El juez impu­ta a la “víc­ti­ma” de los dos poli­cías en Lina­res por aten­ta­do con­tra la autoridad

Car­los M. A., el hom­bre que el pasa­do 12 de febre­ro fue agre­di­do por dos poli­cías en Lina­res en la terra­za de un bar, decla­ró el pasa­do día 18 ante el Juz­ga­do de Ins­truc­ción 3 de Lina­res en cali­dad de per­ju­di­ca­do, pero tam­bién de inves­ti­ga­do. La posi­ción del juez indi­ca que el agre­di­do podría con­ver­tir­se para la jus­ti­ca espa­ño­la, en agresor.

En esta con­di­ción lo citó el magis­tra­do que diri­ge la cau­sa, Javier Anto­na­ya, que atri­bu­ye al impu­tado los pre­sun­tos deli­tos de lesio­nes y aten­ta­do con­tra la auto­ri­dad. El juez entien­de, como rela­tó en el auto en el que orde­nó pri­sión pro­vi­sio­nal para los dos fun­cio­na­rios —el sub­ins­pec­tor José Luis P. C. y el poli­cía Manuel F. N. — , que estos últi­mos pro­pi­na­ron múl­ti­ples gol­pes con­tra su adver­sa­rio en la par­te final de la pelea calle­je­ra, pero que en el pri­mer tra­mo fue Car­los quien agre­dió a uno de los agentes.

Con base en las decla­ra­cio­nes que habían pres­ta­do pre­via­men­te los poli­cías y las lesio­nes que pre­sen­ta­ron tam­bién los fun­cio­na­rios, el magis­tra­do tomó la deci­sión de citar tam­bién como inves­ti­ga­do a Car­los. Pre­ten­día dis­cer­nir así el ins­truc­tor has­ta qué pun­to pudo haber come­ti­do algún ilí­ci­to penal duran­te el trans­cur­so de la riña. Jun­to a Car­los, tam­bién decla­ró tan­to en cali­dad de per­ju­di­ca­do como de inves­ti­ga­do el cuña­do de este, Fran­cis­co Javier P. G., quien estu­vo en todo momen­to pre­sen­te en la tri­ful­ca, como mues­tran los vídeos gra­ba­dos por los tes­ti­gos e inclu­so los de las cáma­ras de vigi­lan­cia de la cafe­te­ría. Aun­que en prin­ci­pio no pare­ce que Fran­cis­co Javier pro­pi­na­ra gol­pe alguno, sí que aga­rró en varias oca­sio­nes a uno de los poli­cías con el fin de que este no inter­vi­nie­ra en la tri­ful­ca que esta­ban man­te­nien­do Car­los y su com­pa­ñe­ro, de ahí que el magis­tra­do le orde­na­ra com­pa­re­cer igual­men­te bajo la impu­tación de los deli­tos de aten­ta­do con­tra la auto­ri­dad y lesiones.

Duran­te su decla­ra­ción en sede judi­cial, Car­los con­fir­mó en líneas gene­ra­les el tes­ti­mo­nio que había pres­ta­do días antes en sede poli­cial, cuan­do rela­tó que el sub­ins­pec­tor José Luis, al que ase­gu­ró que no cono­cía de nada, se le acer­có alre­de­dor de las 18 horas, jus­to en el momen­to en el que el bar esta­ba a pun­to de cerrar, y le gol­peó en el hom­bro. Según el decla­ran­te, nada más dar­le, el fun­cio­na­rio comen­zó a incre­par­le. Car­los ase­gu­ró que él hizo ini­cial­men­te caso omi­so a las pala­bras del poli­cía y que inten­tó irse, pero que en ese momen­to lle­gó el poli­cía y un com­pa­ñe­ro suyo (Manuel), y le ata­ca­ron con vio­len­cia por la espal­da, se echa­ron enci­ma de él, le aga­rra­ron por el cue­llo, le pro­pi­na­ron reite­ra­das pata­das e inclu­so le estam­pa­ron una bote­lla de cer­ve­za en la cabe­za, porra­zo que final­men­te le dejó inconsciente.

En la mis­ma línea narra­ti­va se expre­só el mis­mo Fran­cis­co Javier, que rati­fi­có los hechos más o menos como los rela­tó su cuña­do. Sub­ra­yó tam­bién que no sabía que Manuel y José Luis eran poli­cías, a pesar de que en sede poli­cial sí había admi­ti­do que sí cono­cía su con­di­ción de fun­cio­na­rios públi­cos. Este pun­to pare­ce que será cla­ve en el desa­rro­llo del pro­ce­di­mien­to, pues será a tra­vés del cual el juez deter­mi­na­rá si exis­tió o no el deli­to de aten­ta­do con­tra la auto­ri­dad que se atri­bu­ye a ambos familiares. 

El juez, de momen­to, ha man­te­ni­do una posi­ción equi­dis­tan­te que indi­ca que el agre­di­do podría con­ver­tir­se para la jus­ti­ca espa­ño­la, en agre­sor. Aun­que ini­cial­men­te orde­nó pri­sión pre­ven­ti­va para los dos poli­cías, la pos­te­rior impu­tación de Car­los y Fran­cis­co Javier mues­tra que tra­ta­rá a todos los que par­ti­ci­pa­ron en la tri­ful­ca como sos­pe­cho­sos de la comi­sión de dife­ren­tes deli­tos. En el auto en el que orde­nó la medi­da cau­te­lar de pri­sión pro­vi­sio­nal para los dos fun­cio­na­rios, de hecho, ya apun­tó en esa dirección.

Estos acon­te­ci­mien­to gene­ra­ron una movi­li­za­ción popu­lar en Lina­res a la que el Esta­do res­pon­dió con 14 lina­ren­ses dete­ni­dosdos heri­dos de bala por la Poli­cía sin que a día de hoy sepa­mos de que se haya depu­ra­do res­pon­sa­bi­li­dad algu­na por lo ocurrido.

Fuen­te: El Con­fi­den­cial

Francisco Vílchez

Andaluz de Granada (1980). Grado en Humanidades en la UGR. Pluriempleado en el sector servicios y aficionado a hablar de lo que la prensa no dice ni pío.

Latest posts by Fran­cis­co Víl­chez (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.