Bra­sil. Días con­fu­sos en un país caótico

Por Eric Nepo­mu­ceno. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 de febre­ro de 2021.

Son días espe­cial­men­te enlo­que­ci­dos en un país sumer­gi­do en un caos abso­lu­ta­men­te descontrolado.

El pasa­do vier­nes, y por una ven­ta­ja aplas­tan­te – 364 votos con­tra 130 y tres abs­ten­cio­nes – la Cáma­ra de Dipu­tados con­fir­mó la pri­sión de uno de sus pares, Daniel Sil­vei­ra, deter­mi­na­da por el pleno del Supre­mo Tri­bu­nal Fede­ral. ¿Y quién es Sil­vei­ra? Un ex Poli­cía Mili­tar de Rio de Janei­ro, que en ocho años de la fuer­za sufrió un sin­fín de deten­cio­nes y pri­sio­nes y repri­men­das, pero que se hizo cono­ci­do por ser uno de los ejem­plos más per­fec­tos de los ultra radi­ca­les segui­do­res del ultra­de­re­chis­ta Jair Bolsonaro.

La pri­sión se debió a un video de 20 minu­tos divul­ga­dos en las redes socia­les, con Sil­vei­ra ame­na­zan­do a inte­gran­tes de la cor­te supre­ma de jus­ti­cia bra­si­le­ña, con­vo­can­do a la vuel­ta de la dic­ta­du­ra y diri­gién­do­se a los jue­ces del Supre­mo Tri­bu­nal Fede­ral, entre otras deli­ca­de­zas, como “uste­des son la cre­ma de la bosta”.

En ese mis­mo vier­nes, se cum­plió un mes con la media de muer­tos dia­rios por coro­na­vi­rus superan­do la mar­ca del millar.

Eso: hubo días en que se regis­tró una muer­te por minu­to, fren­te a la total y abso­lu­ta inope­ran­cia del gene­ral acti­vo del Ejér­ci­to, Eduar­do Pazue­llo, y de todos los mili­cos que espar­ció por pues­tos antes ocu­pa­dos por médi­cos, inves­ti­ga­do­res y cien­tí­fi­cos, en el minis­te­rio de Salud.

Y más: ese mis­mo vier­nes, Jair Bol­so­na­ro anun­ció for­mal­men­te que reem­pla­za­rá al eco­no­mis­ta ultra-libe­ral Rober­to Cas­te­llo Bran­co en la pre­si­den­cia de la esta­tal Petrobras.

Des­de el gobierno del ile­gí­ti­mo Michel Temer, quien reem­pla­zó a Dil­ma Rous­seff, des­ti­tui­da a raíz de un gol­pe ins­ti­tu­cio­nal, la Petro­bras fue sien­do poco a poco desmantelada.

Bajo Bol­so­na­ro y Cas­te­llo Bran­co, el pro­ce­so se aceleró.

¿Por qué enton­ces des­ti­tuir­lo? Por­que la empre­sa siguió el pará­me­tro deter­mi­na­do por los pre­cios inter­na­cio­na­les de com­bus­ti­bles, lo que pro­vo­có la ira de los camio­ne­ros, uno de los bas­tio­nes de res­pal­do de Bolsonaro.

¿Y quién reem­pla­za­rá al ultra-libe­ral Cas­te­llo Bran­co? Pues, cla­ro, un gene­ral reti­ra­do, Joa­quim Sil­va e Luna, que has­ta aho­ra pre­si­día la bina­cio­nal bra­si­le­ña-para­gua­ya Itai­pu, de ener­gía eléctrica.

¿Qué sabe él de una petro­le­ra? Lo mis­mo que sé yo de la vida ínti­ma de Lady Gaga.

Dos cosas cami­nan lado a lado, y de mane­ra cada vez más cer­ca­na, por estos tiem­pos caó­ti­cos en Bra­sil: la des­truc­ción de todo lo que fue con­quis­ta­do des­de la vuel­ta de la demo­cra­cia, en 1985, lue­go de 21 años de dic­ta­du­ra mili­tar, y la cre­cien­te mili­ta­ri­za­ción del gobierno elec­to en 2018, tenien­do a la cabe­za a un tenien­te indis­ci­pli­na­do que solo ascen­dió al gra­do de capi­tán al ser expul­sa­do de la fuer­za, como es nor­ma en el país.

Tam­bién por esos días se cono­ció que vol­vió la cen­su­ra, con la secre­ta­ría Espe­cial de Cul­tu­ra, depen­dien­te del minis­te­rio de Turis­mo, recha­zan­do la libe­ra­ción de recur­sos para pro­yec­tos con­si­de­ra­dos izquier­dis­tas, con una con­vo­ca­to­ria para la ven­ta de libros esco­la­res impi­dien­do tér­mi­nos como “demo­cra­ti­za­ción” en su con­te­ni­do, y con la no libe­ra­ción de recur­sos pre­via­men­te apro­ba­dos para pro­duc­ción audiovisual.

Se supo que el pre­su­pues­to des­ti­na­do a la edu­ca­ción públi­ca nacio­nal bajó a los nive­les de 2010, que el 71 por cien­to de los indí­ge­nas – que, teó­ri­ca­men­te, esta­rían en el gru­po pre­fe­ren­cial de inmu­ni­za­ción – no fue­ron vacu­na­dos, que un decre­to pre­si­den­cial libe­ró la com­pra de armas y muni­cio­nes: cada ciu­da­dano pue­de adqui­rir has­ta 60 armas y cin­co mil muni­cio­nes por año.

El ultra­de­re­chis­ta Jair Bol­so­na­ro (foto) sigue en pere­gri­na­ción por todo el país, con la obse­sión de reele­gir­se en 2022.

La eco­no­mía está hun­di­da, el des­em­pleo alcan­za a unos 14 millo­nes de bra­si­le­ños, el país vol­vió al mapa mun­dial del ham­bre del que había sido saca­do por Lula da Sil­va, la pan­de­mia corre suel­ta y cre­ce sin con­trol, la ima­gen del país se derri­te como una pale­ta al sol, pero no hay cómo parar­le la mano al genocida.

Hago aquí una ape­la­ción a las auto­ri­da­des sani­ta­rias argen­ti­nas y al pre­si­den­te Alber­to Fer­nán­dez y a la pre­si­den­ta del Sena­do, Cris­ti­na Kirch­ner: déjen­me por favor volar a Bue­nos Aires e ins­ta­lar­me con mi com­pa­ñe­ra en el depar­ta­men­to que tene­mos des­de hace mucho en Paler­mo Vie­jo. No aguan­ta­mos más lo que esta­mos vivien­do por aquí.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *