Colom­bia. La dere­cha se mete de lleno en las elec­cio­nes de Ecuador

Por Juan Manuel Boc­cac­ci. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 22 de febre­ro de 2021.

La revis­ta Sema­na vin­cu­ló al gru­po gue­rri­lle­ro ELN con el correís­mo. Los fis­ca­les de ambos paí­ses se movie­ron rápi­do y ya está en mar­cha una inves­ti­ga­ción en Ecua­dor. Arauz dijo que se tra­ta de una fake news orien­ta­da a inha­bi­li­tar su fórmula.

Sie­te días antes de la pri­me­ra vuel­ta elec­to­ral, la revis­ta colom­bia­na Sema­na publi­có docu­men­tos obte­ni­dos por la inte­li­gen­cia mili­tar de ese país que vin­cu­la­ban al gru­po gue­rri­lle­ro local Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Nacio­nal (ELN) con el par­ti­do del expre­si­den­te Rafael Correa. Una vez pasa­da la elec­ción, con el can­di­da­to Andrés Arauz ya en el ballo­ta­ge, el fis­cal gene­ral de Colom­bia, Fran­cis­co Bar­bo­sa, via­jó a Qui­to para lle­var­le la infor­ma­ción a su par ecua­to­ria­na, Dia­na Sala­zar. Tan­to Correa como Arauz dije­ron que se tra­ta­ba de un nue­vo capí­tu­lo en el inten­to de pros­cri­bir a su fuer­za polí­ti­ca de cara a la segun­da vuel­ta del 11 abril. Ya en 2008 Colom­bia había ape­la­do a archi­vos secre­tos mili­ta­res para vin­cu­lar al correís­mo con las FARC. Para el soció­lo­go colom­biano Javier Cal­de­rón Cas­ti­llo se tra­ta de un “law­fa­re recar­ga­do” que esta vez encon­tró en el extran­je­ro su pata mediática.

Coope­ra­ción internacional

Según reve­ló Sema­na la infor­ma­ción que publi­ca­ron había sido obte­ni­da por las FFAA colom­bia­nas tras un ope­ra­ti­vo lle­va­do a cabo en la sel­va del Cho­có, el 25 de octu­bre de 2020. Los docu­men­tos habían sido extraí­dos de dis­po­si­ti­vos que per­te­ne­cían al gue­rri­lle­ro Andrés Feli­pe Vane­gas Lon­do­ño, alias Uriel, inte­gran­te del ELN que resul­tó aba­ti­do. Allí se habrían encon­tra­do más de tres teraby­tes de infor­ma­ción digi­tal en don­de Uriel dejó cons­tan­cia de sus ges­tio­nes. Entre ellas un supues­to “apor­te prés­ta­mo” a la cam­pa­ña de Unión por la Espe­ran­za (UNES), el par­ti­do que lle­va como can­di­da­to a Arauz. “Qui­sie­ra me con­ta­ran del capi­tal entre­ga­do al bino­mio para el señor de la mari­po­sa del sur MS, des­pués de la cum­bre mun­dial de la inter­na­cio­nal pro­gre­sis­ta”, escri­bió el gue­rri­lle­ro, según los datos que apor­ta Sema­na. La “mari­po­sa” remi­ti­ría al logo que uti­li­za UNES y el apor­te habría sido por 80 mil dólares.

El medio colom­biano tam­bién publi­có un audio don­de iden­ti­fi­ca­ron la voz de Uriel. Allí el gue­rri­lle­ro comen­ta un diá­lo­go que tuvo con Correa, aun­que no hay datos sobre el con­tex­to en que se dio el mis­mo. El expre­si­den­te le habría pedi­do que encuen­tre a una per­so­na con un deter­mi­na­do per­fil téc­ni­co para supues­ta­men­te ubi­car­la en su gobierno. La publi­ca­ción de esta infor­ma­ción en la pren­sa de Colom­bia bas­tó para que la fis­cal ecua­to­ria­na le pida a su par del nor­te una copia de los archi­vos. Sala­zar jus­ti­fi­có la soli­ci­tud en el “supues­to finan­cia­mien­to por par­te del ELN a la cam­pa­ña del can­di­da­to a la pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca, Andrés Arauz”. El fis­cal de Colom­bia, Fran­cis­co Bar­bo­sa, via­jó el día 12 para entre­gar los docu­men­tos en mano.

El bra­zo veloz de la Justicia

Con­sul­ta­do sobre estas reve­la­cio­nes, Correa sos­tu­vo que no cono­cía a Uriel y cri­ti­có la cele­ri­dad con la se movie­ron los fis­ca­les. “Ni cuan­do ase­si­na­ron a tres perio­dis­tas ecua­to­ria­nos en Colom­bia se actuó tan rápi­do. (…) Con­ti­nua­rán con el show de finan­cia­mien­to del ELN duran­te la segun­da vuel­ta”, indi­có el exman­da­ta­rio en Twit­ter. Arauz dijo que se tra­ta­ba de “fake news”. “Toda esta patra­ña tie­ne una úni­ca inten­ción: impe­dir que el bino­mio Arauz-Rabas­call par­ti­ci­pe en la segun­da vuel­ta», sos­tu­vo el candidato.

Para el soció­lo­go Javier Cal­de­rón estos ele­men­tos per­mi­ten sumar un nue­vo fac­tor en la teo­ría del law­fa­re: la orques­ta­ción direc­ta des­de un medio extran­je­ro. “No se le ini­ció un pro­ce­so judi­cial a nadie den­tro del correís­mo en Colom­bia. Fue un docu­men­to fil­tra­do, y no sabe­mos si dise­ña­do por la inte­li­gen­cia mili­tar colom­bia­na, para meter­se en las elec­cio­nes en Ecua­dor”, indi­có el aca­dé­mi­co. Ade­más seña­ló que el mane­jo de la infor­ma­ción por par­te de los mili­ta­res no da nin­gu­na segu­ri­dad sobre la cade­na de cus­to­dia que deben seguir estos archi­vos. “Uti­li­zan este tipo de mate­ria­les para cons­truir ‘fal­sos posi­ti­vos’ judi­cia­les, y en este caso para con­tri­buir a con­ti­nuar la gue­rra judi­cial en con­tra del correís­mo”, indi­có el sociólogo.

Cal­de­rón tam­bién recal­có que Sema­na dio un giro edi­to­rial des­de que la fami­lia Gilins­ki se posi­cio­nó como due­ña mayo­ri­ta­ria de la revis­ta. “Poseen el segun­do gru­po eco­nó­mi­co más impor­tan­te del país. Están liga­dos al sis­te­ma finan­cie­ro, son due­ños de ban­cos y cor­po­ra­cio­nes inter­na­cio­na­les, tie­nen nego­cios y cone­xio­nes con Gui­ller­mo Las­so”, infor­mó el aca­dé­mi­co. Las­so, his­tó­ri­co due­ño del Ban­co de Gua­ya­quil, es el can­di­da­to del fren­te CREO que com­pe­ti­rá con Arauz en el ballo­ta­ge. El cre­ci­mien­to de los Gilink­si en Sema­na tra­jo apa­re­ja­da la renun­cia de más de una dece­na de perio­dis­tas con amplia tra­yec­to­ria en el medio. “La revis­ta que­dó des­gua­za­da. No era pro­gre­sis­ta, pero sí muy plu­ral. Hoy que­dó en manos de un gru­po de dere­cha”, indi­có el sociólogo.

Guión reno­va­do

Tam­bién en 2008 las FFAA colom­bia­nas habían señal­do víncu­los entre el correís­mo y un gru­po insur­gen­te. Aque­lla vez se tra­tó de infor­ma­ción halla­da en las compu­tado­ras de uno de los líde­res de las FARC, Raúl Reyes, tam­bién aba­ti­do tras un ope­ra­ti­vo. El hecho tuvo amplia reper­cu­sión ya que el gobierno de Correa denun­ció que los mili­ta­res colom­bia­nos habían ingre­sa­do a terri­to­rio de Ecua­dor para lle­var ade­lan­te la manio­bra. Eso no impi­dió que el enton­ces pre­si­den­te Álva­ro Uri­be uti­li­za­ra los archi­vos para denun­ciar el víncu­lo entre polí­ti­cos y miem­bros del gru­po arma­do. Entre ellos, Correa. En con­cre­to se dijo que la gue­rri­lla había apor­ta­do a su cam­pa­ña pre­si­den­cial. Pos­te­rior­men­te la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia de Colom­bia inva­li­dó el uso de esa infor­ma­ción. Para el máxi­mo tri­bu­nal la mis­ma había sido obte­ni­da de mane­ra ile­gí­ti­ma y tam­bién cues­tio­nó el mane­jo de los archi­vos por la inte­li­gen­cia colombiana.

A su vez, fil­tra­cio­nes rea­li­za­das por Wiki­Leaks en 2010 de docu­men­tos diplo­má­ti­cos de Esta­dos Uni­dos per­mi­tie­ron cono­cer lo que pla­neó hacer con la infor­ma­ción el gobierno de Uri­be antes de que la mis­ma salie­ra a la luz. Un cable de la emba­ja­da de mayo de 2008 da cuen­ta de las con­ver­sa­cio­nes que tuvie­ron Juan Manuel San­tos, enton­ces minis­tro de Defen­sa, con el emba­ja­dor nor­te­ame­ri­cano. San­tos narró cómo el gobierno colom­biano había pla­ni­fi­ca­do dis­tri­buir los archi­vos de Reyes a cier­tos medios, para uti­li­zar­los con­tra Ecua­dor y Cuba.

En 2018 el actual pre­si­den­te Ecua­dor, Lenín Moreno, había pedi­do reabrir la cau­sa con­tra Correa por el supues­to finan­cia­mien­to de las FARC. Esta vez se basó en un video que supues­ta­men­te evi­den­cia­ba la cola­bo­ra­ción. Con­sul­ta­do por Página/​12, el abo­ga­do Faus­to Jarrín, que lle­vó ade­lan­te la defen­sa del expre­si­den­te ecua­to­riano en varias cau­sas, seña­ló que nin­guno de esos pro­ce­sos lega­les logró pasar las inves­ti­ga­cio­nes pre­vias. «Fue­ron casos gene­ra­dos para tra­tar de inun­dar la opi­nión públi­ca con mie­do. Es lo que hace la dere­cha”, seña­ló el letrado.

En las sema­nas pre­vias a la elec­ción de este año, hubo una llu­via de fake news con­tra el can­di­da­to correís­ta. En una de ellas, el dia­rio Cla­rín publi­có una nota que hacía refe­ren­cia a un video fal­so que cir­cu­ló por las redes socia­les. En ese mar­co enra­re­ci­do es que apa­re­ció la publi­ca­ción de Sema­na. Habrá que espe­rar si sur­ge algún nue­vo ele­men­to de cara al ballo­ta­ge. Lo que sí es segu­ro, es que esta­mos fren­te a las elec­cio­nes más irre­gu­la­res que vivió Ecua­dor en mucho tiempo.

Foto prin­ci­pal: Fis­cal gene­ral colom­biano Bar­bo­sa y su par ecua­to­ria­na Salazar. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *