Don­bass. “Lxs niñxs están tem­blan­do, vol­ve­mos al sótano”

Por Yulia Andrien­ko. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 de mar­zo de 2021.

Los bom­bar­deos no son moti­vo para dejar de ayu­dar a las per­so­nas que sobre­vi­ven en las zonas calien­tes. El volun­ta­rio de Donetsk Andrey Lysen­ko no nece­si­ta pre­sen­ta­ción. Y es espe­cial­men­te cono­ci­do entre los resi­den­tes de las afue­ras de la Repú­bli­cas, don­de la pobla­ción civil lle­va sobre­vi­vien­do bajo los bom­bar­deos de las Fuer­zas Arma­das de Ucra­nia des­de hace sie­te años.

Andrey ayu­da a esa pobla­ción de las zonas rojas. Les lle­va paque­tes con ali­men­tos, ayu­da a las per­so­nas mayo­res a con­se­guir car­bón, leña y medi­ci­nas. En oca­sio­nes, es su úni­co víncu­lo con el rela­ti­va­men­te en paz cen­tro de la Repú­bli­ca. “¿Sigues yen­do aho­ra que, día y noche, Ucra­nia “tira arma­rios” y en los par­tes de gue­rra una y otra vez se habla de muer­tos y heri­dos a cau­sa de las bom­bas ucra­nia­nas?”, le pregunto.

“Sí, lo hare. No hago excep­cio­nes ni ten­go días libres por­que la pobla­ción está espe­ran­do ayu­da, tie­nen la espe­ran­za de que lle­gue”, admi­te Andrey. “¿Cómo les voy a decep­cio­nar? Ayer visi­ta­mos la loca­li­dad de Vese­lo­ye, cer­ca de Okt­yabrsky. Lle­va­mos comi­da para las per­so­nas mayo­res. Ade­más, aho­ra via­jo a menu­do con la abo­ga­da ucra­nia­na Tat­ya­na Mont­yan, que quie­re ver con sus pro­pios ojos cómo está sobre­vi­vien­do la pobla­ción de Donetsk.

Ayer tuvi­mos suer­te, estu­vo tran­qui­lo. Sin embar­go, el día ante­rior esta­ba pasan­do allí algo terri­ble. Hoy tam­bién está inquie­to por allí, la pobla­ción me escri­be des­de allí: “Hie­rro. Los niños están tem­blan­do. Vol­ve­mos al sótano”. En gene­ral, Ucra­nia está sien­do más acti­va en todas las direc­cio­nes, gol­pean­do con arti­lle­ría pesa­da. Pare­ce que se pre­pa­ran para un inten­to de avance”.

“¿Cómo está la pobla­ción, por­que muchos han regre­sa­do allí?”

“Han vuel­to, inclu­so en la com­ple­ta­men­te des­trui­da calle Stra­tov­na­tov (situa­da jun­to al aero­puer­to de Donetsk-KP) vuel­ve a haber gen­te. Muchos están res­tau­ran­do sus hoga­res e inten­tan empe­zar a tra­ba­jar. Como sabes, la pobla­ción está ago­ta­da de vivir en este lim­bo de sie­te años de incer­ti­dum­bre y dicen: “Sí, oja­lá hubie­ra empe­za­do ya, es mejor dar a Ucra­nia su mere­ci­do de una vez que vivir este tor­men­to”. La pobla­ción con­fía en que, al fin y al cabo, Rusia no va a dejar caer Donbass.

Estos días apa­re­cen preo­cu­pan­tes infor­ma­cio­nes por todas par­tes que afir­man que Ucra­nia está tras­la­dan­do arma­men­to pesa­do hacia nues­tras fron­te­ras. Y no pare­ce una sim­ple rota­ción de tropas.

Antes, la Repú­bli­ca había infor­ma­do de la muer­te de tres sol­da­dos a cau­sa de los bom­bar­deos. Otro sol­da­do resul­tó heri­do. Y el 6 de mar­zo, un civil de 26 años de Sta­ro­mi­jai­lov­ka resul­tó heri­do a cau­sa de la metralla.

Fuen­te: Slavyangrad

Fuen­te ori­gi­nal: Kom­so­mols­ka­ya Pravda

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.