Méxi­co. La espe­ran­za Oto­mí a cien días de resistencia

Por Luis Alber­to Gon­zá­lez Are­nas /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 de mar­zo de 2021

El Ins­ti­tu­to Nacio­nal de los Pue­blos Indí­ge­nas (INPI) luce dife­ren­te, pare­cie­ra más albo­ro­za­do y des­en­fa­da­do. El pasa­do 12 de octu­bre de 2020, la comu­ni­dad Oto­mí resi­den­te en la Ciu­dad de Méxi­co, tomó sus ins­ta­la­cio­nes para visi­bi­li­zar las deman­das de salud, edu­ca­ción y vivien­da de su comu­ni­dad, incum­pli­das por más de 25 años; tam­bién bus­can exhi­bir las deci­sio­nes que se están toman­do por el gobierno de la lla­ma­da “Cuar­ta Trans­for­ma­ción” por­que, acla­ran, “están muti­lan­do la vida y el por­ve­nir de muchas de las nacio­nes indí­ge­nas en Méxi­co”. A cien días de la toma del ins­ti­tu­to, los Oto­mís en resis­ten­cia, hacen un lla­ma­do pun­tual a la agen­da públi­ca, para hacer­le saber a la socie­dad que los pue­blos ori­gi­na­rios siguen sien­do ase­si­na­dos, ultra­ja­dos y uti­li­za­dos como mone­da de cambio.

1. El bra­zo roto

En la ofi­ci­na del titu­lar del Ins­ti­tu­to Nacio­nal de los Pue­blos Indí­ge­nas, Adel­fo Regino Mon­tes, se pue­den ver mara­vi­llo­sas obras de arte como jarro­nes, finos des­hi­la­dos, cofres labra­dos a mano en made­ras finas y her­mo­sos rebo­zos y som­bre­ros de manu­fac­tu­ra pro­di­gio­sa; tam­bién mez­ca­les de los más diver­sos y finos aga­ves. Es un autén­ti­co museo de obras maes­tras hechas por los pue­blos ori­gi­na­rios que a mane­ra de ofren­das, le han hecho lle­gar a Adel­fo Regino, para que no los deje morir en el olvi­do, sin embar­go, los pue­blos indí­ge­nas siguen enmar­ca­dos en la mise­ria, muy a pesar de que no solo pien­san en la super­vi­ven­cia de la vida dia­ria, sino tam­bién en la salud de la Tie­rra (con “T” mayús­cu­la y “t” minús­cu­la), es decir, defien­den la siem­bra orgá­ni­ca, la tie­rra recu­pe­ra­da, la hori­zon­ta­li­dad con la mil­pa y el cono­ci­mien­to de semi­llas no con­ta­mi­na­das, a la vez que para ellas y ellos, defen­der todo eso auna­do a manan­tia­les, ríos y lagos, es pen­sar en el buen vivir del Pla­ne­ta Tie­rra, la casa de todes.

En esa enor­me ofi­ci­na y detrás del escri­to­rio per­so­nal de Regino, hay un muro con repi­sas en don­de está posa­da y exhi­bi­da una figu­ra de yeso de Andrés Manuel López Obra­dor (AMLO) en color cobre. Está son­rien­do con­ten­to y solem­ne con su ban­da pre­si­den­cial que home­na­jea el día en que tomó pro­tes­ta y que, supon­go, ten­drán los demás titu­la­res y secre­ta­rios de Gobierno de su gabi­ne­te. Esta pecu­liar esta­tui­lla a mane­ra de un Óscar pre­si­den­cial, tie­ne una par­ti­cu­la­ri­dad que lla­ma inme­dia­ta­men­te mi aten­ción: Está man­ca, tie­ne roto el bra­zo dere­cho, que­bra­da esa extre­mi­dad que AMLO esti­ró para tomar for­mal pro­tes­ta como Pre­si­den­te Cons­ti­tu­cio­nal de los Esta­dos Uni­dos Mexi­ca­nos (¡y si no que el pue­blo se lo deman­de!). El bra­zo roto no está des­apa­re­ci­do sino posa­do fren­te a sus pies, como espe­ran­do a que alguien le pon­ga algo de pega­men­to y regre­se al lugar lógi­co de su ana­to­mía de yeso.

Esta­tui­lla de la toma de pro­tes­ta de AMLO. Foto: Luis Alber­to González

“Se le cayó el bra­zo, así lo encon­tra­mos cuan­do toma­mos las ins­ta­la­cio­nes”, dice Die­go Gar­cía Bau­tis­ta, fun­da­dor de la Uni­dad Popu­lar Revo­lu­cio­na­ria Emi­liano Zapa­ta Beni­to Juá­rez (UPREZ), y del Café “Zapa­ta Vive”, orga­ni­za­cio­nes socia­les con las que ha acom­pa­ña­do por más de 30 años a la comu­ni­dad Oto­mí resi­den­te en la Ciu­dad de Méxi­co pero ori­gi­na­ria de San­tia­go Mex­qui­titlán, Que­ré­ta­ro. Des­de esas ini­cia­ti­vas, ha exi­gi­do meca­nis­mos lega­les que le ase­gu­ren a la comu­ni­dad, aten­ción en salud, edu­ca­ción, tra­ba­jo y vivien­da dig­nas, que has­ta la fecha, el gobierno no les ha rati­fi­ca­do for­mal­men­te, aún que en el artícu­lo cuar­to de la Cons­ti­tu­ción Mexi­ca­na diga que “toda fami­lia tie­ne dere­cho a dis­fru­tar de vivien­da dig­na y deco­ro­sa” y “que la ley esta­ble­ce­rá los ins­tru­men­tos y apo­yos nece­sa­rios a fin de alcan­zar tal obje­ti­vo”. Hoy, aun­que los Oto­mís tie­nen tres déca­das deman­dan­do el cum­pli­mien­to de este dere­cho, han teni­do que poner­lo en segun­do plano por lo que con­si­de­ran algo más urgen­te: la impo­si­ción de mega­pro­yec­tos como el lla­ma­do Tren Maya, el Corre­dor Inter­oceá­ni­co del Ist­mo de Tehuan­te­pec y la Pre­sa Hidro­eléc­tri­ca en Huex­ca, More­los, los cua­les para muchas nacio­nes indí­ge­nas repre­sen­tan monu­men­tos de muer­te y asesinato.

El 20 de febre­ro de 2019, fue una fecha que com­pro­bó el urgen­te lla­ma­do que hicie­ron des­de el Con­gre­so Nacio­nal Indí­ge­na: Se tra­tó del ase­si­na­to de Samir Flo­res Sobe­ra­nes, uno de los más que­ri­dos y gran­des defen­so­res del terri­to­rio Nahua, y acti­vis­ta con­tra la Ter­mo­eléc­tri­ca y el Pro­yec­to Inte­gral More­los, que diver­sos espe­cia­lis­tas en mate­ria ener­gé­ti­ca, han seña­la­do como invia­ble y peli­gro­so. Un pro­yec­to que López Obra­dor espe­ci­fi­có como “de orde­na­mien­to terri­to­rial, infra­es­truc­tu­ra, cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y turis­mo sostenible”.

Samir, inte­gran­te del Fren­te de Pue­blos en Defen­sa de la Tie­rra y el Agua (FPDTA) More­los, Pue­bla y Tlax­ca­la, y del Con­gre­so Nacio­nal Indí­ge­na (CNI) fue ase­si­na­do poco des­pués de un acto en el que el pre­si­den­te, anun­ció la rea­li­za­ción de la con­sul­ta para poner en fun­cio­na­mien­to la ter­mo­eléc­tri­ca. Samir, seña­ló al man­da­ta­rio como un “ase­sino de los idea­les de Emi­liano Zapa­ta”, y AMLO, paró su dis­cur­so para refe­rir­se a los mani­fes­tan­tes como: “radi­ca­les de izquier­da”, y dijo que para él no eran “más que con­ser­va­do­res”, lo que des­ató la indig­na­ción en la zona. AMLO reafir­mó que aún si hubie­se “gri­tos y som­bre­ra­zos”, se lle­va­ría a cabo la con­sul­ta (para la ter­mo­eléc­tri­ca) ade­lan­tan­do que su gobierno esta­ba a favor del pro­yec­to energético.

Oto­mís en pro­tes­ta con­tra los ata­ques a los pue­blos ori­gi­na­rios por la impo­si­ción de mega­pro­yec­tos. Foto: Die­go García

Esto com­pro­bó para muchas nacio­nes indí­ge­nas lo que ya adver­tían las comu­ni­da­des zapa­tis­tas, que denun­cia­ron des­de hace tiem­po, el aco­so de los gru­pos para­mi­li­ta­res de los Chin­chu­li­nes y de la lla­ma­da Orcao (Orga­ni­za­ción de Cafe­ti­cul­to­res de Oco­sin­go), así como de los par­ti­dos Ver­de Eco­lo­gis­ta y More­na, que con­tro­lan la región. La Orcao, incen­dió dos de las bode­gas de café zapa­tis­ta el pasa­do 22 de agos­to de 2020 en la comu­ni­dad de Cuxul­já, muni­ci­pio de Oco­sin­go en Chia­pas, bode­gas que son cru­cia­les para la super­vi­ven­cia de la comu­ni­dad. Los pue­blos zapa­tis­tas dijeron:

«Sabía­mos y sabe­mos que nues­tra liber­tad sólo será obra de noso­tros mis­mos, los pue­blos ori­gi­na­rios. Con el nue­vo capa­taz en Méxi­co, siguió tam­bién la per­se­cu­ción y la muer­te: en ape­nas unos meses, una dece­na de com­pa­ñe­ros del Con­gre­so Nacio­nal Indí­ge­na-Con­ce­jo Indí­ge­na de Gobierno, lucha­do­res socia­les, fue­ron ase­si­na­dos. Entre ellos, un her­mano muy res­pe­ta­do por los pue­blos zapa­tis­tas: Samir Flo­res Sobe­ra­nes, ulti­ma­do des­pués de ser seña­la­do por el capa­taz que, ade­más, sigue ade­lan­te con los mega­pro­yec­tos neo­li­be­ra­les que des­apa­re­cen pue­blos ente­ros, des­tru­yen la natu­ra­le­za, y con­vier­ten la san­gre de los pue­blos ori­gi­na­rios en ganan­cia de los gran­des capitales”.

Samir dejó un vacío pro­fun­do en el alma de los pue­blos ori­gi­na­rios, “hablar de su muer­te, nos due­le el cora­zón”, dice Mari­ce­la Mejía, con­ce­ja­la del Con­ce­jo Indí­ge­na de Gobierno (CIG) por la comu­ni­dad Oto­mí, y es que cono­cie­ron a este defen­sor de la tie­rra (con mayús­cu­la y minús­cu­las) muy de cer­ca. Lo des­cri­ben como un padre amo­ro­so de cua­tro hijos, pro­fe­sor de pri­ma­ria, agri­cul­tor, cam­pe­sino, herre­ro, rotu­lis­ta, licen­cia­do en infor­má­ti­ca, jine­te, radia­lis­ta, locu­tor, bajis­ta en un gru­po de músi­ca nor­te­ña y defen­sor e inves­ti­ga­dor para la via­bi­li­dad de la siem­bra orgá­ni­ca para no seguir envenenándola.

Tuve la opor­tu­ni­dad de cono­cer­le un día en Amil­cin­go, en un encuen­tro mara­vi­llo­so, y en ver­dad Samir tenía esa fuer­za que sim­ple­men­te se sien­te más allá de la mira­da, una ener­gía pro­fun­da que te con­ta­gia­ba de humil­dad, cau­sa y fir­me­za, lue­go, esta­ba su pala­bra bien habla­da: can­ta­da como si fue­ra músi­ca. Así me dijo:

“Enten­da­mos que defen­der la tie­rra es defen­der al de aba­jo, pero tam­bién al de arri­ba, al de atrás y al de ade­lan­te, al de en medio y al de los lados, ¿por qué es tan difí­cil enten­der que debe­mos dejar un terri­to­rio sano y seres huma­nos sanos, que pien­sen y sien­tan la tie­rra? Es la úni­ca mane­ra de cons­truir posibilidad”.

Una niña le pre­gun­to: “Pro­fe, ¿cuan­do vamos a sem­brar?”— “ya mero”— le con­tes­tó Samir y me siguió con­tan­do: “tene­mos la cos­tum­bre de lle­var a la barran­ca algu­na plan­ta para incul­car­le a los niños el com­par­tir, muchas veces se les ense­ña a tra­ba­jar de mane­ra indi­vi­dual: tú apú­ra­te y haz lo que ten­gas que hacer y deja a los demás si no hacen la tarea, haz lo tuyo, les insi­núan, enton­ces empie­zan a indi­vi­dua­li­zar­se, se pier­de el sen­ti­do de per­te­nen­cia a la comu­ni­dad, al tra­ba­jo colec­ti­vo y enton­ces no tene­mos mucho que com­par­tir, sin embar­go, con una plan­ta y su siem­bra, tene­mos mucho por com­par­tir pen­san­do en el futu­ro y en lo común ”.

Qui­zás el bra­zo roto de la esta­tui­lla del pre­si­den­te le pesó dema­sia­do, sien­do que el 1 de diciem­bre del 2018 (cuan­do tomó pro­tes­ta como man­da­ta­rio) uno de los pun­tos prin­ci­pa­les de su dis­cur­so fue que su gobierno mira­ría y defen­de­ría a los pue­blos ori­gi­na­rios del país; inclu­so hubo un ritual, don­de líde­res de 68 pue­blos indí­ge­nas (coor­di­na­dos por Adel­fo Regino Mon­tes) le pasa­ron el humo sagra­do de copal y le die­ron “el bas­tón de man­do”, con­vir­tién­do­se en el pri­mer man­da­ta­rio en Méxi­co en hacer este tipo de ritual en miras sim­bó­li­cas de dar impor­tan­cia a los pue­blos indios, actos que ya habían toma­do gobier­nos de izquier­da como el de Evo Mora­les (Boli­via), Rafael Correa (Ecua­dor) y Juan Manuel San­tos (Colom­bia), y que a la vez repre­sen­tan un capi­tal polí­ti­co sos­te­ni­do por dis­tin­tos sis­te­mas y poli­ti­za­cio­nes de la esperanza.

Samir Flo­res Soberanes 

AMLO tie­ne un doble dis­cur­so indi­ge­nis­ta con mues­tras radi­ca­les: como la libe­ra­ción de pre­sos polí­ti­cos que tenían 50 años de cár­cel por defen­der sus manan­tia­les, y la volun­tad polí­ti­ca para el icó­ni­co caso de los 43 estu­dian­tes nor­ma­lis­tas des­pa­re­ci­dos de Ayotzi­na­pa (sabe bien que le cos­tó el sexe­nio a su ante­ce­sor Enri­que Peña Nie­to, tam­bién que se ha con­ver­ti­do en una deman­da de jus­ti­cia glo­bal por­que el caso repre­sen­ta el mayor cri­men de Esta­do en una demo­cra­cia; AMLO es cons­cien­te de que si quie­re rei­vin­di­car la polí­ti­ca del Esta­do-Nación ten­drá que resol­ver­lo) pero por el otro lado, con­sien­te este tipo de mega­pro­yec­tos — que si bien el país pre­ci­sa por la insu­fi­cien­te infra­es­truc­tu­ra de fuen­tes de ener­gía que ase­gu­ren ser­vi­cio para un cre­ci­mien­to demo­grá­fi­co des­bor­dan­te — no está toman­do en cuen­ta for­mas más sus­ten­ta­bles y hori­zon­ta­les con las que podría desa­rro­llar estos pro­yec­tos. AMLO sólo quie­re ver un color y no los otros tan­tos que le han pro­pues­to diver­sos espe­cia­lis­tas en el cam­po con amplí­si­ma expe­rien­cia. Estas uni-solu­cio­nes solo repre­sen­tan pun­tas de ice­bergs que no miran el fon­do, solo atien­den “la pun­ti­ta” de hie­lo, sin resol­ver la base del pro­ble­ma (un ejem­plo clá­si­co es la movi­li­dad en la ciu­da­des, que en lugar de moti­var polí­ti­cas efi­ca­ces y sus­ten­ta­bles de trans­por­te, siguen eli­gien­do cons­truir obras carí­si­mas para “ate­nuar el trá­fi­co”, obras que en un par de años, ter­mi­nan por con­ver­tir­se en esta­cio­na­mien­tos de pago).

Siguien­do el manual priís­ta, no se pien­sa en la pre­ven­ción, sino en la pura y bara­ta esté­ti­ca polí­ti­ca de solu­cio­nes hue­cas. Este gobierno, corres­pon­de como lo han hecho otros, al inte­rés de algu­nos empre­sa­rios que sim­pa­ti­zan con una sobre-explo­ta­ción de recur­sos insos­te­ni­ble, inclui­da la can­cu­ni­za­ción de todo el sur­es­te mexi­cano. No escu­chan los cru­dos tes­ti­mo­nios de las comu­ni­da­des del cari­be que des­de pri­me­rí­si­ma línea, des­cri­ben el incon­men­su­ra­ble cos­to en tér­mi­nos ambien­ta­les y de segu­ri­dad públi­ca que esto sig­ni­fi­ca. *Estos tes­ti­mo­nios del Pue­blo Maya Penin­su­lar se pue­den obte­ner acce­dien­do a: http://indignacion.org.mx/wp-content/uploads/2019/12/Boleti%CC%81n-Tren-Maya-tras-la-consulta.pdf

En el caso de la Ter­mo­eléc­tri­ca de Huex­ca (More­los), res­guar­da­da por la Guar­dia Nacio­nal, es un mega­pro­yec­to que crea ozono vene­no­so, gas metano, con­ta­mi­na­ción sono­ra que ha pro­du­ci­do vómi­to, cefa­lea y alte­ra­ción del sis­te­ma ner­vio­so, sobre­to­do a los niños y niñas de la comu­ni­dad. Sin men­cio­nar el altí­si­mo ries­go por estar en una zona de erup­ción vol­cá­ni­ca, pues se ubi­ca a las fal­das del vol­cán Popo­ca­té­petl: el déci­mo vol­cán más acti­vo del mun­do. Por otra par­te, en el Semi­na­rio Uni­ver­si­ta­rio de Socie­dad, Medio Ambien­te e Ins­ti­tu­cio­nes de la UNAM (SUSMAI), se deta­lló que hay un gaso­duc­to frac­tu­ra­do por el tem­blor del 19 de sep­tiem­bre de 2017 de 7.1 gra­dos con epi­cen­tro en el Esta­do de More­los. Este pro­yec­to tam­bién está des­tru­yen­do irre­ver­si­ble­men­te el his­tó­ri­co río por el que hace tiem­po entra­ron los Insur­gen­tes para ter­mi­nar con el sitio de Cuautla, que fue cru­cial en la Inde­pen­den­cia de Méxi­co. Los espe­cia­lis­tas dicen que el gobierno se ha nega­do a opcio­nes de ener­gías lim­pias (foto­vol­tái­cas) y a la par­ti­ci­pa­ción local. En su lugar, se ha incli­na­do por una con­sul­ta nacio­nal acen­tua­da en pue­blos des­in­for­ma­dos del tema y ale­ja­dos geo­grá­fi­ca­men­te del pro­ble­ma. Por otro lado, los espe­cia­lis­tas seña­lan que el 85% de abas­to de gas para ope­rar la plan­ta pro­vie­ne de Texas, hecho que con­tri­bu­ye al frac­king en esa región, tam­bién que la ope­ra­ción de la plan­ta, cues­ta 5 mil 300 millo­nes de dóla­res (8 veces más que con ener­gías lim­pias) y 500 millo­nes de litros de agua al día, dejan­do sin el líqui­do vital a la comu­ni­dad de Huexca.

AMLO y Adel­fo Regino Mon­tes. Foto: Luis Alber­to González

2.La resis­ten­cia Otomí

La comu­ni­dad Oto­mí, migró a la CDMX, prin­ci­pal­men­te de San­tia­go Mex­qui­titlán, Que­ré­ta­ro, huyen­do como otros gru­pos de migran­tes y refu­gia­dos de la mise­ria, y tra­tar de encon­trar opor­tu­ni­da­des de super­vi­ven­cia. A su lle­ga­da a la capi­tal, se topa­ron inme­dia­ta­men­te con un entorno que los mar­gi­na­ba: auto­ri­da­des, ins­tan­cias, escue­las y tran­seún­tes de la ciu­dad, iban con la dis­cri­mi­na­ción des­en­fun­da­da para con ellas y ellos. Vivie­ron en los mer­ca­dos, ter­mi­na­les, esta­cio­nes del metro y fue­ra de res­tau­ran­tes. Siem­pre bus­can­do un lugar media­na­men­te segu­ro que les die­ra posi­bi­li­dad de des­per­tar al día siguien­te, sin embar­go, en el pro­ce­so, les ocu­rrie­ron cosas terri­bles: “hay un caso de una com­pa­ñe­ra que por dor­mir en la calle, le arre­ba­ta­ron a un hijo, y por supues­to, le due­le mucho con­tar esa his­to­ria. Esta­ba dor­mi­da y se lo arre­ba­ta­ron y nun­ca lo encon­tró. Como esas his­to­rias terri­bles hay muchas más de abu­so y robo”, acen­túa la con­ce­ja­la Mari­ce­la. La nece­si­dad hizo que fami­lias en la mis­ma situa­ción se encon­tra­ran y se unie­ran para pro­te­ger­se entre sí, fue así que encon­tra­ron pre­dios com­ple­ta­men­te aban­do­na­dos ubi­ca­dos en la Cal­za­da Igna­cio Zara­go­za 1434, tam­bién en Zaca­te­cas 74 y Gua­na­jua­to 200 en la colo­nia Roma; y en Roma 18 y Lon­dres 7, en la colo­nia Juá­rez, don­de colap­sa­ron 43 depar­ta­men­tos en el terre­mo­to de 1985 y don­de lamen­ta­ble­men­te el 95% de sus habi­tan­tes per­die­ron la vida. El pre­dio que­dó desier­to y deso­la­do y los Oto­mís fue­ron arre­glan­do como podían el sitio para poder esta­ble­cer un lugar fijo de vivien­da. Invi­ta­ban fre­cuen­te­men­te a gen­te de la dele­ga­ción Cuauh­té­moc para que vie­ran la situa­ción del espa­cio y pudie­ran lle­gar a un acuer­do legal para ocu­par­lo como hogar. Solo un dele­ga­do en 1997, Jor­ge Lego­rre­ta, fue el que real­men­te escu­chó a la comu­ni­dad y dotó de lámi­nas, tina­cos y otros mate­ria­les, para que tuvie­ran con­di­cio­nes míni­mas de sobre­vi­ven­cia. En la últi­ma déca­da el pre­dio entró en pug­na, no por las fami­lias de los fina­dos del terre­mo­to (que fue­ron solo dos las que recla­ma­ron su dere­cho y que están de acuer­do con la expro­pia­ción para la comu­ni­dad Oto­mí a cam­bio de reci­bir lo que les corres­pon­da) sino de gru­pos inmo­bi­lia­rios que comen­za­ron a estar intere­sa­dos en los pre­dios de la colo­nia Roma por su ape­ti­to­sa ubi­ca­ción, sin embar­go, no poseen nin­gún recur­so legal para hacer­los suyos.

En sus 30 años de orga­ni­za­ción, los Oto­mís han acom­pa­ña­do muchas cau­sas que refie­ren a la dig­ni­dad de los pue­blos ori­gi­na­rios, una de las más recien­tes fue el apo­yo a María de Jesús Patri­cio, mujer de la comu­ni­dad nahua con­tem­po­rá­nea que fue ele­gi­da para ser la voz repre­sen­tan­te del Con­ce­jo Indí­ge­na de Gobierno (CIG) y del Con­gre­so Nacio­nal Indí­ge­na (CNI) rum­bo a una can­di­da­tu­ra inde­pen­dien­te para la pre­si­den­cia de Méxi­co en 2018, con el obje­ti­vo de hacer pre­sen­tes a los pue­blos ori­gi­na­rios en las deci­sio­nes más impor­tan­tes del país.

En la con­sul­ta ciu­da­da­na para con­se­guir sufi­cien­tes fir­mas para aque­lla can­di­da­tu­ra, Mari­chuy, como se le cono­ce de cari­ño, fue la aspi­ran­te que más rúbri­cas hones­tas obtu­vo con casi un 94% de legi­ti­mi­dad; mos­tran­do que el pro­ce­so fue trans­pa­ren­te, con­sen­sua­do y orga­ni­za­do. Si bien no se logró el obje­ti­vo prin­ci­pal de obte­ner una can­di­da­tu­ra des­de los pue­blos indios a la pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca, dejó muchas cosas posi­ti­vas; entre ellas 94% de anti­co­rrup­ción, de anti-impu­ni­dad, de no ven­der­se, de no claudicar.

xxxxxx

La con­ce­ja­la Oto­mí ante el CIG, Mari­ce­la Mejía; María de Jesús Patri­cio; y el con­ce­jal Fili­ber­to Mar­ga­ri­to. Foto: Die­go García.

Des­pués de este ejer­ci­cio con Mari­chuy, y refle­xio­nan­do acer­ca del pro­ce­so, la comu­ni­dad Oto­mí fue par­te del acuer­do para que sur­gie­ra lo que se cono­ce hoy como Coor­di­na­ción Metro­po­li­ta­na de Apo­yo al CNI y al CIG, que los lle­vó a una orga­ni­za­ción aún más soli­da que les per­mi­tió resis­tir al duro gol­pe de los sis­mos de sep­tiem­bre de 2017 y que vol­vió inha­bi­ta­ble el pre­dio aban­do­na­do ubi­ca­do en Roma 18 en la Colo­nia Juá­rez, don­de vivían muchas fami­lias oto­míes, pero que des­pués del terre­mo­to, acam­pa­ron alre­de­dor del inmue­ble para des­pués ser vio­len­ta­men­te des­alo­ja­dos por gra­na­de­ros de la Ciu­dad de México.

El 12 de octu­bre de 2019 (día de la raza), dije­ron “¡ya bas­ta!”, cuan­do el CNI hizo una con­vo­ca­to­ria para poner bajo la agen­da públi­ca, la impo­si­ción de los mega­pro­yec­tos, los des­po­jos de terri­to­rio y el ase­si­na­to de pue­blos indí­ge­nas como el que ocu­rrió con Samir Flo­res. Fue enton­ces que en asam­blea, la comu­ni­dad Oto­mí pen­só en ir por el monu­men­to a Colón, ubi­ca­do en la glo­rie­ta for­ma­da en la inter­sec­ción de las calles Bue­na­vis­ta y Héroes Ferro­ca­rri­le­ros en la dele­ga­ción Cuauh­té­moc de la Ciu­dad de Méxi­co, pero vol­vie­ron a dis­cu­tir­lo y resol­vie­ron que por la urgen­cia, era nece­sa­ria una acción más con­tun­den­te. Des­pués de diá­lo­gos, dis­cu­sio­nes y pro­pues­tas, con­clu­ye­ron no ir por el monu­men­to a Colón para derri­bar­lo, sino ir por el Ins­ti­tu­to Nacio­nal de los Pue­blos Indí­ge­nas (INPI).

“Para noso­tros hay una expe­rien­cia impor­tan­te que deja­ron nues­tros her­ma­nos zapa­tis­tas en 1994, y que de algu­na for­ma vin­cu­la­mos a la lla­ma­da de emer­gen­cia que nos hizo el CNI para hacer una acción sóli­da que pudie­ra visi­bi­li­zar el lado oscu­ro de aque­lla toma de pro­tes­ta de AMLO con algu­nos pue­blos indí­ge­nas coor­di­na­dos des­de el gobierno”, dice Fili­ber­to Mar­ga­ri­to Juan, tam­bién con­ce­jal Oto­mí del CIG.

Los Oto­mís sub­ra­yan que des­de el INPI se toman las con­sul­tas ama­ña­das y a modo para impo­ner los mega­pro­yec­tos, no dudan que sea des­de el ins­ti­tu­to que estén orde­nan­do los ase­si­na­tos de los defen­so­res ambien­ta­les comu­ni­ta­rios. Ese fue el esce­na­rio que les hizo pen­sar que el mejor lugar para hacer cla­ras sus deman­das era des­de la sede fede­ral que, con cer­ca de 600 emplea­dos, tie­ne un sis­te­ma de compu­to que con­tro­la y admi­nis­tra toda la infor­ma­ción con­cer­nien­te a los pue­blos ori­gi­na­rios del país.

Facha­da de la toma del Ins­ti­tu­to Nacio­nal de los Pue­blos Indí­ge­nas. Foto: Luis Alber­to González.

Hoy en la toma del INPI, hay piña­ta por el ini­cio de un nue­vo año. Una niña peque­ña, nos invi­ta a hacer fila para pegar­le y sacar los dul­ces, nos mues­tra cómo está col­ga­da con un gran lazo den­tro del esta­cio­na­mien­to del ins­ti­tu­to . Allí está la comu­ni­dad can­tan­do el “dale dale dale, no pier­das el tino, por­que si lo pier­des, pier­des el camino”. Me que­do pen­san­do en qué razón tie­ne esta can­ta­le­ta que memo­ri­za­mos des­de niños, y es que solo pode­mos cami­nar si no per­de­mos el tino de cons­truir cons­tan­te­men­te un camino sobre el que poda­mos andar; no es andar don­de nos digan, sino andar des­de noso­tros mismos.

Entre pen­sa­mien­tos que van via­jan­do con el vai­vén de la piña­ta, Die­go Gar­cía, me cuen­ta que al tomar el INPI, cons­ta­ta­ron que hay una serie de pro­to­co­los para las con­sul­tas simu­la­das: “Ya vimos como está el asun­to del Tren Maya, el Corre­dor Inter­oceá­ni­co, etcé­te­ra, por eso no duda­mos que des­de aquí pla­ti­ca­ban cómo se qui­ta­ba de en medio al com­pa­ñe­ro Samir. Es arries­ga­do seña­lar­lo, pero del Esta­do, pue­des espe­rar­lo todo. Ahí está el ejem­plo de los 43 des­apa­re­ci­dos y que aún no sabe­mos la ver­dad”, disipa.

La con­ce­ja­la Mari­ce­la y otras de sus com­pa­ñe­ras Oto­mís reci­bien­do a Hil­da Her­nán­dez y Mario Gon­zá­lez, madre y padre del estu­dian­te des­apa­re­ci­do César Manuel Gon­zá­lez Her­nán­dez de los 43 de Ayotzi­na­pa. Foto: Die­go García.

El ¡Ya Bas­ta! Oto­mí, fue una acción lim­pia, sin vio­len­cia y pací­fi­ca. Le pidie­ron a los tra­ba­ja­do­res y poli­cías que se reti­ra­ran para des­pués anun­ciar el comu­ni­ca­do en el que pun­tua­li­za­ban sus deman­das y decla­ra­ban for­mal­men­te toma­das las ins­ta­la­cio­nes. A cien días de la toma, tie­nen un padrón de 80 fami­lias que están vivien­do den­tro del ins­ti­tu­to. Otras 20 que están cui­dan­do los pre­dios don­de han sobre­vi­vi­do estos años. La peque­ña que nos invi­tó a la piña­ta, anun­cia elo­cuen­te, ino­cen­te y sim­pá­ti­ca: “¡yo no me quie­ro ir de aquí, no hay ratas y está calientito!”.

Niña Oto­mí. Foto: Luis Alber­to González. 

Gra­cias a sus accio­nes de resis­ten­cia, pro­tes­ta y diá­lo­go, el gobierno de la Ciu­dad de Méxi­co, les ha anun­cia­do recien­te­men­te que se va a publi­car el decre­to para expro­piar en el bene­fi­cio de la comu­ni­dad Oto­mí, el pre­dio de Zaca­te­cas 74. Con­fían que ocu­rra los mis­mo para el res­to de inmuebles:

“Esta­mos espe­ran­do (entre mar­zo-abril) que pase lo mis­mo para Gua­na­jua­to y Zara­go­za. Tam­bién esta­mos pro­nos­ti­can­do que para el 13 de agos­to 2021, fecha que se con­me­mo­ran los 500 años de la caí­da de Tenoch­titlan y en la que com­pa­ñe­ras zapa­tis­tas y con­ce­ja­las del CIG, irán en una cara­va­na a Euro­pa y lle­ga­rán sim­bó­li­ca­men­te en esa fecha a la capi­tal espa­ño­la, las auto­ri­da­des (que no dan paso sin hua­ra­che), pla­nean gene­rar la expro­pia­ción de orden fede­ral para que el pre­dio de 1500 metros de Roma 18 pue­da ser expro­pia­do y entre­ga­do a la comu­ni­dad Oto­mí”, acla­ra Gar­cía Bautista.

Die­go, deta­lla que la expro­pia­ción de este pre­dio debe reco­no­cer que la comu­ni­dad Oto­mí, repre­sen­ta un ícono de lucha y resis­ten­cia en Méxi­co: “Para noso­tros este inmue­ble repre­sen­ta una posi­bi­li­dad de vivien­da dig­na, pero tam­bién la defen­sa de la memo­ria, pues fue el sím­bo­lo de la resis­ten­cia espa­ño­la con­tra el Fran­quis­mo y sus polí­ti­cas geno­ci­das, un inmue­ble que aco­gió a los exi­lia­dos y refu­gia­dos de la resis­ten­cia espa­ño­la, y des­de don­de pla­nea­ban accio­nes de insur­gen­cia con­tra la dic­ta­du­ra franquista”.

Die­go Gar­cía Bus­ta­man­te (fun­da­dor de la UPREZ Beni­to Juá­rez y el Café Zapa­ta Vive) des­de el inte­rior de la toma del INPI.

Foto: Luis Alber­to González. 

3.¿Y la pandemia? 

En la toma del INPI, tie­nen muy pre­sen­tes los con­tro­les sani­ta­rios. Antes de hacer la toma, en el pro­ce­so de orga­ni­za­ción y de con­sul­ta con la comu­ni­dad, todas y todos mani­fes­ta­ron las nece­si­da­des que con­lle­va una acción de estas carac­te­rís­ti­cas. En ellas se acor­dó por medio de su asam­blea, la cons­ti­tu­ción de las comi­sio­nes de segu­ri­dad, ali­men­ta­ción, lim­pie­za, aco­pio, finan­zas y salud prin­ci­pal­men­te. Esto sin cono­cer aún lo que les espe­ra­ba den­tro de la sede del ins­ti­tu­to, pero que fue­ron media­na­men­te tra­zan­do los Oto­mís cuan­do entra­ban al edi­fi­cio de 6 pisos para ana­li­zar el espa­cio. Pudie­ron acce­der con dis­tin­tos argu­men­tos: des­de una con­sul­ta infor­ma­ti­va, has­ta algu­na situa­ción de trá­mi­te; así comen­za­ron a regis­trar hora­rios, acce­sos, per­so­nal y la orien­ta­ción de algu­nas ofi­ci­nas, aun­que fue impo­si­ble que tuvie­ran acce­so más allá del pri­mer piso, sin embar­go, eso fue sufi­cien­te para obte­ner pis­tas del pano­ra­ma gene­ral con el que pudie­ron tra­zar las áreas para las comisiones.

“Las fami­lias Oto­mís, han ido apren­dien­do e infor­mán­do­se para saber cómo lle­var cada Comi­sión de una mane­ra fun­cio­nal y armó­ni­ca. Esto es ubi­car­se en los hechos y asu­mir una res­pon­sa­bi­li­dad a este nivel. Una cosa dife­ren­te es tirar con­sig­nas por las redes socia­les y otra muy dife­ren­te es accio­nar. Sí está­ba­mos preo­cu­pa­dos por un posi­ble des­alo­jo vio­len­to al ser un ins­ti­tu­to fede­ral pues repre­sen­ta mucho para el sis­te­ma polí­ti­co, par­ti­cu­lar­men­te en el dis­cur­so del actual gobierno don­de es el ícono de la impo­si­ción”, acla­ra Gar­cía Bautista.

En la comi­sión de salud, par­ti­ci­pan la comu­ni­dad Oto­mí y sus cono­ci­mien­tos de medi­ci­na tra­di­cio­nal y alter­na­ti­va que se com­bi­nan con los de la medi­ci­na moder­na, y has­ta la fecha han podi­do lidiar con el virus del SARS-COV2 (cono­ci­do como Coro­na­vi­rus). No ha habi­do con­ta­gios, ni uno solo. Todos se ven con cubre­bo­cas (menos los más peque­ños para evi­tar asfi­xias como reco­mien­da la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud), lle­van regis­tro de quien debe acce­sar, tie­nen gel y pro­to­co­lo de lim­pie­za, sin embar­go, Die­go, es sin­ce­ro y acen­túa que la comu­ni­dad tie­ne poca cre­di­bi­li­dad en el virus.

“La comu­ni­dad Oto­mí como muchas otras comu­ni­da­des indí­ge­nas ya no le cree al gobierno, enton­ces cuan­do salen con las reco­men­da­cio­nes, las con­si­de­ran iló­gi­cas por­que dicen: ‘¿dón­de chin­ga­dos nos vamos a lavar las manos si no tene­mos agua?, ¿cómo man­te­ne­mos una sana dis­tan­cia si vivi­mos haci­na­dos en la calle?’ No se le cree al gobierno, pero sí lo cre­ye­ron cuan­do salió el comu­ni­ca­do del EZLN con el lla­ma­do de cui­dar­se. Ese fue el par­tea­guas”, expli­ca Bau­tis­ta, mien­tras la con­ce­ja­la Mari­ce­la com­ple­men­ta: “si los com­pas zapa­tis­tas están tan ais­la­dos y toma­ron medi­das de segu­ri­dad, y cerra­ron sus terri­to­rios, y están evi­tan­do que sal­gan o entren aje­nos para res­guar­dar la vida como es la con­sig­na, pues noso­tros asu­mi­mos eso”.

Inau­gu­ra­ción del Taller de la Muñe­ca Oto­mí den­tro de la toma del INPI . Foto: Die­go García.

Los hechos son cien días sin con­ta­gios, y poco a poco han extre­ma­do las medi­das: ya pien­san en una zona de ais­la­mien­to en caso de que haya una o un com­pa­ñe­ro que pre­sen­te sín­to­mas y pre­ci­se ais­lar­se para tras­la­dar­lo a algu­na ins­ti­tu­ción médi­ca. Tam­bién en este repun­te de la pan­de­mia a ini­cios del 2021, les infor­ma­ron a quie­nes están den­tro del INPI, que en las pró­xi­mas sema­nas no podrían salir a ver a sus fami­lias en San­tia­go Mex­qui­titlán por pre­cau­ción; quien deci­die­ra ir a ver­las, no podría vol­ver a la sede has­ta nue­vo avi­so. Die­go no deja de tener una mira­da auto­crí­ti­ca al res­pec­to y expre­sa que aún hace fal­ta mayor dis­ci­pli­na de todas y todos, mayor res­pon­sa­bi­li­dad para cerrar­le las filas al virus.

«Tene­mos que tener pre­sen­te que si de aquí no nos ha saca­do la poli­cía, lo que sí nos pue­de sacar es el virus de la pandemia”.

Mujer Oto­mí en anun­cio de Asam­blea. Foto: Die­go García. 

4.Muñeca Oto­mí y un escarabajo. 

Los oto­mís han ins­ta­la­do den­tro del ins­ti­tu­to un taller muy orga­ni­za­do des­de don­de pue­den hacer arte­sa­nías, prin­ci­pal­men­te la icó­ni­ca muñe­ca Oto­mí, la muñe­ca mexi­ca­na por anto­no­ma­sia. Esto, auna­do a apo­yos de orga­ni­za­cio­nes civi­les e indí­ge­nas, está sos­te­nien­do el movi­mien­to de protesta.

“Hemos podi­do poner un taller de la muñe­ca Oto­mí, esa muñe­ca míti­ca que tan­to cono­ce­mos en Méxi­co, con su fal­da colo­ri­da, oji­tos negros, boca son­rien­te y tran­zas enla­za­das con lis­to­nes de colo­res. En el taller esta­mos hacien­do una nue­va ver­sión de esa muñe­ca como sím­bo­lo úni­co de esta toma. Es una muñe­ca Oto­mí, en su ver­sión zapa­tis­ta”, cuen­ta Elvi­ra, mien­tras teje las pier­ni­tas de la icó­ni­ca pepo­na, relle­nas de algodón.

Línea de tra­ba­jo Muñe­ca Oto­mí. Foto: Die­go García. 

La ven­ta de la muñe­ca está per­mi­tien­do un ingre­so impor­tan­te para el sus­ten­to de las fami­lias, recien­te­men­te tam­bién pusie­ron a la ven­ta — des­pués de deci­dir­lo en su asam­blea — las arte­sa­nías que tenían den­tro del ins­ti­tu­to, muchas de ellas rega­los que le hicie­ron a Adel­fo Regino Mon­tes, obse­quios para evi­tar el olvi­do del titu­lar en turno. Cos­tum­bres lamen­ta­bles que dejan ver el nepo­tis­mo y el aban­dono his­tó­ri­co de las instituciones.

“Cuan­do lle­ga­mos al INPI y empe­za­mos a reco­rrer los pisos para pedir­le a los tra­ba­ja­do­res que se reti­ra­ran, nos dimos cuen­ta que todos los muros, mue­bles, escri­to­rios, esta­ban satu­ra­dos de arte­sa­nías, de muchas bote­llas de vino, de mez­cal y de café y enton­ces mirá­ba­mos ese con­tras­te que hay del des­pre­cio a las comu­ni­da­des indí­ge­nas y lo que en reali­dad ellos sí acep­tan. Des­pre­cian la pre­sen­cia, no escu­chan sus deman­das y denun­cias, pero sí tie­nen satu­ra­do el inmue­ble de la mano de obra artís­ti­ca de los pue­blos de todo Méxi­co. Aquí está evi­den­te la incon­gruen­cia del dis­cur­so y de la ‘cuar­ta trans­for­ma­ción’ que por un lado repri­me a los líde­res indí­ge­nas que defien­den la tie­rra y el agua, pero le dan vue­lo al indi­ge­nis­mo como pie­za deco­ra­ti­va”, acen­túa Diego.

La comu­ni­dad Oto­mí en resis­ten­cia deci­dió en asam­blea sacar todas estas obras para poner­las a la ven­ta y recau­dar fon­dos. A esta sim­bó­li­ca acción la lla­ma­ron: “La expo-ven­ta de los trai­do­res”, que seña­la a Adel­fo Regino, quien fue­ra de los fun­da­do­res del CNI y que aho­ra los pue­blos ori­gi­na­rios en resis­ten­cia repu­dian por sus accio­nes. Para esta expo-ven­ta, reza una enor­me fra­se que acen­túa su consigna:

“La comu­ni­dad Oto­mí, no somos pie­za decorativa”.

De esta mane­ra denun­cian que los pue­blos ori­gi­na­rios no sola­men­te tie­nen que ser mira­dos den­tro de vitri­nas don­de solo se ven como etno­gra­fía sin dotar­los de dere­chos, “eso ya se le olvi­dó a Regino”, dice la con­ce­ja­la Maricela.

Par­te de las cien­tos de arte­sa­nías rega­la­das al titu­lar del INPI, Adel­fo Regino. Fotos: Die­go García. 

Esta expo-ven­ta es para que de algu­na mane­ra, la gen­te de a pie, sea la que pue­da ate­so­rar estos obje­tos pre­cia­dos que sim­bo­li­zan una par­te de la cos­mo­vi­sión de las comu­ni­da­des ori­gi­na­rias y no quien está en una posi­ción de poder polí­ti­co. Quie­ren re-vir­tuar­los al tiem­po que gene­ran ingre­sos para sos­te­ner dos áreas de su orga­ni­za­ción: 1) Seguir fomen­tan­do y sus­ten­tan­do el taller de la muñe­ca Oto­mí 2) Gene­rar un fon­do para comi­da, higie­ne y medicamentos.

Ya se verá los pró­xi­mos meses, si el gobierno de la Ciu­dad de Méxi­co cum­ple con los acuer­dos de expro­pia­ción de los inmue­bles y si de algu­na mane­ra se mani­fies­ta el Gobierno Fede­ral al res­pec­to de las deman­das del pue­blo Oto­mí en resis­ten­cia. Mien­tras tan­to, dejan algo claro:

“Repu­dia­mos lo que repre­sen­ta Adel­fo Regino Mon­tes y el INPI para los pue­blos indí­ge­nas. Por eso esta­mos en las entra­ñas del dino­sau­rio que deci­de cómo y dón­de pisar a los pue­blos ori­gi­na­rios, denun­cia­mos la impo­si­ción de los mega­pro­yec­tos de muer­te y la mili­ta­ri­za­ción de los pue­blos indí­ge­nas y las agre­sio­nes para con nues­tras her­ma­nas y her­ma­nos zapa­tis­tas, orde­na­da por los intere­ses de la cuar­ta trans­for­ma­ción”, acla­ra la jun­ta direc­ti­va de la comu­ni­dad Oto­mí en resistencia.

Asam­blea Oto­mí den­tro del INPI. Foto: Die­go García. 

Mien­tras tan­to, en esta sede se res­guar­dan del invierno; tie­nen agua corrien­te gra­cias al diá­lo­go que han esta­ble­ci­do con el gobierno de la Ciu­dad de Méxi­co para tener con­di­cio­nes salu­da­bles mien­tras espe­ran la reso­lu­ción; tam­bién hay luz (que solo se ha ido un par de veces), lo que com­pra la comu­ni­dad con sus fon­dos son tan­ques de gas y agua pota­ble para beber.

Mien­tras pien­sa en cuál podría ser el menú de hoy para ali­men­tar a la comu­ni­dad, la con­ce­ja­la Mari­ce­la tie­ne ilu­sión que las auto­ri­da­des de Méxi­co y el mun­do, escu­chen el lla­ma­do de los pue­blos ori­gi­na­rios, por eso invier­te tam­bién su tiem­po en pre­pa­rar­se para el via­je con la cara­va­na zapa­tis­ta que irá para Euro­pa el pró­xi­mo verano (si los pro­to­co­los de la pan­de­mia lo per­mi­ten), qui­zás ella haga el via­je como repre­sen­tan­te de la comu­ni­dad Oto­mí y con ello hacer un lla­ma­do de tole­ran­cia, jus­ti­cia, demo­cra­cia y liber­tad en el mun­do. Como indí­ge­nas de comu­ni­da­des autó­no­mas, pon­drán a prue­ba y sobre los ojos del pla­ne­ta: al racis­mo, la trans­fron­te­ri­za­ción, la migra­ción y el femi­nis­mo. Luchas que hoy se han acen­tua­do y que han pues­to al mun­do en un cam­bio epo­cal sin precedentes.

Asam­blea en el INPI acom­pa­ña­da por Car­los Gon­zá­lez, abo­ga­do del CNI, María de Jesús Patri­cio, y el escri­tor y perio­dis­ta Luis Her­nán­dez Nava­rro. Foto: Die­go García.

“Vamos a espe­rar con orga­ni­za­ción, tra­ba­jo y pacien­cia, cosas que nos ha ense­ña­do mucho un esca­ra­ba­jo”, rema­ta Die­go Gar­cía Bau­tis­ta, mien­tras me son­ríe y me da un papel con una nota escri­ta a mano que has­ta ese momen­to tenía pega­da detrás de su pues­to de trabajo:

«Decía Don Duri­to: Es cla­ro que exis­ten, al menos, dos cosas que están por enci­ma de las fron­te­ras: la una es el cri­men que, dis­fra­za­do de moder­ni­dad, dis­tri­bu­ye la mise­ria a esca­la mun­dial; la otra es la espe­ran­za de que la ver­güen­za sólo exis­ta cuan­do uno se equi­vo­ca de paso en el bai­le, y no cada vez que nos vemos en un espe­jo. Para aca­bar con el pri­me­ro y para hacer flo­re­cer la segun­da, sólo hace fal­ta luchar y ser mejo­res. Lo demás se sigue solo y es lo que sue­le lle­nar biblio­te­cas y museos. No es nece­sa­rio con­quis­tar el mun­do, bas­ta con hacer­lo de nue­vo. Vale. Salud y sabed que, para el amor, una cama es sólo un pre­tex­to; para el bai­le, una tona­da es sólo un adorno; y para luchar, la nacio­na­li­dad es sólo un acci­den­te mera­men­te circunstancial.

La esta­tui­lla del pre­si­den­te sigue allí, rota, mocha­da, sin el bra­zo que recla­ma ser­vir a la nación. La comu­ni­dad Oto­mí tomó pro­tes­ta y exi­ge que se res­pe­ten, para todas las nacio­nes indí­ge­nas, la diver­si­dad de sus exi­gen­cias y de sus espe­ran­zas, no que se las impongan.

Joven Oto­mí y Muñe­ca Oto­mí. Foto: Die­go García

FUENTE: RIPmx

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.