PEDRO CASALDÁLIGA – Boli­va­riano pas­tor de pobrerías

Her­mano Pedro Casal­dá­li­ga, el tiem­po de tu litur­gia, la de los menes­te­ro­sos y pobres de la tie­rra, se fun­de en tu ver­bo y en tu obra con la eter­ni­dad. ¡Kai­rós tou poie­sai a Kyrio! Es tiem­po de deci­sio­nes; es tiem­po para actuar. Tal como lo expre­sas­te res­pec­to al Rome­ro após­tol sal­va­do­re­ño, a ti tam­bién que vivis­te para dar­lo todo por los demás, «El Pue­blo te hizo san­to». «La hora del Pue­blo te con­sa­gró en el «kai­rós». «Los Pobres te ense­ña­ron a leer el Evangelio».

Has­ta las sel­vas insur­gen­tes de la Colom­bia de Bolí­var, a pocos días de la par­ti­da del Mall­ku Feli­pe Quis­pe, ha lle­ga­do la noti­cia de la muer­te de Dom Pedro Casal­dá­li­ga. Sí, Dom Pedro, sin títu­los por­que nun­ca los qui­so, ni de jerar­quías, ni de hono­res, aun­que se mere­cie­ra todos los que exis­tie­sen para expre­sar el sen­ti­do de máxi­ma pro­bi­dad, des­pren­di­mien­to y bondad.

Pedro Casal­dá­li­ga sim­bo­li­za toda una vida cris­tia­na de ver­da­de­ro sacer­do­cio ceñi­da­men­te popu­lar, mili­tan­do en la «Teo­lo­gía de la Libe­ra­ción», que para él era la refle­xión y la viven­cia de la espi­ri­tua­li­dad eman­ci­pan­te al lado de los des­po­seí­dos; es decir, el sen­ti­do del apos­to­la­do iden­ti­fi­ca­do en pala­bra y acción con un Jesu­cris­to terre­nal; el «Hom­bre Nue­vo» de la luci­dez crí­ti­ca; el de la humil­dad, la aus­te­ri­dad, la crea­ti­vi­dad ale­gre, la soli­da­ri­dad y la fra­ter­ni­dad sin privilegios.

El 16 de febre­ro cum­pli­ría 93 años de edad, gran par­te de los cua­les, qui­zás más de medio siglo, este cata­lán de pre­sen­cia inmar­ce­si­ble, los com­par­tió a ple­ni­tud con las pobre­rías del Bra­sil, pre­di­can­do como pas­tor, empleán­do­se como el más modes­to y será­fi­co ser­vi­dor de los nece­si­ta­dos y escri­bien­do como empe­ci­na­do bar­do de la espe­ran­za en un mun­do mejor.

Con su Misa de los Qui­lom­bos le recor­da­re­mos has­ta siem­pre a nues­tro Pedro Tie­rra de las fave­las, hacien­do la denun­cia de la escla­vi­tud, de la mise­ria y la codi­cia; alzan­do ban­de­ras de fe en la comu­nión del ver­bo, la músi­ca y el rit­mo. Esta­rá, enton­ces, cele­bran­do la euca­ris­tía nece­sa­ria del pan y el vino de los que sobran; con el Pac­to de las Cata­cum­bas, en la mesa del común, avi­van­do las cau­sas nues­tr­ame­ri­ca­nas y recor­dán­do­nos que la cul­tu­ra es fac­tor fun­da­men­tal para alcan­zar la libertad.

Misio­ne­ro del Ara­guaia, san­to obis­po del Mato Gros­so, her­mano fiel de indios y peo­na­das, ama­zó­ni­co pas­tor de los sin tie­rra, los des­cal­zos del orbe te des­pi­den con un adiós de bien­ve­ni­da, por tu pala­bra ungi­da con­tra la mar­gi­na­ción social y el lati­fun­dio infa­me; por tu cla­mor ele­men­tal que cree en la jus­ti­cia y en la espe­ran­za, y en la muer­te que da sen­ti­do al cre­do y a la rebel­de fide­li­dad, y a la expe­rien­cia del Dios que redi­me a los sufrien­tes, hacien­do los can­ta­res de la eter­na liber­tad, con el fue­go y la ceni­za al vien­to; con el tiem­po y en la espe­ra, con el vue­lo del Quetzal, con la flor de Izo­te que rebro­ta entre rui­nas y pave­sas brin­dan­do una opción para los pobres en la espi­ri­tua­li­dad de la libe­ra­ción; nues­tra espiritualidad.

Aho­ra que, como nun­ca, los días dan que pen­sar, viva tu memo­ria, idea­rio y com­pro­mi­so; vivan tus ver­sos adver­sos, ¡sub­ver­sos!, que ani­man siem­pre, por los siglos de los siglos, a bata­llar sin claudicar.

Cama­ra­da y her­mano, con Neru­da te can­ta­mos que tu exis­ten­cia, como para los aman­tes dicho­sos, no tie­nen fin ni muer­te…; tie­ne la eter­ni­dad de la naturaleza.

FARC-EP

Segun­da Mar­que­ta­liaEnero 29 de 2021

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *