Cana­dá. El Gobierno de Tru­deau echa a la mayo­ría de sus alia­dos vene­zo­la­nos que viven en este país y en Esta­dos Unidos

Por Pie­rre Leblanc. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 1 de mar­zo de 2021.

En una manio­bra de tea­tro del absur­do, el Gobierno de Cana­dá ha cerra­do de repen­te la puer­ta a sus aso­cia­dos vene­zo­la­nos que viven actual­men­te en Cana­dá y Esta­dos Uni­dos. El tán­dem Jus­tin Tru­deau-Chrys­tia Free­land ha cerra­do de hecho el acce­so a Vene­zue­la a los Vene­zo­la­nos, a los Vene­zo­la­nos-Cana­dien­ses con doble nacio­na­li­dad, a los Vene­zo­la­nos que viven en Esta­dos Uni­dos y a los Cana­dien­ses que desean visi­tar o rea­li­zar nego­cios en Venezuela.

Esta es una bre­ve sinop­sis de la mal­ver­sa­ción de Cana­dá en rela­ción con Vene­zue­la y los ciu­da­da­nos venezolanos:

En los días que siguie­ron al gol­pe de Esta­do de 2002 (un acto de terro­ris­mo inter­na­cio­nal patro­ci­na­do por el Esta­do de EE.UU. que fue rápi­da­men­te derro­ca­do por mul­ti­tu­des de ciu­da­da­nos que toma­ron el con­trol de las calles de las ciu­da­des y pue­blos de toda Vene­zue­la) que derro­có tem­po­ral­men­te al pre­si­den­te Hugo Chá­vez, el Gobierno de Cana­dá optó por no con­de­nar el gol­pe, una negli­gen­cia del deber con res­pec­to a la Car­ta de la ONU que sor­pren­dió a muchos obser­va­do­res canadienses.

Cana­dá lle­va mucho tiem­po apo­yan­do y orga­ni­zan­do acti­vi­da­des nefas­tas e ile­ga­les en y con­tra Vene­zue­la. Un cable de 2004, reve­la­do por Wiki­leaks, envia­do por el enton­ces emba­ja­dor de Esta­dos Uni­dos en Vene­zue­la, Char­les Sha­pi­ro, a sus supe­rio­res en Washing­ton, reve­la que el enton­ces emba­ja­dor de Cana­dá en Vene­zue­la, Allan Culham (2002 a 2005) esta­ba lle­van­do a cabo una cam­pa­ña de difa­ma­ción con­tra el pre­si­den­te Chá­vez. Duran­te las últi­mas dos déca­das, Culham ha sido impla­ca­ble en sus ata­ques de legi­ti­ma­ción gol­pis­ta, como Emba­ja­dor de Cana­dá ante la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos, como Ase­sor externo de Cana­dá sobre Vene­zue­la (2017 a 2019 median­te un con­tra­to de 200.000 dóla­res para coor­di­nar el esfuer­zo de Cana­dá para derro­car al gobierno de Madu­ro), y actual­men­te como Ase­sor Espe­cial del Depar­ta­men­to de Asun­tos Mun­dia­les sobre Venezuela.

Des­de 2004 has­ta hoy, Cana­dá ha pro­por­cio­na­do cober­tu­ra polí­ti­ca (inclu­so como cocrea­dor y líder del Gru­po de Lima) y apo­yo mate­rial a la opo­si­ción adu­la­do­ra, ha finan­cia­do fal­sos gru­pos de «dere­chos huma­nos» y un fan­ta­sio­so pre­mio de dere­chos huma­nos y ha finan­cia­do el adoc­tri­na­mien­to y entre­na­mien­to de miles de jóve­nes vene­zo­la­nos en tác­ti­cas encu­bier­tas de gue­rra psi­co­ló­gi­ca de sub­ver­sión en los medios socia­les con­tra el Esta­do vene­zo­lano, sus ins­ti­tu­cio­nes comu­ni­ta­rias y sus ciu­da­da­nos. El ex emba­ja­dor de Cana­dá en Vene­zue­la, Ben Ros­well, ha des­ta­ca­do repe­ti­da­men­te su «éxi­to» en la coor­di­na­ción de esta acti­vi­dad de sabo­ta­je y degra­da­ción del sis­te­ma públi­co. Este agen­te de cam­bio de régi­men tam­bién citó el entu­sias­mo y el apo­yo polí­ti­co y mate­rial de Chrys­tia Free­land para estas ope­ra­cio­nes. En resu­men, Cana­dá ha sido una pie­za cla­ve en la inci­ta­ción de una insu­rrec­ción fabri­ca­da pero falli­da con­tra el gobierno legí­ti­mo de Vene­zue­la y la gue­rra híbri­da con­tra el pue­blo venezolano.

En 2014 y 2017, los Esta­dos Uni­dos (467 millo­nes de dóla­res) y Cana­dá (dece­nas de millo­nes) finan­cia­ron moti­nes e inten­tos de gol­pe de Esta­do, des­tru­ye­ron edi­fi­cios públi­cos e infra­es­truc­tu­ras e incen­dia­ron hos­pi­ta­les y guar­de­rías. Estas tur­bas racis­tas de «con­mo­ción y pavor» levan­ta­ron barri­ca­das (gua­rim­bas) en pun­tos estra­té­gi­cos cla­ve, incen­dia­ron y ase­si­na­ron a jóve­nes negros (un caso en par­ti­cu­lar, Orlan­do Figue­ra, de 22 años de edad, fue pri­me­ro col­ga­do y lue­go que­ma­do vivo) en desen­fre­nos alta­men­te des­truc­ti­vos que dura­ron meses, para­li­za­ron la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca y social (es decir, hicie­ron gri­tar la eco­no­mía en una répli­ca del gol­pe de Richard Nixon con­tra Chi­le) con el fin de poner al pue­blo de rodi­llas y derro­car a su gobierno. En com­pa­ra­ción, el ata­que del 6 de enero de 2021 al Capi­to­lio de Esta­dos Uni­dos en Washing­ton fue un paseo.

San­cio­nes para­li­zan­tes y un ase­dio eco­nó­mi­co y finan­cie­ro tam­bién fue­ron impues­tos por el dúo Trump/​Trudeau en un vil inten­to de tomar el con­trol del país, una polí­ti­ca que mató a más de 40 mil niños, muje­res y hom­bres vene­zo­la­nos en un perío­do de 12 meses sólo en 2017 – 2018; miles más han pere­ci­do des­de enton­ces. Este blo­queo de inten­si­dad his­tó­ri­ca es per­ver­so has­ta el pun­to de impe­dir la impor­ta­ción de las vita­les vacu­nas COVID-19, insu­li­na y medi­ca­men­tos con­tra el cán­cer a los vene­zo­la­nos (cas­ti­go colec­ti­vo patro­ci­na­do por el Esta­do extran­je­ro con este­roi­des). En su infor­me de febre­ro de 2021, Ale­na Douhan, Rela­to­ra Espe­cial de la ONU sobre el impac­to nega­ti­vo de las medi­das coer­ci­ti­vas uni­la­te­ra­les en el dis­fru­te de los dere­chos huma­nos en Vene­zue­la, deta­lló el aplas­tan­te cos­te humano de estas san­cio­nes extran­je­ras gene­ra­do­ras de asedio.

En diciem­bre de 2017, tras el fra­ca­so de los repe­ti­dos inten­tos de gol­pe de Esta­do ile­ga­les patro­ci­na­dos por Esta­dos Uni­dos y Cana­dá, la minis­tra de Asun­tos Exte­rio­res de Cana­dá, Chrys­tia Free­land, expul­só al emba­ja­dor de Vene­zue­la en Cana­dá, así como a su segun­do al mando.

Duran­te el año siguien­te, se negó a reno­var las cre­den­cia­les diplo­má­ti­cas de los cón­su­les gene­ra­les de Vene­zue­la en Van­cou­ver, Toron­to y Mon­treal, for­zan­do así el cie­rre de esos tres consulados.

En la pri­ma­ve­ra de 2018, el Depar­ta­men­to de Esta­do de EEUU expul­só a los prin­ci­pa­les diplo­má­ti­cos vene­zo­la­nos. La emba­ja­da de Vene­zue­la en Washing­ton fue cerra­da por la fuer­za, pri­van­do así a los ciu­da­da­nos vene­zo­la­nos de todo los Esta­dos Uni­dos de los ser­vi­cios con­su­la­res y la repre­sen­ta­ción diplo­má­ti­ca. En con­tra­ven­ción de la Con­ven­ción de Gine­bra, esta emba­ja­da fue saquea­da por tur­bas ayu­da­das e ins­ti­ga­das por el apa­ra­to de segu­ri­dad estadounidense.

Des­pués de este cie­rre, la Emba­ja­da de Vene­zue­la en Otta­wa asu­mió la gigan­tes­ca res­pon­sa­bi­li­dad, a pesar de la rápi­da reduc­ción del per­so­nal debi­do a la nega­ti­va mal con­ce­bi­da de Free­land de exten­der las cre­den­cia­les diplo­má­ti­cas, de pro­por­cio­nar ade­más ser­vi­cios con­su­la­res a todos los vene­zo­la­nos-esta­dou­ni­den­ses y vene­zo­la­nos que resi­den en los Esta­dos Unidos.

En febre­ro de 2021, Cana­dá se negó a reno­var las cre­den­cia­les diplo­má­ti­cas del últi­mo fun­cio­na­rio diplo­má­ti­co vene­zo­lano que que­da­ba en Cana­dá, cerran­do así todos los ser­vi­cios con­su­la­res a los vene­zo­la­nos que viven tan­to en Cana­dá como en EE.UU.

Sea­mos pre­ci­sos. La mayo­ría de los más de medio millón de vene­zo­la­nos expa­tria­dos que viven aho­ra en Cana­dá y Esta­dos Uni­dos tien­den a ser faná­ti­cos de la dere­cha, de cla­se alta, empe­ña­dos en derro­car a su gobierno. Nun­ca acep­ta­ron la noción de que debían com­par­tir sus for­tu­nas y pri­vi­le­gios, a menu­do mal adqui­ri­dos, con sus com­pa­trio­tas. Muchos de ellos se fuga­ron a sus nue­vos paí­ses de aco­gi­da con con­si­de­ra­bles, si no enor­mes, sumas de dine­ro, que a veces saca­ron en male­tas o median­te esque­mas de blan­queo de dine­ro (a saber, los Pape­les del Pen­tá­gono). Han par­ti­ci­pa­do en actos de trai­ción, atra­yen­do a los medios de comu­ni­ca­ción de masas (la CBC, un trom­pe­tis­ta ejem­plar, entre ellos) y han lle­va­do a cabo innu­me­ra­bles mani­fes­ta­cio­nes y ase­si­na­tos con­tra el gobierno cons­ti­tu­cio­nal­men­te ele­gi­do de su país.

Sus líde­res, ayu­da­dos e ins­ti­ga­dos por agen­tes polí­ti­cos cana­dien­ses cla­ve como Free­land e Irwin Cotler (abo­ga­do del terro­ris­ta gol­pis­ta de 2002 y autor inte­lec­tual de las gua­rim­bas ase­si­nas de 2014 y 2017, Leo­pol­do López), han movi­do cie­lo y tie­rra para derro­car a su gobierno sólo para ser derro­ta­dos por los valien­tes esfuer­zos de dece­nas de millo­nes de vene­zo­la­nos de a pie deter­mi­na­dos a pre­ser­var su for­ma de vida y sus ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y cul­tu­ra­les ele­gi­das. Los aspi­ran­tes a insur­gen­tes, al uní­sono con el vas­to poder eco­nó­mi­co y mili­tar de EE.UU., Cana­dá, algu­nos paí­ses euro­peos e Israel (agen­tes esta­dou­ni­den­ses e israe­líes han esta­do impli­ca­dos en varias incur­sio­nes para­mi­li­ta­res y acti­vi­da­des de sabo­ta­je eco­nó­mi­co, den­tro de las fron­te­ras de Vene­zue­la) y de líde­res hos­ti­les veci­nos como los dés­po­tas nar­co-esta­ta­les Bol­so­na­ro y Duque, han fra­ca­sa­do mise­ra­ble­men­te y de mane­ra risi­ble a lo lar­go de 21 años de inten­tos de gol­pe de Esta­do, estran­gu­la­mien­to finan­cie­ro y cas­ti­go colec­ti­vo (un cri­men con­tra la Humanidad).

Los pro­pios ven­trí­lo­cuos y supues­tos pro­tec­to­res de estos vene­zo­la­nos trai­do­res, los gobier­nos de EEUU y Cana­dá, les han blo­quea­do el acce­so a ser­vi­cios con­su­la­res esen­cia­les des­de su país de ori­gen. ¡Con ami­gos como estos…! Cui­da­do con los intré­pi­dos agen­tes de la insu­rrec­ción en nom­bre de la colo­nia­lis­ta Otta­wa: «Cana­dá no te cubre la espal­da». Aho­ra, tras la caí­da en des­gra­cia de Juan Guai­dó y sus pro­ba­dos actos de per­fi­dia y agre­sión para­mi­li­tar que han des­hon­ra­do y divi­di­do a la opo­si­ción en Vene­zue­la, muchos de estos mis­mos vene­zo­la­nos que viven en Cana­dá y Esta­dos Uni­dos se encuen­tran con­fu­sos y desamparados.

En tér­mi­nos prác­ti­cos, las accio­nes de EE.UU./Canadá sig­ni­fi­can que los vene­zo­la­nos que aho­ra viven en estos dos paí­ses, ya sean par­ti­da­rios de estos inten­tos de gol­pe, cha­vis­tas o en algún pun­to inter­me­dio, pue­den ver­se obli­ga­dos a pagar un alto pre­cio con con­se­cuen­cias en la vida real debi­do a la dupli­ci­dad de sus paí­ses anfitriones.

Haga­mos un recuento:

A par­tir del 8 de febre­ro de 2021, ya no pue­den obte­ner todo tipo de docu­men­tos del Esta­do vene­zo­lano, inclu­yen­do cer­ti­fi­ca­dos de naci­mien­to, cer­ti­fi­ca­dos de matri­mo­nio, docu­men­tos de ciu­da­da­nía, y demás, auten­ti­ca­dos o lega­li­za­dos. En con­se­cuen­cia, no pue­den obte­ner docu­men­tos esen­cia­les para su pro­ce­so de soli­ci­tud de ciu­da­da­nía cana­dien­se. Por ello, varios de ellos podrían con­ver­tir­se en no ciu­da­da­nos apá­tri­das o ser desig­na­dos como inmi­gran­tes ile­ga­les (eso se lla­ma extran­je­ros en EE.UU.) suje­tos a encar­ce­la­mien­to y/​o depor­ta­ción arbitraria.

Huér­fa­nos de esta­tus y sin docu­men­tos esta­ta­les, sus pers­pec­ti­vas de tra­ba­jo en Cana­dá, inclu­yen­do por ejem­plo las pro­fe­sio­nes médi­cas o la abo­ga­cía, pue­den ver­se comprometidas.

Sus fami­lia­res no vene­zo­la­nos no pue­den obte­ner visa­dos. Por lo tan­to, un vene­zo­lano o vene­zo­lano-cana­dien­se ya no pue­de lle­var a su hijo recién naci­do y a su cón­yu­ge no vene­zo­lano a visi­tar a sus abue­los en Vene­zue­la. Tam­po­co lle­var­los al fune­ral de un fami­liar cercano.

Ya no se pue­de obte­ner asis­ten­cia del Esta­do vene­zo­lano para via­jes rela­cio­na­dos con emer­gen­cias médi­cas o de otro tipo.

Los vene­zo­la­nos que se meten en pro­ble­mas lega­les en Cana­dá ya no pue­den bus­car ase­so­ra­mien­to legal o asis­ten­cia con­su­lar de su gobierno.

Los indi­vi­duos y las empre­sas ya no pue­den acce­der a los ser­vi­cios de apo­yo empre­sa­rial y comer­cial de Venezuela.

Aque­llos que par­ti­ci­pa­ron en el esfuer­zo inter­na­cio­nal masi­vo para des­es­ta­bi­li­zar y derro­car a su gobierno y degra­dar la segu­ri­dad de sus anti­guas comu­ni­da­des y veci­nos en Vene­zue­la que­dan en un lim­bo esta­tu­ta­rio. El acce­so a las acti­vi­da­des de la vida coti­dia­na, como los prés­ta­mos ban­ca­rios, los títu­los de pro­pie­dad de la tie­rra, la edu­ca­ción públi­ca, las pen­sio­nes del gobierno y una miría­da de otros ser­vi­cios, pue­de resul­tar más difícil.

Con el tiem­po, el sen­ti­mien­to públi­co en Cana­dá pue­de cam­biar, como sue­le suce­der en estos casos, y pue­den con­ver­tir­se en el blan­co de la angus­tia públi­ca y la discriminación.

Mien­tras tan­to, el faro de Cana­dá en el esce­na­rio mun­dial se ha ate­nua­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te debi­do a esta absur­da obse­sión por librar esta gue­rra híbri­da a tra­vés de un apo­yo inten­si­vo y equi­vo­ca­do a un líder total­men­te des­acre­di­ta­do y cari­ca­tu­res­co como Juan Guai­dó. Gra­cias a Trump y Tru­deau, este vil per­so­na­je se ha lle­na­do la car­te­ra con más de 2.000 millo­nes de euros, ocul­tos en ban­cos euro­peos. Su frau­du­len­ta car­te­ra se ha acu­mu­la­do a tra­vés de los asal­tos de EEUU a la rique­za colec­ti­va vene­zo­la­na y de la «ayu­da huma­ni­ta­ria», paga­da por los con­tri­bu­yen­tes cana­dien­ses entre otros. Los robos y el mato­nis­mo de Guai­dó (que ha cons­pi­ra­do con gru­pos nar­co para­mi­li­ta­res colom­bia­nos y con la CIA para lan­zar asal­tos arma­dos con­tra Vene­zue­la e inten­tos de ase­si­na­to con­tra su pre­si­den­te demo­crá­ti­ca­men­te ele­gi­do) han sido cri­ti­ca­dos con vehe­men­cia por sus pro­pios corre­li­gio­na­rios de la opo­si­ción de dere­chas debi­do a la estram­bó­ti­ca de sus pre­ten­sio­nes polí­ti­cas y a la gra­ve­dad de sus actos cri­mi­na­les y de traición.

Tru­deau, Free­land y los gigan­tes mine­ros y petro­le­ros cana­dien­ses insis­ten en seguir sien­do los agen­tes de su pro­pia derro­ta, de nues­tra ver­güen­za y cons­ter­na­ción moral colec­ti­vas y de las car­gas en las que incu­rren la mayo­ría de sus pro­pios alia­dos vene­zo­la­nos más incon­di­cio­na­les-pero-des­cen­dien­tes. Iró­ni­ca­men­te, el nau­fra­gio del tren Jus­tin Tru­deau /​Chrys­tia Free­land no sólo no ha hecho lo correc­to por los ciu­da­da­nos de Cana­dá y los pue­blos opri­mi­dos del mun­do, sino que aca­ba de echar a sus cocons­pi­ra­do­res naci­dos en el extran­je­ro, obse­sio­na­dos con el gol­pe de esta­do, pero aho­ra no tan seguros.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.