Perú. Juez nie­ga medi­das de pro­tec­ción a víc­ti­ma des­fi­gu­ra­da y gol­pea­da por su iden­ti­dad de género

Jha­rold Pino /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 22 de febre­ro de 2021

Mari­mar fue agre­di­da has­ta ser des­fi­gu­ra­da por un taxis­ta en Are­qui­pa. Pese a ser víc­ti­ma de la vio­len­cia de géne­ro, le nega­ron las medi­das de pro­tec­ción. Are­qui­pa es la ter­ce­ra región con mayor núme­ro de casos de vio­len­cia con­tra las per­so­nas LGBTIQ+, des­pués de Lima y Callao.

Eran más de las diez de la noche en el Cer­ca­do de la región Are­qui­pa, cuan­do un hom­bre gol­peó y des­fi­gu­ró a Mari­mar (33), deján­do­la ensan­gren­ta­da y al bor­de de la incons­cien­cia. Un últi­mo gol­pe con­tra el piso la desmayó.

Aquel jue­ves 14 de enero de 2021 ha que­da­do mar­ca­do en el ros­tro y el recuer­do de Mari­mar. Ese día, ella había lle­ga­do des­de Julia­ca y fue a visi­tar a sus ami­gas. Entre anéc­do­tas se pasa­ron las horas y deci­dió tomar un taxi al hotel don­de se alo­ja­ba en el dis­tri­to de Mira­flo­res de Arequipa.

Eloy Nie­bles Díaz, pre­sun­to agre­sor de Mari­mar.
Foto: Face­book

En el camino notó que el con­duc­tor Eloy Nie­bles Díaz (42) había toma­do otra ruta. Aler­ta, le pre­gun­tó hacia dón­de se diri­gía. El taxis­ta le dijo que la lle­va­ría al dis­tri­to de Soca­ba­ya. Mari­mar se negó y aga­rró el volan­te, pero el cho­fer suje­tó su car­te­ra y se detu­vo a la altu­ra del Esta­dio Mel­gar. Enton­ces ella bajó del taxi y corrió, pero su agre­sor la alcan­zó antes de lle­gar a la media cuadra.

Eloy Nie­bles la jaló del cabe­llo hacía atrás y la des­ma­yó por el gol­pe con­tra el piso. Pese a estar atur­di­da, Mari­mar se recuer­da ensan­gren­ta­da en el sue­lo, mien­tras un joven la defen­día de su agre­sor que lan­za­ba insul­tos trans­fó­bi­cos y bus­ca­ba qui­tar­le su cartera.

Unos veci­nos salie­ron a soco­rrer­la, minu­tos des­pués lle­ga­ron dos poli­cías, pero deja­ron ir al agre­sor. Cuan­do le pidie­ron el DNI a Mari­mar, les indi­có que era una chi­ca trans y desea­ba denun­ciar la agre­sión. Los poli­cías Sal­va­dor Flo­res Con­tre­ras y Rodri­go Chi­ca­ña Vil­ca les dije­ron: “ya se aca­bó nues­tro ser­vi­cio” y se fueron.

Mari­mar fue aten­di­da en el hos­pi­tal Goye­ne­che esa mis­ma noche y le pusie­ron 15 pun­tos en el ros­tro por un cor­te en el lado izquier­do del labio. Sus ami­gas logra­ron iden­ti­fi­car al pre­sun­to agre­sor y dije­ron que lo vie­ron por el lugar don­de la recogió.

Esta­dio Mel­gar en Are­qui­pa, lugar don­de ocu­rrió la agre­sión a Mari­mar. Foto: Goo­gle Maps

Sin acce­so a la justicia

Al día siguien­te, Mari­mar se diri­gió al Cen­tro de Emer­gen­cia Mujer (CEM) de Mira­flo­res, don­de le asig­na­ron a Elmer Cahua­na Cahua­na como abo­ga­do de ofi­cio, lue­go fue a la Comi­sa­ría de Pala­cio Vie­jo para inter­po­ner una denun­cia con­tra el taxis­ta Eloy Niebles.

El 20 de enero, el juez Lui­gi Ota­zu Viz­ca­rra del Sex­to Juz­ga­do de Fami­lia Sub Espe­cia­li­dad en Vio­len­cia Con­tra la Mujer e Inte­gran­tes del Gru­po Fami­liar de Are­qui­pa, resol­vió no otor­gar a Mari­mar las medi­das de pro­tec­ción que soli­ci­tó. Según la inter­pre­ta­ción del juez, “ambas par­tes son de sexo mas­cu­lino” y “no se pue­de con­fi­gu­rar una vio­len­cia de géne­ro en los tér­mi­nos que regu­la la Ley Nª30364”, como se lee en el docu­men­to. Con esa cla­ra dis­cri­mi­na­ción, Mari­mar ape­ló la resolución.

Extrac­to de la reso­lu­ción dic­ta­da por el juez Lui­gi Ota­zu Viz­ca­rra.
Fuen­te: Cor­te Supe­rior de Jus­ti­cia de Arequipa
Jura­men­ta­ción del juez Ota­zu en 2018. Foto: Cor­te Supe­rior de Jus­ti­cia de Arequipa

Con­fi­gu­ran­do la discriminación

Noe­lia Hua­tu­co, abo­ga­da espe­cia­lis­ta en mate­ria de géne­ro y dere­chos LGBTIQ+, expli­ca que esta reso­lu­ción tie­ne una serie de pro­ble­mas. “El juez hace alu­sión a la opción sexual y no hay una opción sexual, nadie eli­ge ser hete­ro u homo­se­xual al nacer, es algo inhe­ren­te”, indica.

Hua­tu­co comen­ta que la Ley 30364 (Ley para pre­ve­nir, san­cio­nar y erra­di­car la vio­len­cia con­tra las muje­res y los inte­gran­tes del gru­po fami­liar) habla de un enfo­que de géne­ro no bio­ló­gi­co, lo que debe repre­sen­tar en la prác­ti­ca brin­dar medi­das de pro­tec­ción tam­bién a muje­res trans, aun­que no lo diga tex­tual­men­te. La espe­cia­lis­ta afir­ma que esta ley, sí debe­ría pro­te­ger a Mari­mar y sus compañeras.

Ade­más, el agre­sor insul­ta a Mari­mar con fra­ses trans­fó­bi­cas, por lo que “el juez care­ce de cono­ci­mien­to y hay este­reo­ti­pos pre­sen­tes”, seña­la Hua­tu­co. Inclu­so, el infor­me psi­co­ló­gi­co que con­si­de­ra el magis­tra­do es de una sola sesión y sería insu­fi­cien­te para negar las medi­das de pro­tec­ción, por lo que en estos casos corres­pon­de una que­ja al Sis­te­ma de Con­trol Interno de la Cor­te Supe­rior de Jus­ti­cia de Are­qui­pa, expli­ca la abogada.

“Lo que hace fal­ta es capa­ci­tar a los jue­ces, tener cam­pa­ñas de sen­si­bi­li­za­ción y rea­li­zar una vigi­lan­cia per­ma­nen­te de los casos, por­que muchas de las muje­res trans no ape­lan las reso­lu­cio­nes que les nie­gan las medi­das de pro­tec­ción”, seña­la Noe­lia Huatuco.

Mari­mar es víc­ti­ma de la vio­len­cia trans­fó­bi­ca y del sis­te­ma de jus­ti­cia peruano. Foto: Archi­vo personal

A esta situa­ción se suma que los casos de vio­len­cia a muje­res trans no tipi­fi­ca­dos como vio­len­cia de géne­ro, pier­den dere­chos como: medi­das de pro­tec­ción, super­vi­sión, acce­so a tera­pias, ayu­da para las víc­ti­mas, ali­men­tos, patria potes­tad e inclu­so las penas se redu­cen has­ta no ser efectivas.

Esto a pesar que el Plan Nacio­nal Con­tra la Vio­len­cia de Géne­ro 2016 – 2021 reco­no­ce a la vio­len­cia por orien­ta­ción sexual o iden­ti­dad de géne­ro como una de las moda­li­da­des de la vio­len­cia de géne­ro, apro­ba­do por Decre­to Supre­mo en julio de 2016.

En la región solo se tie­ne un caso regis­tra­do, don­de se otor­ga­ron medi­das de pro­tec­ción a una per­so­na trans en 2019, según el Movi­mien­to Peruano Trans de Arequipa.

“En el caso de mis com­pa­ñe­ras se han ape­la­do todas las denun­cias y están aho­ri­ta en mate­ria de ape­la­ción, eso quie­re decir que, si su agre­sor las mata es por­que no tie­nen medi­das de pro­tec­ción”, indi­ca Ana Fla­via Chá­vez Pedra­sa, acti­vis­ta y pre­si­den­ta del movimiento.

Según el Por­tal Esta­dís­ti­co del Cen­tro de Emer­gen­cia Mujer, en el 2020 Are­qui­pa aten­dió cin­co casos de vio­len­cia con­tra per­so­nas LGBTIQ+, sien­do la ter­ce­ra a nivel nacio­nal, des­pués de Lima y empa­tan­do con el Callao. No se tie­ne una cifra exac­ta en la región sobre agre­sio­nes a per­so­nas trans, pero en lo que va de 2021 ya exis­ten tres casos con­tra vio­len­cia a per­so­nas trans, según Ana Flavia.

La infor­ma­ción corres­pon­de al perio­do Enero – Diciem­bre 2020. Fuen­te: Regis­tro de casos del Cen­tro de Emer­gen­cia Mujer/​SISEGC/​AURORA/​MIMP

Poli­cías incum­plen normas

Mari­mar tam­bién hizo una denun­cia en Ins­pec­to­ría Gene­ral con­tra los poli­cías Sal­va­dor Flo­res Con­tre­ras y Rodri­go Chi­ca­ña Vil­ca, por negar­se a aten­der su denuncia.

Según el coro­nel PNP, Enri­que Rodrí­guez Vás­quez, jefe de la región poli­cial de Are­qui­pa, los efec­ti­vos poli­cia­les tie­nen ins­truc­cio­nes para dar el mis­mo tra­to a todas las per­so­nas y en todo momento.

Coro­nel Enri­que Rodrí­guez, jefe de la región poli­cial en Are­qui­pa. Foto: Red informativa

“Los poli­cías esta­mos de ser­vi­cio las 24 horas, has­ta de civil yo pue­do inter­ve­nir, en mi fran­co yo pue­do inter­ve­nir por­que la ley me facul­ta, por­que la ley dice que yo estoy las 24 horas de ser­vi­cio. No hay jus­ti­fi­ca­ción, y si ya está en ins­pec­to­ría de hecho que los van a san­cio­nar, y la Poli­cía solo san­cio­na, es san­ción admi­nis­tra­ti­va”, indi­có el coro­nel Rodrí­guez a Wayka.

De igual mane­ra, el Decre­to Legis­la­ti­vo N° 1470, que esta­ble­ce medi­das para garan­ti­zar la aten­ción y pro­tec­ción de las víc­ti­mas de vio­len­cia con­tra las muje­res y los inte­gran­tes del gru­po fami­liar duran­te la emer­gen­cia sani­ta­ria decla­ra­da por la COVID-19, seña­la en el artícu­lo 3: “Res­pe­to irres­tric­to de los dere­chos huma­nos y uso de la fuer­za”, que: “La actua­ción de los (las) ope­ra­do­res (as) con res­pon­sa­bi­li­da­des en el mar­co de la Ley N° 30364 debe regir­se por el res­pe­to irres­tric­to de los dere­chos huma­nos, que­dan­do prohi­bi­do todo acto de dis­cri­mi­na­ción por moti­vo de sexo, iden­ti­dad de géne­ro, orien­ta­ción sexual…”

Vio­len­cia e impunidad

Vivia­na, Cris­tel, Sayu­ri, Fabia­na, Niá­ga­ra son otras víc­ti­mas de trans­fo­bia en Are­qui­pa. En diciem­bre del 2019 se encon­tra­ban en las calles del Cer­ca­do cuan­do fue­ron inter­ve­ni­das por per­so­nal poli­cial, quie­nes igno­ra­ron en todo momen­to su iden­ti­dad de género.

Pese a que les recla­ma­ron por­que las hacía sen­tir mal y dis­cri­mi­na­das, la acti­tud de los poli­cías no cam­bió, cuen­ta Vivia­na (35) del Colec­ti­vo Pre­cur­so­ras Trans de Are­qui­pa. Deta­lló que redu­je­ron a una de sus com­pa­ñe­ras al piso y enma­rro­ca­ron a otra.

“Has­ta nos vio­len­ta­ron físi­ca­men­te, por par­te de la poli­cía y el sere­naz­go… eso es dis­cri­mi­na­ción y a ellos no les intere­sa, no les impor­ta igual siguen dis­cri­mi­nan­do… la Poli­cía es el pri­mer ente públi­co que dis­cri­mi­na a las per­so­nas trans”, dice Vivia­na. Ella tam­bién cuen­ta que hace dos meses, en medio de la pan­de­mia, unos poli­cías la inter­vi­nie­ron en la calle, sin razón algu­na. La lle­va­ron a la comi­sa­ría de Pala­cio Vie­jo por­que su DNI esta­ba cadu­ca­do. Toda la inter­ven­ción la lla­ma­ron por el nom­bre que apa­re­ce en su DNI, y que no la representa.

En ambos casos se pusie­ron denun­cias con­tra los poli­cías en Ins­pec­to­ría Gene­ral. Has­ta la fecha no hay nin­gu­na nove­dad ni sanción.

Al igual que Mari­mar y Vivia­na, otras muje­res trans de Are­qui­pa con­ti­núan sien­do vul­ne­ra­das, pese a que la ley con­si­de­ra vio­len­cia de géne­ro a la vio­len­cia trans­fó­bi­ca. Sin embar­go, toda­vía hace fal­ta una real inclu­sión en el sis­te­ma de jus­ti­cia para que jue­ces y poli­cías no dejen libres a agre­so­res de una pobla­ción que vive expues­ta al machis­mo y la homofobia.

FUENTE: Way​ka​.pe

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *