Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Indi­tex y sus putas camisetas

Por Marilyn Cañio. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de mar­zo de 2021.

Dice Jose­fi­na L. Mar­tí­nez, en un artícu­lo titu­la­do Femi­nis­mo, inter­sec­cio­na­li­dad y mar­xis­mo: deba­tes sobre géne­ro, cla­se y raza, que las vio­len­cias que sufren las muje­res no pue­den sim­ple­men­te redu­cir­se a las rela­cio­nes de cla­se. A su vez no pue­den expli­car­se sin la arti­cu­la­ción de la cate­go­rías de opre­sión y explo­ta­ción. Y pare­ce que el femi­nis­mo, en los últi­mos años, se ha olvi­da­do de ello. De que la cues­tión de cla­se es indis­pen­sa­ble para ana­li­zar el con­tex­to actual en el que se encuen­tra la mujer y luchar por las des­igual­da­des que sufre. Tan­to por el hecho de ser mujer como por su con­di­ción de obre­ra. El femi­nis­mo, el del 8 de mar­zo, se ha aco­mo­da­do, aun­que las pala­bras “anti­rra­cis­ta y anti­ca­pi­ta­lis­ta” sigan reso­nan­do en las concentraciones.

Que el refe­ren­te actual a mujer empo­de­ra­da sea una espe­cie de Ana Botín menos pre­po­ten­te, que se sigan denun­cian­do la exis­ten­cia de techos de cris­tal y no real­men­te la exis­ten­cia de una éli­te eco­nó­mi­ca o que se sigan comer­cia­li­zan­do cami­se­tas de Indi­tex con un gran “Yes, I’am a femi­nist”, solo pone de mani­fies­to la capa­ci­dad del sis­te­ma capi­ta­lis­ta para mol­dear movi­mien­tos socia­les y la capa­ci­dad de las empre­sas para gene­rar bene­fi­cios a cos­ta de los mis­mos. Aho­ra los gri­tos y con­sig­nas del femi­nis­mo se han con­ver­ti­do en posts de Ins­ta­gram. En batu­ka­das en las mani­fes­ta­cio­nes y en logos de empre­sa mora­dos. Mien­tras, el res­to del año, se sigue dis­cri­mi­nan­do, obje­tua­li­zan­do e invi­si­bi­li­zan­do sis­te­má­ti­ca­men­te a la mujer.

A pesar de ello, y como ya anti­ci­pó Ale­xan­dra Kollon­tai, el obje­ti­vo pri­mor­dial –la eman­ci­pa­ción obre­ra- de las muje­res obre­ras no evi­ta el deseo de mejo­rar su situa­ción inclu­so den­tro del sis­te­ma bur­gués. En la mis­ma línea, la auto­ra mar­xis­ta reite­ra en la idea de que, a pesar de mover­se bajo la eti­que­ta de “radi­ca­les”, se sigue sien­do fiel a la cla­se bur­gue­sa. Sal­van­do tiem­po y dis­tan­cia, pues Kollon­tai vivió una épo­ca muy dis­tin­ta, ¿quién garan­ti­za los dere­chos de las muje­res inmi­gran­tes, de las caje­ras o de las depen­dien­tas bajo un mar­co capi­ta­lis­ta? ¿Quién ‑y es una pre­gun­ta seria- pue­de per­mi­tir­se en este momen­to una lucha femi­nis­ta íntegra?

Pur­ple­wa­shing y femi­nis­mo liberal

No solo se ha per­di­do la pers­pec­ti­va de cla­se, sino que las empre­sas han sabi­do apro­ve­char­se de esta situa­ción. Han sabi­do adap­tar­se a los cam­bios que han mar­ca­do los últi­mos años del femi­nis­mo. En espe­cial con el “lava­do mora­do”. Pur­plewha­sing ‑tér­mino acu­ña­do por Bri­git­te Vasa­llo- englo­ba tan­to manio­bras misó­gi­nas para excluir a muje­res de otras cul­tu­ras ‑mayor­men­te musul­ma­nas- en favor de la fal­sa supe­rio­ri­dad moral que se ges­ta den­tro de las fron­te­ras euro­peas, como las estra­te­gias de mar­ke­ting que lle­van a cabo las empre­sas o ins­ti­tu­cio­nes con el fin de ven­der­se como femi­nis­tas. Estas polí­ti­cas no hacen más que bana­li­zar la lucha de la mujer tra­ba­ja­do­ra, ade­más de enmar­car­la en un con­tex­to colo­nia­lis­ta e islamófobo.

Es estric­ta­men­te nece­sa­rio ata­car la base del sis­te­ma capi­ta­lis­ta para con­se­guir que triun­fe el movi­mien­to femi­nis­ta, sin replan­tear­se ese mar­co, la lucha femi­nis­ta fra­ca­sa­rá, de la mis­ma mane­ra que si no se plan­tea una polí­ti­ca inter­ra­cial. Res­pal­dar empre­sas que “lim­pian” su ima­gen una vez al año, cele­brar este hecho, no hace más que refor­zar las ideas patriar­ca­les vigen­tes.

Es muy simi­lar (res­pal­da­do por el femi­nis­mo con ten­den­cia más libe­ral) al hecho de que se ven­da como empo­de­ran­te estar den­tro de Only Fans. Y, cier­ta­men­te, cada mujer ‑por­que sí, mayo­ri­ta­ria­men­te son muje­res- es libre de hacer con su cuer­po lo que se le ven­ga en gana. Pero, ¿no está la liber­tad indi­vi­dual con­di­cio­na­da por el con­tex­to social y cul­tu­ral en el que nos encon­tra­mos? ¿No estás sien­do víc­ti­ma del capi­tal y con­vir­tién­do­te en un obje­to de consumo?

Alar­dear de la con­cien­cia­ción femi­nis­ta sin una fuer­te crí­ti­ca al sis­te­ma de cla­ses es simi­lar a defen­der la liber­tad de los pue­blos bajo una dic­ta­du­ra. No bas­ta con com­par­tir dis­cur­sos fuer­tes, aban­de­rar el anti­ca­pi­ta­lis­mo o lle­nar­se los bol­si­llos con pala­bras como “igual­dad” o “soro­ri­dad”. Deben tomar­se medi­das reales, deben lle­var­se a cabo mani­fes­ta­cio­nes y pro­tes­tas reales. Debe­mos ale­jar­nos del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, por­que den­tro de él jamás triun­fa­rá la lucha feminista.

Fuen­te: La Mordaza

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.