Hai­tí. Car­ta de los par­ti­dos de opo­si­ción a la pre­si­den­ta del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 de febre­ro de 2021.

Sra. Bar­ba­ra WOODWARD
Pre­si­den­te
Con­se­jo de Segu­ri­dad de las Nacio­nes Uni­das (ONU)
Nue­va York, Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca
En su oficina. – –

Seño­ra Pre­si­den­ta,
Los par­ti­dos polí­ti­cos y las agru­pa­cio­nes de par­ti­dos polí­ti­cos agru­pa­dos en la Direc­ción Polí­ti­ca de la Opo­si­ción Demo­crá­ti­ca (DIRPOD) han seña­la­do que la Orga­ni­za­ción Mun­dial tie­ne una lec­tu­ra erró­nea o no está sufi­cien­te­men­te infor­ma­da de la com­ple­ji­dad de la cri­sis polí­ti­ca y cons­ti­tu­cio­nal que atra­vie­sa la Repú­bli­ca de Hai­tí. Los que hablan en nom­bre de las Nacio­nes Uni­das dan la des­agra­da­ble impre­sión de repe­tir la pro­pa­gan­da del ex pre­si­den­te y se nie­gan obs­ti­na­da­men­te a tener en cuen­ta en su aná­li­sis, las dis­po­si­cio­nes lega­les y cons­ti­tu­cio­na­les que indi­can cla­ra e ine­quí­vo­ca­men­te que el 7 de febre­ro de 2021 es la fecha de fina­li­za­ción del man­da­to del pre­si­den­te.
La DIRPOD está asom­bra­da por el silen­cio del infor­me del Secre­ta­rio Gene­ral al Con­se­jo de Segu­ri­dad sobre las bases cons­ti­tu­cio­na­les y lega­les de las posi­cio­nes de todas las ins­ti­tu­cio­nes que repre­sen­tan a las fuer­zas vivas de la nación en esta cues­tión esen­cial. Entre ellos se encuen­tran la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Cató­li­ca, las Fede­ra­cio­nes y Con­fe­ren­cias del sec­tor pro­tes­tan­te, los voduis­tas, las aso­cia­cio­nes de dere­chos huma­nos, el Con­se­jo Supe­rior de la Magis­tra­tu­ra, la Fede­ra­ción de Cole­gios de Abo­ga­dos de Hai­tí, los aca­dé­mi­cos y los medios de comu­ni­ca­ción, los sin­di­ca­tos o la gran mayo­ría de los par­ti­dos polí­ti­cos, los aca­dé­mi­cos ame­ri­ca­nos, los par­la­men­ta­rios ame­ri­ca­nos y euro­peos, o las gran­des orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les como la Con­fe­ren­cia Per­ma­nen­te de Par­ti­dos Polí­ti­cos de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be (COPPPAL) y la Inter­na­cio­nal Socia­lis­ta (IS). Todos tie­nen la mis­ma lec­tu­ra de los artícu­los 134.2 de la Cons­ti­tu­ción hai­tia­na y 239 del Decre­to Elec­to­ral de 2015 y han lle­ga­do a la mis­ma con­clu­sión de que el man­da­to de Jove­nel Moï­se ter­mi­nó indis­cu­ti­ble­men­te el 7 de febre­ro. Cual­quier inten­to de pre­ten­der lo con­tra­rio es una afren­ta a los prin­ci­pios demo­crá­ti­cos, lo que es incom­pa­ti­ble con los idea­les defen­di­dos en la Car­ta de las Nacio­nes Uni­das.
Los demó­cra­tas hai­tia­nos desean infor­mar a los miem­bros del Con­se­jo de Segu­ri­dad de que ya no quie­ren esta demo­cra­cia bara­ta que les ha sido impues­ta duran­te dema­sia­do tiem­po por la comu­ni­dad inter­na­cio­nal. La demo­cra­cia no pue­de limi­tar­se a la orga­ni­za­ción de elec­cio­nes aun­que fue­ran frau­du­len­tas. El pro­ble­ma hai­tiano es mucho más com­ple­jo y mere­ce, sin con­des­cen­den­cia, un poco más de aten­ción a lo que pien­san y dicen los nacio­na­les.
Es impor­tan­te que los miem­bros del Con­se­jo de Segu­ri­dad que se ocu­pan de la cri­sis de Hai­tí ten­gan en cuen­ta los siguien­tes hechos:

  • Si hoy hemos lle­ga­do a este pun­to es por­que el Pre­si­den­te, que es el res­pon­sa­ble de velar por el buen fun­cio­na­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes, ha opta­do deli­be­ra­da­men­te por sabo­tear­las. No ha orga­ni­za­do nin­gu­na de las sie­te (7) elec­cio­nes pre­vis­tas por la Cons­ti­tu­ción en 2017 para un ter­cio de los sena­do­res, en 2019 para un segun­do ter­cio de los sena­do­res y dipu­tados, en 2020 para los car­gos elec­tos loca­les, alcal­des y asam­bleas loca­les y para el Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca. Como resul­ta­do, des­de enero de 2020 ya no tene­mos par­la­men­to y el pre­si­den­te gobier­na por decre­to sin ren­dir cuen­tas a nadie. Y apro­ve­cha esta situa­ción para libe­rar­se del con­trol finan­cie­ro e intro­du­cir ile­gal­men­te cam­bios liber­ti­ci­das en el cor­pus jurí­di­co nacional.
  • En el mar­co de sus exce­sos dic­ta­to­ria­les y en con­tra del sen­ti­do común, el ex pre­si­den­te arre­me­tió con­tra el poder judi­cial dete­nien­do a un juez del Tri­bu­nal de Casa­ción, des­ti­tu­yen­do a tres de ellos, que por cier­to se con­si­de­ran ina­mo­vi­bles, y sus­ti­tu­yén­do­los en vio­la­ción de los requi­si­tos cons­ti­tu­cio­na­les. Ade­más, no se han reno­va­do los man­da­tos de varios jue­ces de ins­truc­ción que tra­ba­jan en casos emba­ra­zo­sos para las autoridades.
  • Se vio­lan las liber­ta­des públi­cas y el dere­cho de expre­sión. El ex pre­si­den­te no duda en ame­na­zar con la eli­mi­na­ción físi­ca a quie­nes se atre­ven a inter­po­ner­se en su camino o se nie­gan a cum­plir sus man­da­tos. Las mani­fes­ta­cio­nes son repri­mi­das sal­va­je­men­te. Los estu­dian­tes, e inclu­so los perio­dis­tas, son blan­co deli­be­ra­do de los agen­tes de poli­cía, que hacen un uso des­pro­por­cio­na­do de la fuer­za. Los alle­ga­dos a las auto­ri­da­des lle­ga­ron a acri­bi­llar a bala­zos a un joven moto­ci­clis­ta que par­ti­ci­pa­ba en la últi­ma mar­cha pací­fi­ca y lue­go, según los tes­ti­gos, lo que­ma­ron con su moto­ci­cle­ta cuan­do aún esta­ba vivo.
  • El pre­si­den­te, que ha jura­do res­pe­tar y defen­der la Cons­ti­tu­ción, se ha arro­ga­do el dere­cho de dejar­la de lado y pre­pa­rar una nue­va para cam­biar el régi­men polí­ti­co y refor­zar con­si­de­ra­ble­men­te los pode­res del presidente.
  • Ha colo­ca­do al fren­te de impor­tan­tes ins­ti­tu­cio­nes como el Ban­co Cen­tral (BRH), el Ban­co Nacio­nal (BNC), la Poli­cía Nacio­nal (PNH), a fun­cio­na­rios inte­ri­nos cuan­do debe­rían haber obte­ni­do la unción par­la­men­ta­ria. Esto los debi­li­ta y los pone a mer­ced del humor del pre­si­den­te, que así pue­de con­tro­lar­los y hacer que obe­dez­can sus órde­nes, aun­que sean ile­ga­les. – El Con­se­jo Elec­to­ral Per­ma­nen­te (CEP) nun­ca se cons­ti­tu­yó. En su lugar, el pre­si­den­te creó un CEP pro­vi­sio­nal en su lugar. Ade­más, este CEP fun­cio­na sin haber pres­ta­do nun­ca jura­men­to ante el Tri­bu­nal de Casa­ción, como exi­ge la Cons­ti­tu­ción. Cual­quier elec­ción orga­ni­za­da por este CEP será impug­na­do y con­du­ci­rá inevi­ta­ble­men­te a una pro­lon­ga­ción de la cri­sis política.
  • El fiche­ro nacio­nal de iden­ti­fi­ca­ción de ciu­da­da­nos y votan­tes ha sido des­trui­do y el gobierno ha adju­di­ca­do frau­du­len­ta­men­te un con­tra­to para la adqui­si­ción de un nue­vo sis­te­ma impug­na­do que fun­cio­na en total opa­ci­dad y que ha con­se­gui­do, des­pués de más de dos años, pro­por­cio­nar una tar­je­ta sólo al 55% de los ciu­da­da­nos en edad de votar.
  • Fran­jas ente­ras del terri­to­rio están bajo el con­trol de ban­das arma­das cla­ra­men­te pro­te­gi­das por fami­lia­res en el poder que las finan­cian y les sumi­nis­tran armas y muni­cio­nes. Cabe des­ta­car tam­bién la crea­ción de una nue­va mili­cia, la Bri­ga­da de Vigi­lan­cia de los Aires Pro­te­gi­dos (BSAP), mejor arma­da que la PNH.
  • Los infor­mes de las Nacio­nes Uni­das han con­fir­ma­do los resul­ta­dos de las inves­ti­ga­cio­nes de las orga­ni­za­cio­nes nacio­na­les de dere­chos huma­nos sobre las masa­cres per­pe­tra­das por ban­das arma­das en los barrios popu­la­res con la com­pla­cen­cia o la com­pli­ci­dad de la poli­cía. Las per­so­nas denun­cia­das en estos infor­mes gozan de total impunidad.
  • Por últi­mo, pero no menos impor­tan­te, los des­pil­fa­rra­do­res de los fon­dos del pro­gra­ma Petro­ca­ri­be nun­ca han sido lle­va­dos ante la jus­ti­cia. Pare­ce que se bene­fi­cian pre­fe­ren­te­men­te de la pro­tec­ción de las autoridades.

Debe que­dar cla­ro para todos que los demó­cra­tas hai­tia­nos lucha­rán con todas sus fuer­zas con­tra el refe­rén­dum cons­ti­tu­cio­nal pro­gra­ma­do por el poder de fac­to. Tam­po­co acep­ta­rán par­ti­ci­par en las pseu­do­elec­cio­nes de carác­ter legis­la­ti­vo, local y pre­si­den­cial orga­ni­za­das por un régi­men con seme­jan­te orga­nis­mo elec­to­ral. El esta­ble­ci­mien­to de un poder de tran­si­ción es un paso nece­sa­rio que debe­ría obte­ner el apo­yo de los ver­da­de­ros ami­gos del pue­blo hai­tiano que quie­ren ver una res­tau­ra­ción de las ins­ti­tu­cio­nes demo­crá­ti­cas y un cam­bio dura­de­ro en la for­ma de con­du­cir los asun­tos polí­ti­cos en el país.
El 31 de enero, el DIRPOD, con diver­sos acto­res polí­ti­cos de la opo­si­ción y sec­to­res orga­ni­za­dos de la socie­dad civil, con­si­guió algo que muchos obser­va­do­res creían impo­si­ble. Fir­ma­ron un acuer­do sobre los meca­nis­mos para esta­ble­cer la gober­nan­za de la pró­xi­ma tran­si­ción y sobre la agen­da de gober­nan­za que debe con­du­cir a la orga­ni­za­ción de elec­cio­nes libres, inclu­si­vas y demo­crá­ti­cas tan pron­to como sea posi­ble des­de el pun­to de vis­ta téc­ni­co y de segu­ri­dad.
La DIRPOD y todos los demó­cra­tas hai­tia­nos espe­ran que esta vez nues­tros ami­gos de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal res­pe­ten la elec­ción de los nacio­na­les y los acom­pa­ñen en la con­cre­ción de su pro­yec­to nacio­nal, que exi­ge la sali­da inme­dia­ta del ex pre­si­den­te cuyo man­da­to fina­li­zó el 7 de febre­ro de 2021 y no pue­de ser pro­rro­ga­do bajo nin­gún con­cep­to.
El DIRPOD le rue­ga, seño­ra Pre­si­den­ta, que com­par­ta esta corres­pon­den­cia con los demás miem­bros del Con­se­jo de Segu­ri­dad antes de la pre­sen­ta­ción del últi­mo infor­me del Secre­ta­rio Gene­ral. Apro­ve­cha esta opor­tu­ni­dad para reno­var­le, seño­ra Pre­si­den­ta, el tes­ti­mo­nio de su más alta con­si­de­ra­ción.
.
Puer­to Prín­ci­pe, 18 de febre­ro de 2021
Siguen las fir­mas:
Sena­dor Edmon­de Sup­pli­ce Beau­zi­le,
Sena­dor Edgard Leblanc Fils,
Sena­dor You­ri Latourtue

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *