Cuba. La pro­tes­ta de 13 inte­lec­tua­les por una socie­dad distinta

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 de mar­zo de 2021. 

El domin­go 18 de mar­zo de 1923 un gru­po de jóve­nes cuba­nos pro­tes­tó ante la corrup­ción del gobierno de Alfre­do Zayas y arti­cu­ló por pri­me­ra vez la expre­sión polí­ti­ca de la inte­lec­tua­li­dad en la isla.
De acuer­do con inves­ti­ga­cio­nes his­tó­ri­cas y publi­ca­cio­nes de la épo­ca, pasa­das las cua­tro de la tar­de 15 mucha­chos, sin defi­ni­ción polí­ti­ca ni rum­bo ideo­ló­gi­co toda­vía, entra­ron al salón de actos de la Aca­de­mia de Cien­cias de Cuba, sito en La Haba­na, para asis­tir a un home­na­je a la edu­ca­do­ra uru­gua­ya Pau­li­na Luissi.

En la cere­mo­nia, orga­ni­za­da por el Club Feme­nino de Cuba, habla­ría el Secre­ta­rio de Jus­ti­cia del actual gobierno, Eras­mo Regüei­fe­ros, quien había refren­da­do un decre­to pre­si­den­cial para rea­li­zar un ‘nego­cio repe­len­te y tor­pe’ sobre la com­pra del Con­ven­to de San­ta Cla­ra de Asís.

El líder del gru­po, Rubén Mar­tí­nez Ville­na, uti­li­zó esas pala­bras para des­cri­bir la adqui­si­ción de un inmue­ble que sufra­gó el Esta­do a un pre­cio exor­bi­tan­te de más de dos millo­nes de pesos que per­mi­ti­rían al pre­si­den­te Zayas que­dar­se con una par­te del dinero.

Tras inte­rrum­pir el acto jun­to a sus com­pa­ñe­ros, Ville­na usó la pala­bra para denun­ciar ese hecho que des­cri­bió como corrup­to y lue­go todos se reti­ra­ron del local en afren­ta a Regüeiferos.

Al día siguien­te, el dia­rio El Heral­do de Cuba publi­có un mani­fies­to fir­ma­do por 13 jóve­nes, par­ti­ci­pan­tes en el acon­te­ci­mien­to, que anun­ció el ini­cio de un movi­mien­to de reac­ción con­tra la corrup­ción de los gobernantes.

‘La juven­tud cons­cien­te, sin áni­mo per­tur­ba­dor ni más pro­gra­ma que lo que esti­ma el cum­pli­mien­to de un deber, está dis­pues­ta en lo suce­si­vo a adop­tar idén­ti­ca acti­tud de pro­tes­ta en todo acto en el que tome par­te direc­ta o indi­rec­ta una per­so­na­li­dad tacha­ble de fal­ta de patrio­tis­mo o de deco­ro ciu­da­dano’, expo­ne el documento.

Según Mar­tí­nez Ville­na, este acto ‘dio una fór­mu­la de san­ción y acti­vi­dad revo­lu­cio­na­ria a los inte­lec­tua­les cubanos’.

Asi­mis­mo, la acción pro­pi­ció la crea­ción de la Falan­ge de Acción Cuba­na (abril de 1923) que con­for­ma­ron ade­más del joven líder, Juan Mari­ne­llo, José Zaca­rías Tallet, Emi­lio Roig de Leuch­sen­ring (des­pués pri­mer his­to­ria­dor de la ciu­dad de La Haba­na), entre otros.

En opi­nión de exper­tos, esa enti­dad arti­cu­ló a la inte­lec­tua­li­dad que repu­dió la corrup­ción admi­nis­tra­ti­va y polí­ti­ca del gobierno de Alfre­do Zayas.

Mari­ne­llo escri­bió sobre la pro­tes­ta que fue ‘la pri­me­ra expre­sión polí­ti­ca de nues­tros inte­lec­tua­les, como gru­po definido’.

El his­to­ria­dor Rami­ro Gue­rra ase­gu­ró que has­ta ese momen­to ‘había­mos dis­pues­to en nues­tros jui­cios de una esca­la­da de valo­res seu­do­co­lo­nia­les a base de con­ven­cio­na­lis­mo, de res­pe­to, de cobar­día fren­te a lo insin­ce­ro y falso’.

Pos­te­rior­men­te, a tra­vés de sus ver­sos en la obra Men­sa­je Líri­co Civil, Ville­na expre­só: ‘Hace fal­ta una car­ga para matar bribones,/ para ven­gar los muer­tos, que pade­cen ultraje/​para lim­piar la cos­tra tenaz del coloniaje/​(…) para que nues­tros hijos no men­di­guen de hinojos/​la Patria que los padres le gana­ron de pie’.

Fuen­te: Pren­sa Latina

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.