Denun­cian que la Dipu­tación de Cádiz sigue fumi­gan­do con gli­fo­sa­to los par­ques natu­ra­les a pesar de su prohibición

A pesar de haber sido prohi­bi­do por la Jun­ta de Anda­lu­cía, la Dipu­tación pro­vin­cial de Cádiz sigue fumi­gan­do con gli­fo­sa­to las cune­tas de su red de carre­te­ras que tran­si­tan por los par­ques naturales.

El gli­fo­sa­to es un pro­duc­to alta­men­te tóxi­co que la Agen­cia Inter­na­cio­nal para la Inves­ti­ga­ción sobre el Cán­cer (IARC), depen­dien­te de la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS), ha cla­si­fi­ca­do como poten­cial­men­te can­ce­rí­geno, pudien­do tam­bién pro­vo­car alte­ra­cio­nes endo­cri­nas. En base al prin­ci­pio de pre­cau­ción, debe­ría haber­se prohi­bi­do hace años. Habría que recor­dar lo que suce­dió con el DDT o la ura­li­ta; cuan­do se prohi­bie­ron, sus efec­tos ya eran irreversibles.

El año pasa­do Eco­lo­gis­tas en Acción hizo públi­co un estu­dio sobre la pre­sen­cia de gli­fo­sa­to en las aguas de ríos y embal­ses, en base a las ana­lí­ti­cas faci­li­ta­das por el Minis­te­rio para la Tran­si­ción Eco­ló­gi­ca, y que, en el caso de Anda­lu­cía, han sido rea­li­za­das por la Con­se­je­ría de Agri­cul­tu­ra, Gana­de­ría, Pes­ca y Desa­rro­llos Sos­te­ni­ble (CAGPyDS).

Estos aná­li­sis deno­tan la pre­sen­cia de gli­fo­sa­to en todas las cuen­cas de nues­tra pro­vin­cia. Y es espe­cial­men­te preo­cu­pan­te la pre­sen­cia de gli­fo­sa­to en embal­ses y acuí­fe­ros de par­ques natu­ra­les, uti­li­za­dos para el abas­te­ci­mien­to de agua pota­ble de la mayo­ría de las pobla­cio­nes de la provincia.

La gene­ra­li­za­da pre­sen­cia del gli­fo­sa­to en nues­tros ríos, embal­ses y acuí­fe­ros des­mien­te el argu­men­to ‑uti­li­za­do por la Con­se­je­ría de Fomen­to y la Dipu­tación pro­vin­cial- de que se degra­da con rapi­dez. Muy al con­tra­rio, que­da demos­tra­da su per­sis­ten­cia, sobre todo en eco­sis­te­mas acuá­ti­cos, los más vul­ne­ra­bles a este herbicida.

Ante la evi­den­cia de la ame­na­za que supo­ne para la salud de las per­so­nas, la Dele­ga­ción Terri­to­rial de la CAGPyDS prohi­bió en octu­bre del año pasa­do su uso en las carre­te­ras de los par­ques natu­ra­les de la pro­vin­cia. Al pare­cer, la Dipu­tación pro­vin­cial no se ha dado por aludida.

Esta sema­na Eco­lo­gis­tas en Acción denun­cia que empre­sas con­tra­ta­das por la Dipu­tación están fumi­gan­do diver­sas carre­te­ras de la pro­vin­cia, entre ellas, algu­nas que tran­si­tan por par­ques natu­ra­les. Como ejem­plo, adjun­tan foto­gra­fía de la carre­te­ra Pra­do del Rey a Zaha­ra de la Sie­rra, don­de se ha ins­ta­la­do un car­tel de adver­ten­cia de la fumi­ga­ción con un “fito­ci­da”, y ya ha comen­za­do a fumigar.

Estas fumi­ga­cio­nes las sigue rea­li­zan­do la Dipu­tación de for­ma teme­ra­ria, injus­ti­fi­ca­da e irres­pon­sa­ble, por ello, la hemos denun­cia­do a la Dele­ga­ción Terri­to­rial de la Con­se­je­ría de AGPyDS para que incoe el opor­tuno expe­dien­te san­cio­na­dor por enve­ne­nar los par­ques natu­ra­les y poner en ries­go la bio­di­ver­si­dad y la salud de las personas.

Francisco Vílchez

Andaluz de Granada (1980). Grado en Humanidades en la UGR. Pluriempleado en el sector servicios y aficionado a hablar de lo que la prensa no dice ni pío.

Latest posts by Fran­cis­co Víl­chez (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.