Perú. La posi­ción de dominio

Por Mil­cía­des Ruiz. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 26 de febre­ro de 2021.

El escán­da­lo de la fes­ti­na­ción de vacu­nas, cau­san indig­na­ción y con­de­nas en abun­dan­cia, pero qui­zá noso­tros, hubié­ra­mos hecho lo mis­mo en estas cir­cuns­tan­cias dra­má­ti­cas por la pan­de­mia. Es nues­tra for­ma­ción cul­tu­ral que ha sido mode­la­da por la domi­na­ción. Nos com­por­ta­mos siguien­do sus patro­nes de valor. La posi­ción de domi­nio, no es solo es en el mer­ca­do, sino tam­bién en todo aspec­to, como lo vere­mos a continuación.

Des­de que Piza­rro le sacó la vuel­ta a su socio Alma­gro, aca­pa­ran­do la con­quis­ta del Tahuan­tin­su­yo, en bene­fi­cio de su fami­lia y alle­ga­dos, han suce­di­do incon­ta­bles hechos deni­gran­tes simi­la­res, apro­ve­chan­do la posi­ción de domi­nio. La his­to­ria ofi­cial los ha ocul­ta­do obvia­men­te. Nos indu­cen a cele­brar el bicen­te­na­rio de la repú­bli­ca como una heroi­ca vic­to­ria nues­tra, pero fue obra de tro­pas extranjeras.

Sin embar­go, los seu­do patrio­tas colo­nia­lis­tas, fes­ti­na­ron la situa­ción, sacan­do pro­ve­cho de su posi­ción de domi­nio y des­po­ja­ron a los ver­da­de­ros due­ños del terri­to­rio, los nati­vos, del dere­cho a auto­go­ber­nar­se. No era de su inte­rés la inde­pen­den­cia del Tahuan­tin­su­yo, sino, la del virrei­na­to. Tras el reti­ro amar­ga­do de los liber­ta­do­res, lo pri­me­ro que hicie­ron los colo­nia­lis­tas fue, repar­tir­se los car­gos públi­cos de la nue­va república.

Fue así como fami­lia­res y alle­ga­dos, habien­do sido rea­lis­tas, pasa­ron a ocu­par los más altos car­gos en la nue­va repú­bli­ca, copan­do las fuer­zas arma­das, poder eje­cu­ti­vo, legis­la­ti­vo, judi­cial y has­ta los ecle­siás­ti­cos (ver libro “Tra­zos para una Repú­bli­ca Equi­ta­ti­va”). Pero tam­bién sabe­mos que, muchos colo­nia­lis­tas con care­ta repu­bli­ca­na apro­ve­cha­ron su posi­ción de domi­nio para hacer­se ricos con la inde­pen­den­cia, al abo­lir­se el mono­po­lio espa­ñol y esta­ble­cer el libre comercio.

Lo hicie­ron tam­bién con el guano y el sali­tre, como lo seña­la Basa­dre y otros his­to­ria­do­res. Lo hizo la oli­gar­quía que se posi­cio­nó del poder polí­ti­co para expan­dir sus nego­cios mul­ti­sec­to­ria­les. Hoy se hace lo mis­mo con nues­tros recur­sos natu­ra­les y por más que se dic­tan nor­mas y requi­si­tos prohi­bi­ti­vos, la posi­ción de domi­nio hace que cen­te­na­res de empre­sas extran­je­ras per­fo­ren nues­tro terri­to­rio nacio­nal, cau­san­do estra­gos de diver­sa índo­le en per­jui­cio de la pobla­ción nati­va y su here­dad biológica.

Es la posi­ción de domi­nio la que gene­ró la estruc­tu­ra mafio­sa de “los cue­llos blan­cos”, con la par­ti­ci­pa­ción de las más altas auto­ri­da­des judi­cia­les, fis­ca­lía, empre­sa­rios y auto­ri­da­des guber­na­men­ta­les, para ejer­cer un super poder de rápi­do enri­que­ci­mien­to. Y es la posi­ción de domi­nio la que ejer­cen las empre­sas de la pren­sa oli­go­pó­li­ca, para tener alta ren­ta­bi­li­dad median­te la mani­pu­la­ción mediá­ti­ca, que nos aliena.

La posi­ción de domi­nio nacio­nal, regio­nal, pro­vin­cial y dis­tri­tal, es el foco de corrup­ción en las obras públicas. 

Pero quién no sabe que las lici­ta­cio­nes públi­cas de obras, son arre­gla­das pre­via­men­te. La posi­ción de domi­nio nacio­nal, regio­nal, pro­vin­cial y dis­tri­tal, es el foco de corrup­ción en las obras públi­cas. Se ges­tio­nan fon­dos para obras via­les, escue­las y hos­pi­ta­les, no por­que estén preo­cu­pa­dos por la edu­ca­ción y la salud. ¡Qué va! Lo hacen por “el diez­mo”. Es la mis­ma con­duc­ta, como es el caso de la cúpu­la del ejér­ci­to en el uso inde­bi­do de com­bus­ti­bles ins­ti­tu­cio­na­les como medio de enri­que­ci­mien­to. La figu­ra moral es la mis­ma, aun­que muchos no la quie­ran ver así.

Esta posi­ción de domi­nio la hemos vis­to en la adju­di­ca­ción de obras cuan­do Viz­ca­rra era Pre­si­den­te del gobierno regio­nal de Moque­gua. Tam­bién el caso de su empre­sa que ha pros­pe­ra­do con los con­tra­tos ama­rra­dos, cuya prác­ti­ca está estan­da­ri­za­da en todas las lici­ta­cio­nes y rema­tes judi­cia­les. Se mon­tan empre­sas con capi­tal irri­so­rio, pero obtie­nen gran­des con­tra­tos por posi­ción de domi­nio como lo hizo el secre­ta­rio de pala­cio de gobierno, en la épo­ca de Alan García.

Cada hecho delic­tuo­so está rela­cio­na­do con sus ante­ce­den­tes en los que hay actos y per­so­nas invo­lu­cra­das. Pero tam­bién tie­nen rela­ción con las con­se­cuen­cias que gene­ran, tan­to en las con­di­cio­nes con­trac­tua­les, admi­nis­tra­ti­vas, sani­ta­rias, polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas, mora­les, etc., las que, a su vez, oca­sio­nan sus corres­pon­dien­tes efec­tos secun­da­rios. No hay hechos ais­la­dos y por eso, tie­nen reper­cu­sio­nes insospechadas.

Si les digo que la posi­ción de domi­nio gene­ra corrup­ción que hace cre­cer el PBI, podría con­cluir­se fal­sa­men­te que, a más corrup­ción, más PBI, y que, luchar con­tra la corrup­ción, es hacer­lo con­tra el PBI. Sin embar­go, obser­van­do el siguien­te grá­fi­co en rela­ción con cada pre­si­den­te corrup­to, exis­te esta coin­ci­den­cia. Es lógi­co que, la valo­ra­ción de las gran­des obras como la vía inter­oceá­ni­ca (que el pue­blo no pidió), hagan cre­cer las cifras del apor­te al PBI.

La fuen­te de estos grá­fi­cos es la expo­si­ción del Ing. Luis Baba Nakao: “Pers­pec­ti­vas eco­nó­mi­cas y finan­cie­ras ¿Qué pode­mos espe­rar del 2021?”- El enfo­que de su inter­pre­ta­ción es de mi responsabilidad

Cla­ro que, es muy dis­cu­ti­ble esta apre­cia­ción. Las apa­rien­cias enga­ñan. Pero vean el siguien­te grá­fi­co iden­ti­fi­can­do los gobier­nos en cada tra­mo, el apo­geo de la corrup­ción con ODEBRECHT, el nivel de con­su­mo y hagan las deduc­cio­nes del caso. Verán que, tam­bién hay coin­ci­den­cias que no son fortuititas.

La fuen­te de estos grá­fi­cos es la expo­si­ción del Ing. Luis Baba Nakao: “Pers­pec­ti­vas eco­nó­mi­cas y finan­cie­ras ¿Qué pode­mos espe­rar del 2021?”- El enfo­que de su inter­pre­ta­ción es de mi responsabilidad

Estos cua­dros dicen muchas situa­cio­nes, pero cual­quie­ra sea la inter­pre­ta­ción a las cifras, es indu­da­ble que la posi­ción de domi­nio tie­ne reper­cu­sio­nes en muchas áreas de la vida nacio­nal y que todo está rela­cio­na­do. No hay PBI inma­cu­la­do si es obte­ni­do enga­ño­sa­men­te. Las cifras macro­eco­nó­mi­cas ocul­tan deta­lles que pue­den ser fun­da­men­ta­les. Pode­mos estar hablan­do de un mis­mo tema, pero des­de pers­pec­ti­vas dife­ren­tes según nues­tros intere­ses de clase.

Es indu­da­ble que la posi­ción de domi­nio tie­ne reper­cu­sio­nes en muchas áreas de la vida nacio­nal y que todo está relacionado 

Por eso, cuan­do en esta cam­pa­ña elec­to­ral la Socie­dad Nacio­nal de Indus­trias pro­po­ne salir de la cri­sis median­te la inver­sión públi­ca, en reali­dad están pen­san­do en la posi­ción de domi­nio que tie­ne en los con­tra­tos esta­ta­les. “No es por amor al chan­cho, sino, a los chi­cha­rro­nes”. No están preo­cu­pa­dos por los efec­tos de la cri­sis en la pobla­ción inde­fen­sa. ¡Qué va! Lo hacen por­que habien­do sido el Esta­do, dis­ca­pa­ci­ta­do cons­ti­tu­cio­nal­men­te para inter­ve­nir en el mer­ca­do, son las empre­sas pri­va­das, las úni­cas adju­di­ca­ta­rias de la inver­sión pública.

La inver­sión públi­ca encie­rra muchas ter­gi­ver­sa­cio­nes. La posi­ción de domi­nio hace pasar como inver­sión públi­ca lo que es gas­to, has­ta los inde­bi­dos. Remo­de­lan un par­que, aun­que no sea nece­sa­rio, para para jus­ti­fi­car el con­tra­ban­do. Es que no exis­te una estra­te­gia de inver­sión públi­ca en la que pre­do­mi­ne la inver­sión repro­duc­ti­va. En una situa­ción de emer­gen­cia en que se nece­si­ta gene­rar empleo masi­vo urgen­te, la inver­sión debe­ría con­cen­trar­se estric­ta­men­te en los sec­to­res de mayor volu­men ocu­pa­cio­nal y no, en la posi­ción de dominio.

En resu­men, podría­mos decir que la posi­ción de domi­nio de las mino­rías sobre las mayo­rías ha ena­je­na­do nues­tra men­ta­li­dad. Con­ce­bi­mos que robar­le al Esta­do, no es con­tra nadie y el mal uso de los recur­sos que per­te­ne­ce a toda la socie­dad perua­na, no es inmo­ral. Enton­ces mal­gas­ta­mos los fon­dos esta­ta­les, tra­fi­ca­mos con las boni­fi­ca­cio­nes en com­bus­ti­bles, ali­men­tos, medi­ci­nas, vacu­nas, bonos y muchos etc.

Esta­mos con­di­cio­na­dos por el sis­te­ma y esta situa­ción no cam­bia­rá con la indi­fe­ren­cia sino con la acción cons­cien­te de las mayo­rías escla­re­ci­das. O no. Uste­des que opinan.

(Mil­cía­des Ruiz es espe­cia­lis­ta en desa­rro­llo rural. Diri­ge el por­tal Repú­bli­ca Equi­ta­ti­va: https://​repu​bli​cae​qui​ta​ti​va​.word​press​.com/)

FUENTE: SERVINDI

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.