«Israel». Cómo que­dó abor­ta­da la misión del bar­co espía israe­lí Helios Ray

Resu­men Medio Orien­te /​02 de mar­zo de 2021 – Sen­ti­nel, una com­pa­ñía de imá­ge­nes sate­li­ta­les, ha publi­ca­do las últi­mas fotos del bar­co israe­lí Helios Ray, ata­ca­do el 25 de febre­ro cuan­do esta­ba a pun­to de cru­zar el Estre­cho de Ormuz, dema­sia­do con­fia­do en haber logra­do ocul­tar tan­to su natu­ra­le­za como su per­te­nen­cia y su misión.

Las mis­te­rio­sas explo­sio­nes que deja­ron dos agu­je­ros de 1,5 metros de diá­me­tro en el buque espía de “Israel”, dis­fra­za­do de car­gue­ro y ocul­to bajo la ban­de­ra bri­tá­ni­ca, se pro­du­je­ron fren­te a la cos­ta de Omán, cuan­do el buque había sali­do de Dam­ma, en Ara­bia, y se diri­gía, según él, rum­bo a Singapur.

Aho­ra, los israe­líes no pue­den hablar de una sola explo­sión ya que las fotos mues­tran varias. En la noche del inci­den­te, el buque visi­ble­men­te aba­rro­ta­do de dis­po­si­ti­vos de escu­cha y espio­na­je, inclu­so bus­có, una vez ocu­rri­das las explo­sio­nes, esca­par de las aguas del Mar Ará­bi­go e ir al Océano Índi­co para ser ayu­da­do por la flo­ta esta­dou­ni­den­se, pero el “ata­que” fue tan fuer­te que los 28 miem­bros de la tri­pu­la­ción, inclui­dos los ofi­cia­les de inte­li­gen­cia israe­líes, opta­ron por diri­gir­se al puer­to emi­ra­tí de Fuyairah.

Es cier­to que el puer­to emi­ra­tí podría haber sido su des­tino ori­gi­nal, ya que una de las misio­nes del Helios Ray con­sis­tía en entre­gar equi­po de espio­na­je a los Emi­ra­tos. Sin embar­go, la adver­ten­cia pare­ce haber­se enten­di­do bien en Tel Aviv: silen­cio de radio sobre el asun­to. Nadie se atri­bu­yó la res­pon­sa­bi­li­dad de las explo­sio­nes, pero este no es el pro­ble­ma real. Lo intere­san­te es saber cómo un gigan­te de 36 metros de altu­ra, ati­bo­rra­do de rada­res y sen­so­res y bene­fi­cián­do­se del apo­yo sate­li­tal se detu­vo repen­ti­na­men­te, lo que demues­tra, como dice Haa­retz, que “los auto­res podrían haber hecho más y haber­lo hundido”.

Una dele­ga­ción de exper­tos israe­líes lle­gó este domin­go a Dubai des­pués de que los miem­bros de la tri­pu­la­ción hubie­ran lan­za­do un SOS en la noche del inci­den­te pidien­do un atra­que urgen­te y repa­ra­cio­nes rápi­das. Algu­nas fuen­tes sugie­ren que el bar­co logís­ti­co israe­lí es en sí mis­mo una “base de espio­na­je flo­tan­te” y que las explo­sio­nes se han diri­gi­do a par­tes esen­cia­les para la misión de reco­pi­lar infor­ma­ción y espio­na­je con una “pre­ci­sión inaudita”.

Este domin­go, la pren­sa sio­nis­ta ya no habló de una mina mari­na sino de “misi­les de cru­ce­ro”, mien­tras sigue esta­ble­cien­do fre­né­ti­ca­men­te víncu­los entre estas explo­sio­nes y el ase­si­na­to del cien­tí­fi­co ira­ní el 27 de noviem­bre por el Mos­sad, juran­do que esta es la “res­pues­ta ira­ní a este ase­si­na­to”, sobre todo por­que el pro­pie­ta­rio israe­lí del bar­co está rela­cio­na­do con el jefe del Mos­sad, Yos­si Cohen.

Aún así, el ata­que del 25 de febre­ro en el Mar Ará­bi­go está un poco más allá de la com­pren­sión, y los exper­tos israe­líes aún no com­pren­den cómo los ata­can­tes gol­pea­ron el bar­co des­de ambos lados, dejan­do dos crá­te­res de 1,5 metros de diá­me­tro, jus­to por enci­ma de la línea de flo­ta­ción. Sin duda, es por temor a come­ter una impru­den­cia y dar al ban­do con­tra­rio e invo­lun­ta­ria­men­te “infor­ma­ción” que “Israel” has­ta aho­ra había evi­ta­do hacer públi­cas las fotos del exte­rior del bar­co allí don­de los pun­tos de impac­to son visibles.

Yos­si Cohen sí que tie­ne difi­cul­ta­des para enten­der cómo los “ata­can­tes” se infil­tra­ron tan sober­bia­men­te en su apa­ra­to de inte­li­gen­cia para iden­ti­fi­car el bar­co, su car­ga­men­to, su ruta y sobre todo para coor­di­nar­lo todo para que jus­to antes de que se diri­gie­ra a su misión (el espio­na­je) fue­ra para­do en seco. Y lue­go esta pre­gun­ta par­ti­cu­lar­men­te peli­gro­sa: ¿los bar­cos y car­gue­ros israe­líes aho­ra corre­ran el mis­mo des­tino en el Gol­fo Pér­si­co, el Mar Ará­bi­go, el Mar Rojo o el Océano Índi­co? Cohen real­men­te no cono­ce la respuesta.

Todo lo que sabe es que “Israel” ha opta­do por renun­ciar a par­ti­ci­par en la expo­si­ción mili­tar de los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos. Un canal de tele­vi­sión israe­lí aca­ba de hacer una reve­la­ción intere­san­te: “La prin­ci­pal razón de la nega­ti­va de Tel Aviv a par­ti­ci­par en la exhi­bi­ción mili­tar de Abu Dha­bi no es la Covid-19, sino el mie­do a ser blan­co de Irán. Mien­tras que los fun­cio­na­rios y mili­ta­res del régi­men sio­nis­ta anun­cia­ron recien­te­men­te la can­ce­la­ción de la par­ti­ci­pa­ción del régi­men en la exhi­bi­ción mili­tar de Abu Dha­bi a cau­sa de las res­tric­cio­nes vin­cu­la­das al Covid-19, el moti­vo de esta deci­sión sería bas­tan­te diferente.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.