Puer­to Rico. 8 de mar­zo 2021: nue­vos retos para las boricuas

Por Can­di­da Cot­to*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 de mar­zo de 2021.

En el mar­co de un esta­do de emer­gen­cia en el país por vio­len­cia de géne­ro, la con­me­mo­ra­ción a 111 años de la decla­ra­ción del 8 de mar­zo como el Dia Inter­na­cio­nal de la Mujer Tra­ba­ja­do­ra, es evi­den­cia ine­quí­vo­ca de que que­da mucho terreno por andar a las mujeres.

La decla­ra­ción del esta­do de emer­gen­cia se logró lue­go de un poco más de dos años de recla­mo por par­te de orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les que ofre­cen ser­vi­cios a muje­res y sus fami­lias en situa­cio­nes de vio­len­cia de géne­ro. Res­pon­dien­do a una de sus pro­me­sas de cam­pa­ña, a la pre­sión de las ONGs y a una reso­lu­ción de la Legis­la­tu­ra en enero el nue­vo gober­na­dor Pedro Pier­lui­si Urru­tia, emi­tió la Orden Eje­cu­ti­va (OR13) en la que entre otras dis­po­si­cio­nes se creó el Comi­té de Pre­ven­ción, Apo­yo, Res­ca­te y Edu­ca­ción de la Vio­len­cia de Géne­ro (Comi­té PARE), en el cual se inclu­yó a cin­co repre­sen­tan­tes de ONGs.

En entre­vis­ta la licen­cia­da Áma­ri­lis Pagán, direc­to­ra del Pro­yec­to Matria, y quien es una de las nom­bra­das por el gober­na­dor al Comi­té PARE, indi­có que ya el comi­té se reu­nió en tres oca­sio­nes. Sobre su impre­sión tras las reunio­nes expre­só; “Pue­do decir has­ta aho­ra que pare­cie­ra tener una inten­ción cla­ra de obte­ner resul­ta­dos. Hemos nota­do que des­de el pun­to de vis­ta del colec­ti­vo de per­so­nas que está tra­ba­jan­do hay una com­pren­sión del sen­ti­do de urgen­cia de tra­ba­jar con la vio­len­cia de géne­ro que tam­bién entien­de que hay que tra­ba­jar con estra­te­gias a cor­to, mediano y lar­go pla­zo, y que pere­cie­ra haber una inten­ción de lograr los cam­bios nece­sa­rios para lograr trans­for­mar la estruc­tu­ra del sis­te­ma de mane­ra que lo que se haga hoy pue­da per­ma­ne­cer a lo lar­go del tiem­po, que no sean medi­das pasajeras”.

Pre­ci­só el que ya hay agen­cias que están tra­ba­jan­do con tareas que se le dele­ga­ron expre­sa­men­te en la OE, como por ejem­plo el Depar­ta­men­to de Segu­ri­dad Públi­ca (DSP) está tra­ba­jan­do con la apli­ca­ción que le soli­ci­ta­ron para dar segui­mien­to a los casos de vio­len­cia de géne­ro, ade­más en tér­mi­nos de lo que tie­ne que ver con esta­dís­ti­cas. El tra­ba­jo se divi­dió en la crea­ción de 12 sub­co­mi­tés los cua­les cada uno va a estar diri­gi­do por inte­gran­tes de PARE para garan­ti­zar una cohe­ren­cia entre el tra­ba­jo del sub­co­mi­té y el tra­ba­jo que hace PARE. Obser­vó que los sub­co­mi­tés res­pon­den a peti­cio­nes que han hecho las orga­ni­za­cio­nes. Dio como ejem­plo el sub­co­mi­té de esta­dís­ti­cas e inves­ti­ga­ción que tie­ne como obje­ti­vo tra­ba­jar con la reco­pi­la­ción de datos rela­cio­na­dos con la vio­len­cia de géne­ro en Puer­to Rico, la inter­pre­ta­ción de esos datos, pero tam­bién con eva­luar el sis­te­ma de res­pues­ta y pre­ven­ción. Aña­dió que hay ONGS que, aun­que no están en PARE han ofre­ci­do apo­yo a los tra­ba­jos de los sub­co­mi­tés. Un ejem­plo es el sub­co­mi­té de segu­ri­dad el cual va a estar diri­gi­do por la repre­sen­tan­te del DSP, pero va a con­tar con el apo­yo de orga­ni­za­cio­nes que tra­ba­jan con el tema de la vio­len­cia. Hay un sub­co­mi­té que va a tra­ba­jar con la pres­ta­ción de ser­vi­cios, otro con las per­so­nas inmi­gran­tes y otro dedi­ca­do al tema de edu­ca­ción, pre­ven­ción y capa­ci­ta­ción. Este últi­mo va a tra­ba­jar con el públi­co en gene­ral, las escue­las públi­cas más los y las fun­cio­na­rias de gobierno.

En cuan­to a cómo los tra­ba­jos van alcan­zar al inte­rior de la isla, dijo que ha vis­to que la inten­ción es tra­ba­jar con una visión a nivel de todo el archi­pié­la­go, de que hay una con­cien­cia de que tie­nen que tomar en cuen­ta las reali­da­des que se viven en los dis­tin­tos pun­tos de la isla, por lo que los sub­co­mi­tés no deben estar cons­ti­tui­dos solo por gen­te de la zona metro­po­li­ta­na. En este aspec­to comen­tó que la tec­no­lo­gía les va a per­mi­tir incor­po­rar a per­so­nas de otros pun­tos de la isla.

A pre­gun­tas de CLARIDAD sobre el papel de la Ofi­ci­na de la Pro­cu­ra­do­ra de la Mujer (OPM) en PARE la licen­cia­da Pagán denun­ció el que, si la OPM hubie­se esta­do hacien­do su tra­ba­jo, el tra­ba­jo que por ley ten­dría que estar hacien­do des­de los años dos mil no hubie­se sido nece­sa­rio crear PARE y pro­ba­ble quien hubie­se decre­ta­do el esta­do de emer­gen­cia y hubie­se con­vo­ca­do a las reunio­nes mul­ti­sec­to­ria­les fue­se la pro­pia procuraduría.

“Esto que se está hacien­do aho­ra no es algo que no se pudie­se haber hecho des­de la OPM así que es evi­den­te el nivel de insa­tis­fac­ción que las orga­ni­za­cio­nes tie­nen con el tra­ba­jo de la OPM nos pare­ce muy tris­te a que haya­mos teni­do que espe­rar a que un gober­na­dor por fin se dig­na­ra a decre­tar el esta­do de emer­gen­cia y a crear un comi­té mul­ti­sec­to­rial para aten­der el pro­ble­ma por­que esto ella ‑se refie­re a la pro­cu­ra­du­ría- lo pudo haber hecho hace años”, recalcó.

En esa línea tra­jo a la aten­ción que bajo la direc­ción de la licen­cia­da María Dolo­res Fer­nós hubo un comi­té simi­lar a PARE, pero una vez esta salió de la agen­cia el comi­té fue dete­rio­rán­do­se al pun­to de que lo des­ar­ti­cu­la­ron en los últi­mos años.

Pagán tam­bién reba­tió decla­ra­cio­nes de la direc­to­ra de la OPM Lersy Boria, en el sen­ti­do de que ella ‘la reali­dad es que tenía que esco­ger entre crear el con­se­jo con­sul­ti­vo o dar ser­vi­cios’. Pagán des­ta­có que la OPM no es una agen­cia para dar ser­vi­cios, sino que su fun­ción es una fis­ca­li­za­do­ra de la polí­ti­ca públi­ca y faci­li­tar que las orga­ni­za­cio­nes ofrez­can los ser­vi­cios. “Eso pre­ci­sa­men­te es lo que no ha hecho ni ha esta­ble­ci­do polí­ti­ca públi­ca, ni ha fis­ca­li­za­do al gobierno, ni ha apo­ya­do a las orga­ni­za­cio­nes para que den servicios”.

Pagán hizo la sal­ve­dad que no está en PARE como la direc­to­ra de Matria, sino res­pon­dien­do a las otras orga­ni­za­cio­nes que han lle­va­do este recla­mo y en un tra­ba­jo de consulta.

En entre­vis­ta por sepa­ra­do Vil­ma­rie Rive­ra Sie­rra, pre­si­den­ta de la Red de Alber­gues, otras de las repre­sen­tan­tes de ONGs nom­bra­das a PARE, tam­bién reco­no­ció que, de par­te de los miem­bros del eje­cu­ti­vo, has­ta el momen­to han mos­tra­do inte­rés y han desig­na­do a los repre­sen­tan­tes de sus res­pec­ti­vas áreas para poder lle­var a cabo las fun­cio­nes que la OE les esta­ble­ce. “Al inte­rior de las mis­mas agen­cias están iden­ti­fi­can­do cua­les son las per­so­nas que más cono­ci­mien­to pue­dan tener sobre el tema en pri­mer lugar y segun­do aque­llos que pue­dan apor­tar de una for­ma positiva”.

Mas allá del tra­ba­jo de PARE para aten­der la situa­ción de emer­gen­cia por la vio­len­cia de géne­ro, el cual es un tra­ba­jo que hay que aten­der con pre­mu­ra, Rive­ra Sie­rra expre­só sobre el ori­gen que moti­vó la decla­ra­ción de un, Día Inter­na­cio­nal de la Mujer Tra­ba­ja­do­ra, que que­da mucho por andar para las muje­res. “Esa fecha repre­sen­ta el resul­ta­do de una lucha suma­men­te impor­tan­te de las muje­res para poder visi­bi­li­zar los dis­tin­tos tipos de vio­len­cia a los que esta­mos expues­tas las muje­res y sobre todo la dis­cri­mi­na­ción tan gran­de que aun segui­mos vivien­do. En aquel momen­to unas muje­res die­ron su vida aun hoy esa fecha tie­ne que seguir retum­ban­do en nues­tras men­tes y sobre todo hacien­do cons­cien­tes de que las muje­res segui­mos vivien­do en des­ven­ta­ja, segui­mos vivien­do en des­igual­dad, en todas las face­tas don­de nos des­en­vol­ve­mos, así que nos que­da mucho camino aun por recorrer”.

En tan­to la direc­to­ra del Cen­tro de la Mujer Domi­ni­ca­na, Rome­lin­da Gru­llón, tam­bién en entre­vis­ta por sepa­ra­do resal­tó la impor­tan­cia de la inclu­sión del Cen­tro en el Comi­té PARE para que se visi­bi­li­ce la pre­sen­cia de las muje­res domi­ni­ca­nas en el país.

“Ha sido un logro de los gru­pos femi­nis­tas el que se haya apro­ba­do la OE y que las orga­ni­za­cio­nes este­mos den­tro de la comi­sión la pre­sen­cia de las ONGs den­tro del comi­té me pare­ce per­ti­nen­te, somos orga­ni­za­cio­nes que hemos pro­ba­do nues­tro com­pro­mi­so con la pers­pec­ti­va de géne­ro a favor de que se haga legis­la­ción que apo­ye y ayu­de a las muje­res en todos los sentidos”.

En esa línea des­ta­có que el hecho de que el Cen­tro de Apo­yo a la Mujer Domi­ni­ca­na este en PARE es muy impor­tan­te por­que visi­bi­li­za más las situa­cio­nes que vive la comu­ni­dad inmi­gran­te, en espe­cial las muje­res. “Sabe­mos la vul­ne­ra­bi­li­dad en que están las muje­res inmi­gran­tes muchas veces por fal­ta de regu­la­ri­za­ción. Aquí en Puer­to Rico hay un gran núme­ro de per­so­nas que toda­vía no han podi­do regu­la­ri­zar su situa­ción y los fon­dos fede­ra­les están bien res­trin­gi­dos para las per­so­nas que no están regu­la­ri­za­das en el país, inclu­si­ve se has­ta se cri­mi­na­li­za y discrimina”.

Gru­llón defen­dió que el estar en PARE pone el pun­to en cómo se va a tra­ba­jar con las muje­res inmi­gran­tes, de que se reco­noz­ca su pre­sen­cia y apor­ta­ción a la eco­no­mía la que muchas veces lamen­tó pasa des­aper­ci­bi­da, inclu­so la xeno­fo­bia hacia la comu­ni­dad inmi­gran­te. Una situa­ción que dijo ya se pre­sen­tó ante el sub­co­mi­té que va a tra­ba­jar con los inmi­gran­tes es el trá­fi­co y la tra­ta huma­na que hay de inmi­gran­tes de Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na hacia Puer­to Rico.

La acti­vis­ta no paso por alto de que, en el mar­co del Dia Inter­na­cio­nal de la Mujer Tra­ba­ja­do­ra, las muje­res inmi­gran­tes viven en situa­ción de pobre­za en espe­cial des­pués de los hura­ca­nes y aho­ra con la pan­de­mia, la pér­di­da de sus tra­ba­jos ha pro­vo­ca­do un esta­do de caren­cias eco­nó­mi­cas que des­cri­bió como terri­bles don­de a veces no han teni­do ni siquie­ra para comer. “Ha habi­do muchas situa­cio­nes de ham­bre por­que han per­di­do sus tra­ba­jos y no tie­nen fuen­te de ingre­sos y ni siquie­ra cua­li­fi­can para cupo­nes de ali­men­tos y esas son situa­cio­nes que se tie­nen que lle­var a la con­si­de­ra­ción del gobierno que tam­bién tie­ne un com­pro­mi­so igual que los paí­ses de ori­gen de las per­so­nas que emigran”.

Al igual que sus com­pa­ñe­ras de ONGs en PARE Gru­ñón se expre­só en el sen­ti­do de que las reunio­nes se han dado en un mar­co de mucho res­pe­to a las reco­men­da­cio­nes de las orga­ni­za­cio­nes y se ve una dis­po­si­ción de cam­bio “espe­re­mos que con­ti­núe así y esta­mos vigi­lan­tes que la orden se pue­da imple­men­tar inclu­yen­do los recursos”.

La Coa­li­ción del 8 de marzo

Mien­tras diver­sas orga­ni­za­cio­nes femi­nis­tas cons­ti­tui­das en la Coa­li­ción del 8 de mar­zo se apres­ta­ban a lle­var a cabo varias acti­vi­da­des en esa fecha. La prin­ci­pal de ellas una mani­fes­ta­ción a par­tir de las cua­tro de la tar­de fren­te al Capi­to­lio. Eda López, por­ta­voz indi­có a CLARIDAD de que más allá del recla­mo de aten­der la vio­len­cia de géne­ro la Coa­li­ción tie­ne unos ejes pun­tua­les de discusión.

En pri­mer lugar, el que duran­te la pan­de­mia se han reve­la­do aún más las des­igual­da­des de géne­ro que aún exis­ten. Con la pan­de­mia ‑des­cri­bió- en las muje­res a caí­do una car­ga exce­si­va de tra­ba­jo en par­ti­cu­lar aque­llas que tra­ba­jan como cui­da­do­ras, las cua­les muchas han per­di­do su tra­ba­jo por no poder cum­plir con las con­di­cio­nes que le pusie­ron sus patro­nos. Esto las ha obli­ga­do en los casos que pue­den a crear unas micro empre­sas para ganar­se algo de sus­ten­to y poder cum­plir con los roles que les da la socie­dad. “Hay algo de lo que no se ha habla­do mucho y es que den­tro de esos roles por la natu­ra­le­za de ese virus que nos esta ata­can­do las muje­res hemos teni­do que asu­mir nues­tro cui­do y el de las per­so­nas de nues­tro entorno con la car­ga eco­no­mía que eso conlleva”.

Otro aspec­to que denun­cia la Coa­li­ción es la pre­ca­rie­dad en que están muchas muje­res por la pér­di­da de vivien­da, lue­go de los hura­ca­nes y los terre­mo­tos y a la fal­ta de vivien­da dig­na. Hizo hin­ca­pie en el ata­que a las pen­sio­nes. Sobre la mani­fes­ta­ción fren­te al Capi­to­lio dijo que res­pon­de al hecho de que las legis­la­do­ras que han sus­ti­tui­do a Vene­gas Brown y María Mila­gros Char­bo­nier, ambas de pos­tu­ras con­ser­va­do­ras, ter­gi­ver­san los recla­mos del movi­mien­to femi­nis­ta, con los temas por ejem­plo de la edu­ca­ción con pers­pec­ti­va de género.

“La reali­dad es que ni siquie­ra entien­den que la pers­pec­ti­va de géne­ro es apren­der a reco­no­cer las des­igual­da­des que pue­den estar enfren­tan­do las muje­res y que la meta es que no exis­tan cuan­do se une todo esto el efec­to es la vio­len­cia. Sabe­mos que esta­mos tra­ba­jan­do para mini­mi­zar esas des­igual­da­des que crea un poder de una per­so­na sobre otra que desem­bo­ca en la violencia”.

A pre­gun­tas sobre sus expec­ta­ti­vas con la ges­tión del Comi­té PARE, la tam­bién secre­ta­ria de la Comi­sión de la Mujer del Par­ti­do Inde­pen­den­tis­ta (PIP), hizo la sal­ve­dad de que le da un voto de con­fian­za a las cin­co repre­sen­tan­tes de las ONGs “esas muje­res son impe­ca­bles”. No obs­tan­te, puso obje­ción a que al tener 11 agen­cias de gobierno en el comi­té lle­ga­do el momen­to de se ten­ga que con­sen­sar polí­ti­ca públi­ca no cree que nece­sa­ria­men­te se les pres­te aten­ción a las reco­men­da­cio­nes de las organizaciones.

En ese aspec­to dio como ejem­plo el papel de la OPM en PARE. Al igual que la por­ta­voz de Matria, López pun­tua­li­zó que se supo­ne que el papel de la OPM es uno fis­ca­li­za­dor de la polí­ti­ca públi­ca, por lo que con­si­de­ra que de entra­da hay un con­flic­to. Otro aspec­to del cual se expre­só con sus­pi­ca­cia es que la OE le enco­mien­da al Depar­ta­men­to de Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co (DDE), a que ase­gu­re que las muje­res ten­gan cui­do tan­to para sus crías como para las per­so­nas mayo­res que cui­den para que pue­dan salir a bus­car tra­ba­jo. Esa tarea con­si­de­ra no le corres­pon­de­ría al DDE, sino a al Depar­ta­men­to de la Familia.

*Fuen­te: Cla­ri­dad

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.