Esta­do espa­ñol. “La mayo­ría de los repre­sa­lia­dos de izquier­das fue­ron gen­te de esca­sos medios, en gene­ral jornaleros”

Por Enric Llopis/​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 febre­ro 2021.

Entre­vis­ta al his­to­ria­dor Fran­cis­co Espi­no­sa, autor de Por la sagra­da cau­sa nacio­nal. His­to­rias de un tiem­po oscu­ro. Bada­joz 1936 – 1939 (Crí­ti­ca)

El alto man­do de la Guar­dia Civil, Manuel Gómez Can­tos (1892−1977), fue “un sinies­tro per­so­na­je que debe­ría figu­rar en el cua­dro de honor del fas­cis­mo espa­ñol”; el fis­cal mili­tar Manuel Fer­nán­dez Mar­tín (1914−1967) “actuó en cien­tos de cau­sas pese a no tener ni la carre­ra de Dere­cho”; en la zona cen­tral y occi­den­tal de la pro­vin­cia de Bada­joz fue­ron ase­si­na­das más de 500 muje­res; Miguel Muñoz Muri­llo, edil del Par­ti­do Socia­lis­ta en el muni­ci­pio de Azua­ga, fue con­de­na­do –en mar­zo de 1942- a 20 años de pri­sión por un Con­se­jo de Gue­rra. Se tra­ta de per­so­nas y epi­so­dios repre­si­vos inclui­dos por el his­to­ria­dor Fran­cis­co Espi­no­sa Maes­tre (Villa­fran­ca de los Barros, Bada­joz, 1954) en el libro Por la sagra­da cau­sa nacio­nal. His­to­rias de un tiem­po oscu­ro. Bada­joz 1936 – 1939, edi­ta­do por Crí­ti­ca en enero.

La inves­ti­ga­ción reco­rre 29 muni­ci­pios extre­me­ños ocu­pa­dos por el ban­do fas­cis­ta entre agos­to y sep­tiem­bre de 1936. “La jus­ti­cia mili­tar care­cía de prin­ci­pios que rigie­ran su actua­ción; era sim­ple­men­te un ins­tru­men­to repre­si­vo al ser­vi­cio del gol­pe”, afir­ma Espi­no­sa Maes­tre, tam­bién autor de La colum­na de la muer­te. El avan­ce del ejér­ci­to fran­quis­ta de Sevi­lla a Bada­joz (2003); La jus­ti­cia de Quei­po (2009); y Vio­len­cia roja y azul. Espa­ña 1936 – 1950 (2010), entre otros volú­me­nes. Ade­más fue coor­di­na­dor del pro­yec­to de recu­pe­ra­ción de la memo­ria Todos los Nom­bres, pro­mo­vi­do por el sin­di­ca­to CGT y la Aso­cia­ción Anda­lu­za Memo­ria His­tó­ri­ca. La siguien­te entre­vis­ta se rea­li­za por correo electrónico.

-¿Cuán­tos expe­dien­tes judi­cia­les con­sul­tas­te para la inves­ti­ga­ción y cuál fue el pun­to de partida?

El archi­vo mili­tar se abrió a la inves­ti­ga­ción en 1997. Su esta­do era desas­tro­so, pero había que ale­grar­se de que al menos todo ese mate­rial, que sufrió dos mudan­zas, hubie­se lle­ga­do a noso­tros. Su orde­na­ción y cata­lo­ga­ción lle­vó años. De los mil expe­dien­tes rela­ti­vos a Bada­joz selec­cio­né dos­cien­tos cin­cuen­ta, de los que final­men­te me que­dé con unos sesen­ta. Del tiem­po que lle­vó este pro­ce­so dará idea el hecho de que los pri­me­ros pro­ce­di­mien­tos los vi a fines de los años noven­ta y el últi­mo en 2018. Des­gra­cia­da­men­te, pese a exis­tir una míni­ma des­crip­ción de ellos, no todos aparecieron.

-¿Te encon­tras­te con difi­cul­ta­des en la con­sul­ta de los archi­vos militares?

Dado que mis pri­me­ras incur­sio­nes en estos archi­vos fue­ron en los años ochen­ta pue­do decir que ha habi­do de todo. En los pri­me­ros años te hacían sen­tir como un intru­so. Recuer­do que en el anti­guo Ser­vi­cio His­tó­ri­co Mili­tar uno no podía ver catá­lo­go alguno sino que el mili­tar de turno te pre­gun­ta­ba qué bus­ca­bas y él te decía lo que podías ver. El actual Archi­vo Mili­tar e His­tó­ri­co de la Defen­sa, situa­do en el Paseo de Moret, exis­tió antes con otro nom­bre y otro empla­za­mien­to. Acu­dir allí era una pesa­di­lla. Una copia que soli­ci­té de un expe­dien­te me la envia­ron al año y medio.

Y ya en Moret, has­ta no hace mucho, te ponían pegas para todo has­ta el pun­to de que para con­sul­tar unos expe­dien­tes de Bada­joz, cuya con­sul­ta me nega­ban, tuve que pre­sen­tar un recur­so de alza­da. ¿Y qué decir del de Sego­via, en el que te impe­dían ver cual­quier hoja de ser­vi­cio en la que hubie­ra cual­quier trá­mi­te recien­te? La suer­te que hemos teni­do con el Archi­vo del Tri­bu­nal Mili­tar Terri­to­rial Segun­do de Sevi­lla es que siem­pre ha sido un archi­vo abier­to a la inves­ti­ga­ción y con un per­so­nal cola­bo­ra­dor. No es el úni­co, ya que otros, como el de Ferrol, tam­bién han cum­pli­do su fun­ción social.

-En el artícu­lo “El revi­sio­nis­mo en pers­pec­ti­va: de la FAES a la Aca­de­mia” (Con­ver­sa­ción sobre la His­to­ria, 2019), te refie­res al “carác­ter indis­cri­mi­na­do de la matan­za de Bada­joz, sin duda el mayor ejer­ci­cio de terror que hubo en todo el país”. ¿Qué sin­gu­la­ri­da­des tuvo la repre­sión fas­cis­ta en esta provincia?

Lo ocu­rri­do en Bada­joz se debió a varias cir­cuns­tan­cias. La pri­me­ra es común a todo el sur­oes­te: era una pro­vin­cia mar­ca­da­men­te de izquier­das en la que la dere­cha no ganó ni en las elec­cio­nes de 1933. La fuer­za del Par­ti­do Socia­lis­ta era enor­me y se había for­ja­do des­de fines del XIX. Como en el caso de Huel­va el gol­pe mili­tar fra­ca­só y miles de dere­chis­tas fue­ron dete­ni­dos por orden del Gobierno Civil. Y lo peor: la deci­sión de subir a Madrid por Extre­ma­du­ra con el ejér­ci­to de Áfri­ca en cabe­za con­vir­tió esa ope­ra­ción que va de julio a noviem­bre en el últi­mo cole­ta­zo de la gue­rra colo­nial al esti­lo afri­ca­nis­ta. Se actuó igual que antes con las cabi­las rife­ñas: una vio­len­cia ili­mi­ta­da y el pre­mio del botín de gue­rra tras cada loca­li­dad ocu­pa­da. Todo ello dejó un regue­ro de terror des­de el nor­te de Áfri­ca has­ta Madrid, la épo­ca del gol­pe triun­fal en mar­cha. La derro­ta ante la capi­tal supu­so el ini­cio de la lar­ga gue­rra civil.

-Según el magis­tra­do e inves­ti­ga­dor Juan José del Águi­la Torres, en el perio­do 1936 – 1945 se cele­bra­ron más de 300.000 Con­se­jos de Gue­rra en Espa­ña. ¿Qué fue­ron los audi­to­res militares?

Los audi­to­res orien­ta­ban la acti­vi­dad de la acción judi­cial mili­tar de prin­ci­pio a fin. Su fir­ma apa­re­ce en todos los pro­ce­di­mien­tos inme­dia­ta­men­te antes del jefe mili­tar de la zona, que en este caso fue Quei­po. El audi­tor de la Segun­da Región Mili­tar fue Fran­cis­co Bohór­quez Veci­na. Su poder le per­mi­tía todo, des­de deci­dir qué pro­ce­di­mien­to se abría y cuál no has­ta orien­tar el cur­so y con­clu­sión de la ins­truc­ción. Resul­ta escan­da­lo­so cómo ayu­da­ban a los suyos y cómo deja­ban que su modo de actua­ción lle­va­ra a los demás al final desea­do. Bohór­quez lle­gó a dar ins­truc­cio­nes a la Fis­ca­lía de las Audien­cias Pro­vin­cia­les sobre el por­cen­ta­je de las penas que debían dictarse.

-¿Sobre qué aspec­tos lla­ma­rías la aten­ción res­pec­to a la jus­ti­cia cas­tren­se apli­ca­da por los sublevados?

La jus­ti­cia mili­tar care­cía de prin­ci­pios que rigie­ran su actua­ción. Era sim­ple­men­te un ins­tru­men­to repre­si­vo al ser­vi­cio del gol­pe. Fue adap­tán­do­se a las cir­cuns­tan­cias. Las gran­des matan­zas de los pri­me­ros meses se hicie­ron a gol­pe de ban­dos de gue­rra que todo per­mi­tían. Antes del cer­co a Madrid pre­pa­ra­ron lo que se lla­mó la Fis­ca­lía del Ejér­ci­to de Ocu­pa­ción, ins­ta­la­da en Tala­ve­ra y for­ma­da por una doce­na de con­se­jos de gue­rra. Ante el fra­ca­so de Madrid opta­ron por enviar la deno­mi­na­da colum­na jurí­di­ca a las diver­sas pro­vin­cias que se iban ocu­pan­do, empe­zan­do por Mála­ga a comien­zos de 1937. Por este mis­mo tiem­po pusie­ron en mar­cha la segun­da eta­pa repre­si­va median­te los con­se­jos de gue­rra suma­rí­si­mos de urgen­cia, que actua­ron pri­me­ro has­ta el final de la gue­rra y que ya con el país ocu­pa­do y al ampa­ro del nazi­fas­cis­mo, siguie­ron has­ta 1944, cuan­do el cur­so de la gue­rra mun­dial les acon­se­jó parar. Es decir, ocho años segui­dos. Pero no aca­bó aquí, ya que la repre­sión de la lucha gue­rri­lle­ra pro­lon­gó esta situa­ción has­ta ya entra­dos los años cincuenta.

-¿Se pro­du­jo una vio­len­cia espe­cí­fi­ca de los gol­pis­tas con­tra las mujeres?

Aque­llas com­pro­me­ti­das con la expe­rien­cia repu­bli­ca­na fue­ron víc­ti­mas de una repre­sión simi­lar a la de los hom­bres. Me refie­ro a líde­res sin­di­ca­les o a maes­tras de izquier­das. Apar­te de mal­tra­to y humi­lla­cio­nes, hubo muje­res que antes de ser ase­si­na­das fue­ron vio­la­das y hubo hom­bres que tras ser ase­si­na­dos fue­ron cas­tra­dos. Tam­bién sufrie­ron vio­len­cia por ser fami­lia­res direc­tos de izquier­dis­tas hui­dos o ase­si­na­dos. Por lo demás y de modo gene­ral que­da­ron en total inde­fen­sión y a mer­ced de las fuer­zas que ocu­pa­ron cada loca­li­dad y de los fas­cis­tas que ocu­pa­ron el poder. En esa situa­ción cual­quier con­tac­to o rela­ción social era impor­tan­te y, al mis­mo tiem­po, su ausen­cia, podía resul­tar fatal. Sir­va de ejem­plo el caso que se cuen­ta de Montijo.

-¿Qué méto­dos de repre­sión prac­ti­ca­ron en los pue­blos de Extre­ma­du­ra los falan­gis­tas y los requetés?

Hay que tener en cuen­ta que en la zona en la que se desa­rro­llan las his­to­rias del libro, Falan­ge y Reque­té eran gru­pos mino­ri­ta­rios antes del 18 de julio. La avan­za­di­lla del gol­pe en cada loca­li­dad no era otra que la Guar­dia Civil, pun­to final de una línea que empe­za­ba en los Esta­dos Mayo­res y las Audi­to­rías de gue­rra pasan­do por las Comi­sa­rías de Orden Públi­co y las Coman­dan­cias de la Guar­dia Civil. Falan­gis­tas, reque­tés y cívi­cos no eran sino el esla­bón final de la cade­na. Siem­pre obe­dien­tes a las órde­nes que venían de arri­ba, ya fue­ra la cama­ri­lla que orien­ta­ba la repre­sión en cada pue­blo o las direc­tri­ces mar­ca­das por las Coman­dan­cias. Por así decir­lo eran la par­te visi­ble del ice­berg, de ahí que la gen­te los per­ci­bie­ra como res­pon­sa­bles de todo lo ocu­rri­do. Nadie sabía el nom­bre del coman­dan­te mili­tar ni del que daba las órde­nes des­de Bada­joz o Sevi­lla, pero todos sabían los nom­bres de los falangistas.

-¿En qué con­sis­tie­ron los saqueos y “dona­ti­vos” for­zo­sos con que se cas­ti­gó a los rojos?

La mayo­ría de los repre­sa­lia­dos de izquier­das eran gen­te de esca­sos medios, jor­na­le­ros por lo gene­ral. Dife­ren­te era en el caso de algu­nos diri­gen­tes, que dis­po­nían de algu­nas pose­sio­nes y de cier­tos medios. El expo­lio tuvo dos fases. Una pri­me­ra, ya men­cio­na­da, a car­go de las fuer­zas de ocu­pa­ción, que orien­ta­das por gen­te de la loca­li­dad saquea­ban los domi­ci­lios y las empre­sas. Y una segun­da a tra­vés de los Comi­tés Pro­vin­cia­les de Incau­ta­cio­nes y tras la gue­rra los Tri­bu­na­les igual­men­te pro­vin­cia­les de Res­pon­sa­bi­li­da­des Polí­ti­cas. Todo ello que­da­ba englo­ba­do en lo que lla­ma­ron “repa­ra­ción pecu­nia­ria”. A esto hay que aña­dir los sim­ples saqueos, bien docu­men­ta­dos en el libro.

-¿Qué papel desem­pe­ñó la pren­sa “por la sagra­da cau­sa nacional”?

La pren­sa libe­ral o de izquier­das fue igual­men­te absor­bi­da por el Nue­vo Orden. El ABC de Sevi­lla o el HOY de Bada­joz siguie­ron su tra­yec­to­ria reac­cio­na­ria aun­que aho­ra vol­ca­dos cla­ra­men­te hacia el fas­cis­mo, tan­to hacia el de aquí como hacia el de Ale­ma­nia o Ita­lia. Se con­vir­tie­ron sim­ple­men­te en medios de pro­pa­gan­da al ser­vi­cio del gol­pe mili­tar jus­ti­fi­can­do todos sus exce­sos. El HOY, crea­do en 1933 por la Edi­to­rial Cató­li­ca, estu­vo siem­pre al ser­vi­cio de la reac­ción y con­tra la República.

-Por últi­mo, ¿res­ca­ta­rías del olvi­do algu­na esca­be­chi­na o epi­so­dio repre­si­vo que haya que­da­do en el olvido/​impunidad?

La lis­ta sería inter­mi­na­ble. Hay que pen­sar que lo que nos ha lle­ga­do es solo una míni­ma par­te de lo ocu­rri­do. Las razo­nes por las que se abrían o no dili­gen­cias sobre un asun­to que­dan fue­ra de nues­tro alcan­ce. La mayor par­te de los hechos vio­len­tos ocu­rri­dos en aque­llos años no die­ron lugar a pro­ce­di­mien­to alguno. Los que cono­ce­mos no son más que cier­tas ven­ta­nas abier­tas a ese pasa­do oscu­ro del que ya no que­da memo­ria y al que, pese al tiem­po trans­cu­rri­do, aún no hemos podi­do acce­der ple­na­men­te por las limi­ta­cio­nes de acce­so a fon­dos docu­men­ta­les de carác­ter civil, mili­tar, judi­cial y eclesiástico.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *