Colom­bia. Las insur­gen­cias, la éti­ca perio­dís­ti­ca y el Sín­dro­me de Estocolmo

Por Dan­na Urda­ne­ta. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 de febre­ro de 2021.

A pro­pó­si­to de la libe­ra­ción de dos sol­da­dos por par­te del ELN en el Cata­tum­bo y mi expe­rien­cia en la X Con­fe­ren­cia Nacio­nal Gue­rri­lle­ra de las anti­guas FARC-EP

El mes de febre­ro ini­ció en Colom­bia con la dis­cu­sión sobre el sín­dro­me de Esto­col­mo en el con­flic­to social y arma­do. Esta dis­cu­sión se dio a par­tir de la prue­ba de vida y pos­te­rior libe­ra­ción que hizo el ELN de los sol­da­dos pro­fe­sio­na­les iden­ti­fi­ca­dos como Jhony Andrés Ospino y Jesús Alber­to Sego­via ads­cri­tos al Bata­llón Ener­gé­ti­co Vial Núme­ro 10 Gene­ral José Con­cha del depar­ta­men­to fron­te­ri­zo de Nor­te de Santander.

Los medios de comu­ni­ca­ción han repor­ta­do el hecho como “libe­ra­ción de sol­da­dos secues­tra­dos”, des­co­no­cien­do así que en la gue­rra los com­ba­tien­tes de las par­tes en con­flic­to son cap­tu­ra­dos como pri­sio­ne­ros de gue­rra y están ampa­ra­dos en el Dere­cho Inter­na­cio­nal Huma­ni­ta­rio. Estos medios de comu­ni­ca­ción cor­po­ra­ti­vos son los lla­ma­dos a hacer peda­go­gía por la paz de Colom­bia y son los que mani­pu­lan, nie­gan y ter­gi­ver­san el con­flic­to social y arma­do en el vecino país.

Las cap­tu­ras lla­ma­ron la aten­ción por­que los sol­da­dos son dos ado­les­cen­tes, casi niños, evi­den­te­men­te de ori­gen humil­de, empu­ja­dos a la gue­rra por la ausen­cia de opor­tu­ni­da­des. Sus decla­ra­cio­nes tuvie­ron un carác­ter reve­la­dor de sus decla­ra­cio­nes fren­te la doc­tri­na de las Fuer­za Mili­ta­res: los gue­rri­lle­ros son terro­ris­tas y masa­cran a sus “secues­tra­dos”. Estos jóve­nes die­ron su tes­ti­mo­nio al encon­trar­se con una reali­dad muy dis­tin­ta a lo que siem­pre le incul­ca­ron sobre el enemi­go que combatían.

La prue­ba de vida y pos­te­rior libe­ra­ción de los pri­sio­ne­ros de gue­rra dio pie a unas decla­ra­cio­nes de las par­tes en el con­flic­to que no han sido lo sufi­cien­te­men­te valo­ra­das en los medios de comu­ni­ca­ción. Las evi­den­cias de estos dis­cur­sos al calor del com­ba­te son insu­mos para la pro­mo­ción de los diá­lo­gos de paz con todos los acto­res polí­ti­cos y mili­ta­res en la socie­dad colom­bia­na. Sin embar­go, los tes­ti­mo­nios han deja­do mucho qué decir en las redes socia­les y han gene­ra­do varias inte­rro­gan­tes alre­de­dor del tra­to que les dan a los sol­da­dos del ejér­ci­to den­tro de los bata­llo­nes, el tipo de ali­men­ta­ción que reci­ben y bajo cuá­les códi­gos de valo­res real­men­te se relacionan.

Los hechos y los tes­ti­mo­nios: dos pri­sio­ne­ros de gue­rra cap­tu­ra­dos por el ELN

La cap­tu­ra de estos sol­da­dos se dio el pasa­do 2 de febre­ro mien­tras reco­gían víve­res para lle­var­los a su uni­dad mili­tar en el corre­gi­mien­to Gua­ma­li­to, muni­ci­pio de El Car­men, Nor­te de San­tan­der. El 12 de febre­ro salió a la luz públi­ca un video como prue­ba de vida de los dos, este fue publi­ca­do por el medio de comu­ni­ca­ción Canal CNC Valledupar1, el cual reco­gió las pala­bras de un coman­dan­te del ELN no identificado:

El Fren­te de Gue­rra Noro­rien­tal Coman­dan­te Manuel Pérez Mar­tí­nez del Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Nacio­nal de Colom­bia entre­ga prue­bas de super­vi­ven­cia a los fami­lia­res de los sol­da­dos Jhony Andrés Ospino y Jesús Alber­to Sego­via ads­cri­tos al Bata­llón Ener­gé­ti­co Vial Núme­ro 10 dete­ni­dos el día 2 de febre­ro de 2021 en el corre­gi­mien­to Gua­ma­li­to, muni­ci­pio de El Car­men, Nor­te de San­tan­der. Infor­ma­mos a la opi­nión públi­ca que en los pró­xi­mos días serán entre­ga­dos a una comi­sión huma­ni­ta­ria con la cual se está en trámite.

Sobre estas pala­bras se gene­ran diver­sas inte­rro­gan­tes: ¿Cuán­tos ges­tos huma­ni­ta­rios hacen fal­ta para que el Esta­do colom­biano deci­da reabrir los diá­lo­gos de paz con­ge­la­dos en La Haba­na con la dele­ga­ción de paz del ELN? ¿Cuán­tos ges­tos huma­ni­ta­rios ha teni­do el Esta­do apar­te de las accio­nes de gue­rra al per­se­guir, estig­ma­ti­zar y masa­crar al movi­mien­to social bajo la nega­ción del con­flic­to social y arma­do y ampa­ra­do en una supues­ta “lucha con­tra el narcotráfico”?

En la prue­ba de vida tam­bién decla­ra­ron los pri­sio­ne­ros de gue­rra. El pri­me­ro afirmó:

Me pre­sen­to, soy el sol­da­do SL 18 Muñoz Sego­via, hago par­te del Bata­llón Ener­gé­ti­co Vial Núme­ro 10 Gene­ral José Con­cha. Me encuen­tro aquí con mi lan­za Cas­ti­llo, fui­mos cap­tu­ra­dos por el Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Nacio­nal (ELN). En el trans­cur­so de nues­tra cap­tu­ra nos han tra­ta­do bien, una bue­na ali­men­ta­ción. Nos sen­ti­mos en per­fec­to esta­do. Le que­re­mos enviar un salu­do a toda Colom­bia, que pron­to esta­re­mos en casa.

La decla­ra­ción del sol­da­do Jhony Andrés Ospino en el video fue obje­to de cen­su­ra por par­te de RCN y sir­vió de ante­sa­la a la dis­cu­sión sobre el sín­dro­me de Esto­col­mo en el desa­rro­llo de estas cap­tu­ras, el cual refie­re al afec­to que se pue­de pro­du­cir entre cap­tor-cap­tu­ra­do y viceversa:

Le man­da­mos un salu­do espe­cial­men­te a nues­tros cur­sos, que no se dejen meter ilu­sio­nes, malos cuen­tos, que el ELN son terro­ris­tas, que aque­llos a los que cap­tu­ra el ELN los tor­tu­ran, los masa­cran. Tal como nos han dicho nues­tros coman­dan­tes, dígan­le uste­des mis­mos: ¿uste­des han vivi­do la expe­rien­cia para que ven­gan y hablen mal del ELN, de la gue­rri­lla? Así, créan­nos por lo menos a noso­tros, noso­tros ya esta­mos vivien­do la expe­rien­cia. Al prin­ci­pio sí fue ate­rra­do­ra, pero ya cuan­do esta­mos con­vi­vien­do con el mis­mo ELN ya se sien­te el ambien­te como en casa. Y le man­da­mos un salu­do a nues­tra fami­lia: a mi padre, a mi madre, a mis dos her­ma­ni­tos, a mi abue­la, que no se preo­cu­pen, que ya el ELN entró en pro­ce­so y al pare­cer nos han dicho que pron­to saldremos.

Este 16 de febre­ro los sol­da­dos fue­ron libe­ra­dos, ante lo cual el sol­da­do Jhony Andrés Ospino decla­ró lo que sen­tía fren­te a su liber­tad con la voz quebrada:

La ver­dad des­de el ini­cio me die­ron buen tra­to, pa qué (sic). Ya me sen­tía como ama­ña­do con ellos. Y la ver­dad yo no ten­go algo malo que decir así, algo malo que me hayan hecho, que me hayan dado mal tra­to. La ver­dad feliz pero a la vez tris­te por­que ya me esta­ba enca­ri­ñan­do con ellos.2

Estos rela­tos, estos ros­tros de con­fu­sión de los sol­da­dos, estas bur­las con­tra su inte­gri­dad bajo la estig­ma­ti­za­ción de que han sufri­do el sín­dro­me de Esto­col­mo me son bas­tan­te familiares.

Mi tes­ti­mo­nio sobre “la éti­ca perio­dís­ti­ca”, “el sín­dro­me de Esto­col­mo” y la X Con­fe­ren­cia Nacio­nal Gue­rri­lle­ra de las anti­guas FARC-EP3

Fui la úni­ca repor­te­ra vene­zo­la­na en la X Con­fe­ren­cia Nacio­nal Gue­rri­lle­ra de las anti­guas FARC-EP duran­te el mes de sep­tiem­bre de 2016. Este fue el even­to cum­bre de máxi­ma toma de deci­sio­nes de la gue­rri­lla, allí se deci­di­ría colec­ti­va­men­te si se le ponía fin al alza­mien­to arma­do. Este even­to no tuvo con­clu­sio­nes cono­ci­das has­ta aho­ra ni siquie­ra por los excom­ba­tien­tes, a pesar de que todos los días a las 7 am y a las 5 pm hubo rue­da de pren­sa por par­te de sus voce­ros y voce­ras principales.

Fui ape­nas una entre más de 900 perio­dis­tas de medios alter­na­ti­vos, colom­bia­nos e inter­na­cio­na­les de todas par­tes del mun­do. Cono­cí a un vecino de cam­pa­men­to que era corres­pon­sal en Amé­ri­ca Lati­na para un medio japo­nés; resi­día en Bra­sil y había via­ja­do a Colom­bia exclu­si­va­men­te para cubrir este even­to que mar­ca­ría un antes y un des­pués en la his­to­ria del con­ti­nen­te latinoamericano.

Este corres­pon­sal con­ver­sa­ba angus­tia­do con otro perio­dis­ta y antro­pó­lo­go que venía dele­ga­do por una uni­ver­si­dad colom­bia­na. El japo­nés le pre­gun­ta­ba al colom­biano cómo iba a hacer su repor­ta­je ya que él no encon­tra­ba la mane­ra, no había podi­do escri­bir con cer­te­za, había lle­ga­do con mucho mie­do a Colom­bia por­que iba direc­to a inter­nar­se en la región don­de arre­ció la gue­rra y, para col­mo, en un cam­pa­men­to de “terro­ris­tas”. El colom­biano escu­chó al japo­nés y le dijo, rién­do­se, que lo enten­día perfectamente.El japo­nés insis­tía en que había lle­ga­do con mucho terror al lugar, sin saber si iba a salir vivo de ahí, por­que en los medios de comu­ni­ca­ción solo se decía de las FARC-EP que eran cri­mi­na­les, terro­ris­tas, secues­tra­do­res y todo lo peor del mun­do. Sin embar­go, al lle­gar al lugar y cono­cer a los gue­rri­lle­ros y las gue­rri­lle­ras, al ver­los tra­ba­jar, él solo veía que eran cam­pe­si­nos pobres que no tuvie­ron opción de vida más que ser arras­tra­dos a la gue­rra. Él no veía en ellos a los terro­ris­tas que pin­ta­ban en los medios internacionales.

El dile­ma del japo­nés radi­ca­ba en que el medio de comu­ni­ca­ción para el cual tra­ba­ja­ba espe­ra­ba unas notas que die­ran cuen­ta sobre los horro­res y los crí­me­nes come­ti­dos por las FARC-EP, pero, al escu­char sus rela­tos y sus con­vic­cio­nes polí­ti­cas se le cam­bió por com­ple­to la his­to­ria que cono­cía. Si él decía lo que real­men­te esta­ba vien­do lo iban a des­pe­dir y le iban a til­dar de pro­pa­gan­dis­ta del terrorismo.

Como este fue­ron muchos los casos que cono­cí, rela­tos que se que­da­ron como par­te de los secre­tos que escon­den has­ta hoy los lla­nos del Yarí. Los dos casos que más me con­mo­vie­ron suce­die­ron al fina­li­zar la X Con­fe­ren­cia, don­de un inte­gran­te del secre­ta­ria­do hizo una reu­nión con los más o menos 50 perio­dis­tas que que­da­ban en la zona para hacer algu­nas refle­xio­nes y reco­no­ci­mien­to a los tra­ba­ja­do­res de los medios de comu­ni­ca­ción fren­te a sus explo­ta­do­res. Se me con­mue­ve el pecho y la gar­gan­ta al recordarlo.

Un mucha­cho como yo hizo su inter­ven­ción de pie y dijo que él y sus com­pa­ñe­ros iban por un medio comu­ni­ta­rio, que no tenían recur­sos ni los pasa­jes para lle­gar al lugar, pero no podían per­der­se la opor­tu­ni­dad de cono­cer a la gue­rri­lla en este even­to his­tó­ri­co. Se fue­ron de aven­tón en aven­tón y de cola en cola (como deci­mos en Vene­zue­la) des­de Antio­quia y tar­da­ron 5 días en lle­gar a los lla­nos del Yarí en el depar­ta­men­to del Caque­tá. Atra­ve­sa­ron todo el país para lle­gar. Sobre el sacri­fi­cio y la incer­ti­dum­bre del via­je en medio de la pobre­za y la estig­ma­ti­za­ción dijo con orgu­llo y la voz que­bra­da: “vini­mos a cono­cer­los, este es nues­tro apor­te a la paz y la recon­ci­lia­ción de Colom­bia”, el cual, evi­den­te­men­te, con­sis­tía en mos­trar la otra voz del conflicto.

Segui­da a esta inter­ven­ción se paró otra perio­dis­ta de un medio nacio­nal colom­biano, una ancla has­ta hoy reco­no­ci­da. Ella dijo llo­ran­do que se arre­pen­tía de no haber lle­va­do a sus hijos con­si­go a la X Con­fe­ren­cia, que esta era una gran opor­tu­ni­dad que jamás se iba a repe­tir y que lamen­ta­ba que sus hijos no pudie­ran cono­cer a la gue­rri­lle­ra­da para vivir en car­ne pro­pia otra for­ma de ser, de actuar, otros valo­res como la soli­da­ri­dad y el des­pren­di­mien­to abso­lu­to, el ver­da­de­ro tra­ba­jo en equi­po y el cui­da­do colec­ti­vo. Nun­ca olvi­do sus pala­bras: “yo no sabía que esto iba a ser así, me hubie­ra traí­do a mis hijos para que los cono­cie­ran”. En su inter­ven­ción dijo que lue­go de muchos años podía dar­se cuen­ta de lo injus­to que ha sido la estig­ma­ti­za­ción en la gue­rra por par­te de los medios.

Como estos cole­gas muchas otras expe­rien­cias de la cla­se media uni­ver­si­ta­ria colom­bia­na, per­so­nas ate­rro­ri­za­das por la estig­ma­ti­za­ción que iban a sufrir al vol­ver con sus fami­lias y ami­gos en las ciu­da­des. A más de una ya le habían deja­do de hablar por el solo hecho de haber ido a cubrir el even­to y no poder con­tar todo lo que habían vivi­do, más que decir que esta­ban bien, que los tra­ta­ban bien. Sin poder decir lo que real­men­te pen­sa­ban: “no son terro­ris­tas, son campesinos”.

La libe­ra­ción de los ado­les­cen­tes sir­vió para abrir la dis­cu­sión con­tra los medios de comu­ni­ca­ción por su altí­si­ma res­pon­sa­bi­li­dad al posi­cio­nar­se como agen­tes del con­flic­to social y arma­do que des­hu­ma­ni­za al “enemi­go interno”, en este caso, las insur­gen­cias. Esta demo­ni­za­ción de toda con­di­ción huma­na pre­pa­ra las con­di­cio­nes sub­je­ti­vas para el accio­nar del terro­ris­mo de Esta­do. De modo que da igual masa­crar a civi­les o bom­bar­dear a 18 niños en Caquetá4 por­que son “terro­ris­tas”.

¿Estos perio­dis­tas colom­bia­nos e inter­na­cio­na­les tam­bién pade­cie­ron de una ver­sión del sín­dro­me de Esto­col­mo duran­te la X Con­fe­ren­cia Nacio­nal Gue­rri­lle­ra? Son las mis­mas caras de con­fu­sión y de ale­gría mez­cla­da que se les ve a estos sol­da­dos ado­les­cen­tes que fue­ron libe­ra­dos por el ELN.

¡Paz para Colom­bia, para la gue­rra nada!

1 Canal CNC Valle­du­par. (12 de febre­ro de 2021). ELN ENTREGA PRUEBAS DE SUPERVIVENCIA DE SOLDADO AGUACHIQUENSE SECUESTRADO. Colom­bia: You­Tu­be. Recu­pe­ra­do de: https://​www​.you​tu​be​.com/​w​a​t​c​h​?​v​=​U​d​3​J​7​i​C​H​jKc

2 Rolo­co News. (16 de febre­ro de 2021). “Ya me esta­ba enca­ri­ñan­do con ellos»: Sol­da­do Libe­ra­do. Colom­bia: You­Tu­be. Recu­pe­ra­do de https://​www​.you​tu​be​.com/​w​a​t​c​h​?​v​=​n​H​7​Y​O​B​L​k​vX8

3 Me reser­vo las iden­ti­da­des de cole­gas con quie­nes com­par­tí la expe­rien­cia debi­do al incre­men­to de la vio­len­cia y el terro­ris­mo de Esta­do en Colom­bia que dia­ria­men­te des­pla­za a aca­dé­mi­cas, sin­di­ca­lis­tas, líde­res y lide­re­sas socia­les prin­ci­pal­men­te a Vene­zue­la y España. 

Al res­pec­to reco­mien­do leer: https://​www​.tele​surtv​.net/​o​p​i​n​i​o​n​/​C​r​i​s​t​i​n​a​-​B​u​s​t​i​l​l​o​-​y​-​e​l​-​t​e​r​r​o​r​i​s​m​o​-​d​e​-​E​s​t​a​d​o​-​e​n​-​C​o​l​o​m​b​i​a​-​c​o​n​t​r​a​-​e​l​-​s​i​n​d​i​c​a​l​i​s​m​o​-​2​0​2​0​1​217 – 0014.htm

4 Redac­ción W Radio. (12 de noviem­bre de 2019). Cifra de meno­res que murie­ron tras bom­bar­deo en Caque­tá ascen­de­ría a 18, según tes­ti­gos.

Fuen­te: TeleSUR

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *