Valo­ra­ción del colec­ti­vo Pra­xi de las elec­cio­nes al par­la­men­to auto­nó­mi­co de Cata­lun­ya del pasa­do 14 de febrero

1- Como pri­mer pun­to que­re­mos remar­car que si bien la demo­cra­cia bur­gue­sa es en sí mis­ma una pan­to­mi­ma que redu­ce la par­ti­ci­pa­ción de la ciu­da­da­nía a depo­si­tar su voto de vez en cuan­do, nor­mal­men­te cua­tro años, debe­mos denun­ciar que más de un millón de habi­tan­tes en la Comu­ni­dad Autó­no­ma de Cata­lu­ña no pue­den par­ti­ci­par ni de esta exigua for­ma de expre­sión demo­crá­ti­ca. Los y nues­tras com­pa­ñe­ras de cla­se recién lle­ga­das son mano de obra que no gozan de nin­gún tipo de expre­sión polí­ti­ca par­la­men­ta­ria, sien­do mano de obra sin dere­cho a voto por la demo­cra­cia capitalista.

2‑En segun­do lugar que­re­mos denun­ciar que es, una vez más, la judi­ca­tu­ra espa­ño­la que mar­ca el cómo y el cuán­do pue­de la ciu­da­da­nía de la Comu­ni­dad Autó­no­ma de Cata­lu­ña (con nacio­na­li­dad espa­ño­la) ejer­cer su dere­cho a voto. Es este órgano no ele­gi­do demo­crá­ti­ca­men­te quien impu­so una fecha para las elec­cio­nes en ple­na ter­ce­ra ola de la pan­de­mia, y todos los par­ti­dos y can­di­da­tu­ras van aca­tar su man­da­to, una vez más. La judi­ca­tu­ra espa­ño­la inha­bi­li­ta o veta pre­si­den­tes de la Gene­ra­li­tat, la judi­ca­tu­ra espa­ño­la mar­ca cuan­do serán las elec­cio­nes. Recuer­da al man­tra cris­tiano «lo que Dios da, Dios lo saca». Un Esta­do don­de la judi­ca­tu­ra here­de­ra del entra­ma­do jurí­di­co-admi­nis­tra­ti­vo de la dic­ta­du­ra tie­ne pode­res ple­ni­po­ten­cia­rios nun­ca se la podrá reco­no­cer ni siquie­ra como una demo­cra­cia burguesa.

3- En ter­cer lugar remar­car el papel de alta­vo­ces del fas­cis­mo que han adop­ta­do des­ca­ra­da­men­te ya hace años los medios de comu­ni­ca­ción capi­ta­lis­tas, dan­do una cober­tu­ra mediá­ti­ca sin pre­ce­den­tes a una fuer­za enton­ces extra­par­la­men­ta­ria como lo era VOX. Cien­tos de horas de tele­vi­sión y radio para esta fuer­za fas­cis­ta han con­se­gui­do hacer­la acep­ta­ble para cier­tos sec­to­res de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. La cla­se explo­ta­do­ra, la bur­gue­sía, ha con­se­gui­do con VOX un perro de pre­sa con lo avi­var el racis­mo, des­vian­do el con­flic­to Capi­tal-Tra­ba­jo en tér­mi­nos iden­ti­ta­rios españoles-enemigos.

Los mis­mos medios que demo­ni­zan la ocu­pa­ción de vivien­das o los dis­tur­bios en Lina­res (Anda­lu­cía) blan­quean el fas­cis­mo diariamente.

Pero no pode­mos rehuir la crí­ti­ca a quien no se ha plan­ta­do negán­do­se a par­ti­ci­par de nin­gún deba­te don­de estu­vie­ron pre­sen­tes estos fas­cis­tas. Con el fas­cis­mo no se dia­lo­ga ni se deba­te. Al fas­cis­mo se la detie­ne día a día, luchan­do con­tra él en las calles y tra­ba­jan­do por la socia­li­za­ción de los idea­les uni­ver­sa­lis­tas de jus­ti­cia y paz entre los pue­blos pro­pios del socialismo.

4- El resul­ta­do, con casi un tri­ple empa­te entre el PSC, ERC y Junts se vuel­ven a inser­tar en la dispu­ta nacio­nal, y si bien el PSC hace un aumen­to espec­ta­cu­lar de +16 dipu­tadas gra­cias a los 30 que pier­de Ciu­da­da­nos, en gran par­te su subi­da se debe al abu­rri­mien­to y la des­afec­ción elec­to­ral de mucha par­te de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y la pési­ma ges­tión que el Gobierno de la Gene­ra­li­tat está hacien­do de la pan­de­mia en la Comu­ni­dad Autó­no­ma de Cataluña.

Las colas del ham­bre son una reali­dad en muchas ciu­da­des de los Paí­ses Cata­la­nes, y los ges­to­res auto­nó­mi­cos de esta bar­ba­rie no poder poner­se de lado como si con ellos no fue­ra la his­to­ria. La decep­ción es gene­ra­li­za­da y tan sólo la inqui­na que des­pier­ta todo el entra­ma­do polí­ti­co, admi­nis­tra­ti­vo y judi­cial espa­ñol hace que el voto inde­pen­den­tis­ta no aca­bo de derrumbarse.

Una gran par­te del pue­blo tra­ba­ja­dor en la Comu­ni­dad Autó­no­ma de Cata­lu­ña ha vota­do PSC can­sa­do de la pési­ma ges­tión de la Gene­ra­li­tat, ese es real­men­te «el efec­to Illa».

5- De En Común-Podem poco pode­mos decir que no sea ya dicho; una cam­pa­ña paté­ti­ca que ha inten­ta­do no sólo con­ti­nuar con el cli­ché de que la cla­se tra­ba­ja­do­ra cata­la­na no quie­re la inde­pen­den­cia con tér­mi­nos ridícu­los como «toda Cata­lu­ña hoy poli­go­ne­ra», si no que su cabe­za de lis­ta, Jes­si­ca Albiach, ati­zó el bla­ve­ris­me al país Valen­ciano denun­cian­do una ima­gi­na­ria acu­sa­ción de «colo­nos» hacia los y las valen­cia­nas que viven en la Comu­ni­dad Autó­no­ma de Cata­lu­ña. Estas decla­ra­cio­nes la sitúan en el otro ban­do de la barri­ca­da. La fir­ma­rían José Luis Rober­to o Vicen­te Gon­zá­lez Lizon­do si no estu­vie­ra feliz­men­te muer­te. Man­tie­nen 8 dipu­tadas gra­cias tan sólo a la baja par­ti­ci­pa­ción, pues han per­di­do un ter­cio de los votos que obtu­vie­ron en las pasa­das elec­cio­nes de 2017.

6- En cuan­to a la CUP-Guan­yem salen muy bene­fi­cia­das de estas elec­cio­nes, por­que per­dien­do casi 7.000 votos suben has­ta los 9 dipu­tadas. Podría­mos decir que en una cam­pa­ña mar­ca­da por el espan­ta­jo del ate­rri­za­da de VOX en el Par­la­men­to auto­nó­mi­co, la CUP-Gana­mos ha cata­li­za­do una par­te del voto anti­fas­cis­ta espo­lea­do por los dis­tur­bios en Vic y de otras villas ante los actos elec­to­ra­les del par­ti­do fas­cis­ta. Aho­ra la duda que se plan­tea es cuál debe ser el papel de la CUP-Gana­mos res­pec­to al gobierno auto­nó­mi­co, y si bien hay voces inter­nas que no quie­ren oír hablar, hay cier­tas corrien­tes que no verían con malos ojos ser- par­te. ERC, por su par­te, ya las ha invi­ta­do a nego­ciar, y el «pres­sing CUP» ha vuel­to a los medios de comu­ni­ca­ción. Vere­mos cómo ges­tio­na inter­na­men­te la con­tra­dic­ción para evi­tar «abra­zo del oso» que les pre­pa­ran ERC y Junts.

7‑Pero el dato real­men­te intere­san­te a ana­li­zar es la baja par­ti­ci­pa­ción más allá del mie­do a infec­tar­se al cole­gio elec­to­ral. En esta con­tien­da elec­to­ral la baja par­ti­ci­pa­ción ha mar­ca­do un nue­vo récord his­tó­ri­co, aumen­tan­do 25,54% res­pec­to a las ante­rio­res elec­cio­nes auto­nó­mi­cas, situán­do­se en el 53,5%.

Y como todo en esta socie­dad de cla­ses, tam­bién hay un ses­go de cla­se en la par­ti­ci­pa­ción, y mien­tras en el dis­tri­to bar­ce­lo­nés de Sarrià-Sant Ger­va­si la fuer­za más vota­da es el PP (y VOX en tres dis­tri­tos cen­sa­les) y regis­tra una par­ti­ci­pa­ción de 68,41%, la míni­ma par­ti­ci­pa­ción se regis­tra en el barrio de Zona Fran­ca la Mari­na del Port Ver­mell con un 27,5%.

Tam­bién han aumen­ta­do los votos en blan­co, que pasan de 0,44% a 0,84% y los votos nulos que pasan de 0,37% a 1,43%.

Sería enga­ñar­nos si pen­sa­mos que el aumen­to del voto blan­co y nulo o la baja par­ti­ci­pa­ción demues­tran un aumen­to de la con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria de amplias capas de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, pero sí que vuel­ve a evi­den­ciar, en nues­tra opi­nión, de una des­afec­ción res­pec­to a la demo­cra­cia bur­gue­sa parlamentaria.

Las últi­mas sema­nas hemos podi­do ver poli­cías apa­lean­doen Madrid, y en Lina­res gol­pean­do un padre y su hija, y más tar­de dis­pa­rar con fue­go real a mani­fes­tan­tes. Mar­tes mis­mo los Mos­sos vol­vie­ron a entrar en la Uni­ver­si­dad, esta vez en Llei­da, para entre­gar a la cár­cel el can­tan­te comu­nis­ta de rap Pablo Hasél. Las colas del ham­bre se alar­gan por todos los Paí­ses Cata­la­nes y el res­to de pue­blos del Esta­do, y la sema­na tres nazis inten­ta­ron pren­der fue­go un sin techo en Barcelona.

Ante la mise­ria cre­cien­te que sufre la cla­se tra­ba­ja­do­ra el par­la­men­ta­ris­mo es abso­lu­ta­men­te inefi­cien­te, y no hay que expli­cár­se­lo a nues­tras com­pa­ñe­ras de cla­se más cas­ti­ga­das por el capi­ta­lis­mo, es su día a día. Pero de esta deses­pe­ra­ción pue­de emer­ger o bien el suje­to polí­ti­co revo­lu­cio­na­rio, o bien la car­ne de cañón que los títe­res de los gran­des capi­ta­lis­tas, los fas­cis­tas, uti­li­za­rán para dar un paso más para el esta­ble­ci­mien­to de un régi­men dic­ta­to­rial en España .

Es a estos sec­to­res de la cla­se tra­ba­ja­do­ra a la que nos debe­mos diri­gir, no des­de la torre de mar­fil, sino des­de el tra­ba­jo dia­rio y con­se­cuen­te. Los movi­mien­tos que se lla­man revo­lu­cio­na­rios ten­drán que salir de su zona de con­fort y bus­car la tác­ti­ca ade­cua­da para implan­tar­se allí don­de más impe­ra la mise­ria y la deca­den­cia de un Esta­do del bien­es­tar des­gua­za­do ladri­llo a ladrillo.

Sólo incor­po­ran­do a la lucha revo­lu­cio­na­ria los sec­to­res más empo­bre­ci­dos y alie­na­dos de nues­tra cla­se podre­mos arti­cu­lar una mayo­ría social capaz de con­fron­tar con los capi­ta­lis­tas y sus ins­ti­tu­cio­nes jurí­di­cas, eco­nó­mi­cas y políticas.

Cons­cien­tes de que no hay rece­tas mila­gro­sas, y sabien­do que en estos momen­tos son muchas las tareas que nece­si­tan ser aten­di­das, tra­ba­ja­re­mos con cal­ma pero sin parar para cons­truir un cor­pus teó­ri­co, tác­ti­co y estra­té­gi­co que nos apor­te más luz por el camino que debe­mos recorrer.

Por el Socia­lis­mo en los Paí­ses Catalanes!

Pra­xi, 18 de febre­ro de 2021

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *