Perú. Indí­ge­nas des­pro­te­gi­dos: sie­te ase­si­na­dos des­de el 2014 en Ucayali

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 1 de mar­zo de 2021

Líde­res indí­ge­nas de Uca­ya­li siguen des­pro­te­gi­dos fren­te al avan­ce del nar­co­trá­fi­co, una situa­ción que ha veni­do sien­do adver­ti­da des­de diver­sos fren­tes. El últi­mo ase­si­na­to se regis­tró el 27 de febre­ro. ¿Por qué el Esta­do peruano no reacciona?

Pro­te­ger sus terri­to­rios de acti­vi­da­des ile­ga­les como el nar­co­trá­fi­co, la tala y la mine­ría ile­gal les ha cos­ta­do la vida a sie­te indí­ge­nas de Uca­ya­li des­de el 2014.

El recien­te ase­si­na­to del cacatai­bo Heras­mo Gar­cía Grau demues­tra, una vez más, la vul­ne­ra­bi­li­dad a la que con­ti­núan expues­tos los líde­res indí­ge­nas de la Ama­zo­nía peruana.

Lo gra­ve en Uca­ya­li es que la expan­sión del nar­co­trá­fi­co fue adver­ti­da des­de diver­sos fren­tes; sin embar­go, el Esta­do poco o nada hizo para fre­nar una situa­ción que ame­na­za con seguir empeorando.

Sie­te indí­ge­nas asesinados

Un repor­te del por­tal Ojo­Pú­bli­co seña­la que des­de el 2014 has­ta la actua­li­dad, sie­te líde­res indí­ge­nas han sido ase­si­na­dos en Uca­ya­li por pro­te­ger su terri­to­rio de acti­vi­da­des ilegales.

El recien­te ase­si­na­to de Heras­mo Gar­cía Grau, repor­ta­do el 27 de febre­ro, es el ter­ce­ro que se regis­tra en ple­na pan­de­mia en esta región. 

Gar­cía ges­tio­na­ba la geo­rre­fe­ren­cia­ción y actua­li­za­ción de los títu­los comu­na­les de la comu­ni­dad Sin­chi Roca, pro­ce­so obs­trui­do sis­te­má­ti­ca­men­te por las auto­ri­da­des regio­na­les de Ucayali.

Heras­mo Gar­cía (28) apa­re­ció muer­to el últi­mo vier­nes en la sel­va de San Ale­jan­dro. Es el últi­mo de los sie­te ase­si­na­dos des­de el 2014 en Uca­ya­li. Foto: Fenacoca

Asi­mis­mo, hace dos sema­nas, el tam­bién cacatai­bo Yenes Río Bon­sano, de la comu­ni­dad de Pue­blo Nue­vo, pro­vin­cia de Padre Abad, tam­bién fue asesinado.

Y, el 22 de julio de 2020, ocu­rrió lo mis­mo con San­tia­go Vega Cho­ta, otro cacatai­bo de la comu­ni­dad Sin­chi Roca I, que apa­re­ció con un dis­pa­ro en el cora­zón y las manos cortadas.

Estos tres crí­me­nes de líde­res indí­ge­nas en Uca­ya­li se suman a los cua­tro ase­si­na­tos ocu­rri­dos en 2014 en Saweto.

Enton­ces, las víc­ti­mas fue­ron Edwin Cho­ta, Jor­ge Ríos Pérez, Leon­cio Quin­ti­si­ma Melén­dez y Fran­cis­co Pine­do Ramírez.

Ellos habían denun­cia­do el trá­fi­co de made­ra en su comu­ni­dad Alto Tama­ya Saweto.

Situa­ción advertida

Lo más alar­man­te de la peli­gro­sa situa­ción que hoy vive Uca­ya­li es que esta ha veni­do sien­do adver­ti­da sin que el Esta­do reac­cio­ne como debería.

En mayo de 2017, el perio­dis­ta y exper­to en temas ama­zó­ni­cos, Roger Rum­rrill, ya aler­ta­ba en una entre­vis­ta con Ser­vin­di del pano­ra­ma que le espe­ra­ba a Ucayali.

“Ten­go la impre­sión de que en el pró­xi­mo quin­que­nio el nue­vo epi­cen­tro del nar­co­trá­fi­co en el Perú, en la Ama­zo­nía, va a ser Uca­ya­li”, dijo entonces.

Su adver­ten­cia, basa­da en un aná­li­sis del debi­li­ta­do sis­te­ma agra­rio en la región, no tar­dó mucho en concretarse.

Ya en abril de 2020, el por­tal de inves­ti­ga­ción InSight Cri­me daba cuen­ta de que Uca­ya­li se había con­ver­ti­do en la nue­va puer­ta de expor­ta­ción de cocaí­na en Perú.
 

El avan­ce del nar­co­trá­fi­co en Uca­ya­li ha pues­to en extre­ma vul­ne­ra­bi­li­dad a los indí­ge­nas de la región. Foto: Ernes­to Cabra­l/O­jo-Publi­co

Y en octu­bre de ese año, el con­sul­tor en temas socio­am­bien­ta­les situa­do en Uca­ya­li, Ivan Brehaut, con­fir­mó lo que para enton­ces las comu­ni­da­des tam­bién habían alertado.

“Uca­ya­li es una región que está a pun­to de con­ver­tir­se, si no lo es ya, en un encla­ve del nar­co­trá­fi­co”, escri­bió Brehaut en un artícu­lo publi­ca­do por Ser­vin­di.

Esta situa­ción moti­vó a Ser­vin­di a vol­ver a insis­tir en el tema, por lo que el 9 de octu­bre se publi­có un infor­me titu­la­do: “Nar­co­trá­fi­co: una ame­na­za cre­cien­te para los indí­ge­nas de Uca­ya­li”.

Allí se reco­pi­la­ron tes­ti­mo­nios de líde­res indí­ge­nas y repor­tes de los últi­mos meses que con­fir­ma­ban que Uca­ya­li se había con­ver­ti­do en un pun­to estra­té­gi­co para el nar­co­trá­fi­co en Perú.

Y, ade­más, se hizo hin­ca­pié en la nece­si­dad de que el Esta­do peruano ofrez­ca pro­tec­ción efec­ti­va a los diri­gen­tes indí­ge­nas que venían sien­do ame­na­za­dos por recha­zar esta acti­vi­dad ilegal.

“Las comu­ni­da­des indí­ge­nas en esta región, cer­ca­das cada vez más por inva­so­res que siem­bran hoja de coca en sus terri­to­rios, pade­cen la situa­ción”, rela­ta­mos entonces.

Indí­ge­nas pedían protección

Por su par­te, los líde­res indí­ge­nas de esta región se encar­ga­ron de recor­dar­le y adver­tir­le al Esta­do la vul­ne­ra­bi­li­dad a la que esta­ban expuestos.

Así, por ejem­plo, en octu­bre de 2020, se pre­sen­ta­ron en una audien­cia ante la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos (CIDH), don­de tam­bién par­ti­ci­pó una comi­ti­va del Estado.

Allí aler­ta­ron que las mafias del nar­co­trá­fi­co y otras acti­vi­da­des ile­ga­les se habían ins­ta­la­do en sus tie­rras y que nece­si­ta­ban pro­tec­ción efec­ti­va por­que venían sien­do ame­na­za­dos de muerte.

Unos meses des­pués, en diciem­bre —y ante la nece­si­dad de seguir bus­can­do pro­tec­ción— una comi­ti­va de líde­res indí­ge­nas lle­gó has­ta Lima, la capi­tal perua­na, a pesar de la pan­de­mia alar­ma­dos por las ame­na­zas recibidas.

Sos­tu­vie­ron una serie de reunio­nes de “alto nivel” con fun­cio­na­rios del Eje­cu­ti­vo, el Con­gre­so, la Pro­cu­ra­du­ría y la Fis­ca­lía, don­de vol­vie­ron a insis­tir: nece­si­ta­mos pro­tec­ción.
 

Líde­res indí­ge­nas lle­ga­ron a Lima en diciem­bre de 2020 para pedir pro­tec­ción ante ame­na­zas de mafias liga­das a acti­vi­da­des ile­ga­les. Foto: El Comercio/​Hugo Pérez

Los ase­si­na­tos en ple­na pan­de­mia y el más recien­te, ocu­rri­do hace unos días, indi­can que nada cam­bió des­de el Esta­do y que la indi­fe­ren­cia sigue sien­do la mis­ma o aún peor.

Como ha dicho en un recien­te comu­ni­ca­do la Orga­ni­za­ción Regio­nal Aide­sep Uca­ya­li (ORAU): «Fren­te al avan­ce impu­ne del nar­co­trá­fi­co: ¿Por qué han aban­do­na­do tan bru­tal­men­te la Ama­zo­nía? ¿Esta acti­tud es solo indi­fe­ren­cia o com­pli­ci­dad?», se pre­gun­ta ORAU.

El últi­mo infor­me de Moni­to­reo de Cul­ti­vos de Coca en Perú, ela­bo­ra­do por la Comi­sión Nacio­nal para el Desa­rro­llo y Vida sin Dro­gas (Devi­da) y la Ofi­ci­na de Nacio­nes Uni­das con­tra la Dro­ga y el Deli­to (UNODC) es de 2017.

Y en él, ade­más, no se con­sig­nan accio­nes o una estra­te­gia des­de el Esta­do para enfren­tar el avan­ce del nar­co­trá­fi­co en Ucayali.

¿Cuán­tas muer­tes más nece­si­ta el Esta­do para recién reac­cio­nar? ¿Qué debe ocu­rrir para que entien­dan que su indi­fe­ren­cia tam­bién pue­de ser mortal?

Ante el últi­mo ase­si­na­to, la ORAU pide al Esta­do peruano que decla­re en emer­gen­cia la región Uca­ya­li y la pro­vin­cia de Puer­to Inca, en Huánuco.

Ade­más, le exi­ge —como lo ha hecho en ante­rio­res oca­sio­nes— que des­ac­ti­ve las ban­das cri­mi­na­les liga­das al narcotráfico.

FUENTE: SERVINDI

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.