Gua­te­ma­la. Cuan­do las y los ple­be­yos cla­man por un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te plurinacional

Por Ollan­tay Itzam­ná. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 20 de febre­ro de 2021.

Salie­ron de sus casas y comu­ni­da­des a media noche, en muchos casos. Tra­yen­do con­si­go pan­car­tas y man­tas con sus deman­das. Atol, tor­ti­lla y fri­jo­les para su desa­yuno y almuer­zo… Lle­ga­ron, y se encon­tra­ron con sus compañ[email protected] de des­tino en uno de las cua­tro pun­tos de ingre­so al cora­zón polí­ti­co y eco­nó­mi­co del país, la ciu­dad de Guatemala.

Son casi las 6 de la maña­na. La ciu­dad comien­za a des­per­tar con pere­za a su caos coti­diano. Las y los recién lle­ga­dos, con aro­ma a tie­rra cam­pe­si­na y mís­ti­ca indí­ge­na, des­cien­den de los buses y camio­nes… algu­nos mas­ti­can sus tor­ti­llas en gru­po, sen­ta­dos de cucli­llas. [email protected], bus­can sus man­tas y car­te­les… comien­zan a dar­le for­ma al río de mul­ti­tu­des mul­ti­co­lo­res que ser­pen­tean­tes ingre­sa­rán, por las cua­tro entra­das, a la “gran ciu­dad de Gua­te­ma­la” con aire colo­nial repu­bli­cano y aro­ma castizo.

Algu­nos gri­tan con­sig­nas, otros, miran con admi­ra­ción los “gigan­tes bos­ques de cemen­to” que des­fi­lan en sen­ti­do con­tra­rio a su paso. Y, así, ante la mira­da indi­fe­ren­te de muchos cita­di­nos colo­ni­za­dos, el aplau­so de otros veci­nos indig­na­dos o soli­da­rios con las luchas y sue­ños pos­ter­ga­dos de los pue­blos, los NO CIUDADANOS ingre­san. Toman la ciu­dad, para gri­tar fren­te al Con­gre­so de la Repú­bli­ca y a la Casa Pre­si­den­cial sus pro­tes­tas y pro­pues­tas con­te­ni­das por siglos.

Son el movi­mien­to social vapu­lea­do por tra­di­cio­na­les izquier­das y dere­chas. Son las y los des­pres­ti­gia­dos por los patro­nes y los capo­ra­les del país. Cri­mi­na­li­za­dos y ase­si­na­dos por ejer­cer dig­ni­dad, exi­gir la nacio­na­li­za­ción de los bie­nes pri­va­ti­za­dos, y pro­mo­ver un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te plu­ri­na­cio­nal. Son el movi­mien­to CODECA. Son los inde­sea­dos por la bicen­te­na­ria Repú­bli­ca crio­lla de Guatemala.

¿Por qué salen aho­ra hacia la ciu­dad que los detesta?

Al igual que en el res­to de los paí­ses de Abya Yala, el ori­gi­na­rio (sea millen­nials o gene­ra­ción z) nace para ser sir­vien­ta en las casas patro­na­les de la Repú­bli­ca. Así lo asu­me el sen­ti­do común hege­mó­ni­co del país ofi­cial. Por ello, las y los ori­gi­na­rios jóve­nes pue­den y deben de ingre­sar a la ciu­dad de Gua­te­ma­la como “sir­vien­tas o como guar­dias de segu­ri­dad”. Humil­des y obe­dien­tes… Pero, esta vez, no ocu­rre ello.

Indí­ge­nas y cam­pe­si­nos orga­ni­za­dos en comu­ni­da­des en resis­ten­cia, arti­cu­la­dos en el movi­mien­to CODECA, “para­li­zan” y “toman” la ciu­dad des­de sus cua­tro pun­tos de esca­pe, para reite­rar su indig­na­ción y repu­dio al putre­fac­to bicen­te­na­rio sis­te­ma colo­nial repu­bli­cano, y pro­cla­mar nue­vos tiem­pos de cam­bios estructurales.

Pro­po­nen la nacio­na­li­za­ción de bie­nes y ser­vi­cios pri­va­ti­za­dos. Para ello traen y pre­sen­tan un ante­pro­yec­to de Ley al Con­gre­so. Pro­cla­man pro­ce­so de Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te Plu­ri­na­cio­nal con temas y con­te­ni­dos que ya vie­nen con­sen­suan­do des­de casi una déca­da atrás.

Duran­te la Colo­nia espa­ño­la a las y los ori­gi­na­rios “se los admi­tió” como sir­vien­tes obe­dien­tes. Duran­te la Repú­bli­ca se los asu­mió como “ador­nos” para la indus­tria del turis­mo, aun­que a veces inco­mo­da­ban con sus pro­tes­tas. Pero, aho­ra, las y los sobre­vi­vien­tes a la Colo­nia y a la Repú­bli­ca vie­nen como suje­tos socio­po­lí­ti­cos colec­ti­vos. Sí. No vie­nen para men­di­gar cari­dad, ni “inci­den­cia” polí­ti­ca. Vie­nen para pro­po­ner la urgen­te nece­si­dad pos­ter­ga­da de repen­sar el país y crear un Esta­do Plu­ri­na­cio­nal. Esto es lo que hace cru­jir has­ta a las más pro­fun­das estruc­tu­ras psi­co­ló­gi­cas indi­vi­dua­les y colec­ti­vas de la oli­gar­quía crio­lla mes­ti­za y de sus capo­ra­les en el pan­óp­ti­co de la lla­ma­da ciu­dad de Guatemala.

La sola pre­sen­cia de [email protected] NO CIUDADANOS de la Repú­bli­ca bicen­te­na­ria es la mate­ria­li­za­ción más diá­fa­na del fra­ca­so de las polí­ti­cas colo­nia­les y euge­né­si­cas que Gua­te­ma­la crio­lla mes­ti­za impul­só de for­ma falli­da por dos siglos.

Las y los sobre­vi­vien­tes al holo­caus­to colo­nial y repu­bli­cano, ingre­san al cora­zón polí­ti­co del país, no como víc­ti­mas, ni como sier­vos. Ingre­san como autén­ti­cos suje­tos socio­po­lí­ti­cos ple­be­yos, car­gan­do y gri­tan­do sus pro­pues­tas plurinacionales.

Esto es lo que ofen­de, en bue­na medi­da, al orgu­llo crio­llo mes­ti­zo. No ofen­de tan­to el gemi­do las­ti­me­ro de las y los heridos/​sobrevivientes de la Repú­bli­ca. Les ofen­de que las y los “heri­dos por la colo­nia y la Repú­bli­ca” hablen, pro­pon­gan, anun­cien ver­da­des con hidal­guía y dig­ni­dad. CODECA, al momen­to, es la inne­ga­ble cons­ta­ta­ción de la auto derro­ta inte­lec­tual y moral de la oli­gar­quía crio­lla mes­ti­za de la Gua­te­ma­la ofi­cial. CODECA es la con­cien­cia dig­na e indo­ma­ble del país. Eso les duele.

“Cán­cer social que cre­ce incon­te­ni­ble en el país”

Así se refe­ría el enton­ces Pre­si­den­te de Gua­te­ma­la, Otto Pérez Moli­na (aho­ra encar­ce­la­do), en 2014, a CODECA en su deses­pe­ra­ción por sos­te­ner vigen­te el saqueo neoliberal.

Éste “cán­cer social”, en 2018, por pri­me­ra vez en la his­to­ria repu­bli­ca­na de Gua­te­ma­la, creó su pro­pia orga­ni­za­ción polí­ti­ca MLP (Movi­mien­to para la Libe­ra­ción de los Pue­blos) y dis­pu­tó el poder en las elec­cio­nes del 2019, que­dan­do en 4to lugar en los resul­ta­dos, de un total de 22 orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas que compitieron.

Lo hicie­ron así como hacen (ayer y hoy) sus accio­nes colec­ti­vas de pro­tes­tas y asam­bleas. Con sus pro­pios recur­sos. Comien­do tor­ti­llas con agua­ca­te. Deba­jo de los árbo­les. Via­jan­do en camio­nes de car­ga o a pie. Sin ban­de­ras o sím­bo­los patrios del crio­llo. Muchos de ellos, con sus equi­pos de tele­fo­nía celu­lar conec­ta­dos al inter­net, mos­tran­do al mun­do lo que los medios cor­po­ra­ti­vos escon­die­ron por siglos.

Esta mís­ti­ca y méto­do de CODECA, reac­ti­va en la memo­ria selec­ti­va de cla­se de la oli­gar­quía y de sus capa­ta­ces cul­tu­ra­les cla­se­me­die­ros aque­lla míti­ca para­noia com­par­ti­da que no les deja en paz: “Los indios vie­nen des­de las mon­ta­ñas por noso­tros”. Por eso, cada que CODECA acti­va en las calles la oli­gar­quía ofen­di­da acti­va todos los recur­sos lega­les, poli­cia­les, mili­ta­res y mediá­ti­cos para des­pres­ti­giar e inten­tar anu­lar a los “inde­sea­dos suje­tos socio­po­lí­ti­cos plebeyos”.

Nadie sabe a cien­cia cier­ta cuál será la ruta his­tó­ri­ca que toma­rá este movi­mien­to indo­cam­pe­sino, cada vez más plu­ri­na­cio­nal rural/​urbano. Des­de el 2019, toma­ron la vía elec­to­ral, con orga­ni­za­ción polí­ti­ca pro­pia, para hacer los cam­bios estruc­tu­ra­les median­te el pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te popu­lar y plu­ri­na­cio­nal. Se acer­can las elec­cio­nes del 2023, y el “cán­cer social” del 2014, aho­ra, es un “cán­cer socio­po­lí­ti­co” que cre­ce incon­te­ni­ble en un país pan­dé­mi­co y oscuro.

llos y ellas saben que des­ti­tuir gober­nan­tes es como cam­biar al admi­nis­tra­dor de la fin­ca lla­ma­da Gua­te­ma­la para no cam­biar nada. Y los movi­mien­tos des­ti­tu­yen­tes del año 2015 les con­fir­man en esta cer­te­za. Por ello, con sus pro­pios len­gua­jes y méto­dos, colo­can pro­gre­si­va­men­te en el ima­gi­na­rio colec­ti­vo de Gua­te­ma­la la pre­gun­ta de: ¿Por qué Gua­te­ma­la debe ser una fin­ca? ¿Por qué no pue­de ser un país soberano?

Blog del autor: https://​ollan​ta​yitzam​na​.com/

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *