Gua­te­ma­la. Denun­cian ata­ques a la liber­tad de prensa

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 20 de febre­ro de 2021.

Duran­te su pri­mer año, el gobierno del Pre­si­den­te Ale­jan­dro Giam­mat­tei ha ata­ca­do a los medios de comu­ni­ca­ción con una retó­ri­ca beli­ge­ran­te y acu­sa­cio­nes fal­sas, seña­la­ron hoy Human Rights Watch y el Comi­té para la Pro­tec­ción de Perio­dis­tas (Com­mit­tee to Pro­tect Jour­na­lists, CPJ). A su vez, hubo esca­sos avan­ces en las inves­ti­ga­cio­nes sobre las ame­na­zas, los ata­ques y los dos ase­si­na­tos de perio­dis­tas duran­te este período.

Los ata­ques ver­ba­les del gobierno con­tra perio­dis­tas se tor­na­ron más fre­cuen­tes y des­ca­ra­dos lue­go de que el Covid-19 comen­zó a pro­pa­gar­se en Gua­te­ma­la en mar­zo de 2020. Las auto­ri­da­des tam­bién han res­trin­gi­do el acce­so a infor­ma­ción sobre la pan­de­mia. El gobierno no ha garan­ti­za­do que la fis­ca­lía cuen­te con los recur­sos nece­sa­rios para rea­li­zar inves­ti­ga­cio­nes opor­tu­nas y efec­ti­vas sobre los ata­ques con­tra perio­dis­tas. Según Human Rights Watch y el CPJ, es urgen­te que el gobierno deje de hos­ti­gar a perio­dis­tas inde­pen­dien­tes, ase­gu­re que haya fon­dos sufi­cien­tes para inves­ti­gar los ata­ques con­tra ellos y pro­por­cio­ne a la pobla­ción gua­te­mal­te­ca acce­so a infor­ma­ción opor­tu­na y com­ple­ta sobre las accio­nes del gobierno para enfren­tar la pan­de­mia de Covid-19.

“Des­de que asu­mió hace un año, el gobierno de Giam­mat­tei ha actua­do con hos­ti­li­dad hacia los medios, inclu­so limi­tan­do selec­ti­va­men­te su acce­so a infor­ma­ción impor­tan­te sobre salud públi­ca”, expre­só José Miguel Vivan­co, direc­tor para las Amé­ri­cas de Human Rights Watch. “Una pren­sa libre y el acce­so opor­tuno a la infor­ma­ción son fun­da­men­ta­les para abor­dar efec­ti­va­men­te la pandemia”.

Des­de que comen­zó la pan­de­mia, Human Rights Watch y el CPJ han docu­men­ta­do múl­ti­ples casos en los cua­les el Pre­si­den­te Giam­mat­tei y otras auto­ri­da­des o miem­bros de las fuer­zas de segu­ri­dad ame­na­za­ron u hos­ti­ga­ron a perio­dis­tas. Las orga­ni­za­cio­nes tam­bién han docu­men­ta­do casos en los cua­les poli­cías y sol­da­dos han vigi­la­do, inti­mi­da­do, dete­ni­do, roba­do y gol­pea­do a perio­dis­tas que daban cober­tu­ra a mani­fes­ta­cio­nes o que inves­ti­ga­ban hechos de corrupción.Asimismo, se han regis­tra­do hechos de vio­len­cia con­tra muje­res perio­dis­tas, apa­ren­te­men­te debi­do a su géne­ro, que en gene­ral con­sis­tie­ron en ame­na­zas misó­gi­nas e insul­tos en las redes sociales.

Los medios de comu­ni­ca­ción han infor­ma­do que poli­cías ata­ca­ron a varios perio­dis­tas a fines de noviem­bre, cuan­do mani­fes­tan­tes salie­ron a las calles en repu­dio al pre­su­pues­to de 2021 y para exi­gir la renun­cia de Giam­mat­tei. Los perio­dis­tas tam­bién sufrie­ron ata­ques físi­cos y ver­ba­les come­ti­dos por mani­fes­tan­tes violentos.

“El gobierno de Gua­te­ma­la debe brin­dar la infor­ma­ción pre­ci­sa y opor­tu­na nece­sa­ria para la pro­tec­ción y pro­mo­ción de dere­chos fun­da­men­ta­les, y garan­ti­zar el dere­cho de los perio­dis­tas que cubren la pan­de­mia y acon­te­ci­mien­tos polí­ti­cos a tra­ba­jar de mane­ra segu­ra”, expre­só Nata­lie South­wick, coor­di­na­do­ra de pro­gra­mas de Amé­ri­ca Cen­tral y del Sur del CPJ. “En lugar de hos­ti­gar a perio­dis­tas o de limi­tar su tra­ba­jo, las auto­ri­da­des debe­rían con­cen­trar­se en inves­ti­gar las ame­na­zas con­tra la pren­sa, pro­por­cio­nar infor­ma­ción de salud públi­ca esen­cial y per­mi­tir que los perio­dis­tas trabajen”.

Hace menos de un año, el CPJ publi­có un infor­me sobre liber­tad de pren­sa en Gua­te­ma­la, en el cual con­clu­yó que el gobierno no había inves­ti­ga­do situa­cio­nes de vio­len­cia ni ame­na­zas sufri­das por perio­dis­tas, ni tam­po­co había ofre­ci­do pro­tec­ción ade­cua­da a quie­nes habían sido ame­na­za­dos. El infor­me sos­tie­ne que la Fis­ca­lía de Deli­tos con­tra Perio­dis­tas no res­pon­dió con rapi­dez ni actuó con efi­ca­cia con­tra la impu­ni­dad, apa­ren­te­men­te debi­do a fal­ta de capa­ci­dad más que de volun­tad. La fis­ca­lía no cuen­ta con sufi­cien­te per­so­nal ni recur­sos, y se encuen­tra total­men­te sobre­pa­sa­da de tra­ba­jo, con­clu­yó el CPJ.

La inves­ti­ga­ción que las orga­ni­za­cio­nes han rea­li­za­do des­de mar­zo de 2020 sugie­re que los desa­fíos que plan­teó la pan­de­mia, inclui­das las res­tric­cio­nes a via­jes den­tro del país, el hecho que las ofi­ci­nas públi­cas tra­ba­jen con capa­ci­dad redu­ci­da, y las demo­ras y pro­ble­mas de pro­gra­ma­ción de citas del sis­te­ma judi­cial, han agra­va­do aún más dichas dificultades.

Human Rights Watch y el CPJ tam­bién con­clu­ye­ron que los gua­te­mal­te­cos han teni­do acce­so limi­ta­do a infor­ma­ción sobre las medi­das adop­ta­das en rela­ción con el Covid-19 y los casos exis­ten­tes. Según varios perio­dis­tas, a prin­ci­pios de abril, el gobierno dejó de ofre­cer infor­mes dia­rios sobre la pan­de­mia, por lo cual se hizo más difí­cil dar segui­mien­to de la can­ti­dad de casos de Covid-19 con­fir­ma­dos o iden­ti­fi­car las zonas del país más afec­ta­das. A su vez, en abril, las auto­ri­da­des expul­sa­ron a varios perio­dis­tas de los chats­de WhatsApp con auto­ri­da­des guber­na­men­ta­les, que has­ta enton­ces habían sido la úni­ca mane­ra de obte­ner datos actua­li­za­dos de mane­ra directa.

El Pre­si­den­te Giam­mat­tei jus­ti­fi­có el silen­cio guber­na­men­tal acu­san­do a los perio­dis­tas de haber soli­ci­ta­do datos per­so­na­les sobre los ciu­da­da­nos con Covid-19. Sin embar­go, los perio­dis­tas mani­fies­tan que sola­men­te pidie­ron los datos que nece­si­ta­ban para iden­ti­fi­car patro­nes, como el núme­ro de casos en una deter­mi­na­da región. Las auto­ri­da­des podrían haber res­pon­di­do tales pre­gun­tas sin com­pro­me­ter la con­fi­den­cia­li­dad ni los datos per­so­na­les en temas de salud, seña­la­ron Human Rights Watch y el CPJ.

Los peque­ños pasos dados en los últi­mos tiem­pos por algu­nas auto­ri­da­des para com­par­tir infor­ma­ción son insu­fi­cien­tes para pro­te­ger los dere­chos fun­da­men­ta­les de los gua­te­mal­te­cos. Si bien algu­nos perio­dis­tas sos­tie­nen que últi­ma­men­te ha mejo­ra­do el acce­so a infor­ma­ción públi­ca, inclu­so median­te chats de WhatsApp, sigue habien­do retra­sos en las comu­ni­ca­cio­nes o la infor­ma­ción entre­ga­da es incom­ple­ta. Las auto­ri­da­des con­ti­núan limi­tan­do la cober­tu­ra de even­tos ofi­cia­les. Las con­fe­ren­cias de pren­sa son pocas, y con fre­cuen­cia se les nie­ga a los perio­dis­tas, en espe­cial a aque­llos a quie­nes se con­si­de­ra crí­ti­cos del gobierno, la opor­tu­ni­dad de rea­li­zar pre­gun­tas. Aun­que algu­nas res­tric­cio­nes sean nece­sa­rias por moti­vos de salud públi­ca, no deben dis­cri­mi­nar con­tra medios inde­pen­dien­tes o crí­ti­cos o tomar repre­sa­lias con­tra ellos.

Reco­men­da­cio­nes

Para pro­te­ger los dere­chos a la liber­tad de expre­sión y a la salud, así como la liber­tad de pren­sa, Human Rights Watch y el CPJ reite­ran las reco­men­da­cio­nes inclui­das en el infor­me publi­ca­do por el CPJ en mar­zo de 2020, y, en espe­cial, exhor­tan al gobierno gua­te­mal­te­co a adop­tar las siguien­tes medidas:

  • orde­nar a las ins­ti­tu­cio­nes públi­cas que, de inme­dia­to, se pon­ga a dis­po­si­ción del públi­co y de los perio­dis­tas la infor­ma­ción per­ti­nen­te sobre el Covid-19 de mane­ra acce­si­ble, y que res­pon­dan a los pedi­dos de acce­so a la infor­ma­ción públi­ca den­tro de un pla­zo razonable;
  • garan­ti­zar que los fun­cio­na­rios elec­tos y las fuer­zas de segu­ri­dad no hos­ti­guen ni impon­gan res­tric­cio­nes arbi­tra­rias a perio­dis­tas que lle­van a cabo su labor, e inves­ti­gar a quie­nes lo hagan;
  • reca­bar infor­ma­ción y datos con­fia­bles y exhaus­ti­vos sobre ame­na­zas y actos de vio­len­cia con­tra perio­dis­tas y sobre vio­la­cio­nes a la liber­tad de los medios de comu­ni­ca­ción, inclui­da infor­ma­ción sobre el géne­ro y otras carac­te­rís­ti­cas demo­grá­fi­cas de la víc­ti­ma, y poner tal infor­ma­ción a dis­po­si­ción del públi­co; y
  • tra­ba­jar con el Con­gre­so para que la Fis­ca­lía de Deli­tos con­tra Perio­dis­tas cuen­te con fon­dos y recur­sos sufi­cien­tes y con per­so­nal capa­ci­ta­do que se con­cen­tre exclu­si­va­men­te en deli­tos con­tra perio­dis­tas, de modo que pue­dan inves­ti­gar los ata­ques físi­cos y digi­ta­les con­tra perio­dis­tas. La capa­ci­ta­ción que reci­ban debe pres­tar aten­ción a con­si­de­ra­cio­nes de géne­ro, la per­te­nen­cia a comu­ni­da­des indí­ge­nas y otras carac­te­rís­ti­cas de iden­ti­dad de la víctima.

Ver más aba­jo infor­ma­ción adi­cio­nal sobre ame­na­zas y hos­ti­ga­mien­to, así como sobre la fal­ta de acce­so a infor­ma­ción sobre el Covid-19.

Duran­te 2020, Human Rights Watch y el CPJ revi­sa­ron infor­mes de medios de comu­ni­ca­ción, decla­ra­cio­nes emi­ti­das por orga­ni­za­cio­nes que pro­te­gen la liber­tad de pren­sa, decla­ra­cio­nes ofi­cia­les y comu­ni­ca­dos de pren­sa de la Pro­cu­ra­du­ría de los Dere­chos Huma­nos. Human Rights Watch reca­bó tes­ti­mo­nios direc­tos sobre ata­ques sufri­dos por cua­tro perio­dis­tas inde­pen­dien­tes y revi­só videos que corro­bo­ra­ban otros ata­ques a la pren­sa. Para el infor­me del CPJ de mar­zo de 2020 sobre liber­tad de los medios de comu­ni­ca­ción en Gua­te­ma­la, el per­so­nal entre­vis­tó a más de 20 perio­dis­tas y defen­so­res de la liber­tad de pren­sa. La comu­ni­ca­ción cons­tan­te con los perio­dis­tas que sir­vie­ron como fuen­tes para ese infor­me tam­bién con­tri­bu­yó a los nue­vos hallazgos.

Ame­na­zas y hostigamiento

En abril, más de 100 perio­dis­tas, defen­so­res de dere­chos huma­nos y orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les cues­tio­na­ronpúbli­ca­men­te las medi­das ofi­cia­les que per­ju­di­can al perio­dis­mo en Gua­te­ma­la. Cita­ron pro­ble­mas para acce­der a infor­ma­ción que debía ser públi­ca, así como hos­ti­ga­mien­to, ata­ques e inti­mi­da­cio­nes con­tra periodistas.

La Pro­cu­ra­du­ría de los Dere­chos Huma­nos ha reci­bi­do que­jas de perio­dis­tas que acu­sa­ban a agen­tes de la Poli­cía Nacio­nal de exi­gir­le a quie­nes tra­ba­ja­ban en las calles que mos­tra­ran sus iden­ti­fi­ca­cio­nes pro­fe­sio­na­les sin moti­vo alguno, de foto­gra­fiar o fil­mar a perio­dis­tas, o de orde­nar­les que borra­ran imá­ge­nes o videos que habían toma­do como par­te de su tra­ba­jo. El 30 de noviem­bre, el Día Nacio­nal del Perio­dis­ta, la Pro­cu­ra­du­ría de los Dere­chos Huma­nos mani­fes­tó su preo­cu­pa­ción por los ata­ques con­tra los medios y el acce­so limi­ta­do a infor­ma­ción rela­cio­na­da con el Covid-19 duran­te el año.

Has­ta diciem­bre, la orga­ni­za­ción no guber­na­men­tal Aso­cia­ción de Perio­dis­tas de Gua­te­ma­la (APG) había regis­tra­do más de 149 actos de agre­sión o res­tric­cio­nes con­tra perio­dis­tas y tra­ba­ja­do­res de medios des­de que asu­mió Giam­mat­tei, por par­te de par­ti­cu­la­res, agen­tes de las fuer­zas de segu­ri­dad y fun­cio­na­rios públi­cos, en com­pa­ra­ción con 85 duran­te todo 2019. Las denun­cias, que en algu­nos casos fue­ron corro­bo­ra­das por la Pro­cu­ra­du­ría de los Dere­chos Huma­nos, inclu­yen ame­na­zas, robo, abu­sos con­tra perio­dis­tas o tra­ba­ja­do­res de medios comu­ni­ta­rios y el ase­si­na­to de dos periodistas.

En algu­nos casos, los afec­ta­dos eran perio­dis­tas comu­ni­ta­rios que cubrían asun­tos rele­van­tes para su comu­ni­dad o muje­res perio­dis­tas que tra­ba­ja­ban sobre deli­tos de géne­ro. En algu­nas de las denun­cias se ale­ga que se negó infor­ma­ción o acce­so a con­fe­ren­cias de pren­sa a algu­nos perio­dis­tas por la sim­ple razón que cri­ti­ca­ban polí­ti­cas guber­na­men­ta­les, una con­duc­ta incom­pa­ti­ble con el res­pe­to del plu­ra­lis­mo y la inde­pen­den­cia en los medios.

Muchas de las denun­cias des­cri­ben ame­na­zas, actos de inti­mi­da­ción y aco­so por par­te de mili­ta­res y miem­bros de la Poli­cía Nacio­nal Civil. Ade­más de actos de agre­sión per­pe­tra­dos por poli­cías y sol­da­dos, los ata­ques anó­ni­mos en las pla­ta­for­mas digi­ta­les y las agre­sio­nes físi­cas y ver­ba­les de par­ti­cu­la­res han pro­pi­cia­do un cli­ma hos­til para el ejer­ci­cio del periodismo.

El 27 de febre­ro de 2020, un hom­bre arma­do no iden­ti­fi­ca­do dis­pa­ró a Bryan Gue­rra, del canal de noti­cias de cable TLCOM. Murió cin­co días más tar­de debi­do a las heri­das sufri­das. La Poli­cía Nacio­nal y la Fis­ca­lía muni­ci­pal de Chi­qui­mu­la no habían res­pon­di­do rápi­da­men­te cuan­do Gue­rra indi­có haber reci­bi­do ame­na­zas a tra­vés de redes socia­les, según infor­mó la Aso­cia­ción de Perio­dis­tas de Gua­te­ma­la. Las auto­ri­da­des gua­te­mal­te­cas no han iden­ti­fi­ca­do un posi­ble móvil ni anun­cia­do avan­ces en la inves­ti­ga­ción del ase­si­na­to de Gue­rra. Es el deci­moc­ta­vo perio­dis­ta gua­te­mal­te­co ase­si­na­do des­de el año 2000.

El perio­dis­ta Junior Cor­de­ro de Canal 12 infor­mó que, el 14 de abril, poli­cías lo obli­ga­ron a borrar fotos y videos que había toma­do de un hom­bre mien­tras esta­ba sien­do dete­ni­do por vio­lar el toque de que­da impues­to por el Covid-19 en Mala­ca­tán, San Mar­cos. Tan­to la Pro­cu­ra­du­ría de los Dere­chos Huma­nos como la Fis­ca­lía de Deli­tos con­tra Perio­dis­tas están inves­ti­gan­do el hecho.

El pre­si­den­te tam­bién ha rea­li­za­do decla­ra­cio­nes inti­mi­da­to­rias y hos­ti­les hacia los perio­dis­tas. El 18 de mar­zo de 2020, el pre­si­den­te Giam­mat­tei roció a perio­dis­tas que esta­ban fren­te al Con­gre­so con lo que, al pare­cer, sería una sus­tan­cia bac­te­ri­ci­da, y seña­ló que se tra­ta­ba de un spray “anti­pe­rio­dis­tas”. El 21 de mar­zo, al refe­rir­se al toque de que­da esta­ble­ci­do para com­ba­tir la pan­de­mia, el pre­si­den­te expre­só: “Qui­sie­ra poner en toque de que­da a los medios, pero no se puede”.

En mayo, cer­ca del Pala­cio Pre­si­den­cial en Ciu­dad de Gua­te­ma­la, la poli­cía fil­mó, foto­gra­fió y regis­tró las per­te­nen­cias de Sonny Figue­roa, del pro­yec­to perio­dís­ti­co Vox­Po­pu­li, y de Mar­vin Del Cid, que per­te­ne­ce a la aso­cia­ción por la liber­tad de pren­sa Artícu­lo 35. Ambos perio­dis­tas habían esta­do infor­man­do sobre el círcu­lo de influen­cia de Giam­mat­tei y el uso que este hacía de bie­nes públi­cos.

Del Cid infor­mó que el Pre­si­den­te Giam­mat­tei había expre­sa­do duran­te una con­fe­ren­cia de pren­sa en enero de 2020, antes de los ata­ques, que el perio­dis­mo de Del Cid se “extra­li­mi­ta­ba”. Tam­bién dijo que el Pre­si­den­te Giam­ma­tei ha des­acre­di­ta­do en for­ma públi­ca el tra­ba­jo de los dos perio­dis­tas, cali­fi­cán­do­lo de “chis­mes de can­ti­na”, y se había refe­ri­do a ellos como “el com­bo”, en alu­sión a que fre­cuen­te­men­te tra­ba­jan juntos.

Del Cid y Figue­roa han infor­ma­do sobre seña­la­mien­tos de corrup­ción que invo­lu­cran a varios fun­cio­na­rios públi­cos. Tam­bién publi­ca­ron un infor­me sobre el per­so­nal de la ex Comi­sión Pre­si­den­cial del Cen­tro de Gobierno, que has­ta el 31 de diciem­bre de 2020 se ocu­pa­ba de tareas de coor­di­na­ción, apo­yo y ase­so­ra­mien­to a minis­te­rios, y sobre su direc­tor, Miguel Mar­tí­nez, un empre­sa­rio pró­xi­mo al pre­si­den­te. Mar­tí­nez anun­ció que había pre­sen­ta­do una denun­cia penal por aco­so, ame­na­zas y extor­sión con­tra perio­dis­tas del medio en línea Pla­za Públi­ca que publi­ca­ron una inves­ti­ga­ción sobresus nexos con el pre­si­den­te el 9 de septiembre.

Figue­roa tuvo otro inci­den­te con la poli­cía en sep­tiem­bre, cuan­do fue dete­ni­do por agen­tes que lo acu­sa­ron de cau­sar un escán­da­lo en la vía públi­ca des­pués de que le roba­ran sus artícu­los per­so­na­les. Lo arres­ta­ron y lo man­tu­vie­ron dete­ni­do varias horas. Dos poli­cías impli­ca­dos en el inci­den­te han sido dete­ni­dos y están sien­do inves­ti­ga­dos por abu­so de poder. Uno de ellos había regis­tra­do y foto­gra­fia­do a Figue­roa y a Del Cid en mayo.

El 7 de diciem­bre, Del Cid encon­tró una car­ta en el buzón de su vivien­da en Ciu­dad de Gua­te­ma­la, según con­tó al CPJ.En la car­ta se adver­tía a los perio­dis­tas que se abs­tu­vie­ran de inves­ti­gar y publi­car su tra­ba­jo, o de lo con­tra­rio “ya verán”. En la car­ta no se men­cio­na­ban temas espe­cí­fi­cos en los que tra­ba­jan Del Cid o Figueroa.

El 23 de junio, en Qui­ché, varios sol­da­dos rodea­ron a otro perio­dis­ta, Juan Car­los Botón, mien­tras toma­ba foto­gra­fías de cin­co sol­da­dos que no usa­ban mas­ca­ri­llas. Los sol­da­dos ame­na­za­ron a Botón, según el Pro­cu­ra­dor de los Dere­chos Huma­nos, y le orde­na­ron que entre­ga­ra su telé­fono celu­lar. El Pro­cu­ra­dor de los Dere­chos Huma­nos pidió que se lle­va­ra a cabo una inves­ti­ga­ción penal, y la Fis­ca­lía de Deli­tos con­tra Perio­dis­tas abrió una.

El 18 de sep­tiem­bre, orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos aler­ta­ron sobre ame­na­zas y hos­ti­ga­mien­to en redes socia­les con­tra cua­tro muje­res perio­dis­tas que tra­ba­ja­ban sobre temas de vio­len­cia de géne­ro. Una de las perio­dis­tas dijo a Human Rights Watch que había pre­sen­ta­do al menos tres denun­cias en la Fis­ca­lía de Deli­tos con­tra Perio­dis­tas. Seña­ló que una de las inves­ti­ga­cio­nes se cerró a fines de 2020 sin nin­gu­na reso­lu­ción, y que no con­ta­ba con infor­ma­ción sobre el esta­do de las otras denuncias.

El 22 de sep­tiem­bre en Qui­ché, la poli­cía arres­tó a Anas­ta­sia Mejía Tiri­quiz, direc­to­ra de Xol Abaj Radio y Xol Abaj TV. Mejía es miem­bro de la comu­ni­dad indí­ge­na maya k’iche’ y había dado cober­tu­ra a una mani­fes­ta­ción del 24 de agos­to con­tra el alcal­de de Joya­baj, sobre la cual infor­mó en direc­to a tra­vés de la pági­na de Face­book de Xol Abaj TV. La mani­fes­ta­ción cul­mi­nó en dis­tur­bios, saqueos y un incen­dio en el edi­fi­cio de la alcaldía.

En la cober­tu­ra perio­dís­ti­ca que reali­zó Mejía el 24 de agos­to se pre­sen­ta­ron denun­cias comu­ni­ta­rias, como seña­la­mien­tos de corrup­ción con­tra el alcal­de, y no se ins­ti­gó a la vio­len­cia. Sin embar­go, se le acu­só de sedi­ción, aten­ta­do con agra­va­cio­nes espe­cí­fi­cas, incen­dio agra­va­do y robo agra­va­do. Estu­vo arbi­tra­ria­men­te en pri­sión pre­ven­ti­va más de un mes, como resul­ta­do de suce­si­vas pos­ter­ga­cio­nes de su audien­cia pre­li­mi­nar. El 28 de octu­bre, un juez dis­pu­so su libe­ra­ción y deten­ción domi­ci­lia­ria des­pués de que paga­ra una fian­za de 20.000 quetza­les (cer­ca de USD 2.565). Se encuen­tra a la espe­ra de la fecha del jui­cio por los deli­tos de sedi­ción y aten­ta­do con agravaciones.

Entre el 26 y el 28 de sep­tiem­bre, dos muje­res perio­dis­tas reci­bie­ron men­sa­jes hos­ti­les y ame­na­zas lue­go de cubrir acti­vi­da­des para visi­bi­li­zar el Día Inter­na­cio­nal por la Des­pe­na­li­za­ción del Abor­to. Los auto­res de los men­sa­jes se refi­rie­ron a ellas como “pro­mo­to­ras de las abor­tis­tas”, les advir­tie­ron que podrían ser gol­pea­das y les desea­ron que las “vio­la­ran”.

El 21 de noviem­bre, en el con­tex­to de pro­tes­tas en Ciu­dad de Gua­te­ma­la, un poli­cía gol­peó con un tole­te en la cabe­za al perio­dis­ta y fotó­gra­fo Car­los Sebas­tián mien­tras este esta­ba foto­gra­fian­do la deten­ción de un mani­fes­tan­te, como se obser­va en un video que difun­dió el Pro­cu­ra­dor de los Dere­chos Huma­nos. El 28 de noviem­bre, al menos cin­co perio­dis­tas fue­ron agre­di­dos ver­bal y físi­ca­men­te por mani­fes­tan­tes enca­pu­cha­dos y vio­len­tos mien­tras cubrían la pro­tes­ta, seña­la­ron los medios. Entre ellos esta­ba Jovan­na Gar­cía del medio femi­nis­ta vir­tual Ruda, quien fue gol­pea­da con un hie­rro en la cla­ví­cu­la y el hom­bro por un indi­vi­duo no iden­ti­fi­ca­do que la lla­mó “femi­nis­ta infil­tra­da” y la insul­tó. Lle­va­ba pues­tos el cas­co y la acre­di­ta­ción de prensa.

Acce­so limi­ta­do a infor­ma­ción, inclu­so sobre el Covid-19

Según los perio­dis­tas, el acce­so a infor­ma­ción pre­ci­sa, opor­tu­na y actua­li­za­da sobre el Covid-19 y sobre las medi­das del gobierno para com­ba­tir la pro­pa­ga­ción del virus es insu­fi­cien­te, a pesar de que ha habi­do varias mejo­ras lue­go del reem­pla­zo de algu­nos fun­cio­na­rios cla­ve en junio.

Cuan­do la pan­de­mia comen­zó en mar­zo, el gobierno pro­por­cio­na­ba actua­li­za­cio­nes dia­rias deta­lla­das a todo el país por tele­vi­sión nacio­nal. Sin embar­go, a prin­ci­pios de abril, dejó de pro­du­cir estos infor­mes dia­rios. Por ello, tan­to a los perio­dis­tas como a los ciu­da­da­nos de a pie les resul­ta­ba difí­cil cono­cer cuán­tos casos con­fir­ma­dos de Covid-19 había e iden­ti­fi­car cuá­les eran las regio­nes más afec­ta­das.

Des­de enton­ces, algu­nos fun­cio­na­rios han denun­cia­do defi­cien­cias en los datos ofi­cia­les. Duran­te su pri­me­ra con­fe­ren­cia de pren­sa como minis­tra de Salud, el 26 de junio, la Dra. Ame­lia Flo­res con­fir­mó que su equi­po había detec­ta­do incon­gruen­cias en los datos ofi­cia­les. Obser­vó erro­res en la can­ti­dad de casos posi­ti­vos en rela­ción con el total de per­so­nas a quie­nes se les había rea­li­za­do la prue­ba de diag­nós­ti­co. El 1° de julio, Edwin Astu­rias, quien pre­si­de la Comi­sión Pre­si­den­cial de Aten­ción a la Emer­gen­cia Covid-19, pre­sen­tó un infor­me al Con­gre­so con con­clu­sio­nes pre­li­mi­na­res. El infor­me con­clu­yó que los resul­ta­dos de las prue­bas de Covid-19 del Sis­te­ma Geren­cial en Salud (SIGSA) eran dis­tin­tos de aque­llos comu­ni­ca­dos al públi­co, y que las cifras infor­ma­das se habían modi­fi­ca­do arti­fi­cial­men­te para apla­nar la curva.

Si bien el reco­no­ci­mien­to ofi­cial de estas impre­ci­sio­nes repre­sen­ta un avan­ce impor­tan­te, el públi­co aún tie­ne poco acce­so a infor­ma­ción sobre la can­ti­dad total de casos y las áreas más afec­ta­das. El gobierno vol­vió a publi­car datos ofi­cia­les dia­rios tras el infor­me de Astu­rias al Con­gre­so. Sin embar­go, la ver­sión actual de los datos solo está dis­po­ni­ble en línea y su pre­sen­ta­ción es suma­men­te téc­ni­ca, por lo cual resul­ta de difí­cil com­pren­sión para quie­nes no cuen­tan con cono­ci­mien­tos avan­za­dos de esta­dís­ti­ca o medi­ci­na, inclui­dos periodistas.

Según el tes­ti­mo­nio de dos perio­dis­tas, si bien el Con­gre­so apro­bó un decre­to en el cual se le exi­ge al gobierno cum­plir con el pla­zo de 10 días para res­pon­der a los pedi­dos de infor­ma­ción públi­ca duran­te la pan­de­mia, las res­pues­tas pro­por­cio­na­das por el Minis­te­rio de Salud y la Pre­si­den­cia han sido tar­días e incom­ple­tas. En res­pues­ta a las que­jas de los perio­dis­tas, el Pro­cu­ra­dor de los Dere­chos Huma­nos ha esta­do inter­pe­lan­do al minis­tro de Salud Públi­ca y Asis­ten­cia Social para que cum­pla con la Ley de Acce­so a la Infor­ma­ción Públi­ca, en la cual se esta­ble­ce el pla­zo. Inclu­so si, debi­do a las res­tric­cio­nes vin­cu­la­das con la pan­de­mia, algu­nas demo­ras fue­ran nece­sa­rias, estas no debe­rían ser arbi­tra­rias ni con­ver­tir­se en un pre­tex­to para evi­tar difun­dir infor­ma­ción pública.

Qui­zás en res­pues­ta a los esfuer­zos del Pro­cu­ra­dor de los Dere­chos Huma­nos para hacer cum­plir la Ley de Acce­so a la Infor­ma­ción Públi­ca, el Con­gre­so está inten­tan­do reem­pla­zar la Pro­cu­ra­du­ría de los Dere­chos Huma­nos por una Ofi­ci­na Nacio­nal de Acce­so a la Infor­ma­ción Públi­ca para rea­li­zar este ejer­ci­cio de super­vi­sión. El actual Pro­cu­ra­dor de los Dere­chos Huma­nos ha enfren­ta­do reite­ra­dos inten­tos del Gobierno de debi­li­tar su fun­ción de velar inde­pen­dien­te­men­te por el res­pe­to de los dere­chos huma­nos, los cua­les han inclui­do ame­na­zas de des­ti­tu­ción y de accio­nes pena­les.

De acuer­do con esta pro­pues­ta, el Con­gre­so podría des­ti­tuir al direc­tor de este nue­vo orga­nis­mo de con­trol por mayo­ría sim­ple. Si este cam­bio entra en vigen­cia, la inde­pen­den­cia de quie­nes están a car­go de garan­ti­zar el cum­pli­mien­to de la Ley de Acce­so a la Infor­ma­ción Públi­ca esta­ría en peli­gro, seña­la­ron Human Rights Watch y el CPJ. El par­ti­do gober­nan­te con­tro­la el Con­gre­so, y quien inten­te hacer cum­plir la ley podría ser des­ti­tui­do fácil­men­te si sus accio­nes dis­gus­ta­ran al gobierno.

A la luz del vacío infor­ma­ti­vo, el dis­tan­cia­mien­to social, las medi­das de con­fi­na­mien­to y otras res­tric­cio­nes esta­ble­ci­das para fre­nar la pro­pa­ga­ción del Covid-19, la capa­ci­dad de los perio­dis­tas para infor­mar sobre las con­di­cio­nes y los casos en áreas rura­les es limi­ta­da. Por ello, con­tar con infor­ma­ción ofi­cial pre­ci­sa, opor­tu­na y acce­si­ble sobre la pan­de­mia es aún más importante.

Ade­más de las demo­ras y limi­ta­cio­nes al acce­so a infor­ma­ción en gene­ral, el gobierno ha impe­di­do que deter­mi­na­dos perio­dis­tas reci­ban actua­li­za­cio­nes sobre la pan­de­mia en lo que pare­ce ser una repre­sa­lia por ejer­cer un perio­dis­mo inde­pen­dien­te. Las auto­ri­da­des han “reti­ra­do a perio­dis­tas que cues­tio­nan las prác­ti­cas ofi­cia­les de los gru­pos de WhatsApp a tra­vés de los cua­les difun­den infor­ma­ción”, mani­fes­tó la Alian­za Regio­nal, una red de orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les que pro­mue­ven el acce­so a la infor­ma­ción y la liber­tad de expre­sión en la región.

Por ejem­plo, el medio Nóma­da infor­mó el 12 de abril que uno de sus perio­dis­tas fue expul­sa­do de un gru­po de WhatsApp del Minis­te­rio de Salud. Tam­bién en ese mes, se esta­ble­cie­ron res­tric­cio­nes en dos gru­pos de WhatsApp admi­nis­tra­dos por el enton­ces secre­ta­rio de Comu­ni­ca­cio­nes, Car­los San­do­val, impi­dien­do a los perio­dis­tas rea­li­zar pre­gun­tas o soli­ci­tar comentarios.

Duran­te los pri­me­ros días de la pan­de­mia, las con­fe­ren­cias de pren­sa se can­ce­la­ron, por lo que los gru­pos de WhatsApp resul­ta­ban una fuen­te fun­da­men­tal de comu­ni­ca­ción e infor­ma­ción ofi­cial. Fran­cis Masek, la secre­ta­ria de Comu­ni­ca­ción de la Pre­si­den­cia, quien asu­mió en junio, ha mos­tra­do una mayor pre­dis­po­si­ción para com­par­tir infor­ma­ción, pero dos perio­dis­tas le dije­ron a Human Rights Watch que el acce­so a la infor­ma­ción sigue sien­do limi­ta­do y que esta situa­ción se ve agra­va­da debi­do a que la cuen­ta ofi­cial de Masek en Twit­ter es pri­va­da, lo cual limi­ta el escru­ti­nio habi­tual que es fun­da­men­tal en la tarea perio­dís­ti­ca de dar segui­mien­to a la labor de los fun­cio­na­rios públicos.

En octu­bre, tres perio­dis­tas seña­la­ron que, con la nue­va minis­tra de Salud y la nue­va secre­ta­ria de Comu­ni­ca­cio­nes, vol­vie­ron a rea­li­zar­se con­fe­ren­cias de pren­sa y algu­nos gru­pos de WhatsApp se reac­ti­va­ron. Aún así, des­de el ini­cio de la pan­de­mia de Covid-19, el gobierno ha limi­ta­do la par­ti­ci­pa­ción de cier­tos perio­dis­tas en las pocas con­fe­ren­cias de pren­sa que ha dado el pre­si­den­te Giam­mat­tei. En las con­fe­ren­cias de pren­sa con otros fun­cio­na­rios, no se per­mi­te a los perio­dis­tas for­mu­lar deter­mi­na­das pre­gun­tas. Estas medi­das pare­cen apli­car­se para deter­mi­na­dos perio­dis­tas en fun­ción de su labor inde­pen­dien­te más que en vir­tud de cri­te­rios obje­ti­vos, lo cual ha afec­ta­do de mane­ra des­pro­por­cio­na­da a perio­dis­tas inde­pen­dien­tes crí­ti­cos del gobierno.

El 18 de abril, la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos y su Rela­to­ría Espe­cial para la Liber­tad de Expre­sión mani­fes­ta­ron que los paí­ses debían “pro­por­cio­nar proac­ti­va­men­te infor­ma­ción veraz y fide­dig­na sobre todos los aspec­tos de inte­rés públi­co rela­cio­na­dos con la pan­de­mia”. Seña­la­ron que los fun­cio­na­rios habían lle­va­do a cabo cam­pa­ñas de estig­ma­ti­za­ción en con­tra de perio­dis­tas en varios paí­ses, inclu­yen­do Gua­te­ma­la, y cita­ron denun­cias de un con­jun­to de perio­dis­tas que dije­ron haber sido des­ca­li­fi­ca­dos por el pre­si­den­te y otros fun­cio­na­rios y que se habrían res­trin­gi­do los cana­les vir­tua­les para for­mu­lar pre­gun­tas sobre la res­pues­ta al Covid-19.

Foto: Moi­ses Castillo

Fuente ori­gi­nal



Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *