Una flor roja para Chávez

Los gue­rri­lle­ros de las FARC-EP, Segun­da Mar­que­ta­lia, ren­di­mos hoy un home­na­je de afec­to al coman­dan­te pre­si­den­te Hugo Chá­vez a 8 años de su par­ti­da, suce­so dolo­ro­so que sig­ni­fi­có al mis­mo tiem­po su naci­mien­to a la eternidad.

El lega­do más valio­so que dejó Chá­vez a su paso fue traer de regre­so el pen­sa­mien­to de Bolí­var al siglo XXI con su estra­te­gia geo­po­lí­ti­ca basa­da en la uni­dad de los pue­blos. Su sue­ño era con­for­mar en Nues­tra Amé­ri­ca una gran nación de repú­bli­cas her­ma­nas como garan­tía de inde­pen­den­cia y liber­tad. «Uni­dos sere­mos fuer­tes y mere­ce­re­mos res­pe­to; divi­di­dos y ais­la­dos, pere­ce­re­mos» –pre­di­ca­ba el Liber­ta­dor-. Para Chá­vez y Bolí­var la uni­dad es la fuer­za y es la cla­ve de la vic­to­ria. Ella es la poten­cia trans­for­ma­do­ra que ha de abrir las puer­tas del futu­ro hacia un mun­do más humano, pro­tec­tor del medio ambien­te, social­men­te jus­to y demo­crá­ti­co. La uni­dad bajo una sola ban­de­ra polí­ti­ca es el ele­men­to cen­tral del triun­fo de la her­man­dad y la soli­da­ri­dad sobre el egoís­mo y la exclu­sión. El pen­sa­mien­to de Bolí­var en este asun­to se resu­me en las siguien­tes pala­bras de una car­ta diri­gi­da a José Anto­nio Páez: «Se me olvi­dó decir a usted que hemos pen­sa­do fun­dir jun­tos dos o tres mita­des de los depar­ta­men­tos de Boya­cá, Zulia y Bari­nas para que no haya más fron­te­ra de Vene­zue­la ni de Nue­va Gra­na­da, por­que esta divi­sión es la que nos está matan­do y, por lo mis­mo, debe­mos destruirla».

Nun­ca olvi­de­mos que la inde­pen­den­cia del con­ti­nen­te empe­zó su mar­cha vic­to­rio­sa con la uni­dad de la Nue­va Gra­na­da (Colom­bia) y Vene­zue­la, las dos her­ma­nas que, luchan­do jun­tas y suman­do pue­blos plan­ta­ron la ban­de­ra de la liber­tad en Boya­cá, Cara­bo­bo, Pichin­cha y Aya­cu­cho. Y es nece­sa­rio tener en cuen­ta que hoy ten­dre­mos que rom­per, ade­más, los gri­lle­tes colo­nia­les que enca­de­nan la men­te y la con­fun­den para exten­der sin resis­ten­cia la opre­sión neo­co­lo­nial. Uni­dad, Uni­dad, Uni­dad, esa debe ser nues­tra divisa.

Gra­cias Chá­vez por todo lo que hizo en direc­ción a la solu­ción polí­ti­ca del con­flic­to colom­biano. Per­dón por la acti­tud de un pre­si­den­te obtu­so como Andrés Pas­tra­na que le negó la posi­bi­li­dad de una con­ver­sa­ción con el coman­dan­te de las FARC, Manuel Maru­lan­da Vélez, en bus­ca de un acuer­do huma­ni­ta­rio que per­mi­tie­ra la libe­ra­ción de los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos y de gue­rra en poder de las par­tes con­ten­dien­tes. Mas tar­de el pre­si­den­te Chá­vez pro­pu­so esta­ble­cer en la fron­te­ra una fran­ja bina­cio­nal para ubi­car allí a los pri­sio­ne­ros como mane­ra de ali­vio a sus con­di­cio­nes de cau­ti­ve­rio, pero el gobierno de Uri­be que suce­dió al de Pas­tra­na, ni siquie­ra lo consideró.

El mag­ne­tis­mo de Chá­vez era tan fuer­te que atraía pue­blos como el imán del gitano Mel­quía­des que reco­gió todos los obje­tos metá­li­cos de Macon­do. Cuan­do abra­za­ba a un niño o a una abue­la, lo hacía con amor y no con hipo­cre­sía. Sabía escu­char a la gen­te y le bus­ca­ba siem­pre solu­cio­nes a sus pro­ble­mas. Por eso el pue­blo lo ani­dó en su cora­zón y le corres­pon­dió con amor. Fue el tenien­te coro­nel un sem­bra­dor de con­cien­cias, como lo per­ci­bió Fidel en una tar­de habanera.

Los gue­rri­lle­ros de las FARC, que­rían y admi­ra­ban a Hugo Chá­vez, de ver­dad, y por eso bus­ca­ban, todos los domin­gos en la radio sus pala­bras como a un faro polí­ti­co en el pro­gra­ma Aló Presidente.

Una flor roja para Chá­vez. Paz en el Cuar­tel de la mon­ta­ña, comandante.

FARC-EP

Segun­da Mar­que­ta­liaMar­zo 5 de 2021

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *