Esta­dos Uni­dos. Cor­tes de luz y frío extre­mo afec­tan a millo­nes de fami­lias pobres en Texas

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 22 de febre­ro de 2021. 

Unos 100 millo­nes de per­so­nas fue­ron afec­ta­das por una tor­men­ta inver­nal que dejó al menos 26 muer­tos. Aun, la mitad de la pobla­ción de Texas, sigue sin agua pota­ble tras la neva­da. Las comu­ni­da­des pobres son las que sien­ten el peor impacto.

Muchos de los millo­nes de texa­nos que se que­da­ron sin elec­tri­ci­dad duran­te días des­de que una tor­men­ta inver­nal des­qui­ció la red de ener­gía la han recu­pe­ra­do, pero la cri­sis dis­ta de haber ter­mi­na­do en par­tes del sur del esta­do, don­de la gen­te care­ce de agua potable.

De acuer­do con un repor­te de la agen­cia AP, casi 185 mil vivien­das y nego­cios toda­vía esta­ban a oscu­ras el vier­nes por la maña­na según la pági­na web powe​rou​ta​ge​.us, com­pa­ra­do con unos 3 millo­nes dos días atrás.

Las auto­ri­da­des dije­ron que aún podría haber apa­go­nes selec­ti­vos limitados.

Más de 335 mil per­so­nas de Vir­gi­nia a Lui­sia­na care­cían de elec­tri­ci­dad y 71 mil en Ore­gon pade­cían una sema­na de apa­gón lue­go de una enor­me tor­men­ta de hie­lo y nie­ve, aña­dió la infor­ma­ción de AP.

VAN 57 MUERTOS POR EL FRÍO

El hie­lo y la nie­ve se des­pla­za­ron hacia los Apa­la­ches, el nor­te de Mary­land y el sur de Pen­sil­va­nia y el noreste.

El cli­ma cau­só la muer­te de por lo menos 57 per­so­nas, inclui­da una niña de 17 años que cayó a un lago hela­do en Oklaho­ma el jue­ves, según la patru­lla de cami­nos de ese esta­do. Mucha gen­te pere­ció cuan­do inten­ta­ba man­te­ner el calor.

En Abi­le­ne, en el oes­te de Texas, seis per­so­nas murie­ron, entre ellas un hom­bre de 60 años que murió de frío en su cama. En la zona de Hous­ton una fami­lia murió en su auto asfi­xia­da por el monó­xi­do de carbono.

Las empre­sas de elec­tri­ci­dad des­de Min­ne­so­ta has­ta Texas uti­li­za­ron apa­go­nes esca­lo­na­dos para ali­viar la pre­sión sobre sus redes, pero los apa­go­nes que aún per­sis­tían en Texas se debían al mal tiem­po, según el orga­nis­mo que mane­ja la red en el esta­do, ERCOT.

MOVILIZACIÓN DE EMERGENCIA

El jefe inte­ri­no de la Agen­cia Fede­ral para el Mane­jo de Emer­gen­cias (FEMA por sus siglas en inglés), Bob Fen­ton, dijo que sus equi­pos se encon­tra­ban en Texas para dis­tri­buir com­bus­ti­bles, agua, man­tas y otros artícu­los de pri­me­ra necesidad.

El gober­na­dor Greg Abbott advir­tió que aún no se ha supe­ra­do la emer­gen­cia, ya que las tem­pe­ra­tu­ras siguen sien­do frí­gi­das, una tor­men­ta inver­nal ame­na­za el sur del esta­do y pue­de haber tras­tor­nos en la cade­na de sumi­nis­tro de alimentos.

Por si fue­ra poco, el cli­ma tras­tor­nó los sis­te­mas de agua pota­ble. Las auto­ri­da­des orde­na­ron a 7 millo­nes de per­so­nas —un cuar­to de la pobla­ción del segun­do esta­do más gran­de— que hier­van el agua corrien­te antes de beber­la en vis­ta de los daños cau­sa­dos a la infra­es­truc­tu­ra y las cañerías.

En Abi­le­ne murió un hom­bre que no pudo reci­bir tra­ta­mien­to médi­co debi­do a la fal­ta de pre­sión del agua.

El pre­si­den­te Joe Biden dijo que lla­mó a Abbott el jue­ves por la noche ara ofre­cer­le apo­yo adi­cio­nal del gobierno federal.

El alcal­de de Hous­ton, Syl­ves­ter Tur­ner, dijo que los habi­tan­tes de la cuar­ta ciu­dad de Esta­dos Uni­dos pro­ba­ble­men­te ten­drán que her­vir el agua corrien­te has­ta el domin­go o lunes.

Apa­go­nes de clase

Los apa­go­nes en el esta­do de Texas no afec­tan a todos de la mis­ma mane­ra. Los pri­me­ros y más gol­pea­dos fue­ron los barrios y comu­ni­da­des más pobres. Según el New York Times «Si bien los apa­go­nes con­ti­nuos en Texas han deja­do a unos 4 millo­nes de resi­den­tes sin elec­tri­ci­dad en un cli­ma bru­tal­men­te frío, los exper­tos y gru­pos comu­ni­ta­rios dicen que muchas comu­ni­da­des mar­gi­na­das fue­ron las pri­me­ras en sufrir cor­tes de ener­gía y, si la his­to­ria sir­ve como guía , podrían estar entre las últi­mo en vol­ver a conec­tar­se. Esto es par­ti­cu­lar­men­te peli­gro­so, dicen, dado que los hoga­res de bajos ingre­sos pue­den care­cer de los recur­sos finan­cie­ros para huir a un lugar segu­ro o recu­pe­rar­se des­pués de la interrupción».

La espe­cu­la­ción hizo que en for­ma inme­dia­ta se dis­pa­ra­ran los pre­cios de los insu­mos para poder cale­fac­cio­nar­se. Es decir que estas fami­lias no solo no pue­den ir a otros luga­res para huir del frio y los cor­tes de luz, sino que muchas de ellas ter­mi­nan endeu­da­das para poder com­prar gas o com­bus­ti­ble para calefaccionarse.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *