Chi­le. Cues­tio­nan exten­sión del toque de queda

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 febre­ro 2021.

La reduc­ción del toque de que­da en Chi­le en solo una hora, tras 11 meses des­de su implan­ta­ción para enfren­tar la pan­de­mia de Covid-19, es vis­ta hoy con escep­ti­cis­mo en sec­to­res polí­ti­cos y académicos.

Ana­lis­tas pre­vén que el tema gene­ra­rá con­tro­ver­sias, pues para pro­lon­gar el toque de que­da más allá de mar­zo, el pre­si­den­te Sebas­tián Piñe­ra debe­rá pedir auto­ri­za­ción al Con­gre­so, y en la opo­si­ción hay opi­nio­nes con­tra­rias a exten­der­lo por más tiempo.

En ese sen­ti­do la dipu­tada Maya Fer­nán­dez, del Par­ti­do Socia­lis­ta, con­si­de­ró que, a estas altu­ras, el toque de que­da pare­ce más una medi­da de con­trol ciu­da­dano que de enfren­ta­mien­to a la pandemia.

Por su par­te la dipu­tada Mai­te Orsi­ni, de Revo­lu­ción Demo­crá­ti­ca, sen­ten­ció que en un país don­de inclu­so ya fun­cio­nan los casi­nos, no se jus­ti­fi­ca que esté prohi­bi­do cami­nar por la calle a las 22:30.

La vís­pe­ra, la sub­se­cre­ta­ria de Pre­ven­ción del Deli­to del Minis­te­rio del Inte­rior, Kathe­ri­ne Mar­to­rell, infor­mó que a par­tir del pró­xi­mo jue­ves el toque de que­da se retra­sa­rá 60 minu­tos, por lo cual comen­za­rá a las 23:00 hora local y fina­li­za­rá a las 05:00 del día siguiente.

Esa medi­da, jus­ti­fi­ca­da des­de el prin­ci­pio por las auto­ri­da­des para redu­cir la movi­li­dad y ayu­dar a con­te­ner la pan­de­mia de Covid-19, se man­tie­ne por igual en todos los muni­ci­pios, inde­pen­dien­te­men­te de la eta­pa en que se encuen­tren en el plan Paso a paso del gobierno para pro­mo­ver el retorno gra­dual a la normalidad.

Su per­ma­nen­cia tam­bién ha asi­do cues­tio­na­da por exper­tos que ale­gan incon­ve­nien­tes de diver­sa índo­le por pro­lon­gar­la excesivamente.

Para el psi­quia­tra y aca­dé­mi­co Alber­to Larraín, el toque de que­da gene­ra un estrés adi­cio­nal por res­trin­gir la liber­tad de las per­so­nas, y opi­nó que con las medi­das de reduc­ción del con­fi­na­mien­to que se han ido apli­can­do, que­da ya fue­ra de contexto.

Abun­dó que fue posi­ti­vo al ins­tau­rar en la pobla­ción la per­cep­ción de ries­go sobre la pan­de­mia, pero ese efec­to ya pasó, y se debe avan­zar hacia la prio­ri­za­ción de medi­das de cui­da­do per­so­nal y que la gen­te entien­da la segu­ri­dad como una res­pon­sa­bi­li­dad personal.

Otros vin­cu­lan esa medi­da con el carác­ter repre­si­vo de su apli­ca­ción en otros momen­tos en Chi­le y en ese sen­ti­do el más­ter en Salud Públi­ca Gon­za­lo Bagi­ga­lu­pe expre­só recien­te­men­te, que pare­cie­ra más una mane­ra de con­tro­lar el flu­jo y las liber­ta­des de las personas.

Según el exper­to, la pobla­ción per­ci­be que el toque de que­da bus­ca con­tro­lar la acti­vi­dad social o polí­ti­ca, y eso gene­ra mucha des­con­fian­za, advirtió.

Fuen­te: Pren­sa Latina

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *