Méxi­co. Incum­pli­mien­to de Acuer­dos de San Andrés, mues­tra de la «ofen­si­va con­ti­nua­da» con­tra los pue­blos: Cen­tro de Dere­chos Huma­nos Frayba

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 de febre­ro de 2021

El incum­pli­mien­to de los acuer­dos de paz entre el gobierno mexi­cano y los pue­blos indí­ge­nas «está rela­cio­na­do con la ofen­si­va con­ti­nua­da de gue­rra hacia los pue­blos orga­ni­za­dos», ase­gu­ró el Cen­tro de Dere­chos Huma­nos Fray Bar­to­lo­mé de las Casas (Fray­ba) en el mar­co del 25 ani­ver­sa­rio de la fir­ma de los Acuer­dos de San Andrés.

El Fray­ba seña­ló que «los sig­nos de gue­rra y de des­gas­te a los pue­blos con­ti­núan», pues las refor­mas cons­ti­tu­cio­na­les del Esta­do se han enfo­ca­do en bene­fi­ciar «al gran capi­tal que ali­men­ta la maqui­na­ria de muerte».

«Los dere­chos a la libre deter­mi­na­ción y la auto­no­mía, son vio­la­dos de mane­ra sis­te­má­ti­ca para con­ti­nuar con la eje­cu­ción de mega­pro­yec­tos como el Pro­yec­to Inte­gral More­los, el Tren Maya, el Corre­dor Inter­oceá­ni­co Sali­na Cruz-Coatza­coal­cos y el Aero­puer­to Inter­na­cio­nal de la Ciu­dad de Méxi­co-Par­que Eco­ló­gi­co Lago de Tex­co­co», denun­ció el Fray­ba en un comunicado.

Des­ta­có que a 25 años de la fir­ma de los Acuer­dos, los pue­blos indí­ge­nas con­ti­núan con la cons­truc­ción de «hori­zon­tes de vida dig­na en auto­no­mía» a tra­vés de la defen­sa de sus terri­to­rios y la libre deter­mi­na­ción, «en un con­tex­to de cons­tan­te mili­ta­ri­za­ción, des­po­jo y ame­na­zas por par­te del Esta­do mexicano».

Final­men­te, seña­ló que los Acuer­dos de San Andrés, fir­ma­dos por el Ejér­ci­to Zapa­tis­ta de Libe­ra­ción Nacio­nal y el gobierno mexi­cano en 1996, con­ti­núan como un «refe­ren­te des­de aba­jo» para los pue­blos orga­ni­za­dos en su lucha con­tra el des­po­jo de sus terri­to­rios y su cultura.

«Los Acuer­dos de San Andrés reco­gie­ron en gran medi­da el sue­ño de los Pue­blos Ori­gi­na­rios de Méxi­co», resu­me el Fray­ba, «sin embar­go, el espí­ri­tu plas­ma­do en dicho docu­men­to, crear un mar­co jurí­di­co que per­mi­tie­ra una NUEVA RELACIÓN entre los Pue­blos Ori­gi­na­rios y el Esta­do, que reco­noz­ca y res­pe­te el dere­cho a la libre deter­mi­na­ción y auto­no­mía de los mis­mos, fue incum­pli­do por el Esta­do mexi­cano», subrayó.

A con­ti­nua­ción el comu­ni­ca­do completo:

A 25 años de la fir­ma de los Acuer­dos de San Andrés Sakamch’en de los Pobres, los Pue­blos Ori­gi­na­rios en Chia­pas cons­tru­yen hori­zon­tes de vida dig­na en auto­no­mía, por la defen­sa de sus terri­to­rios y la libre deter­mi­na­ción. En un con­tex­to de cons­tan­te mili­ta­ri­za­ción, des­po­jo y ame­na­zas por par­te del Esta­do mexicano.

Ocho meses des­pués de la fir­ma de los Acuer­dos de San Andrés, en octu­bre de 1996, nació el Con­gre­so Nacio­nal Indígena(CNI) con la pre­sen­cia de la Coman­dan­ta Ramo­na, en el audi­to­rio del Hos­pi­tal Siglo XXI en la ciu­dad de Méxi­co. 20 años des­pués, en octu­bre de 2016, los pue­blos ori­gi­na­rios reu­ni­dos en el CNI, lle­va­ron a cabo el Quin­to Con­gre­so Nacio­nal Indí­ge­na en CIDECI-UNITIERRA, San Cris­tó­bal de Las Casas, Chia­pas. Lue­go de que deci­die­ran ins­ta­lar la asam­blea per­ma­nen­te para con­sul­tar a muje­res y hom­bres de todas las tri­bus, comu­ni­da­des, pue­blos y nacio­nes que con­for­man el país y nom­brar a un Con­se­jo Indí­ge­na de Gobierno, que ten­dría como voce­ra una “mujer indí­ge­na”. Uno de los aspec­tos impor­tan­tes fue lla­mar a la socie­dad en gene­ral a orga­ni­zar­se y luchar para dete­ner la des­truc­ción que está oca­sio­nan­do el poder y el capi­ta­lis­mo y for­ta­le­cer las “resis­ten­cias y rebel­días”, a defen­der “la vida de cada per­so­na, cada fami­lia, colec­ti­vo, comu­ni­dad o barrio. De cons­truir la paz y la jus­ti­cia rehi­lán­do­nos des­de aba­jo, des­de don­de somos lo que somos. Es el tiem­po de la dig­ni­dad rebel­de, de cons­truir una nue­va nación por y para todas y todos, de for­ta­le­cer el poder de aba­jo y a la izquier­da anti­ca­pi­ta­lis­ta, de que paguen los cul­pa­bles por el dolor de los pue­blos de este Méxi­co mul­ti­co­lor”.1

Muchos de los pue­blos her­ma­na­dos en el actual CNI par­ti­ci­pa­ron en el pro­ce­so de los diá­lo­gos de paz y en la cons­truc­ción de los Acuer­dos de San Andrés Sakamch’en de los Pobres, fir­ma­dos el 16 de febre­ro de 1996. Los Acuer­dos de San Andrés reco­gie­ron en gran medi­da el sue­ño de los Pue­blos Ori­gi­na­rios de Méxi­co. Sin embar­go, el espí­ri­tu plas­ma­do en dicho docu­men­to, crear un mar­co jurí­di­co que per­mi­tie­ra una NUEVA RELACIÓN entre los Pue­blos Ori­gi­na­rios y el Esta­do, que reco­noz­ca y res­pe­te el dere­cho a la libre deter­mi­na­ción y auto­no­mía de los mis­mos, fue incum­pli­do por el Esta­do mexicano.

El no res­pe­to cons­tan­te a los pac­tos de paz, está rela­cio­na­do con la ofen­si­va con­ti­nua­da de gue­rra hacia los pue­blos orga­ni­za­dos, así como a los ata­ques a las per­so­nas y orga­ni­za­cio­nes que esta­ban coad­yu­van­do en el pro­ce­so, como la mis­ma Comi­sión Nacio­nal de Inter­me­dia­ción pre­ce­di­da por Don Samuel Ruiz Gar­cía, quien en junio de 1998 renun­ció jun­to con su equi­po a con­ti­nuar la media­ción entre el Esta­do y el EZLN en des­acuer­do por la gue­rra abier­ta en con­tra de los pue­blos y la Dió­ce­sis de San Cris­tó­bal de Las Casas.

Ante la gue­rra de des­gas­te y las accio­nes uni­la­te­ra­les del Esta­do, los pue­blos en lucha y resis­ten­cia comen­za­ron a con­cre­tar sus sue­ños y uto­pías para ger­mi­nar espe­ran­zas de vida dig­na. Fren­te a las posi­bi­li­da­des de sem­brar y cul­ti­var vida dig­na, el Esta­do mexi­cano con­ti­nuó con la per­pe­tra­ción de diver­sas vio­la­cio­nes a dere­chos huma­nos como la Masa­cre de Acte’al, ocu­rri­da el 22 de diciem­bre de 1997, las cons­tan­tes incur­sio­nes mili­ta­res a los terri­to­rios autó­no­mos, la crea­ción de los gru­pos para­mi­li­ta­res en la zona de con­flic­to oca­sio­nan­do masa­cres, vio­la­cio­nes a muje­res, deten­cio­nes arbi­tra­rias, des­pla­za­mien­tos for­za­dos, des­apa­ri­cio­nes for­za­das y eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les que siguen en la impunidad.

Los sig­nos de gue­rra y de des­gas­te a los pue­blos con­ti­núan. Las refor­mas cons­ti­tu­cio­na­les que el Esta­do mexi­cano ha efec­tua­do, están enfo­ca­das a bene­fi­ciar al gran capi­tal que ali­men­ta la maqui­na­ria de muer­te. Actual­men­te, inte­gran­tes de pue­blos ori­gi­na­rios son silen­cia­dos con la muer­te o pri­va­dos arbi­tra­ria e ile­gal­men­te de la liber­tad cuan­do defien­den sus terri­to­rios. Los dere­chos a la libre deter­mi­na­ción y la auto­no­mía, son vio­la­dos de mane­ra sis­te­má­ti­ca para con­ti­nuar con la eje­cu­ción de mega­pro­yec­tos como el Pro­yec­to Inte­gral More­los, el Tren Maya, el Corre­dor Inter­oceá­ni­co Sali­na Cruz-Coatza­coal­cos y el Aero­puer­to Inter­na­cio­nal de la Ciu­dad de Méxi­co-Par­que Eco­ló­gi­co Lago de Tex­co­co. A decir del CNI en su Quin­ta Asam­blea efec­tua­da a fina­les de enero de 2021, el actual gobierno imple­men­ta los mega­pro­yec­tos “por enci­ma de la lega­li­dad, des­co­no­cien­do y vio­lan­do recur­sos de ampa­ro, ocu­pan­do la Guar­dia Nacio­nal que vio­len­tan nues­tros dere­chos fun­da­men­ta­les”.2

Como con­se­cuen­cia a la impo­si­ción, sur­ge el dere­cho a la pro­tes­ta. Y como res­pues­ta el Esta­do inten­si­fi­ca la repre­sión y la mili­ta­ri­za­ción. Para el caso de Chia­pas, ade­más de los cuar­te­les mili­ta­res que se esta­ble­cie­ron en terri­to­rios indí­ge­nas a par­tir de 1994, actual­men­te se cons­tru­yen 24 ins­ta­la­cio­nes de la Guar­dia Nacio­nal. Por lo que la pre­sen­cia mili­tar aumen­ta­rá mime­ti­zán­do­se en la socie­dad con accio­nes civi­les. La Guar­dia Nacio­nal se des­ple­gó hacia la fron­te­ra sur, es decir a Chia­pas, para con­te­ner el paso de migran­tes a Esta­dos Uni­dos y fre­nar la opo­si­ción al actual gobierno.

En ple­na pan­de­mia el 11 de mayo de 2020, se publi­có el acuer­do3 en don­de el Ejér­ci­to y la Mari­na salen a las calles para rea­li­zar tareas de segu­ri­dad públi­ca, en res­pal­do a la Guar­dia Nacio­nal. Son 5 años que ten­dre­mos al Ejér­ci­to otra vez en las calles para apo­yar las tareas de segu­ri­dad pública.

Sin embar­go los Acuer­dos de San Andrés Sakamch’en de los Pobres per­sis­ten como refe­ren­te des­de aba­jo. Los pue­blos que luchan segui­rán ati­zan­do el fue­go de la espe­ran­za y la his­to­ria dará cuen­ta de ello, por­que a pesar de la gue­rra de exter­mi­nio, la cons­truc­ción de auto­no­mía otor­ga luz y fue­go a muje­res y hom­bres en todo el mundo.

San Cris­tó­bal de Las Casas, Chia­pas, México

17 de febre­ro de 2021

-*-

Con­gre­so Nacio­nal Indí­ge­na- Ejér­ci­to Zapa­tis­ta de Libe­ra­ción Nacio­nal: Que retiem­ble en sus cen­tros la tie­rra. 14 de octu­bre de 2016.
2 Pro­nun­cia­mien­to de la quin­ta asam­blea entre el Con­gre­so Nacio­nal Indí­ge­na y el Con­ce­jo Indí­ge­na de Gobierno.
ACUERDO por el que se dis­po­ne de la Fuer­za Arma­da per­ma­nen­te para lle­var a cabo tareas de segu­ri­dad públi­ca de mane­ra extra­or­di­na­ria, regu­la­da, fis­ca­li­za­da, subor­di­na­da y com­ple­men­ta­ria.

FUENTE: des­In­for­me­mo­nos

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *