Perú. Polí­ti­ca Mone­ta­ria y con­di­cio­nes finan­cie­ras para el cam­bio estructural

Félix Jimé­nez* /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de mar­zo de 2021

Las enor­mes bre­chas socia­les, la infor­ma­li­dad, la fal­ta de opor­tu­ni­da­des de empleo de cali­dad y la estruc­tu­ra pro­duc­ti­va ses­ga­da a los ser­vi­cios de baja pro­duc­ti­vi­dad —pues­tos al des­nu­do por la pan­de­mia— fue­ron el resul­ta­do de la orien­ta­ción que toma­ron las inver­sio­nes en el mar­co legal neo­li­be­ral de los últi­mos 30 años.

Estas inver­sio­nes con­fi­gu­ra­ron un esti­lo extrac­ti­vis­ta de cre­cer y acu­mu­lar capi­tal. Repro­du­cir este mis­mo esti­lo extrac­ti­vis­ta, des­pués del dra­má­ti­co des­plo­me de la pro­duc­ción y el empleo duran­te la pan­de­mia, sería con­tra­pro­du­cen­te, social y polí­ti­ca­men­te (véa­se Otra Mira­da, 04-02-2021). Se agra­va­ría no solo el con­flic­to social, sino tam­bién la des­con­fian­za en las ins­ti­tu­cio­nes de la democracia.

En nues­tros artícu­los ante­rio­res (Otra Mira­da, 10-02-2021 y 18−02.2021) hemos pro­pues­to medi­das para ini­ciar la trans­for­ma­ción del modo de cre­cer y acu­mu­lar capi­tal. Dos son las pro­pues­tas cen­tra­les, más allá de las accio­nes prio­ri­ta­rias inme­dia­tas men­cio­na­das en nues­tro articu­lo Otra ruta de cre­ci­mien­to y desa­rro­llo es posi­ble (Otra Mira­da, 10-02-2021).

Estas son: a) el Pro­gra­ma Con­cur­sa­ble de Empleo y Diver­si­fi­ca­ción Pro­duc­ti­va (PEDP); y, b) el plan de inver­sio­nes públi­cas en infra­es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca y social. La ren­ta bási­ca para los tra­ba­ja­do­res des­em­plea­dos y en situa­ción de pobre­za ope­ra­ría como un segu­ro de des­em­pleo. La idea cen­tral es orien­tar las inver­sio­nes pri­va­das hacia la diver­si­fi­ca­ción pro­duc­ti­va, el empleo digno, el res­pe­to del medio ambien­te y la des­con­cen­tra­ción geo­grá­fi­ca de la eco­no­mía. El Esta­do, con un plan de inver­sio­nes en infra­es­truc­tu­ra y de reor­de­na­mien­to terri­to­rial, amplia­ría y crea­ría mer­ca­dos inter­nos para la inver­sión pro­duc­ti­va pri­va­da; y, con la polí­ti­ca macro­eco­nó­mi­ca — cui­dan­do la esta­bi­li­dad y sos­te­ni­bi­li­dad fis­cal — , faci­li­ta­ría este pro­ce­so de transformación. 

Cómo ini­ciar el cam­bio estruc­tu­ral y el esti­lo de crecimiento

Estas dos pro­pues­tas serían acom­pa­ña­das por un esque­ma ins­ti­tu­cio­nal de polí­ti­ca fis­cal basa­do en el aumen­to de la pre­sión tri­bu­ta­ria median­te la refor­ma del sis­te­ma impo­si­ti­vo; en la adop­ción de un impues­to tem­po­ral a la rique­za acu­mu­la­da para garan­ti­zar los cré­di­tos del (PEDP) y aco­ta­do de tal mane­ra que no afec­te a la cla­se media; en la apli­ca­ción de la «regla de oro de la inver­sión públi­ca»; en el aumen­to del lími­te del endeu­da­mien­to públi­co a 35% del PBI para hacer­le espa­cio a las inver­sio­nes públi­cas; y, la impo­si­ción —como meta de mediano pla­zo— de un lími­te a la deu­da en mone­da extran­je­ra de 20% de la deu­da publi­ca total. La ope­ra­ti­vi­dad de este esque­ma requie­re, cier­ta­men­te, de algu­nas modi­fi­ca­cio­nes de las res­pec­ti­vas nor­mas lega­les. No se pro­po­nen cam­bios en el mar­co ins­ti­tu­cio­nal y legal de la polí­ti­ca monetaria.

Sobre el PEDP. Supe­ra­dos los con­fi­na­mien­tos, su pro­pó­si­to es pro­por­cio­nar finan­cia­mien­to bara­to, fun­da­men­tal­men­te a las MYPES y media­nas empre­sas, para poner en mar­cha pro­yec­tos de inver­sión gene­ra­do­res de empleo con pro­tec­ción social y que no dañen el medio ambien­te en las dis­tin­tas regio­nes del país. Esto pro­yec­tos pue­den ser agrí­co­las y agro­in­dus­tria­les, de trans­for­ma­ción de pro­duc­tos mine­ros y, en gene­ral, de pro­duc­ción indus­trial (máqui­nas, equi­pos y herra­mien­tas, etc.) para mejo­rar la pro­duc­ti­vi­dad de la agri­cul­tu­ra y de la pro­pia indus­tria manufactura.

El PEDP ope­ra­ría igual que “Reac­ti­va Perú”; pero difie­re de este últi­mo, por­que el otor­ga­mien­to de los cré­di­tos sería con­di­cio­na­do al tipo de pro­yec­tos de inver­sión men­cio­na­dos, debi­do a que estos serían poten­cial­men­te ries­go­sos para las enti­da­des finan­cie­ras. Pre­ci­sa­men­te para redu­cir el ries­go aso­cia­do a estos pro­yec­tos inno­va­do­res, los cré­di­tos —cuyos pla­zos pue­den ser de 3 a 5 años— serían garan­ti­za­dos por el Esta­do y, por con­si­guien­te, con bajas tasas de inte­rés de mediano y lar­go pla­zos. Se pro­por­cio­na­ría liqui­dez al sis­te­ma finan­cie­ro y se man­ten­dría sóli­da la cade­na de pagos, al mis­mo tiem­po que se ini­cia­ría la trans­for­ma­ción pro­duc­ti­va crean­do opor­tu­ni­da­des de empleo en las dis­tin­tas regio­nes del país. 

Pero, esta no sería la úni­ca moda­li­dad de finan­cia­mien­to del PEDP. Las empre­sas que deci­dan lle­var ade­lan­te un pro­yec­to de inver­sión pro­duc­ti­va podrían colo­car bonos en el mer­ca­do, indi­vi­dual­men­te o en aso­cia­ción con otras, con garan­tía del Esta­do. En este caso la garan­tía tam­bién haría posi­ble obte­ner finan­cia­mien­to de mediano y lar­go pla­zos, a bajas tasas de inte­rés. Esta moda­li­dad de finan­cia­mien­to ayu­da­ría a dina­mi­zar el mer­ca­do de capi­ta­les en mone­da local, y tam­bién ase­gu­ra­ría la influen­cia de la tasa de refe­ren­cia del BCRP en las tasas de inte­rés de mediano y lar­go plazos. 

El BCRP, ade­más de su tasa de polí­ti­ca mone­ta­ria, pue­de ampliar «el impul­so mone­ta­rio median­te medi­das cuan­ti­ta­ti­vas no con­ven­cio­na­les de polí­ti­ca mone­ta­ria». Lo hizo median­te «ope­ra­cio­nes de repo de valo­res y de mone­das, con el obje­ti­vo de redu­cir las tasas de inte­rés a lo lar­go de la cur­va de ren­di­mien­to».1 Como sabe­mos, esta reduc­ción de tasas dis­mi­nui­ría el cos­to de finan­cia­mien­to no solo para el sec­tor pri­va­do, sino tam­bién para el sec­tor público. 

Sobre las inver­sio­nes en infra­es­truc­tu­ra. Las inver­sio­nes públi­cas en infra­es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca y social eje­cu­ta­das con un plan de mediano pla­zo per­mi­ti­rán inte­grar eco­nó­mi­ca, social y espa­cial­men­te al país. Solo la bre­cha de acce­so bási­co a la infra­es­truc­tu­ra de cor­to pla­zo ascien­de a 15.4% del PBI. De esta bre­cha, el 23.5% corres­pon­de a salud y el 30.7% a trans­por­tes. La bre­cha de acce­so bási­co a la infra­es­truc­tu­ra en el lar­go pla­zo (a 20 años), repre­sen­ta el 47.7% del PBI del año 2019.2 Cuan­do se cie­rran estas bre­chas en el mar­co de un nue­vo orde­na­mien­to terri­to­rial, se impul­sa la crea­ción y expan­sión de mer­ca­dos inter­nos. La inver­sión en infra­es­truc­tu­ra es — como decía Adam Smith en la Rique­za de la Nacio­nes— la base de la eco­no­mía de mer­ca­do y de su inte­gra­ción con la geo­gra­fía y demografía.

Hemos pro­pues­to la apli­ca­ción gra­dual de la «regla de oro» para que las inver­sio­nes públi­cas en infra­es­truc­tu­ra (y su man­te­ni­mien­to), se exclu­yan de la con­ta­bi­li­dad de défi­cit fis­cal y que el endeu­da­mien­to públi­co sea solo para finan­ciar­las. Esto sig­ni­fi­ca libe­rar a las inver­sio­nes públi­cas de las pre­sio­nes con­trac­ti­vas o de aus­te­ri­dad cuan­do los ingre­sos fis­ca­les dis­mi­nu­yen duran­te la fase rece­si­va del ciclo. Las moda­li­da­des de eje­cu­ción de las inver­sio­nes pue­den ser varias. Lo que nos impor­ta des­ta­car aquí es el cos­to del finan­cia­mien­to cuan­do el Esta­do es el res­pon­sa­ble direc­to, es par­ti­ci­pan­te de una con­ce­sión cofi­nan­cia­da o tie­ne que otor­gar una garan­tía finan­cie­ra en una concesión. 

Polí­ti­ca mone­ta­ria y sus con­se­cuen­cias para la sos­te­ni­bi­li­dad fiscal

El entorno externo duran­te los pró­xi­mos años esta­rá carac­te­ri­za­do por cos­tos de finan­cia­mien­tos bajos, debi­do a que toma­rá tiem­po la recu­pe­ra­ción de los nive­les de empleo y pro­duc­ción en gran par­te de las eco­no­mías del mun­do, y por­que nadie sabe cuán­do ter­mi­na­rá defi­ni­ti­va­men­te la pan­de­mia.3 Por lo tan­to, este con­tex­to es favo­ra­ble para impul­sar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co con cam­bio estruc­tu­ral en nues­tro país. 

El BCRP ha anun­cia­do que man­ten­drá su tasa de polí­ti­ca en 0.25% todo el año 2021. En abril de 2020 la redu­jo de 1.25 a 0.25%. Es alta­men­te pro­ba­ble —dada las res­tric­cio­nes recien­tes por la segun­da ola del virus— que el BCRP tam­bién man­ten­ga esta tasa duran­te el año 2022. A esta pos­tu­ra expan­si­va hay que sumar­le los cré­di­tos garan­ti­za­dos del Pro­gra­ma de Empleo y Diver­si­fi­ca­ción Pro­duc­ti­va (PEDP) —que debe­ría reem­pla­zar a “Reac­ti­va Perú” para ini­ciar la diver­si­fi­ca­ción pro­duc­ti­va y el desa­rro­llo de moto­res inter­nos del crecimiento. 

La polí­ti­ca mone­ta­ria expan­si­va debe­ría dis­mi­nuir el cos­to de finan­cia­mien­to en todos los tra­mos de la cur­va de ren­di­mien­to. Sin embar­go, cuan­do no exis­te un mer­ca­do de capi­ta­les pro­fun­do y líqui­do, la tasa de polí­ti­ca no influ­ye lo sufi­cien­te en las tasas de inte­rés de mediano y lar­go pla­zos. Por esta razón, es impor­tan­te recu­rrir a medi­das cuan­ti­ta­ti­vas «no con­ven­cio­na­les» entre las que podrían incor­po­rar­se la com­pra en el mer­ca­do secun­da­rio de bonos del teso­ro y/​o de las cor­po­ra­cio­nes pri­va­das, de mediano y lar­go pla­zos, gene­ran­do así con­di­cio­nes de finan­cia­ción favo­ra­bles para las inver­sio­nes. Es impor­tan­te seña­lar que sería mucho mejor que el BCRP rea­li­za­ra ope­ra­cio­nes de mer­ca­do abier­to con los bonos sobe­ra­nos y no con sus cer­ti­fi­ca­dos de depósitos. 

Una con­se­cuen­cia de la polí­ti­ca mone­ta­ria expan­si­va es que ayu­da a la sos­te­ni­bi­li­dad fis­cal. Como se sabe, esta depen­de de la capa­ci­dad de pago del ser­vi­cio de la deu­da públi­ca y del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. La polí­ti­ca mone­ta­ria influ­ye direc­ta­men­te en la capa­ci­dad de pago por­que al redu­cir las tasas a lo lar­go de la cur­va de ren­di­mien­to de los bonos, dis­mi­nu­ye el cos­to de finan­cia­mien­to tam­bién para el sec­tor públi­co. La sos­te­ni­bi­li­dad fis­cal no esta­rá en ries­go si el teso­ro pue­de acce­der al mer­ca­do a tasas de inte­rés bajas. Con cos­tos de finan­cia­mien­to mas bajos pue­de ser­vir y aumen­tar el nivel de la deu­da sin poner en ries­go las cuen­tas públicas.

Asi­mis­mo, si la deman­da pri­va­da de con­su­mo e inver­sión aumen­ta esti­mu­la­da por el bajo cos­to de finan­cia­mien­to, enton­ces, la polí­ti­ca mone­ta­ria tam­bién influ­ye posi­ti­va­men­te en el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Ade­más, el cre­ci­mien­to tam­bién es impul­sa­do por la expan­sión de los mer­ca­dos inter­nos y, con­se­cuen­te­men­te, por el efec­to “atrac­ción” (crow­ding in) de la inver­sión públi­ca en infra­es­truc­tu­ra sobre la inver­sión pri­va­da. Cuan­do una eco­no­mía cre­ce, el nivel de los impues­tos aumen­ta, lo que favo­re­ce a la sos­te­ni­bi­li­dad de la deu­da y crea espa­cio fis­cal para aten­der sin difi­cul­ta­des el ser­vi­cio de la deu­da o esti­mu­lar aún más el cre­ci­mien­to económico. 

No per­da­mos esta opor­tu­ni­dad para recons­truir la capa­ci­dad de ser­vi­cio públi­co del Esta­do y sen­tar las bases de una eco­no­mía de mer­ca­do más sos­te­ni­ble, inno­va­do­ra e inclu­si­va. Empe­ce­mos a cam­biar la orien­ta­ción del dina­mis­mo de la eco­no­mía impul­san­do el desa­rro­llo agrí­co­la e indus­trial y eje­cu­tan­do un plan de inver­sio­nes en infra­es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca y social para crear y desa­rro­llar mer­ca­dos inter­nos. Este es el ele­men­to esen­cial para inte­grar social­men­te al país y cul­mi­nar la cons­truc­ción de la nación.

  • Doc­tor en Eco­no­mía, con amplia expe­rien­cia en inves­ti­ga­ción y docen­cia en pre-gra­do y post­gra­do. Cam­pos de inte­rés en docen­cia e inves­ti­ga­ción: Macro­eco­no­mía, Teo­ría Mone­ta­ria,
    Finan­zas Públi­cas, Finan­zas Inter­na­cio­na­les, Eco­no­mía Inter­na­cio­nal y Cre­ci­mien­to Económico.

1 Véa­se BCRP, Repor­te de Infla­ción, junio de 2020, pági­na 100 y 103.
2 Véa­se BID, Bre­cha de infra­es­truc­tu­ra en el Perú: esti­ma­ción de la bre­cha de infra­es­truc­tu­ra de lar­go pla­zo 2019 – 2038. Mono­gra­fía del BID, 2020
3 La FED anun­ció, en enero de este año, que man­ten­drá las tasas de inte­rés cer­ca­nas a cero has­ta al menos 2023, y pro­me­tió seguir com­pran­do bonos a un rit­mo men­sual de al menos $ 120 mil millo­nes has­ta que se haya logra­do un «pro­gre­so sus­tan­cial adi­cio­nal» hacia las metas de empleo máxi­mo y una infla­ción del 2%. Bloom­berg Eco­no­mics sos­tie­ne que el des­pe­gue de las tasas de inte­rés recién ocu­rri­rá en 2025.

FUENTE: Otra Mirada

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.