Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Por Pablo Hasél

Por Facun­do Azna­rez. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 de febre­ro de 2021.

Hace poco menos de 10 años, en la pri­ma­ve­ra de 2011, me encon­tra­ba jun­to a un puña­do de soña­do­res, cana­li­zan­do pasio­nes y ener­gías en man­te­ner viva una radio libre que tenía base en Algor­ta. La radio con­ta­ba con un área de emi­sión que abar­ca­ba una bue­na par­te de Biz­kaia y se lla­ma­ba Kos­ka Irratia. 

Como no tenía­mos nin­gún tipo de finan­cia­mien­to ofi­cial, el alqui­ler del local, el del repe­ti­dor y todos los demas gas­tos los sol­ven­tá­ba­mos median­te noches infi­ni­tas en tur­nos de txos­nas, rifas, sor­teos y apor­tes colectivos. 

Una de las for­mas que vimos para con­se­guir apo­yos y visi­bi­li­dad para la radio fue la de inten­tar orga­ni­zar con­cier­tos soli­da­rios en los gaz­tetxes de la zona, con los que inten­tá­ba­mos tejer, día a día, pro­gra­ma a pro­gra­ma, redes de comu­ni­ca­ción popu­lar, ade­más de inten­tar des­per­tar en chi­cos y chi­cas de la zona, la pasíon por la radio y su infi­ni­ta potenciabilidad.

Los pocos que nos pusi­mos la mochi­la al hom­bro de inten­tar orga­ni­zar algo, tenía­mos poca o nada expe­rien­cia en el tema, pero como había­mos hecho cosas mucho más gran­des en el estu­dio de la radio, lo inten­ta­mos con pasión, como había­mos hecho en tan­tas ocasiones.

En esos meses, ya había empe­za­do a tener reper­cu­sión un chi­co bas­tan­te atre­vi­do y valien­te, lla­ma­do Pablo Hasél, que con un micró­fono en la mano decía muchas ver­da­des incómodas.Como no tenía­mos mucho que per­der, le escri­bí un men­sa­je, sin haber habla­do nun­ca antes con él. Le dije que no tenía­mos un euro, pero que podía­mos pagar­le el auto­bús des­de Llei­da y que lo alo­ja­ría­mos en algu­na casa. 

En menos de un día, me res­pon­dió que esta­ba muy agra­de­ci­do y que le encan­ta­ría venir, ya que solo había esta­do una vez en Gas­teiz. Me dijo que que­ría venir tam­bién su com­pa­ñe­ra, y que ellos paga­rían el bille­te de bus adicional.

En pocos días, pre­pa­ra­mos cam­pa­ña de pren­sa, car­te­les, cuñas de radio y tira­mos con­tac­tos para sumar com­pa­ñe­ros a la fies­ta, tenien­do en cuen­ta que en ese momen­to eran pocos los con­cier­tos de rap o hip hop que se rea­li­za­ban en Gaz­tetxes. Una aven­tu­ra, de las buenas. 

Al poco tiem­po la noche tomó for­ma al sumar­se la peña de 121 Krew con Endi­ka como con­tac­to y nexo, y jun­to a ellos dos chi­cos que comen­za­ban bajo el nom­bre de Revol­ta Per­ma­nent y que lla­ma­ban la aten­ción, pese a su poca experiencia.

Pre­pa­ra­ti­vos, ten­sión, expec­ta­ti­vas y visi­bi­li­za­ción jun­to a los pri­me­ros pasos de la gen­te en redes socia­les. Mucho apo­yo vir­tual, pero poca pre­sen­cia físi­ca. Lle­gó el día ante­rior y como que­da­mos, Pablo y su com­pa, de la que no recuer­do el nom­bre, lle­ga­ron para alo­jar­se en mi casa, dón­de si no, para no per­der dine­ro con la aven­tu­ra del fin de semana.

En casa tenía­mos una habi­ta­ción libre y como yo era uno de los «orga­ni­za­do­res» hice de coci­ne­ro para los gru­pos y de lo que hizo fal­ta. La noche salió bien, vino poca gen­te, que expre­sa­ba su agra­de­ci­mien­to por la posi­bi­li­dad de orga­ni­zar algo dife­ren­te, pero fue mucha más la que se ente­ró y por lo que sea no vino. 

No gana­mos, ni per­di­mos pla­ta, con­se­gui­mos visi­bi­li­dad, algo que no era poco, según las pre­vi­sio­nes del momen­to. En lo eco­nó­mi­co, ter­mi­na­mos igual de mal que cómo esta­ba­mos. Con­ten­tos, pero cansados. 

Los que se ente­ra­ron, y se pusie­ron manos a la obra des­de tiem­po antes, fue­ron los mer­ce­na­rios a suel­do del juez o la jue­za que una déca­da des­pués lo encar­ce­la­rían. Los cuer­pos repre­si­vos del Esta­do ya esta­ban jun­tan­do prue­bas para cau­sas futu­ras y cual­quier deta­lle podía ser­lo. Sus can­cio­nes comen­za­ban a tener difu­sión y ya era «peli­gro­so».

Fue­ron días de pre­sión, segui­mien­tos, bici­cle­tas extra­ñas enca­de­na­das en la puer­ta de casa duran­te pocas horas, y demas varian­tes «ofi­cia­les». Y cla­ro, les debía lla­mar la aten­ción que un «argen­tino» mili­tan­te de Aska­pe­na lo invi­ta­ra a su casa para tocar en un gaz­tetxe en Eus­kal Herria.

Pablo se fue muy agra­de­ci­do, en un sen­ti­mien­to recí­pro­co, por­que sabía­mos que fui­mos con la ver­dad por delan­te y el valo­ra­ba mucho haber podi­do cono­cer un peda­ci­to de Eus­kal Herria, en el que fue­ra el pri­mer paso de muchos más que dió en soli­da­ri­dad con este pue­blo, con sus luchas y con sus hijos e hijas represaliadas.

La vida siguió como ya saben, Kos­ka Irra­tia cerró sus puer­tas y a Pablo comen­za­ron a fabri­car­les cau­sas, has­ta su pri­me­ra deten­ción. A los pocos días de la mis­ma, reci­bí un men­sa­je de la que era su com­pa­ñe­ra dicien­do que uno de «los temas» duran­te los inte­rro­ga­to­rios era sobre sobre su esta­día en casa.

Todo lo que hizo y mos­tró Pablo fue gene­ro­si­dad, res­pe­to, admi­ra­ción, y soli­da­ri­dad con este, mi pue­blo. Y es lo míni­mo que debe­ría reci­bir en este momen­to. El se lle­vó muchas cosas en la cabe­za de ese fin de sema­na, imá­ge­nes y denun­cias que for­ma­rían par­te de can­cio­nes y poe­mas futuros. 

Un camino de soli­da­ri­dad e inter­na­cio­na­lis­mo que lo ter­mi­nó lle­van­do has­ta Vene­zue­la, hacien­do fren­te al inten­to de inva­sión mili­tar des­de Colom­bia «musi­ca­li­za­do» por Miguel Bosé y Ale­jan­dro Sanz.

Me due­len muchís­mo las acu­sa­ció­nes, sin fir­ma y fue­ra de con­tex­to que se rea­li­zan con­tra su per­so­na, por­que la cam­bian­te reali­dad polí­ti­ca y las agen­das loca­les, no pue­de pesar por sobre todas las cosas.

Veo con dolor, a cono­ci­dos y cono­ci­das que se hacen eco de dichas des­con­tex­tua­li­za­cio­nes y que arras­tran a muchos y muchas a escri­bir cosas como «Ya me olía mal este tío», «No era de fiar», o «No hay que crear dioses». 

Sien­to ver­guen­za pro­pia y aje­na, pero se que es algo que «me per­te­ne­ce» y si lo hago públi­co es por­que en este momen­to, ade­más de denun­ciar su deten­ción, es lo poco que pue­do hacer por Pablo.

¡Liber­tad Pablo Hasél!

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *