la gene­ra­da en el caso de autos en don­de se pro­du­jo inclu­so un ase­dio a la sede judi­cial por una mul­ti­tud de personas”.

Ade­más de fallar la pues­ta en liber­tad, el tri­bu­nal impo­ne a los dos poli­cías la obli­ga­ción de com­pa­re­cer en el juz­ga­do de guar­dia los días 1 y 15 de cada mes así como la prohi­bi­ción de comu­ni­car­se por cual­quier medio y de acer­car­se a la víc­ti­ma, con la que debe­rán guar­dar una dis­tan­cia de 200 metros. La deci­sión de la Audien­cia es fir­me y no se pue­de recurrir.

El auto de pues­ta en liber­tad reco­ge que ni por la gra­ve­dad de los hechos impu­tados, ni por las cir­cuns­tan­cias per­so­na­les de los inves­ti­ga­dos “per­mi­ten con­si­de­rar la exis­ten­cia de un ries­go de fuga que jus­ti­fi­que la adop­ción de la medi­da de prisión”.

Tam­bién se recha­za el ries­go de ocul­ta­ción, alte­ra­ción o des­truc­ción de las fuen­tes de prue­ba rele­van­tes en base a la con­di­ción de fun­cio­na­rios poli­cia­les de los inves­ti­ga­dos. En este sen­ti­do, el tri­bu­nal seña­la que “exis­ten mul­ti­tud de gra­ba­cio­nes de los hechos apor­ta­das a la cau­sa, los tes­ti­gos ya han decla­ra­do en ins­truc­ción y la mera con­di­ción de fun­cio­na­rios poli­cia­les no es cau­sa sufi­cien­te para hacer pre­su­mir que los inves­ti­ga­dos influi­rán en los alu­di­dos tes­ti­gos o alte­ra­rán otras fuen­tes de prueba”.

Por últi­mo, sobre el posi­ble ries­go para la víc­ti­ma deri­va­da de una posi­ble reite­ra­ción delic­ti­va de los inves­ti­ga­dos con­tra su per­so­na, el tri­bu­nal apun­ta que “no cons­ta la exis­ten­cia de enfren­ta­mien­tos pre­vios entre las par­tes que hagan pre­su­mir una espe­cial ani­mad­ver­sión o deseo de ven­gan­za entre ellas”.

Los dos agen­tes ingre­sa­ron en pri­sión como inves­ti­ga­dos por “un pre­sun­to deli­to de lesio­nes agra­va­das por el empleo de méto­dos o for­mas peli­gro­sas para la salud físi­ca de la víc­ti­ma y en la que ha media­do ensa­ña­mien­to”, cas­ti­ga­do en el artícu­lo 148 del Códi­go Penal.

Tan­to el sub­ins­pec­tor como el agen­te de la Poli­cía Nacio­nal fue­ron arres­ta­dos el pasa­do 12 de febre­ro por su pre­sun­ta impli­ca­ción en una agre­sión a otro varón cuan­do esta­ban fue­ra de ser­vi­cio. El heri­do fue ingre­sa­do en el Hos­pi­tal San Agus­tín de Lina­res con lesio­nes en la nariz y la cor­nea, y tam­bién resul­tó heri­da, aun­que con menor gra­ve­dad, su hija de 14 años.

En el mate­rial audio­vi­sual difun­di­do sobre la pelea por redes socia­les se ve cómo varios hom­bres empie­zan a dar gol­pes y empu­jo­nes en ple­na calle a otro hom­bre, que aca­ba cayen­do al sue­lo, sien­do víc­ti­ma de varios gol­pes y con­tu­sio­nes. Unos hechos que fue­ron con­de­na­dos por la Direc­ción Gene­ral de la Poli­cía, así como por res­pon­sa­bles de dife­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes y partidos.

Lo suce­di­do dio lugar a con­cen­tra­cio­nes de pro­tes­ta que desem­bo­ca­ron el pasa­do sába­do en alter­ca­dos en Lina­res con 13 dete­ni­dos y una vein­te­na de poli­cías heridos.

El titu­lar del Juz­ga­do núme­ro 3 de Pri­me­ra Ins­tan­cia e Ins­truc­ción seña­ló en su auto de 13 de febre­ro el ingre­so de pri­sión para los dos poli­cías y lo hizo sub­ra­yan­do que era “evi­den­te” “la des­pro­por­ción” en la actua­ción de los dos poli­cías, que en el momen­to de los hechos no se encon­tra­ban de servicio.

Para el juez ins­truc­tor, tras visio­nar las imá­ge­nes difun­di­das por redes socia­les, los dos poli­cías emplea­ron “una vio­len­cia atroz” con­tra el hom­bre y su hija has­ta el pun­to de que aun habien­do con­se­gui­do redu­cir en el sue­lo al hom­bre, “con­ti­núan dán­do­le golpes”.

“Es evi­den­te que los dete­ni­dos actua­ron des­pro­por­cio­na­da­men­te y por tan­to eje­cu­ta­ron hechos sus­cep­ti­bles de repro­che penal”. Inde­pen­dien­te­men­te de quién ini­cia­ra la pelea, el juez seña­la que “no se jus­ti­fi­ca en abso­lu­to la des­pre­cia­ble agre­sión per­pe­tra­da por los dete­ni­dos”. En base a todo ello decre­tó el ingre­so en pri­sión pro­vi­sio­nal de los dos policías.

En este pro­ce­so en el que se sigue con la ins­truc­ción, el hom­bre que resul­tó heri­do ya ha pres­ta­do decla­ra­ción ante el juez que ins­tru­ye la cau­sa y lo ha hecho en su doble con­di­ción de per­ju­di­ca­do e inves­ti­ga­do. Tam­bién su cuña­do lo ha hecho en la mis­ma doble condición.

Fuen­te: dia​rio​jaen​.es

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.