Perú. La vacu­na del privilegio

Nico­lás Lynch /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 22 de febre­ro de 2021

En la cri­sis glo­bal del neo­li­be­ra­lis­mo pare­ce que estu­vié­ra­mos entran­do a una de esas fic­cio­nes dis­tó­pi­cas que lle­nan el cine y la tele­vi­sión en estos días. La dis­to­pía, por opues­to a la uto­pía, nos dice de una reali­dad no desea­da y más bien inde­sea­ble, a la que se lle­ga por cri­sis extre­mas que no se han sabi­do o podi­do manejar. 

Estas dis­to­pías sue­len plan­tear­se como rela­tos pos­te­rio­res a la derro­ta de pro­yec­tos utó­pi­cos que se supo­ne eran la alter­na­ti­va para salir de situa­cio­nes de crisis.

A nivel mun­dial des­de Nacio­nes Uni­das has­ta algu­nos gobier­nos pro­gre­sis­tas como el mexi­cano, han pro­tes­ta­do con­tra la dis­tri­bu­ción des­igual de la vacu­na. Diez paí­ses nos dicen, con el 75% del PBI del mun­do, tie­nen el 60% de las vacu­nas. Mien­tras que a los pobres nos toca por goteo. Fun­cio­na­rios impor­tan­tes de la ONU, como los pre­si­den­tes de la OMS, la OMC y el Secre­ta­rio Gene­ral de la orga­ni­za­ción, seña­lan la fal­ta de ele­men­tal lógi­ca en esta acti­tud ya que, ante una pan­de­mia por defi­ni­ción glo­bal, solo caben solu­cio­nes glo­ba­les. Qui­zás aquí esté el ger­men de la con­tra­dic­ción y con­ti­nui­dad entre uto­pía y dis­to­pía, sino saca­mos las lec­cio­nes yen­do a la raíz de los problemas.

En el Perú, la cri­sis de régi­men de 2016 en ade­lan­te nos ha traí­do todo lo impen­sa­ble diez años atrás. Cua­tro pre­si­den­tes en cin­co años, diso­lu­ción del Con­gre­so y elec­ción de otro para que com­ple­te el perío­do. Una pan­de­mia con más de cien mil muer­tos y la agu­di­za­ción de la cri­sis eco­nó­mi­ca que venía de atrás, pasan­do de la infor­ma­li­dad al ham­bre. Todo esto nos ha mos­tra­do lo que somos: un país pobre, des­pre­cia­do, sin posi­bi­li­da­des de desa­rro­llo, más allá del bien­es­tar de su éli­te, etc. Sin embar­go, el hilo con­duc­tor de este dete­rio­ro es per­sis­ten­te: la corrup­ción, sal­tar­se cual­quier nor­ma que pudie­ra con­si­de­rar­se de con­vi­ven­cia en pro­ve­cho pro­pio y en con­tra del inte­rés general. 

Sin embar­go, lo que ha suce­di­do en los últi­mos días ha pasa­do todo lími­te ima­gi­na­ble: apro­ve­char de algu­na posi­ción de poder para vacu­nar­se antes que los demás. Se ha heri­do la espe­ran­za —aun­que fue­ra la espe­ran­za de la vacu­na— que como dicen es lo últi­mo que se pierde.

Ya sabía­mos, por­que nos lo han repe­ti­do has­ta la sacie­dad que esta pan­de­mia había deja­do al des­cu­bier­to las cosas que se cono­cen pero que se pre­fie­re ocul­tar: que en este país no hay tra­ba­jo for­mal, que los sis­te­mas de salud, edu­ca­ción y pen­sio­nes son pési­mos, que el MEF si tie­ne pla­ta, pero no para gas­tar en los perua­nos. Todo ello está sobre la mesa y nadie lo pue­de negar, aun­que sea de derecha. 

Pero trai­cio­nar de esta mane­ra la espe­ran­za de los ciu­da­da­nos en un momen­to de nece­si­dad extre­ma nos lle­va a una ban­ca­rro­ta éti­ca terri­ble. Una trai­ción que vie­ne des­de el poder. Per­dón, más exac­ta­men­te des­de los pri­vi­le­gios que en el Perú da el tener poder. Dife­ren­tes acto­res nos han dicho en estos días que esto no es de aho­ra que “así fun­cio­nan las cosas en el Perú”. Nos lo dice Ger­mán Mála­ga, a estas altu­ras exin­ves­ti­ga­dor estre­lla de Caye­tano Here­dia y exje­fe del ensa­yo clí­ni­co en deba­te, que lo ase­ve­ra a modo de com­pro­ba­ción cíni­ca de los hechos. Pero, des­de otro ángu­lo, lo seña­la tam­bién Veró­ni­ka Men­do­za que en video recien­te nos recuer­da que no por­que hayan sido así las cosas debe­mos aceptarlas.

Ber­nar­do Klies­berg refe­ría años atrás, seña­lan­do la impor­tan­cia del tra­ba­jo con dere­chos en una socie­dad, que este per­mi­tía tener una cier­ta pre­vi­si­bi­li­dad a las per­so­nas en el tiem­po, for­ta­le­cien­do el teji­do social. Si el tra­ba­jo con dere­chos era ya esca­so ¿se ima­gi­nan aho­ra cuan­do ha casi des­apa­re­ci­do? Y peor toda­vía, con este aten­ta­do cri­mi­nal con­tra la espe­ran­za, las posi­bi­li­da­des del teji­do social de cre­cer y repro­du­cir­se se vuel­ven casi nulas. El cri­men con­tra la colec­ti­vi­dad es enton­ces mayúscu­lo. Si antes se solía decir que los perua­nos éra­mos des­con­fia­dos por­que se nos men­tía reite­ra­da­men­te des­de las altu­ras ¿Cómo será aho­ra cuan­do nos han men­ti­do trai­cio­nan­do la con­fian­za pues­ta en con­se­guir una solu­ción para sal­var vidas?

Esta­mos en serios aprie­tos, por­que de trai­cio­nes seme­jan­tes están hechos los momen­tos pre­vios a las reali­da­des dis­tó­pi­cas que pare­cen decir­nos: si ya nadie cree en nada que ven­ga la “mano dura” para que arre­gle las cosas. Esta­mos en aprie­tos enton­ces, no sólo por la pan­de­mia que ya es un gra­ví­si­mo pro­ble­ma, sino tam­bién por­que hemos per­di­do asi­de­ro éti­co en el cual apo­yar­nos para erguir­nos como colec­ti­vo social. 

Hoy más que nun­ca nece­si­ta­mos lide­raz­go para salir del lodo en el que hemos caí­do. Un lide­raz­go que vaya más allá de las lis­tas de lavan­de­ría que ya empie­zan a ofre­cer los can­di­da­tos en com­pe­ten­cia elec­to­ral. Un lide­raz­go que nos per­mi­ta avi­zo­rar que hay luz más allá de esta trai­ción a la espe­ran­za. Un lide­raz­go, aun­que no sé si será mucho pedir, que nos devuel­va, por lo menos un rayi­to de espe­ran­za y no sólo en la vacu­na sino en algún futu­ro que poda­mos con­si­de­rar nuestro. 

Fren­te a los rela­tos dis­tó­pi­cos que sue­ñan con hacer­nos bajar la cabe­za para some­ter­nos, hay que afir­mar la uto­pía de un mun­do en liber­tad tam­bién por­que es transparente.

FUENTE: Otra Mirada

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *