Hai­tí. Car­ta de los par­ti­dos de opo­si­ción a la pre­si­den­ta del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 de febre­ro de 2021.

Sra. Bar­ba­ra WOODWARD
Pre­si­den­te
Con­se­jo de Segu­ri­dad de las Nacio­nes Uni­das (ONU)
Nue­va York, Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca
En su oficina. – –

Seño­ra Pre­si­den­ta,
Los par­ti­dos polí­ti­cos y las agru­pa­cio­nes de par­ti­dos polí­ti­cos agru­pa­dos en la Direc­ción Polí­ti­ca de la Opo­si­ción Demo­crá­ti­ca (DIRPOD) han seña­la­do que la Orga­ni­za­ción Mun­dial tie­ne una lec­tu­ra erró­nea o no está sufi­cien­te­men­te infor­ma­da de la com­ple­ji­dad de la cri­sis polí­ti­ca y cons­ti­tu­cio­nal que atra­vie­sa la Repú­bli­ca de Hai­tí. Los que hablan en nom­bre de las Nacio­nes Uni­das dan la des­agra­da­ble impre­sión de repe­tir la pro­pa­gan­da del ex pre­si­den­te y se nie­gan obs­ti­na­da­men­te a tener en cuen­ta en su aná­li­sis, las dis­po­si­cio­nes lega­les y cons­ti­tu­cio­na­les que indi­can cla­ra e ine­quí­vo­ca­men­te que el 7 de febre­ro de 2021 es la fecha de fina­li­za­ción del man­da­to del pre­si­den­te.
La DIRPOD está asom­bra­da por el silen­cio del infor­me del Secre­ta­rio Gene­ral al Con­se­jo de Segu­ri­dad sobre las bases cons­ti­tu­cio­na­les y lega­les de las posi­cio­nes de todas las ins­ti­tu­cio­nes que repre­sen­tan a las fuer­zas vivas de la nación en esta cues­tión esen­cial. Entre ellos se encuen­tran la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Cató­li­ca, las Fede­ra­cio­nes y Con­fe­ren­cias del sec­tor pro­tes­tan­te, los voduis­tas, las aso­cia­cio­nes de dere­chos huma­nos, el Con­se­jo Supe­rior de la Magis­tra­tu­ra, la Fede­ra­ción de Cole­gios de Abo­ga­dos de Hai­tí, los aca­dé­mi­cos y los medios de comu­ni­ca­ción, los sin­di­ca­tos o la gran mayo­ría de los par­ti­dos polí­ti­cos, los aca­dé­mi­cos ame­ri­ca­nos, los par­la­men­ta­rios ame­ri­ca­nos y euro­peos, o las gran­des orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les como la Con­fe­ren­cia Per­ma­nen­te de Par­ti­dos Polí­ti­cos de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be (COPPPAL) y la Inter­na­cio­nal Socia­lis­ta (IS). Todos tie­nen la mis­ma lec­tu­ra de los artícu­los 134.2 de la Cons­ti­tu­ción hai­tia­na y 239 del Decre­to Elec­to­ral de 2015 y han lle­ga­do a la mis­ma con­clu­sión de que el man­da­to de Jove­nel Moï­se ter­mi­nó indis­cu­ti­ble­men­te el 7 de febre­ro. Cual­quier inten­to de pre­ten­der lo con­tra­rio es una afren­ta a los prin­ci­pios demo­crá­ti­cos, lo que es incom­pa­ti­ble con los idea­les defen­di­dos en la Car­ta de las Nacio­nes Uni­das.
Los demó­cra­tas hai­tia­nos desean infor­mar a los miem­bros del Con­se­jo de Segu­ri­dad de que ya no quie­ren esta demo­cra­cia bara­ta que les ha sido impues­ta duran­te dema­sia­do tiem­po por la comu­ni­dad inter­na­cio­nal. La demo­cra­cia no pue­de limi­tar­se a la orga­ni­za­ción de elec­cio­nes aun­que fue­ran frau­du­len­tas. El pro­ble­ma hai­tiano es mucho más com­ple­jo y mere­ce, sin con­des­cen­den­cia, un poco más de aten­ción a lo que pien­san y dicen los nacio­na­les.
Es impor­tan­te que los miem­bros del Con­se­jo de Segu­ri­dad que se ocu­pan de la cri­sis de Hai­tí ten­gan en cuen­ta los siguien­tes hechos:

  • Si hoy hemos lle­ga­do a este pun­to es por­que el Pre­si­den­te, que es el res­pon­sa­ble de velar por el buen fun­cio­na­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes, ha opta­do deli­be­ra­da­men­te por sabo­tear­las. No ha orga­ni­za­do nin­gu­na de las sie­te (7) elec­cio­nes pre­vis­tas por la Cons­ti­tu­ción en 2017 para un ter­cio de los sena­do­res, en 2019 para un segun­do ter­cio de los sena­do­res y dipu­tados, en 2020 para los car­gos elec­tos loca­les, alcal­des y asam­bleas loca­les y para el Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca. Como resul­ta­do, des­de enero de 2020 ya no tene­mos par­la­men­to y el pre­si­den­te gobier­na por decre­to sin ren­dir cuen­tas a nadie. Y apro­ve­cha esta situa­ción para libe­rar­se del con­trol finan­cie­ro e intro­du­cir ile­gal­men­te cam­bios liber­ti­ci­das en el cor­pus jurí­di­co nacional.
  • En el mar­co de sus exce­sos dic­ta­to­ria­les y en con­tra del sen­ti­do común, el ex pre­si­den­te arre­me­tió con­tra el poder judi­cial dete­nien­do a un juez del Tri­bu­nal de Casa­ción, des­ti­tu­yen­do a tres de ellos, que por cier­to se con­si­de­ran ina­mo­vi­bles, y sus­ti­tu­yén­do­los en vio­la­ción de los requi­si­tos cons­ti­tu­cio­na­les. Ade­más, no se han reno­va­do los man­da­tos de varios jue­ces de ins­truc­ción que tra­ba­jan en casos emba­ra­zo­sos para las autoridades.
  • Se vio­lan las liber­ta­des públi­cas y el dere­cho de expre­sión. El ex pre­si­den­te no duda en ame­na­zar con la eli­mi­na­ción físi­ca a quie­nes se atre­ven a inter­po­ner­se en su camino o se nie­gan a cum­plir sus man­da­tos. Las mani­fes­ta­cio­nes son repri­mi­das sal­va­je­men­te. Los estu­dian­tes, e inclu­so los perio­dis­tas, son blan­co deli­be­ra­do de los agen­tes de poli­cía, que hacen un uso des­pro­por­cio­na­do de la fuer­za. Los alle­ga­dos a las auto­ri­da­des lle­ga­ron a acri­bi­llar a bala­zos a un joven moto­ci­clis­ta que par­ti­ci­pa­ba en la últi­ma mar­cha pací­fi­ca y lue­go, según los tes­ti­gos, lo que­ma­ron con su moto­ci­cle­ta cuan­do aún esta­ba vivo.
  • El pre­si­den­te, que ha jura­do res­pe­tar y defen­der la Cons­ti­tu­ción, se ha arro­ga­do el dere­cho de dejar­la de lado y pre­pa­rar una nue­va para cam­biar el régi­men polí­ti­co y refor­zar con­si­de­ra­ble­men­te los pode­res del presidente.
  • Ha colo­ca­do al fren­te de impor­tan­tes ins­ti­tu­cio­nes como el Ban­co Cen­tral (BRH), el Ban­co Nacio­nal (BNC), la Poli­cía Nacio­nal (PNH), a fun­cio­na­rios inte­ri­nos cuan­do debe­rían haber obte­ni­do la unción par­la­men­ta­ria. Esto los debi­li­ta y los pone a mer­ced del humor del pre­si­den­te, que así pue­de con­tro­lar­los y hacer que obe­dez­can sus órde­nes, aun­que sean ile­ga­les. – El Con­se­jo Elec­to­ral Per­ma­nen­te (CEP) nun­ca se cons­ti­tu­yó. En su lugar, el pre­si­den­te creó un CEP pro­vi­sio­nal en su lugar. Ade­más, este CEP fun­cio­na sin haber pres­ta­do nun­ca jura­men­to ante el Tri­bu­nal de Casa­ción, como exi­ge la Cons­ti­tu­ción. Cual­quier elec­ción orga­ni­za­da por este CEP será impug­na­do y con­du­ci­rá inevi­ta­ble­men­te a una pro­lon­ga­ción de la cri­sis política.
  • El fiche­ro nacio­nal de iden­ti­fi­ca­ción de ciu­da­da­nos y votan­tes ha sido des­trui­do y el gobierno ha adju­di­ca­do frau­du­len­ta­men­te un con­tra­to para la adqui­si­ción de un nue­vo sis­te­ma impug­na­do que fun­cio­na en total opa­ci­dad y que ha con­se­gui­do, des­pués de más de dos años, pro­por­cio­nar una tar­je­ta sólo al 55% de los ciu­da­da­nos en edad de votar.
  • Fran­jas ente­ras del terri­to­rio están bajo el con­trol de ban­das arma­das cla­ra­men­te pro­te­gi­das por fami­lia­res en el poder que las finan­cian y les sumi­nis­tran armas y muni­cio­nes. Cabe des­ta­car tam­bién la crea­ción de una nue­va mili­cia, la Bri­ga­da de Vigi­lan­cia de los Aires Pro­te­gi­dos (BSAP), mejor arma­da que la PNH.
  • Los infor­mes de las Nacio­nes Uni­das han con­fir­ma­do los resul­ta­dos de las inves­ti­ga­cio­nes de las orga­ni­za­cio­nes nacio­na­les de dere­chos huma­nos sobre las masa­cres per­pe­tra­das por ban­das arma­das en los barrios popu­la­res con la com­pla­cen­cia o la com­pli­ci­dad de la poli­cía. Las per­so­nas denun­cia­das en estos infor­mes gozan de total impunidad.
  • Por últi­mo, pero no menos impor­tan­te, los des­pil­fa­rra­do­res de los fon­dos del pro­gra­ma Petro­ca­ri­be nun­ca han sido lle­va­dos ante la jus­ti­cia. Pare­ce que se bene­fi­cian pre­fe­ren­te­men­te de la pro­tec­ción de las autoridades.

Debe que­dar cla­ro para todos que los demó­cra­tas hai­tia­nos lucha­rán con todas sus fuer­zas con­tra el refe­rén­dum cons­ti­tu­cio­nal pro­gra­ma­do por el poder de fac­to. Tam­po­co acep­ta­rán par­ti­ci­par en las pseu­do­elec­cio­nes de carác­ter legis­la­ti­vo, local y pre­si­den­cial orga­ni­za­das por un régi­men con seme­jan­te orga­nis­mo elec­to­ral. El esta­ble­ci­mien­to de un poder de tran­si­ción es un paso nece­sa­rio que debe­ría obte­ner el apo­yo de los ver­da­de­ros ami­gos del pue­blo hai­tiano que quie­ren ver una res­tau­ra­ción de las ins­ti­tu­cio­nes demo­crá­ti­cas y un cam­bio dura­de­ro en la for­ma de con­du­cir los asun­tos polí­ti­cos en el país.
El 31 de enero, el DIRPOD, con diver­sos acto­res polí­ti­cos de la opo­si­ción y sec­to­res orga­ni­za­dos de la socie­dad civil, con­si­guió algo que muchos obser­va­do­res creían impo­si­ble. Fir­ma­ron un acuer­do sobre los meca­nis­mos para esta­ble­cer la gober­nan­za de la pró­xi­ma tran­si­ción y sobre la agen­da de gober­nan­za que debe con­du­cir a la orga­ni­za­ción de elec­cio­nes libres, inclu­si­vas y demo­crá­ti­cas tan pron­to como sea posi­ble des­de el pun­to de vis­ta téc­ni­co y de segu­ri­dad.
La DIRPOD y todos los demó­cra­tas hai­tia­nos espe­ran que esta vez nues­tros ami­gos de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal res­pe­ten la elec­ción de los nacio­na­les y los acom­pa­ñen en la con­cre­ción de su pro­yec­to nacio­nal, que exi­ge la sali­da inme­dia­ta del ex pre­si­den­te cuyo man­da­to fina­li­zó el 7 de febre­ro de 2021 y no pue­de ser pro­rro­ga­do bajo nin­gún con­cep­to.
El DIRPOD le rue­ga, seño­ra Pre­si­den­ta, que com­par­ta esta corres­pon­den­cia con los demás miem­bros del Con­se­jo de Segu­ri­dad antes de la pre­sen­ta­ción del últi­mo infor­me del Secre­ta­rio Gene­ral. Apro­ve­cha esta opor­tu­ni­dad para reno­var­le, seño­ra Pre­si­den­ta, el tes­ti­mo­nio de su más alta con­si­de­ra­ción.
.
Puer­to Prín­ci­pe, 18 de febre­ro de 2021
Siguen las fir­mas:
Sena­dor Edmon­de Sup­pli­ce Beau­zi­le,
Sena­dor Edgard Leblanc Fils,
Sena­dor You­ri Latourtue

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.