Chi­le. Por cons­ti­tu­yen­tes des­de los movi­mien­tos sociales

Por Andrés Kogan Val­de­rra­ma, Opal Pren­sa, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 de febre­ro de 2021.

A pro­pó­si­to del ini­cio de la cam­pa­ña elec­to­ral para la elec­ción de cons­ti­tu­yen­tes el pró­xi­mo 11 de abril, lue­go de más de 200 años de his­to­ria de cons­ti­tu­cio­nes anti­de­mo­crá­ti­cas, la dis­cu­sión sobre quie­nes debie­ran ser las per­so­nas más indi­ca­das para ser par­te de la con­ven­ción cons­ti­tu­cio­nal se hace fundamental.

Si bien la con­for­ma­ción de esta con­ven­ción cons­ti­tu­cio­nal será de carác­ter pari­ta­ria y ten­drá esca­ños reser­va­dos para los pue­blos indí­ge­nas, deja muchas dudas con res­pec­to a las posi­bi­li­da­des reales de que candidatas/​os inde­pen­dien­tes de par­ti­dos polí­ti­cos, que son par­te de movi­mien­tos y orga­ni­za­cio­nes socia­les, pue­dan ser ele­gi­das, con­si­de­ran­do la enor­me can­ti­dad de lis­tas exis­ten­tes, que alcan­zan a más de 70. 

De ahí que el desa­fío de escri­bir una cons­ti­tu­ción, en la cual sean par­te per­so­nas pro­ve­nien­tes de movi­mien­tos socia­les, se vuel­ve una difi­cul­tad, con­si­de­ran­do que los par­ti­dos polí­ti­cos tra­di­cio­na­les usa­rán toda su maqui­na­ria elec­to­ral en los dis­tri­tos que están pre­sen­tes (alcal­des, con­ce­ja­les, dipu­tados, sena­do­res), sien­do ade­más bene­fi­cia­dos a tra­vés de la fran­ja elec­to­ral tele­vi­si­va, la cual deja­rá fue­ra a muchas can­di­da­tu­ras independientes.

El ries­go por tan­to, de que la con­ven­ción cons­ti­tu­cio­nal sea con­for­ma­da por la mis­ma cla­se polí­ti­ca de los últi­mos 30 años, y que las deman­das de los movi­mien­tos socia­les (impul­sa­das fuer­te­men­te duran­te la revuel­ta de octu­bre del 2019), no estén pre­sen­tes en aquel órgano, es algo espe­ra­ble. Sobre todo con­si­de­ran­do que la dere­cha chi­le­na va más uni­da que nun­ca en esta elec­ción (neo­li­be­ral y neo­fas­cis­ta), y que para apro­bar los artícu­los futu­ros de la cons­ti­tu­ción, se nece­si­ta­rán los 23 de los votos. 

De todas for­mas, la nece­si­dad de dar­le visi­bi­li­dad a lis­tas y candidatas/​os alter­na­ti­vos y crí­ti­cos a los pode­res exis­ten­tes, pro­ve­nien­tes de los movi­mien­tos socia­les de los últi­mos 20 años en Chi­le, se vuel­ve muy nece­sa­rio en estos momen­tos, den­tro de un país con tan altos nive­les de con­cen­tra­ción en los medios de información.

Las can­di­da­tu­ras crí­ti­cas son muchas para nom­brar­las todas acá, pero en lo que res­pec­ta a lis­tas com­pro­me­ti­das con cons­truir un país femi­nis­ta, socio­am­bien­tal y plu­ri­na­cio­nal, es muy intere­san­te lo que están hacien­do por ejem­plo “La Lis­ta del Pue­blo”, “Movi­mien­tos socia­les: uni­dad de inde­pen­dien­tes” y “Voces Cons­ti­tu­yen­tes”, las cua­les están fuer­te­men­te arrai­ga­das territorialmente.

Me pare­ce que nom­bres pro­ve­nien­tes de orga­ni­za­cio­nes como el Movi­mien­to por el Agua y los Terri­to­rios (Fran­cis­ca Fer­nán­dez Dro­guett, Lucio Cuen­ca y Cami­la Zára­te), la Coor­di­na­do­ra Femi­nis­ta 8M (Nata­lia Corra­les, Kari­na Noha­les y Alon­dra Carri­llo) se deben apo­yar si se quie­ren trans­for­ma­cio­nes impor­tan­tes. Lo mis­mo con can­di­da­tu­ras que son refe­ren­tes del pue­blo mapu­che, como lo son Eli­sa Lon­con, Nati­vi­dad Llan­qui­lleo y la machi Fran­cis­ca Linconao. 

Todas esas can­di­da­tu­ras han mos­tra­do una tre­men­da his­to­ria de lucha polí­ti­ca en sus orga­ni­za­cio­nes y terri­to­rios todos estos años, las cua­les han bus­ca­do ince­san­te­men­te la des­co­lo­ni­za­ción, des­pa­triar­ca­li­za­ción y des­mer­can­ti­li­za­ción, den­tro de un país que se ven­dió al mun­do como un mode­lo de vida a seguir, mien­tras era sos­te­ni­do por una matriz pro­duc­ti­va pri­va­da y extrac­ti­va domi­na­da por hom­bres de sec­to­res altos, pro­fun­di­zan­do así el racis­mo, cla­sis­mo y machis­mo imperante. 

Por suer­te, gra­cias a la revuel­ta del 2019, ese ima­gi­na­rio del Chi­le exi­to­so y empren­de­dor se está derrum­ban­do por fin, más allá de que la dere­cha pino­che­tis­ta siga cre­yen­do lo con­tra­rio y que par­te de la izquier­da quie­ra hacer­le meras refor­mas cos­mé­ti­cas al neo­li­be­ra­lis­mo, como las rea­li­za­das entre 1990- 2009.

Por eso, si bien esta elec­ción de cons­ti­tu­yen­tes es un paso para demo­cra­ti­zar el país, no es lo más impor­tan­te, cómo cree­rán los gran­des medios con­cen­tra­dos. Plan­teo esto, ya que inde­pen­dien­te de quien sea elegida/​o para redac­tar la nue­va cons­ti­tu­ción el pró­xi­mo 11 de abril, quie­nes debie­ran ins­ta­lar real­men­te los temas son los cabil­dos loca­les auto­con­vo­ca­dos, con­for­ma­dos por las mis­mas comu­ni­da­des, por inter­me­dio de asam­bleas vecinales. 

Por lo mis­mo, es fun­da­men­tal que para cons­truir este nue­vo pro­yec­to de vida colec­ti­vo del país, la nue­va con­ven­ción cons­ti­tu­cio­nal no deba ser una mera cáma­ra repre­sen­ta­ti­va más, como las del con­gre­so, en don­de sus inte­gran­tes se man­dan solos, sino que estén obli­ga­dos a rela­cio­nar­se acti­va­men­te con comu­ni­da­des movi­li­za­das y orga­ni­za­das, a tra­vés de meca­nis­mos de par­ti­ci­pa­ción vinculante. 

En defi­ni­ti­va, la demo­cra­cia en Chi­le no solo tie­ne que ser repre­sen­ta­ti­va, sino tam­bién par­ti­ci­pa­ti­va, comu­ni­ta­ria, des­cen­tra­li­za­da y sin cau­di­llos, aun­que nos hayan mal acos­tum­bra­do a creer lo con­tra­rio por déca­das las eli­tes, en un país que esta vez tie­ne por pri­me­ra vez en su his­to­ria la posi­bi­li­dad de cons­truir su pro­pio destino. 

*Soció­lo­go de la Uni­ver­si­dad Cen­tral de Chi­le Pro­fe­sio­nal en Muni­ci­pa­li­dad de Lo Prado 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *