Gua­te­ma­la. Cuan­do las y los ple­be­yos cla­man por un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te plurinacional

Por Ollan­tay Itzam­ná. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 20 de febre­ro de 2021.

Salie­ron de sus casas y comu­ni­da­des a media noche, en muchos casos. Tra­yen­do con­si­go pan­car­tas y man­tas con sus deman­das. Atol, tor­ti­lla y fri­jo­les para su desa­yuno y almuer­zo… Lle­ga­ron, y se encon­tra­ron con sus compañ[email protected] de des­tino en uno de las cua­tro pun­tos de ingre­so al cora­zón polí­ti­co y eco­nó­mi­co del país, la ciu­dad de Guatemala.

Son casi las 6 de la maña­na. La ciu­dad comien­za a des­per­tar con pere­za a su caos coti­diano. Las y los recién lle­ga­dos, con aro­ma a tie­rra cam­pe­si­na y mís­ti­ca indí­ge­na, des­cien­den de los buses y camio­nes… algu­nos mas­ti­can sus tor­ti­llas en gru­po, sen­ta­dos de cucli­llas. [email protected], bus­can sus man­tas y car­te­les… comien­zan a dar­le for­ma al río de mul­ti­tu­des mul­ti­co­lo­res que ser­pen­tean­tes ingre­sa­rán, por las cua­tro entra­das, a la “gran ciu­dad de Gua­te­ma­la” con aire colo­nial repu­bli­cano y aro­ma castizo.

Algu­nos gri­tan con­sig­nas, otros, miran con admi­ra­ción los “gigan­tes bos­ques de cemen­to” que des­fi­lan en sen­ti­do con­tra­rio a su paso. Y, así, ante la mira­da indi­fe­ren­te de muchos cita­di­nos colo­ni­za­dos, el aplau­so de otros veci­nos indig­na­dos o soli­da­rios con las luchas y sue­ños pos­ter­ga­dos de los pue­blos, los NO CIUDADANOS ingre­san. Toman la ciu­dad, para gri­tar fren­te al Con­gre­so de la Repú­bli­ca y a la Casa Pre­si­den­cial sus pro­tes­tas y pro­pues­tas con­te­ni­das por siglos.

Son el movi­mien­to social vapu­lea­do por tra­di­cio­na­les izquier­das y dere­chas. Son las y los des­pres­ti­gia­dos por los patro­nes y los capo­ra­les del país. Cri­mi­na­li­za­dos y ase­si­na­dos por ejer­cer dig­ni­dad, exi­gir la nacio­na­li­za­ción de los bie­nes pri­va­ti­za­dos, y pro­mo­ver un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te plu­ri­na­cio­nal. Son el movi­mien­to CODECA. Son los inde­sea­dos por la bicen­te­na­ria Repú­bli­ca crio­lla de Guatemala.

¿Por qué salen aho­ra hacia la ciu­dad que los detesta?

Al igual que en el res­to de los paí­ses de Abya Yala, el ori­gi­na­rio (sea millen­nials o gene­ra­ción z) nace para ser sir­vien­ta en las casas patro­na­les de la Repú­bli­ca. Así lo asu­me el sen­ti­do común hege­mó­ni­co del país ofi­cial. Por ello, las y los ori­gi­na­rios jóve­nes pue­den y deben de ingre­sar a la ciu­dad de Gua­te­ma­la como “sir­vien­tas o como guar­dias de segu­ri­dad”. Humil­des y obe­dien­tes… Pero, esta vez, no ocu­rre ello.

Indí­ge­nas y cam­pe­si­nos orga­ni­za­dos en comu­ni­da­des en resis­ten­cia, arti­cu­la­dos en el movi­mien­to CODECA, “para­li­zan” y “toman” la ciu­dad des­de sus cua­tro pun­tos de esca­pe, para reite­rar su indig­na­ción y repu­dio al putre­fac­to bicen­te­na­rio sis­te­ma colo­nial repu­bli­cano, y pro­cla­mar nue­vos tiem­pos de cam­bios estructurales.

Pro­po­nen la nacio­na­li­za­ción de bie­nes y ser­vi­cios pri­va­ti­za­dos. Para ello traen y pre­sen­tan un ante­pro­yec­to de Ley al Con­gre­so. Pro­cla­man pro­ce­so de Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te Plu­ri­na­cio­nal con temas y con­te­ni­dos que ya vie­nen con­sen­suan­do des­de casi una déca­da atrás.

Duran­te la Colo­nia espa­ño­la a las y los ori­gi­na­rios “se los admi­tió” como sir­vien­tes obe­dien­tes. Duran­te la Repú­bli­ca se los asu­mió como “ador­nos” para la indus­tria del turis­mo, aun­que a veces inco­mo­da­ban con sus pro­tes­tas. Pero, aho­ra, las y los sobre­vi­vien­tes a la Colo­nia y a la Repú­bli­ca vie­nen como suje­tos socio­po­lí­ti­cos colec­ti­vos. Sí. No vie­nen para men­di­gar cari­dad, ni “inci­den­cia” polí­ti­ca. Vie­nen para pro­po­ner la urgen­te nece­si­dad pos­ter­ga­da de repen­sar el país y crear un Esta­do Plu­ri­na­cio­nal. Esto es lo que hace cru­jir has­ta a las más pro­fun­das estruc­tu­ras psi­co­ló­gi­cas indi­vi­dua­les y colec­ti­vas de la oli­gar­quía crio­lla mes­ti­za y de sus capo­ra­les en el pan­óp­ti­co de la lla­ma­da ciu­dad de Guatemala.

La sola pre­sen­cia de [email protected] NO CIUDADANOS de la Repú­bli­ca bicen­te­na­ria es la mate­ria­li­za­ción más diá­fa­na del fra­ca­so de las polí­ti­cas colo­nia­les y euge­né­si­cas que Gua­te­ma­la crio­lla mes­ti­za impul­só de for­ma falli­da por dos siglos.

Las y los sobre­vi­vien­tes al holo­caus­to colo­nial y repu­bli­cano, ingre­san al cora­zón polí­ti­co del país, no como víc­ti­mas, ni como sier­vos. Ingre­san como autén­ti­cos suje­tos socio­po­lí­ti­cos ple­be­yos, car­gan­do y gri­tan­do sus pro­pues­tas plurinacionales.

Esto es lo que ofen­de, en bue­na medi­da, al orgu­llo crio­llo mes­ti­zo. No ofen­de tan­to el gemi­do las­ti­me­ro de las y los heridos/​sobrevivientes de la Repú­bli­ca. Les ofen­de que las y los “heri­dos por la colo­nia y la Repú­bli­ca” hablen, pro­pon­gan, anun­cien ver­da­des con hidal­guía y dig­ni­dad. CODECA, al momen­to, es la inne­ga­ble cons­ta­ta­ción de la auto derro­ta inte­lec­tual y moral de la oli­gar­quía crio­lla mes­ti­za de la Gua­te­ma­la ofi­cial. CODECA es la con­cien­cia dig­na e indo­ma­ble del país. Eso les duele.

“Cán­cer social que cre­ce incon­te­ni­ble en el país”

Así se refe­ría el enton­ces Pre­si­den­te de Gua­te­ma­la, Otto Pérez Moli­na (aho­ra encar­ce­la­do), en 2014, a CODECA en su deses­pe­ra­ción por sos­te­ner vigen­te el saqueo neoliberal.

Éste “cán­cer social”, en 2018, por pri­me­ra vez en la his­to­ria repu­bli­ca­na de Gua­te­ma­la, creó su pro­pia orga­ni­za­ción polí­ti­ca MLP (Movi­mien­to para la Libe­ra­ción de los Pue­blos) y dis­pu­tó el poder en las elec­cio­nes del 2019, que­dan­do en 4to lugar en los resul­ta­dos, de un total de 22 orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas que compitieron.

Lo hicie­ron así como hacen (ayer y hoy) sus accio­nes colec­ti­vas de pro­tes­tas y asam­bleas. Con sus pro­pios recur­sos. Comien­do tor­ti­llas con agua­ca­te. Deba­jo de los árbo­les. Via­jan­do en camio­nes de car­ga o a pie. Sin ban­de­ras o sím­bo­los patrios del crio­llo. Muchos de ellos, con sus equi­pos de tele­fo­nía celu­lar conec­ta­dos al inter­net, mos­tran­do al mun­do lo que los medios cor­po­ra­ti­vos escon­die­ron por siglos.

Esta mís­ti­ca y méto­do de CODECA, reac­ti­va en la memo­ria selec­ti­va de cla­se de la oli­gar­quía y de sus capa­ta­ces cul­tu­ra­les cla­se­me­die­ros aque­lla míti­ca para­noia com­par­ti­da que no les deja en paz: “Los indios vie­nen des­de las mon­ta­ñas por noso­tros”. Por eso, cada que CODECA acti­va en las calles la oli­gar­quía ofen­di­da acti­va todos los recur­sos lega­les, poli­cia­les, mili­ta­res y mediá­ti­cos para des­pres­ti­giar e inten­tar anu­lar a los “inde­sea­dos suje­tos socio­po­lí­ti­cos plebeyos”.

Nadie sabe a cien­cia cier­ta cuál será la ruta his­tó­ri­ca que toma­rá este movi­mien­to indo­cam­pe­sino, cada vez más plu­ri­na­cio­nal rural/​urbano. Des­de el 2019, toma­ron la vía elec­to­ral, con orga­ni­za­ción polí­ti­ca pro­pia, para hacer los cam­bios estruc­tu­ra­les median­te el pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te popu­lar y plu­ri­na­cio­nal. Se acer­can las elec­cio­nes del 2023, y el “cán­cer social” del 2014, aho­ra, es un “cán­cer socio­po­lí­ti­co” que cre­ce incon­te­ni­ble en un país pan­dé­mi­co y oscuro.

llos y ellas saben que des­ti­tuir gober­nan­tes es como cam­biar al admi­nis­tra­dor de la fin­ca lla­ma­da Gua­te­ma­la para no cam­biar nada. Y los movi­mien­tos des­ti­tu­yen­tes del año 2015 les con­fir­man en esta cer­te­za. Por ello, con sus pro­pios len­gua­jes y méto­dos, colo­can pro­gre­si­va­men­te en el ima­gi­na­rio colec­ti­vo de Gua­te­ma­la la pre­gun­ta de: ¿Por qué Gua­te­ma­la debe ser una fin­ca? ¿Por qué no pue­de ser un país soberano?

Blog del autor: https://​ollan​ta​yitzam​na​.com/

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.