Yemen. Tri­bus de Maa­rib coope­ran con el gobierno de Sanaa para libe­rar la provincia

Resu­men Medio Orien­te, 18 de febre­ro de 2021-.

Para­le­la­men­te a su con­ti­nuo avan­ce en direc­ción a la ciu­dad de Maa­rib, el lide­raz­go de Sanaa inten­si­fi­ca sus con­tac­tos con las tri­bus para inten­tar que la ciu­dad se vea libre de com­ba­tes. Esto se corres­pon­de con una nota­ble res­pues­ta de los acto­res tri­ba­les, que han mos­tra­do una volun­tad sin pre­ce­den­tes de rom­per las líneas rojas sau­díes. En este momen­to, Riad con­ti­núa su movi­li­za­ción, inten­tan­do por diver­sos medios cam­biar su posi­ción en Maa­rib, sin nin­gún resul­ta­do a su favor has­ta ahora.

Las fuer­zas de Sanaa logra­ron nue­vos avan­ces en los fren­tes nor­te y oes­te de la ciu­dad de Maa­rib, y duran­te las últi­mas 24 horas pudie­ron avan­zar en el cora­zón del Valle de Dhan­na, ubi­ca­do en la ori­lla de la Pre­sa de Maa­rib, así como rea­li­zar otro avan­ce para­le­lo en el Balk tri­bal, lo que per­mi­ti­ría al Ejér­ci­to y a los Comi­tés Popu­la­res ais­lar las áreas de Murad del sur de la ciu­dad. Las tri­bus de la pro­vin­cia con­fir­ma­ron que las líneas rojas tra­za­das por Ara­bia Sau­dí ya no serían res­pe­ta­das des­pués de que el Gobierno de Sal­va­ción de Sanaa abrió los cana­les de comu­ni­ca­ción con estas tri­bus para evi­tar que el cen­tro de la pro­vin­cia sea esce­na­rio de enfren­ta­mien­tos, dan­do a los com­ba­tien­tes del otro lado la opor­tu­ni­dad de “salir sin peligro”.

Con res­pec­to a esto, Riad reno­vó sus ame­na­zas a las tri­bus loca­les de ata­car­las en caso de que acep­ten nue­vas ini­cia­ti­vas de paz emi­ti­das por los líde­res de Sanaa. Esto se encon­tró con una amplia res­pues­ta de recha­zo a estas ame­na­zas. En Sanaa, duran­te los últi­mos dos días, tuvo lugar más de una reu­nión entre altos líde­res mili­ta­res en el Minis­te­rio de Defen­sa y y jefes y nota­bles de dece­nas de tri­bus impor­tan­tes en Maa­rib. El miér­co­les, se lle­vó a cabo una reu­nión amplia­da entre el Comi­té de Recon­ci­lia­ción Nacio­nal y el Con­se­jo Polí­ti­co Supre­mo, varios líde­res mili­ta­res y de segu­ri­dad de alto ran­go y miem­bros del Par­la­men­to y del Con­se­jo de la Shu­ra y la Auto­ri­dad de Asun­tos Tri­ba­les. Todas las reunio­nes apo­ya­ron la libe­ra­ción de la ciu­dad del con­trol de las fuer­zas lea­les a la coa­li­ción pro-sau­dí y des­ta­ca­ron que los des­pla­za­dos se sal­va­rían de cual­quier riesgo.

En decla­ra­cio­nes a Al Akh­bar, fuen­tes tri­ba­les expli­ca­ron que las auto­ri­da­des de Sanaa han ofre­ci­do más de una opción para los com­ba­tien­tes de las filas de la coa­li­ción, inclu­yen­do el regre­sar a Sanaa a cam­bio de aban­do­nar la lucha o abrir un paso segu­ro para aque­llos que quie­ran irse a las gober­na­cio­nes orien­ta­les. Las fuen­tes cita­ron al jefe del Ser­vi­cio de Inte­li­gen­cia, el mayor gene­ral Abu Ali al Hakim, afir­man­do que “los repe­ti­dos lla­ma­mien­tos a quie­nes son enga­ña­dos expre­san una fir­me deter­mi­na­ción y volun­tad de expul­sar al ocu­pan­te y al inva­sor de todas las tie­rras del país de este a oes­te y de nor­te a sur”. Seña­ló que “las altas y avan­za­das habi­li­da­des de com­ba­te tác­ti­co que han alcan­za­do las fuer­zas arma­das” las hacen “capa­ces de librar las bata­llas más fero­ces”, y agre­gó que “el obje­ti­vo estra­té­gi­co de la ope­ra­ción mili­tar es res­tau­rar la his­to­ria y la civi­li­za­ción de Maa­rib y derro­tar a los inva­so­res y sus títe­res en cada cen­tí­me­tro de la patria”.

Mien­tras que el Minis­te­rio de Defen­sa y la Auto­ri­dad de Asun­tos Tri­ba­les pidie­ron a los líde­res tri­ba­les de Maa­rib comu­ni­car­se con el res­to de las tri­bus que se ali­nean con la coa­li­ción para per­sua­dir­las de rever­tir su posi­ción, la posi­ción del Ejér­ci­to en Sanaa se trans­mi­tió des­de el sub­je­fe del Esta­do Mayor, el gene­ral de divi­sión Ali al Mush­ki, que pidió al pue­blo de Maa­rib que se una al Ejér­ci­to y los comi­tés en aras de res­tau­rar la sobe­ra­nía nacio­nal, afir­man­do que los que vie­nen a libe­rar la gober­na­ción son su gen­te. Por su par­te, la Secre­ta­ría Gene­ral del Par­ti­do del Con­gre­so Popu­lar Gene­ral de Sanaa hizo un lla­ma­do al pue­blo de Maa­rib, sus jeques, aca­dé­mi­cos y líde­res socia­les para que coope­ren con las fuer­zas de Sanaa.

Las reunio­nes de Sanaa coin­ci­die­ron con el anun­cio de un gran núme­ro de tri­bus yeme­níes de una movi­li­za­ción gene­ral y su apo­yo al Ejér­ci­to y los Comi­tés en la bata­lla por la libe­ra­ción de Maa­rib. Según fuen­tes infor­ma­das, la aper­tu­ra de cana­les de comu­ni­ca­ción entre el Gobierno de Sal­va­ción y las tri­bus se pro­du­jo lue­go de reci­bir inten­sas lla­ma­das de las dis­tin­tas tri­bus de Maa­rib con­fir­man­do la exis­ten­cia de un deseo local de evi­tar la des­truc­ción de la ciu­dad. El lide­raz­go de Sanaa se dio cuen­ta del des­con­ten­to popu­lar con las mili­cias del Islah (Her­ma­nos Musul­ma­nes), que ocu­pa­ron la gober­na­ción hace seis años, se apo­de­ra­ron de la rique­za y el poder y per­sis­tie­ron en el uso de la fuer­za con­tra los miem­bros de las tri­bus. Esto fue con­fir­ma­do por el jefe del Comi­té de Recon­ci­lia­ción en Sanaa, Yusef Al Fishi, al decir que “la mili­cia de Islah ata­có a todas las tri­bus de Maa­rib con armas pesa­das y esta­ble­ció al gober­na­dor afi­lia­do al Islah, Sul­tán Al Ara­da, como facha­da para saquear las rique­zas de Maa­rib y defen­der los intere­ses del gru­po”, y agre­gó que “el pue­blo de Maa­rib no levan­ta­rá sus armas ante el Ejér­ci­to y los Comités”.

Para­le­la­men­te, los inten­tos sau­díes con­ti­núan, a tra­vés de cana­les diplo­má­ti­cos, para dete­ner el asal­to a la ciu­dad de Maa­rib, que Riad has­ta el año pasa­do con­si­de­ra­ba una línea roja. Según fuen­tes diplo­má­ti­cas, ante los acon­te­ci­mien­tos recien­tes, Ara­bia Sau­dí bus­có usar la Liga Ára­be y al envia­do de la ONU a Yemen, Mar­tin Grif­fiths, y tra­tó de ejer­cer pre­sio­nes a tra­vés de su repre­sen­tan­te en las Nacio­nes Uni­das y del Rei­no Uni­do, que pre­sen­tó una soli­ci­tud a Irán y Qatar para que inter­vi­nie­ran para dete­ner el avan­ce de las fuer­zas de Sanaa. Pero los meca­nis­mos de pre­sión que Ara­bia Sau­dí ha uti­li­za­do duran­te los últi­mos años para man­te­ner a Maa­rib bajo su total tute­la final­men­te falla­ron, inclu­yen­do la car­ta huma­ni­ta­ria que ha esta­do tra­tan­do de jugar: la pre­sen­cia de dece­nas de cam­pa­men­tos de des­pla­za­dos inter­nos en las cer­ca­nías de Maa­rib. Sanaa ha actua­do con gran cui­da­do para evi­tar poner a los civi­les en peligro.

Los obser­va­do­res creen que la libe­ra­ción de Maa­rib será un doble gol­pe. Para el gobierno de Hadi por­que pon­drá fin a su influen­cia y con­trol res­tan­te sobre el terreno, y para Ara­bia Sau­dí, que per­de­rá el últi­mo bas­tión de su tute­la en Yemen. De ahí que los lea­les al gobierno de Hadi y Riad hayan lan­za­do adver­ten­cias de las reper­cu­sio­nes de la caí­da de toda la gober­na­ción, que según ellos es la pri­me­ra línea de defen­sa para las dos ciu­da­des sau­díes de Yizan y Sha­ru­rah. Afir­man que su caí­da abri­rá la puer­ta para el movi­mien­to Ansa­ru­lá expan­da su influen­cia a toda la fron­te­ra sau­dí con Yemen. La caí­da de una pro­vin­cia petro­le­ra bajo el con­trol de las fuer­zas de Sana per­mi­ti­rá a estas últi­mas desa­rro­llar sus habi­li­da­des de com­ba­te y trans­for­mar­se en una impor­tan­te fuer­za militar.

Asi­mis­mo, los líde­res del par­ti­do Islah y del pro-emi­ra­tí Con­se­jo de Tran­si­ción del Sur advir­tie­ron sobre un esce­na­rio post-Maa­rib, dicien­do que la caí­da de la ciu­dad “refor­za­ría las ambi­cio­nes de los huzíes de con­tro­lar todas las gober­na­cio­nes del sur y el este en los pró­xi­mos años”. Dece­nas de acti­vis­tas pro-CTS pro­me­tie­ron, a su vez, poner fin al acuer­do de aso­cia­ción con el gobierno de Hadi en caso de la caí­da de la ciu­dad de Maa­rib, que sig­ni­fi­ca­ría para ese últi­mo per­der el con­trol sobre todas las gober­na­cio­nes del nor­te del país.

Fuen­te: Al Manar

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *