Argen­ti­na. ¿Qué pasa en Formosa-Paraguay?

Por Nico­lás Fabri y Ciria­co Bue­na­ven­tu­ra, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 de mar­zo de 2021.

For­mo­sa (Argen­ti­na), epi­cen­tro de un pro­ce­so his­tó­ri­co pro­fun­do y complejo.

“El Impe­rio del Bra­sil, la Con­fe­de­ra­ción Argen­ti­na y la Repú­bli­ca Orien­tal del Uru­guay, fue­ron los ver­du­gos de un pue­blo que se levan­ta­ba orgu­llo­so en medio de las sel­vas entre los mile­na­rios ríos Para­guay y Para­ná. Con sus armas cam­bia­ron la dis­po­si­ción del Río de la Pla­ta, rom­pien­do el equi­li­brio de la región, de la mano del libe­ra­lis­mo, que se ins­ta­ló defi­ni­ti­va­men­te en Para­guay como heren­cia de la desas­tro­sa con­tien­da”. Pró­lo­go de Fer­nan­do Lugo en LA BRASA ARDIENTE CONTRA LA CUÁDRUPLE INFAMIA. Los levan­ta­mien­tos de los pue­blos de las pro­vin­cias inte­rio­res con­tra la Gue­rra del Para­guay. JUAN GODOY.

La pro­vin­cia de For­mo­sa, ubi­ca­da en el nores­te de la Argen­ti­na, limi­tan­do al nor­te con el río Pil­co­ma­yo que la sepa­ra de Para­guay, al este con el río Para­guay que la sepa­ra de nue­vo de Para­guay, al sur con los ríos Ber­me­jo y Teu­co que la sepa­ran de la pro­vin­cia del Cha­co, y al oes­te con Sal­ta, median­te un meri­diano, Con 530.162 habs. en el año de 2010.

Tie­ne una pro­fun­da rela­ción con Para­guay, pues muchas olea­das de inmi­gran­tes de ese país pobla­ron gran par­te de For­mo­sa, tra­yen­do su cul­tu­ra e his­to­ria, temo­res y espe­ran­zas. Esa his­to­ria vivien­te tie­ne que ver con dos gue­rras: La tri­ple Alian­za y la con­tien­da con Boli­via, ambas gue­rras pro­vo­ca­ron inmi­gra­ción a For­mo­sa, Misio­nes y Bue­nos Aires.

Antro­po­ló­gi­ca­men­te el for­mo­se­ño actual es el resul­ta­do de una cul­tu­ra que tie­ne que ver con el mie­do, la man­se­dum­bre, la pacien­cia, pro­duc­to de la ense­ñan­za de padres teme­ro­sos de que sus hijos “se metan en polí­ti­ca” que es “una acti­vi­dad peli­gro­sa y con­tro­la­da” por el stro­nis­mo y sus nexos den­tro de la pro­vin­cia, muchos años antes del Plan Cóndor.

Par­te de esa cul­tu­ra está exten­di­da en el” nor­te argen­tino” e inclu­so en bue­na par­te del país, muy espe­cial­men­te por el tra­ba­jo ideo­ló­gi­co del mie­do, emer­gen­te des­de los años de la dic­ta­du­ra genocida.

El “no te metas” es una con­sig­na que ganó fuer­za y que aho­ra se azu­za para com­pro­me­ter una par­ti­ci­pa­ción “en con­tra de la polí­ti­ca”, asu­mien­do a esta como una acti­vi­dad ren­ta­da de “pro­fe­sio­na­les” y no como una acti­vi­dad de la pobla­ción para dis­cu­tir el rum­bo eco­nó­mi­co y social.

1983 Vuel­ta a la democracia

Tres acto­res polí­ti­cos se des­ta­ca­rían en For­mo­sa con un cla­ro y con­tun­den­te plan polí­ti­co de gober­nan­za: Vicen­te Joga, Flo­ro Boga­do y Samu­dio Godoy, quie­nes se apo­de­ra­ron del PJ e inme­dia­ta­men­te pro­du­je­ron un pac­to de gober­na­bi­li­dad con los due­ños de la UCR, que bási­ca­men­te con­sis­tió en “noso­tros gober­na­mos y uste­des acom­pa­ñan, cola­bo­ra­mos con apor­tes para sus cam­pa­ñas elec­to­ra­les y exce­len­tes die­tas legis­la­ti­vas y todo en orden”.

Ese pac­to de gober­na­bi­li­dad de los tres acto­res-Joga, Boga­do y Godoy- lo rom­pe Gil­do Ins­frán e inme­dia­ta­men­te pro­fun­di­za el Esta­do poli­cia­co-stro­nis­ta. Recor­de­mos que el Dr. Flo­ro Boga­do fue tam­bién gober­na­dor y lue­go emba­ja­dor en Para­guay, pro­fun­di­zan­do acuer­dos con el mis­mí­si­mo Gral. Stroessner.

Estos son los ele­men­tos estruc­tu­ra­les del gobierno lla­ma­do Gil­dis­mo-stro­nis­ta, que como todo pro­ce­so sufri­rá los emba­tes del tiem­po y la entro­pía orga­ni­za­cio­nal, suma­do aho­ra a su ata­que a los media­nos pro­duc­to­res y comer­cian­tes, anti­guos sos­te­ne­do­res del régi­men, peque­ña bur­gue­sía que se sien­te trai­cio­na­da y en con­se­cuen­cia con­tra ataca.

Los acuer­dos con el sec­tor de domi­na­ción para­gua­yas y los com­po­nen­tes del gobierno for­mo­se­ño lo ligan en la suer­te del esta­lli­do social de ambos.

Pero tam­bién la UCR-PRO for­mo­se­ño acom­pa­ñó el régi­men y si sale a la calle es por­que no quie­re que­dar al des­cu­bier­to, tra­ta, por tan­to, de fre­nar o des­viar el pro­ce­so a una sali­da “ele­gan­te” polí­ti­ca­men­te hablan­do y no empu­jar un pro­ce­so de demo­cra­ti­za­ción y des­man­te­la­mien­to del Esta­do poli­cia­co y neo­li­be­ral formoseño.

Para­guay con Stroess­ner en el gobierno, no tan sólo fue un gobierno tirá­ni­co sino que cum­plió un rol de polea de trans­mi­sión de Bra­sil, del lla­ma­do Sub-impe­rio en el Cono Sur, cuya estruc­tu­ra de su Esta­do nun­ca fue des­man­te­la­do, es más, sigue fun­cio­nan­do, por eso el gol­pe par­la­men­ta­rio con­tra el gobierno de Fer­nan­do Lugo, pro­gre­sis­ta, que no se atre­vió a des­ar­ti­cu­lar el Esta­do stro­nis­ta que pro­si­gue en su faz más per­ver­sa: cultural.

El har­taz­go y con­se­cuen­te esta­lli­do social en pan­de­mia des­nu­da a For­mo­sa y Para­guay como “glo­bos de ensa­yo del nue­vo capi­ta­lis­mo”, pues ambos terri­to­rios apli­can polí­ti­cas de des­aten­ción sani­ta­ria razo­na­bles y rui­nas de media­nos comer­cian­tes y su con­sa­bi­da con­cen­tra­ción y mono­po­li­za­ción, lle­van­do penu­rias cre­cien­tes al pueblo.

La dife­ren­cia entre los paí­ses her­ma­nos es que la izquier­da para­gua­ya tie­ne un mayor nivel de arti­cu­la­ción, aun frag­men­ta­da, e inclu­so una tra­di­ción sin­di­cal y social en la bús­que­da de un pro­yec­to polí­ti­co que la repre­sen­te ade­cua­da­men­te. El gobierno Lugo impli­có par­cial­men­te la visi­bi­li­dad de una diná­mi­ca social más allá de la ges­tión del capi­ta­lis­mo. La lucha actual en el Para­guay bajo la con­sig­na de “que se vayan todos” expre­sa un mayor nivel de orga­ni­za­ción popu­lar y dispu­ta de la izquier­da por repre­sen­tar al movi­mien­to social.

En For­mo­sa, la expre­sión orga­ni­za­da del movi­mien­to popu­lar expre­sa nive­les de debi­li­dad y frag­men­ta­ción mayor, con ausen­cia de un pro­yec­to polí­ti­co articulador.

Dos cues­tio­nes esenciales

Una cues­tión remi­te a la polí­ti­ca y a la ofen­si­va de las cla­ses domi­nan­tes por ase­gu­rar el poder en toda la región nues­tr­ame­ri­ca­na. En ese plano están los gol­pes en Hon­du­ras, Para­guay, Bra­sil y Boli­via; pero tam­bién los con­sen­sos elec­to­ra­les logra­dos en los últi­mos tiem­pos en Argen­ti­na, Bra­sil, inclu­so en Boli­via, que se suman a los más tra­di­cio­na­les de Colom­bia, Perú e inclu­so en Chi­le, aho­ra con­fron­ta­da por la movi­li­za­ción popu­lar. El har­taz­go con esa dere­cha cóm­pli­ce con el impe­ria­lis­mo es que la que habi­li­tó la vota­ción mexi­ca­na para una nue­va expe­rien­cia y una diná­mi­ca de bús­que­da elec­to­ral en Boli­via o Ecuador.

La con­ti­nui­dad y agre­si­vi­dad del blo­queo sobre Cuba y Vene­zue­la, tan­to como las ini­cia­ti­vas de movi­li­za­ción a favor de las dere­chas loca­les se expre­san cru­da­men­te en For­mo­sa, Argen­ti­na. La lucha del pue­blo de Para­guay favo­re­ce los inten­tos por esti­mu­lar la movi­li­za­ción y orga­ni­za­ción popu­lar en For­mo­sa y el nor­te argen­tino en la cons­truc­ción de alter­na­ti­va polí­ti­ca popular.

No escon­de­mos que una tarea cen­tral de la eta­pa es fre­nar la ofen­si­va polí­ti­ca del poder mun­dial, la que se vie­ne cons­tru­yen­do des­de las dic­ta­du­ras del Cono Sur en los 70 del siglo pasa­do y que hoy adquie­re nue­vas for­mas con gol­pes de nue­vo tipo y una aso­cia­ción de las empre­sas de medios de comu­ni­ca­ción e inclu­so la capa­ci­dad de inci­den­cia des­de las redes socia­les, ges­tio­na­das tam­bién por gran­des empre­sas con­cen­tra­das de capi­tal trasnacional.

Otra cues­tión tras­cen­den­te remi­te a lo estruc­tu­ral del mode­lo de pro­duc­ción y de desa­rro­llo, con­cen­tra­do en la pri­ma­ri­za­ción de la pro­duc­ción, con el epi­cen­tro en la Soja, pro­duc­to cen­tral del mode­lo agra­rio expor­ta­dor bajo domi­na­ción de las trans­na­cio­na­les de la ali­men­ta­ción y la biotecnología.

Ese mode­lo está en el cen­tro de la acu­mu­la­ción de capi­ta­les depen­dien­te de nues­tro tiem­po, con­di­cio­na­da por el endeu­da­mien­to externo que hipo­te­ca los recur­sos públi­cos y pos­ter­ga las solu­cio­nes socia­les que deman­da nues­tro pueblo.

El pro­ble­ma es el capi­ta­lis­mo y la domi­na­ción trans­na­cio­nal, que esti­mu­la y pro­mue­ve la depen­den­cia eco­nó­mi­ca, finan­cie­ra, tec­no­ló­gi­ca y cul­tu­ral de nues­tros paí­ses y al que están aso­cia­dos las buro­cra­cias nacio­na­les y en cada una de las pro­vin­cias del país.

For­mo­sa con­cen­tra hoy este doble carác­ter de la ofen­si­va polí­ti­ca de la dere­cha y las con­tra­dic­cio­nes de un mode­lo pro­duc­ti­vo en tiem­pos de cri­sis sani­ta­ria y recesión.

Exis­te la nece­si­dad de esti­mu­lar la movi­li­za­ción y orga­ni­za­ción popu­lar, al tiem­po que recha­zar toda for­ma de repre­sión y denun­ciar los inten­tos de apro­pia­ción de la movi­li­za­ción para un rum­bo de con­so­li­da­ción de polí­ti­cas anti­po­pu­la­res. La solu­ción está en la movi­li­za­ción y orga­ni­za­ción popu­lar.
[9:41 a. m., 10/​3/​2021] Car­los Resu­men: Argen­ti­na (cate­go­ria tb Paraguay)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.