Sáha­ra Occi­den­tal. La Repú­bli­ca Saha­raui. La lucha por su existencia

Resu­men Medio Orien­te, 20 febre­ro de 2021-.

Por Jor­ge Ale­jan­dro Suá­rez Saponaro

Direc­tor del Dia­rio El Minu­to para Argentina

El 27 de febre­ro de 1976, en un case­río lla­ma­do Bir Leh­lú, los líde­res del Fren­te Poli­sa­rio, antes que expi­ra­ra la pre­sen­cia espa­ño­la por los ile­ga­les Acuer­dos de Madrid, pro­cla­ma­ron ante el mun­do el naci­mien­to de un nue­vo esta­do, la Repú­bli­ca Ára­be Saba­raui Demo­crá­ti­ca o RASD La joven nación esta­ba sien­do inva­di­da por sus veci­nos marro­quí y mau­ri­tano, en nom­bre de intere­ses aje­nos a la región. Ello no impi­dió que bajo el lide­raz­go úni­co de El Uali Mus­ta­fá Sayed, los saha­rauis libra­ran una gue­rra de carac­te­rís­ti­cas úni­cas. El tiem­po pasó y el país vuel­ve a luchar por su dig­ni­dad, ante una Comu­ni­dad Inter­na­cio­nal indiferente.

Aquel 27 de febre­ro, en la pro­cla­ma­ción de la RASD, seña­la­ba lo siguien­teEl Pue­blo Ára­be Saha­raui, recor­dan­do a los pue­blos del mun­do que han pro­cla­ma­do la Car­ta de las Nacio­nes Uni­das, la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los Dere­chos Huma­nos y la Reso­lu­ción 1514 de las Nacio­nes Uni­das en su deci­mo­quin­to perío­do de sesio­nes, y tenien­do en cuen­ta el tex­to de la mis­ma, en el que se afir­ma: “Que los pue­blos del mun­do han pro­cla­ma­do en la Car­ta de las Nacio­nes Uni­das que están resuel­tos a reafir­mar la fe en los dere­chos fun­da­men­ta­les del hom­bre, en la dig­ni­dad y el valor de la per­so­na huma­na, en la igual­dad de dere­chos de hom­bres y muje­res y de las Nacio­nes gran­des y peque­ñas a pro­mo­ver el pro­gre­so social y a ele­var el nivel de vida den­tro de un con­cep­to más amplio de la liber­tad». Los pue­blos del mun­do cons­cien­tes de los cre­cien­tes con­flic­tos que ori­gi­na el hecho de negar la liber­tad a esos pue­blos o impe­dir­la, lo cual cons­ti­tu­ye una gra­ve ame­na­za a la paz mun­dial. Con­ven­ci­dos de que todos los pue­blos tie­nen un dere­cho inalie­na­ble a la liber­tad abso­lu­ta, al ejer­ci­cio de su sobe­ra­nía y a la inte­gri­dad de su terri­to­rio nacio­nal. Y pro­cla­man­do solem­ne­men­te la nece­si­dad de poner fin rápi­da e incon­di­cio­nal­men­te al colo­nia­lis­mo en todas sus for­mas y mani­fes­ta­cio­nes para el logro del desa­rro­llo eco­nó­mi­co, social y cul­tu­ral de los pue­blos mili­tan­tes. Pro­cla­ma solem­ne­men­te ante el mun­do ente­ro, en base a la libre volun­tad popu­lar basa­da sobre los prin­ci­pios y alter­na­ti­vas demo­crá­ti­cas: La cons­ti­tu­ción de un Esta­do libre, inde­pen­dien­te y sobe­rano, regi­do por un sis­te­ma nacio­nal demo­crá­ti­co, ÁRABE de ten­den­cia UNIONISTA, de con­fe­sio­na­li­dad ISLÁMICA, pro­gre­sis­ta, que adquie­re como for­ma de régi­men el de la Repú­bli­ca Ára­be Saha­raui Demo­crá­ti­ca. De acuer­do con su doc­tri­na, orien­ta­ción y línea, este Esta­do Ára­be, Afri­cano, No Ali­nea­do pro­cla­ma: Su res­pe­to a los tra­ta­dos y los com­pro­mi­sos inter­na­cio­na­les. Su adhe­sión a la Car­ta de la ONU. Su adhe­sión a la Car­ta de la Orga­ni­za­ción de Uni­dad Afri­ca­na, reafir­man­do su adhe­sión a la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los Dere­chos Humanos.

Su adhe­sión a la Car­ta de la Liga Ára­be. El Pue­blo ára­be de la Repú­bli­ca Ára­be Saha­raui Demo­crá­ti­ca habien­do deci­di­do defen­der su inde­pen­den­cia y su inte­gri­dad terri­to­rial y ejer­cer el con­trol de sus recur­sos y rique­zas natu­ra­les, lucha al lado de todos los pue­blos aman­tes de la paz para el man­te­ni­mien­to de los valo­res pri­mor­dia­les de la paz y la segu­ri­dad inter­na­cio­na­les. Afir­ma su apo­yo a todos los Movi­mien­tos de Libe­ra­ción de los pue­blos de la domi­na­ción colo­nia­lis­ta. En este momen­to his­tó­ri­co en que se pro­cla­ma la cons­ti­tu­ción de esta nue­va Repú­bli­ca, pide a sus her­ma­nos y a todos los paí­ses del mun­do el RECONOCIMIENTO de esta nue­va nación, a la vez que mani­fies­ta expre­sa­men­te su deseo de esta­ble­cer rela­cio­nes recí­pro­cas basa­das en la amis­tad, la coope­ra­ción y en la no inje­ren­cia en los asun­tos inter­nos. La Repu­bli­ca Ára­be Saha­raui Demo­crá­ti­ca pide a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, cuyas metas son el esta­ble­ci­mien­to del dere­cho y la jus­ti­cia en aras de refor­zar los pila­res de la paz y de la segu­ri­dad mun­dia­les: Que cola­bo­re en la cons­truc­ción y en el desa­rro­llo de este nue­vo país para garan­ti­zar en ella dig­ni­dad, la pros­pe­ri­dad y las aspi­ra­cio­nes de la per­so­na humana.

Con­se­jo Nacio­nal Pro­vi­sio­nal Saha­raui en repre­sen­ta­ción de la volun­tad del Pue­blo de la Repu­bli­ca Ára­be Saha­raui Demo­crá­ti­ca. Bir Leh­lu, 27 de Febre­ro de 1976.

Los jóve­nes nacio­na­lis­tas saha­rauis, imbui­dos en el nacio­na­lis­mo ára­be, en las expe­rien­cias revo­lu­cio­na­rias de Arge­lia, Libia, Egip­to, esta­ban dis­pues­to a todo, por el sue­ño una repú­bli­ca ára­be y pro­gre­sis­ta. Una agen­da muy dis­tin­ta, de los regí­me­nes mau­ri­tano y marro­quí. En el caso del pri­me­ro, el auto­ri­ta­rio pre­si­den­te Uld Dad­dah, había ata­do a su país, a las cade­nas de Fran­cia, del cual tan­to el país qui­so zafar­se, embar­có a su país a una gue­rra, que solo trae­ría muer­te y mise­ria con­tra sus her­ma­nos saha­rauis. Marrue­cos, en manos de una monar­quía corrup­ta, el ambi­cio­so rey Has­san II, encon­tró en la tra­ge­dia saha­raui, una vál­vu­la de esca­pe para los pro­ble­mas domés­ti­cos. La aven­tu­ra mili­tar, solo sig­ni­fi­có un gran nego­cio para Fran­cia, prin­ci­pal pro­vee­dor de equi­po y ase­so­ra­mien­to. Las Fuer­zas Reales marro­quíes, cons­trui­das sobre las fuer­zas colo­nia­les espa­ño­las, fran­ce­sas en tiem­pos del Pro­tec­to­ra­do y las lla­ma­das “Ban­das del Ejér­ci­to de Libe­ra­ción”, bra­zo arma­do del par­ti­do nacio­na­lis­ta Istiq­lal, por ende su cohe­sión, era limi­ta­da, con pro­ble­mas en mate­ria de orga­ni­za­ción y equi­pa­mien­to, agre­gán­do­se las terri­bles pur­gas como con­se­cuen­cia del últi­mo inten­to de gol­pe en 1971. La aven­tu­ra en los Altos del Golán, en la Gue­rra del Yom Kip­pur, puso en evi­den­cia las limi­ta­cio­nes mili­ta­res marro­quíes, espe­cial­men­te para un adver­sa­rio pro­fe­sio­nal y con alto nivel de pre­pa­ra­ción como las Fuer­zas de Defen­sa Israe­líes. Pro­ble­mas inter­nos, con­se­cuen­cia de la pobre­za, los altos nive­les de corrup­ción, y ade­más una cohe­sión nacio­nal ende­ble, lle­va­ron al hábil rey Has­san II, a bus­car en la aven­tu­ra saha­raui, una cau­sa nacio­nal. Es fre­cuen­te en las dic­ta­du­ras, bus­car un enemi­go exte­rior, exa­cer­bar áni­mos y pro­mo­ver el patrio­te­ris­mo, como meca­nis­mo para que las masas se olvi­den, por un momen­to, de la dura reali­dad que impo­nen las dic­ta­du­ras. Espa­ña, con un gobierno infil­tra­do por trai­do­res, como Arias Nava­rro y otros per­so­na­jes, no dudó, de entre­gar el lla­ma­do Saha­ra Espa­ñol, a su suer­te, a cam­bio de las miga­jas que ofre­cía el monar­ca alaui­ta. Los saha­rauis que­da­ron aban­do­na­dos a su suer­te, y de la noche a la maña­na, por un sub­ter­fu­gio legal, deja­ron de ser espa­ño­les. Inclu­so, el gobierno espa­ñol mal­tra­tó a sus ciu­da­da­nos, que apos­ta­ron a vivir en el Saha­ra, deja­ron sus vidas, sus per­te­nen­cias, que tuvie­ron que aban­do­nar de la noche a la maña­na. Has­ta los cemen­te­rios, fue­ron exhu­ma­dos. Pare­cie­ra que el Saha­ra Espa­ñol, fue­ra con­si­de­ra­do como un sue­ño, que nun­ca ocu­rrió. Algo que debía olvidarse.

Las fuer­zas marro­quíes, ya sea por medio de uni­da­des regu­la­res como orga­ni­za­cio­nes crea­das por la inte­li­gen­cia mili­tar, gene­ra­ron todo tipo de inci­den­tes arma­dos. Lue­go vino la Mar­cha Ver­de, una cor­ti­na de humo, apo­ya­da por el geo­po­lí­ti­co del mal, Henry Kis­sin­ger y las monar­quías con­ser­va­do­ras ára­bes, que tenían un pro­fun­do recha­zo a cual­quier inten­to­na repu­bli­ca­na pro­gre­sis­ta o nacio­na­lis­ta, apo­ya­ron la aven­tu­ra. La inva­sión se carac­te­ri­zó por actos bru­ta­li­dad, eje­cu­cio­nes suma­rias, vio­len­cia sexual y pilla­je. No en vano 40.000 saha­rauis, de los 75.000 que vivían en el Saha­ra Espa­ñol, empren­die­ran la hui­da al desier­to. La fal­ta de pre­pa­ra­ción mili­tar de los marro­quíes, se puso en evi­den­cia ante la inca­pa­ci­dad de dar res­pues­tas ade­cua­das a un enemi­go mucho más débil, pero con ini­cia­ti­va tác­ti­ca. El “socio” mau­ri­tano, con un ejér­ci­to biso­ño, mal equi­pa­do, tuvo que recu­rrir al auxi­lio de marro­quíes y fran­ce­ses. Un ejem­plo la épi­ca bata­lla de La Güe­ra, don­de cien saha­rauis, lucha­ron has­ta la muer­te, solo un puña­do se entre­ga­ría, lue­go de diez días, don­de los mau­ri­ta­nos tuvie­ron que pedir ayu­da a Marrue­cos que envío uni­da­des de arti­lle­ría y patru­lle­ros nava­les para bom­bar­dear des­de tie­rra y mar.. El alto man­do del Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Popu­lar Saha­raui o ELPS, tenía que enfren­tar una gue­rra de dos fren­tes, con esca­sos recur­sos huma­nos y mate­ria­les. La res­pues­ta fue fijar obje­ti­vos, que eran con­cor­dan­tes con los recur­sos disponibles.

La gue­rra de libe­ra­ción nacio­nal, insu­mió más de una déca­da. Mau­ri­ta­nia lue­go de tres años de lucha, sos­te­ni­da gra­cias a Marrue­cos y Fran­cia, tuvo que arro­jar la toa­lla. La pre­sen­cia mili­tar extran­je­ra, gene­ra­ba ani­mo­si­dad en la ofi­cia­li­dad nacio­na­lis­ta. Los pue­blos negros del sur, no que­rían saber para nada en una gue­rra entre “moros”. La eco­no­mía esta­ba al bor­de del colap­so, don­de el 60% del pre­su­pues­to era des­ti­na­do a finan­ciar el ejér­ci­to, en un país que pre­ci­sa­ba escue­las, hos­pi­ta­les, agua pota­ble, antes que car­tu­chos de muni­ción. El ELPS, con­cen­tró el esfuer­zo, en des­truir obje­ti­vos estra­té­gi­cos de la eco­no­mía mau­ri­ta­na y de esta mane­ra influir en el esfuer­zo de gue­rra. Marrue­cos iba pasar por un pro­ce­so simi­lar, has­ta que Esta­dos Uni­dos, con el cru­za­do anti­co­mu­nis­ta Ronald Reagan, apo­yó el gran nego­cio de los muros defen­si­vos. Ver­da­de­ra derro­ta estra­té­gi­ca, dado que de hecho, el obje­ti­vo de eli­mi­nar la Repú­bli­ca Saha­raui no fue logra­do, y dado la inca­pa­ci­dad de des­truir sus fuer­zas móvi­les, no que­dó otra que cons­truir muros, al mejor esti­lo Magi­not, para limi­tar los movi­mien­tos, de una fuer­za mili­tar, cuyo talón de Aqui­les, eran los recur­sos huma­nos, muy fini­tos. La esca­sa demo­gra­fía saha­raui, impe­día repo­ner con faci­li­dad las pér­di­das de muchos cua­dros con gran experiencia.

El Plan de Paz de 1991, sin nin­gu­na duda favo­re­ció a Marrue­cos, espe­cial­men­te por­que la poten­cia admi­nis­tra­do­ra de iure, Espa­ña, no tuvo el valor, a pesar de su jefe de gobierno Feli­pe Gon­za­lez, un socia­lis­ta que había hecho muchas pro­me­sas a los saha­rauis, miró hacia otro lado. El régi­men marro­quí, vio­lan­do el dere­cho inter­na­cio­nal huma­ni­ta­rio, intro­du­jo colo­nos, sem­bró el terror entre los saha­rauis, y ane­xó el terri­to­rio. Todo ello pena­do por las Con­ven­cio­nes de Gine­bra. Gra­cias al veto de Fran­cia, que tan­tas lec­cio­nes sobre dere­chos huma­nos, les quie­re dar al mun­do y espe­cial­men­te a los lati­no­ame­ri­ca­nos, apo­yó sin tapu­jos a su socio, o mejor dicho, su esta­do saté­li­te, Marrue­cos, ha impe­di­do que Nacio­nes Uni­das ten­ga facul­tad de moni­to­rear los dere­chos huma­nos. Esta­dos Uni­dos inter­vino en su momen­to con los lla­ma­dos Plan Baker I y II, las pro­pues­tas de fal­sa auto­no­mía de Marrue­cos, y la par­ti­ción del terri­to­rio en tiem­pos de Kofi Annan, tam­bién recha­za­do por Rabat. No cabe duda que man­te­ner el con­flic­to, es fun­cio­nal a los intere­ses del régi­men marro­quí. Las rique­zas gene­ra­das por la pes­ca y el fos­fa­to, poco y nada han lle­ga­do al desa­rro­llo del país. No en vano, cien­tos de miles de marro­quíes están dis­per­sos por Euro­pa, como en paí­ses del Orien­te Medio, bus­can­do empleo y una vida mejor que, la que tenían en su país de origen.https://www.youtube.com/embed/W4Z-HuHaw_0

Fran­cia encon­tró en Marrue­cos una pla­ta­for­ma para pro­yec­tar­se sobre Áfri­ca, con­ser­var influen­cia polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca. Los esta­dos fran­có­fo­nos, depen­den en menor o mayor medi­da de la ayu­da de París. Esto ha reper­cu­ti­do en el seno de la Unión Afri­ca­na, que se encuen­tra frac­tu­ra­da e impi­de actuar en diver­sas cri­sis, no solo en la saha­raui, sino en la de Malí, por citar un ejem­plo. Esto poten­cia el rol de Fran­cia en la región, ante una cre­cien­te pre­sen­cia de Chi­na y Rusia. París, azu­za el con­flic­to saha­raui, dado que ello impli­ca mayor depen­den­cia de Marrue­cos en la com­pra de armas, apo­yo polí­ti­co, inver­sio­nes, agre­gán­do­se los bene­fi­cios deri­va­dos de la explo­ta­ción ile­gal de fos­fa­tos que favo­re­ce a empre­sas de Euro­pa y Esta­dos Uni­dos. Miles de millo­nes de dóla­res gene­ra­dos por la pes­ca, los fos­fa­tos, se van a los bol­si­llos de unos pocos. La pre­sen­cia posi­ble de hidro­car­bu­ros en aguas saha­rauis, ali­men­ta el ape­ti­to fran­cés, dado que París está en reti­ra­da ante el gene­ro­so dine­ro chino, y sus gran­des pro­yec­tos, don­de Fran­cia no pue­de com­pe­tir. Por ende hay que per­pe­tuar la pre­sen­cia marro­quí en el Saha­ra Occi­den­tal. Todo ello a sabien­das que una gra­ve vul­ne­ra­ción al dere­cho inter­na­cio­nal, como ha seña­la­do cla­ra­men­te el Tri­bu­nal Euro­peo, las reso­lu­cio­nes de Nacio­nes Uni­das, o la pro­pia Cor­te Inter­na­cio­nal de Jus­ti­cia de la Haya, con su dic­ta­men de 1975, don­de dice cla­ra­men­te que los recla­mos de Mau­ri­ta­nia y Marrue­cos no tie­nen sus­ten­to alguno.

Espa­ña mira hacia otro lado, su estra­te­gia de apa­ci­gua­mien­to, no hace más que ali­men­tar un con­flic­to mayor a lar­go pla­zo. La pre­sión sobre Ceu­ta y Meli­lla, como sobre las aguas cana­rias, será mayor. Intere­ses pode­ro­sos, impi­den que por aho­ra, se vio­le el sta­tus quo, don­de exis­ta un actor hege­mó­ni­co en la región ale­da­ña, al estra­té­gi­co Estre­cho de Gibral­tar. Madrid es rehén de las pre­sio­nes marro­quíes, y ello que­da en evi­den­cia con las polí­ti­cas migra­to­rias, la pes­ca, el trá­fi­co de dro­gas y el tema Ceu­ta y Meli­lla, que según la idea tras­no­cha­da del Gran Marrue­cos, deben estar bajo la tute­la de Rabat. Esta ideo­lo­gía, que nació en los tiem­pos de la lucha por la inde­pen­den­cia, pen­sa­da por el líder nacio­na­lis­ta Al Fas­si, sir­vió de sus­ten­to ideo­ló­gi­co para la monar­quía, en un inten­to de pro­mo­ver una suer­te de des­tino mani­fies­to, para un país con esca­sa cohe­sión nacio­nal. La his­to­ria marro­quí, dejó una lec­ción cla­ra para los monar­cas, tener todo el poder que se pue­da en sus manos. Por ende la demo­cra­cia al mejor esti­lo euro­peo, es un eufe­mis­mo. El refe­rén­dum de auto­de­ter­mi­na­ción, es una pro­me­sa vacía. Frank Ruddy, diplo­má­ti­co vete­rano de Esta­dos Uni­dos, y que tuvo inter­ven­ción en el pro­ce­so de paz de los 90, seña­ló en su opor­tu­ni­dad, que colo­nos marro­quíes, no mira­ban con dis­gus­to, for­mar par­te de un esta­do saha­raui. La demo­cra­cia libe­ra fuer­zas muy pode­ro­sas, que regí­me­nes como el marro­quí, o de otros paí­ses ára­bes, saben que pue­den sucum­bir ante los vien­tos de cambio.

Los años han pasa­do, lee­mos noti­cias sobre un pro­ce­so de paz estan­ca­do. Marrue­cos ha con­so­li­da­do la ocu­pa­ción. Ingre­só a la Unión Afri­ca­na con el cla­ro obje­ti­vo de des­pla­zar a la RASD, bus­có gene­rar un gru­po de paí­ses afi­nes, que con apo­yo de paí­ses ára­bes con­ser­va­do­res, logró abrir una serie de con­su­la­dos en El Aaiún ocu­pa­do. Los lobis­tas pro marro­quíes pulu­lan por todos lados, nos hablan de un plan de auto­no­mía, y que el Poli­sa­rio es una orga­ni­za­ción terro­ris­ta liga­da a Irán o Al Qae­da. Solo los que des­co­no­cen este con­flic­to, pue­den dar cré­di­to a seme­jan­tes argu­men­tos, caren­tes de sus­ten­to. Olvi­dan que en tiem­pos de Hillary Clin­ton, como jefa del Depar­ta­men­to de Esta­do, este orga­nis­mo, elo­gió el papel del Poli­sa­rio para com­ba­tir los gru­pos sala­fis­tas como Al Qaeda.

Gene­ra­cio­nes de saha­rauis cre­cen como ciu­da­da­nos de segun­da en las zonas ocu­pa­das y otros, en una situa­ción don­de pare­cie­ra que el tiem­po se detu­vo. La espe­ran­za de ver la patria reuni­fi­ca­da, pare­ce leja­na. Las maqui­na­cio­nes de las gran­des poten­cias, Marrue­cos apo­ya­dos por Fran­cia, come­te vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos. Las des­apa­ri­cio­nes, las tor­tu­ras, las muer­tes del pasa­do y pre­sen­te que­dan impu­nes. Marrue­cos apues­ta a la ane­xión del terri­to­rio, borrar de un plu­ma­zo a los saha­rauis. Es un tema de pres­ti­gio polí­ti­co para la monar­quía, que ha derro­cha­do miles de millo­nes en sos­te­ner las com­pras de armas en sus Fuer­zas Arma­das, finan­cia­das por la che­que­ra sau­di­ta y de otros socios ára­bes. Espa­ña no quie­re pro­ble­mas, sabe que lle­ga­do el caso, los 100.000 efec­ti­vos des­ple­ga­dos en el Saha­ra, pue­den ter­mi­nar cer­can­do Ceu­ta y Meli­lla. Arge­lia man­tie­ne una pos­tu­ra, de man­te­ner el con­flic­to a fue­go len­to, a fin de man­te­ner ale­ja­do a los marro­quíes lejos de sus fron­te­ras. Mau­ri­ta­nia, es par­te del jue­go, con su neu­tra­li­dad, pero tole­ran­do a la RASD y brin­da­do algún apo­yo dis­cre­to. Marrue­cos debe estar lejos de las fron­te­ras. Sabe del sue­ño ane­xio­nis­ta de Rabat, que por cier­to al que nun­ca renunció.

La cri­sis de Guer­gue­rat de 2020, fue el deto­nan­te. Nacio­nes Uni­das, expec­tan­te, no hizo nada, ni siquie­ra una nota hacien­do saber a Marrue­cos que vio­ló el Acuer­do Mili­tar nro. 1, de cru­zar la zona des­mi­li­ta­ri­za­da para disol­ver una pro­tes­ta, en un paso ile­gal. La cri­sis deri­vó en cho­ques arma­dos, denun­cia­dos por Nacio­nes Uni­das, con un secre­ta­rio gene­ral, Gute­rres, siem­pre favo­ra­ble a Marrue­cos. Rabat nie­ga todo. Arge­lia movi­li­za tro­pas y ele­va el tono de voz, pero no va mas allá. Mau­ri­ta­nia, tam­bién des­plie­ga de mane­ra dis­cre­ta fuer­zas cer­ca­nas de la zona con­tro­la­das por la RASD. Hay un silen­cio infor­ma­ti­vo. En medio de la cri­sis, el pre­si­den­te Donald Trump, un per­so­na­je igno­ran­te en mate­ria de polí­ti­ca exte­rior y geo­po­lí­ti­ca, como puso de mani­fies­to de que­rer com­prar Groen­lan­dia a Dina­mar­ca, como si estu­vié­ra­mos en el sil­go XIX, pro­me­tió en redes socia­les, reco­no­cer la sobe­ra­nía marro­quí, a cam­bio de nor­ma­li­zar las rela­cio­nes con Israel. Pero por suer­te, este per­so­na­je se fue a su casa. Aun­que la admi­nis­tra­ción Biden, no alien­ta gran­des espe­ran­zas. Esta­dos Uni­dos, apo­ya­rá siem­pre a su alia­do marro­quí, mas en tiem­pos que Áfri­ca es un cam­po de dispu­ta con Chi­na y Rusia, que pisan fuerte.

La RASD está en com­ple­ta sole­dad, mas allá de decla­ra­cio­nes de soli­da­ri­dad. La espe­ran­za que hubo en Amé­ri­ca Lati­na, que­dó en saco roto. Solo Uru­guay reco­no­ció a la RASD en 2005, lue­go de muchos años. Pero la región se man­tu­vo al mar­gen del tema. Lamen­ta­ble, espe­cial­men­te por paí­ses como Argen­ti­na, que viven en car­ne pro­pia lo que es el expo­lio de sus rique­zas en manos de una poten­cia extran­je­ra, como el caso Mal­vi­nas, miran para otro lado, o lo que es peor hacen lugar al lobby marro­quí, en abier­ta con­tra­dic­ción a la tra­di­ción argen­ti­na de apo­yo a los pue­blos en su dere­cho a la autodeterminación. 

¿Será esta la últi­ma juga­da de los saha­rauis? Sea como fue­re, no cabe duda que ven­de­rán caro su honor nacio­nal. Está nada menos que la exis­ten­cia del pue­blo saha­raui y por ende la pro­pia RASD. El pri­mer pre­si­den­te de la Repú­bli­ca, El Uali Mus­ta­fá Sayed, expre­só cla­ra­men­te lo que impli­ca la volun­tad nacio­nal por la libe­ra­ción: “Si quie­res tu dere­cho es pre­ci­so que estés dis­pues­to a derra­mar tu san­gre, es pre­ci­so que sacri­fi­ques todo por una sola cosa: tu dig­ni­dad”. Los saha­rauis lo saben y una nue­va eta­pa por la libe­ra­ción se ha iniciado.

Fuen­te:
ESTRATEGIA Y DEFENSA Refle­xio­nes y Aná­li­sis-Blog 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *