El Sal­va­dor. El caso “Manue­la” lle­ga a la Cor­te IDH y da espe­ran­za a la región

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de mar­zo de 2021. 

Este miér­co­les y jue­ves la Cor­te Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos tra­ta­rá el caso sal­va­do­re­ño “Manue­la”, una mujer que en 2008 sufrió una emer­gen­cia obs­té­tri­ca y el per­so­nal médi­co la denun­ció por come­ter el pre­sun­to deli­to de abor­to. Fue con­de­na­da a 30 años por homi­ci­dio agra­va­do y murió de un cán­cer, pri­va­da de su liber­tad y en con­di­cio­nes inhumanas.

Por Lucia­na Maz­zi­ni Puga (*)

Se tra­ta de la pri­me­ra denun­cia de este tipo que lle­ga a la Cor­te y que deja al des­cu­bier­to la peli­gro­si­dad que gene­ra la pena­li­za­ción abso­lu­ta del abor­to. “Lle­va­mos nues­tro gri­to y deman­da por la liber­tad de todas las muje­res que están en la cár­cel de mane­ra arbi­tra­ria debi­do a emer­gen­cias obs­té­tri­cas”, afir­ma a NODAL Sara Gar­cía, inte­gran­te de la Agru­pa­ción Ciu­da­da­na por la Des­pe­na­li­za­ción del Aborto.

Quién fue Manuela

Manue­la era una cam­pe­si­na que vivía en con­di­cio­nes muy vul­ne­ra­bles y no sabía leer ni escri­bir. Era madre de dos hijos, de 7 y 9 años, y esta­ba emba­ra­za­da. El 27 de febre­ro de 2008 asis­tió a una letri­na por un inten­so dolor abdo­mi­nal, se des­ma­yó y sufrió una emer­gen­cia obs­té­tri­ca. El per­so­nal del hos­pi­tal la denun­ció asu­mien­do que había come­ti­do un abor­to y Manue­la fue con­de­na­da por homi­ci­dio agra­va­do a 30 años de prisión.

El Sal­va­dor es uno de los paí­ses más prohi­bi­ti­vos para acce­der al abor­to, su pena­li­za­ción es total ‑legis­la­ción que rige des­de 1998‑, y hay una fuer­te per­se­cu­ción a las muje­res que sufren emer­gen­cias obs­té­tri­cas. Según datos de la Agru­pa­ción Ciu­da­da­na por la Des­pe­na­li­za­ción del Abor­to, 181 muje­res fue­ron cri­mi­na­li­za­das y per­se­gui­das entre 1998 y 2019. “Son denun­cia­das, envia­das del hos­pi­tal a la cár­cel y esa es la reali­dad que enfren­tó Manue­la y que es sis­te­má­ti­ca en el país”, dice García.

Ya pri­va­da de su liber­tad, a Manue­la se le mani­fes­tó un cán­cer lin­fá­ti­co, por cuyos sín­to­mas ya había con­sul­ta­do, pero no fue tra­ta­da debi­da­men­te. En la cár­cel no le fue garan­ti­za­da asis­ten­cia ni tra­ta­mien­tos médi­cos ade­cua­dos. “Fue some­ti­da a tra­tos crue­les, inhu­ma­nos y degra­dan­tes, lle­ga­dos a nive­les de tor­tu­ra”, ase­gu­ra More­na Herre­ra, defen­so­ra de dere­chos huma­nos. Manue­la murió en 2010, con sólo 33 años.

La deman­da legal

El 21 de mar­zo de 2012 la Colec­ti­va de Muje­res por el Desa­rro­llo Local, Cen­ter for Repro­duc­ti­ve Rights y la Agru­pa­ción Ciu­da­da­na por la Des­pe­na­li­za­ción del Abor­to Tera­péu­ti­co, Éti­co y Euge­né­si­co lle­va­ron el caso, en nom­bre de Manue­la y la fami­lia, ante la CIDH y deman­da­ron al esta­do sal­va­do­re­ño por vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos. La comi­sión lo admi­tió en 2017 y, dos años más tar­de, resol­vió enviar­lo a la Cor­te Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos para ser juz­ga­do en audien­cia públi­ca y emi­tir la sentencia.

En las audien­cias, las agru­pa­cio­nes pedi­rán a la Cor­te la repa­ra­ción inte­gral de la fami­lia, el reco­no­ci­mien­to públi­co del Esta­do sal­va­do­re­ño por la vio­la­ción de los dere­chos de Manue­la, el pro­ce­so de dig­ni­fi­ca­ción de su ima­gen tras la fuer­te estig­ma­ti­za­ción que ella y su fami­lia han vivi­do y la “no repe­ti­ción” de la his­to­ria. Tam­bién se exi­gi­rá la crea­ción de polí­ti­cas públi­cas rela­cio­na­das con el pro­ce­di­mien­to médi­co y judi­cial ade­cua­do para evi­tar la cri­mi­na­li­za­ción por even­tos obs­té­tri­cos y la revi­sión de la pena­li­za­ción del abor­to en el país. “Aspi­ra­mos a que la Cor­te pue­da ver el fon­do y el con­tex­to como un fac­tor de dis­cri­mi­na­ción por razo­nes de géne­ro, lo que pro­vo­ca estig­ma­ti­za­ción y vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal con­tra las muje­res, y orien­te medi­das legis­la­ti­vas para supe­rar el pro­ble­ma”, afir­ma Herrera.

Manue­la es espe­ran­za para la región

La sen­ten­cia de la Cor­te es pri­mor­dial pues­to que podrá crear están­da­res para que los Esta­dos garan­ti­cen el dere­cho a la vida y el dere­cho a la salud de las muje­res, inclu­so las pri­va­das de liber­tad. “Manue­la repre­sen­ta para las luchas femi­nis­tas una espe­ran­za para que se reco­noz­ca que la des­pe­na­li­za­ción del abor­to en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be es nece­sa­ria y que es un tema de salud públi­ca”, seña­la More­na Herre­ra, y Sara Gar­cía con­clu­ye: “Se cri­mi­na­li­za aquí, en Ecua­dor, en Gua­na­jua­to, enton­ces cree­mos que esto pue­de ser un pre­ce­den­te para avan­zar en dere­chos sexua­les y repro­duc­ti­vos en la región. Manue­la es jus­ti­cia y espe­ran­za por­que abre cami­nos para la transformación”.


Fuen­te: Marcha

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.