Argen­ti­na. Infla­ción de enero: tres sala­rios míni­mos son los nece­sa­rios para no ser pobre

Por Máxi­mo Paz, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 de febre­ro de 2021.

A par­tir de los recien­tes datos sumi­nis­tra­dos por el Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Esta­dís­ti­cas y Cen­so (INDEC), para el mes de enero la Canas­ta Bási­ca Total sufrió un 4,2% de incre­men­to, lo cual ubi­ca a la línea de pobre­za en $56.459. Si se tie­ne en cuen­ta el mon­to actual del Sala­rio Míni­mo Vital y Móvil, que hoy se encuen­tra en $20.587,50, se nece­si­ta­rían tres de ellos para no ser con­si­de­ra­do pobre. A su vez, un suel­do míni­mo no lle­ga a cubrir una canas­ta de indi­gen­cia, ubi­ca­da hoy en $23.722, un 44% más que un año atrás. La ges­tión capi­ta­lis­ta de la pan­de­mia hizo estra­gos sobre la cla­se tra­ba­ja­do­ra en todo el mun­do, y Argen­ti­na no fue la excepción. 


Los datos son con­tun­den­tes: el Pro­duc­to Interno Bru­to (PIB) mun­dial sobre­lle­vó en 2020 su des­plo­me más pro­nun­cia­do des­de el final de la Segun­da Gue­rra Mun­dial. Pro­duc­to de ello, millo­nes de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras que­da­ron des­em­plea­dos, sus­pen­di­dos o pasa­ron al cam­po de la precarización.

Para Amé­ri­ca Lati­na la situa­ción ha sido aún peor si se tie­ne en cuen­ta un infor­me de la Comi­sión Eco­nó­mi­ca para Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be (Cepal), don­de ase­gu­ra que la región pade­ció su mayor caí­da del Pro­duc­to Inte­rior Bru­to (PIB) en más de un siglo.

Den­tro de la catás­tro­fe, Argen­ti­na se encuen­tra en el podio de paí­ses ame­ri­ca­nos que más caye­ron. «La acti­vi­dad eco­nó­mi­ca (en Argen­ti­na) se con­tra­jo un 12,6% inter­anual en el pri­mer semes­tre de 2020, debi­do a la caí­da de la inver­sión (28,7% inter­anual), del con­su­mo pri­va­do (14,5%), de las expor­ta­cio­nes (8,7%) y del con­su­mo públi­co (5,5%)», apun­tó el organismo.

Por ello, las suce­si­vas esti­ma­cio­nes del INDEC dan cuen­ta del pro­ce­so de des­truc­ción de los ingre­sos de las y los tra­ba­ja­do­res, que deri­va inclu­so en que has­ta la mayo­ría de los que cobran un sala­rio en blan­co se encuen­tren por deba­jo de la línea de pobre­za, mien­tras que el Sala­rio Míni­mo Vital y Móvil (SMVM) se ubi­ca por deba­jo de la línea de indigencia.

Si bien nor­mal­men­te los pro­ble­mas que afec­tan al cuer­po asa­la­ria­do nacio­nal encuen­tran su chi­vo expia­to­rio en la infla­ción pro­pi­na­da por los «gran­des gru­pos eco­nó­mi­cos», el pro­ble­ma cen­tral redun­da en el empo­bre­ci­mien­to gene­ra­li­za­do de la eco­no­mía nacio­nal, lo cual impli­ca que el pro­ble­ma reba­sa la suba de pre­cios a nivel mun­dial y se rela­cio­na con que la eco­no­mía argen­ti­na, en su con­jun­to, se degra­da en el mer­ca­do inter­na­cio­nal, y como se degra­da, su capa­ci­dad de com­pra y la de su pobla­ción se hun­den tam­bién. El ende­ble capi­ta­lis­mo argen­tino mos­tró todas sus debi­li­da­des ante la pandemia.

En ese sen­ti­do, el anun­cio del miér­co­les pasa­do del INDEC no fue nada posi­ti­vo: «Duran­te enero de 2021, la varia­ción men­sual de la canas­ta bási­ca ali­men­ta­ria (CBA) con res­pec­to a diciem­bre de 2020 fue de 4,6%, mien­tras que la varia­ción de la canas­ta bási­ca total (CBT) fue de 4,2%», ase­gu­ró.

Ya el mes pasa­do –con­ti­nuan­do con las esti­ma­cio­nes del organismo‑, la Canas­ta Bási­ca Ali­men­ta­ria y la Canas­ta Bási­ca Total se habían incre­men­ta­do 5,1% y 4,7% con­tra 4% de infla­ción pro­me­dio gene­ral. De esta for­ma, el cie­rre de 2020 resul­tó con un incre­men­to del 45,5% anual y del 39,1% res­pec­ti­va­men­te, ambas por arri­ba de la infla­ción (36,1%).

Es decir que un núcleo fami­liar tipo (pare­ja de adul­tos más pare­ja de meno­res), de per­ci­bir dos sala­rios míni­mos, no lle­ga­rían a cubrir la canas­ta de pobre­za, de modo que ya son nece­sa­rios casi tres SMVM para sol­ven­tar los reque­ri­mien­tos míni­mos de una fami­lia (dos sala­rios com­ple­tos y el 74% del ter­ce­ro res­tan­te). Tam­bién se debe tener en cuen­ta que la canas­ta bási­ca si bien con­tem­pla gas­tos de man­te­ni­mien­to del hogar, no vis­lum­bra entre sus ele­men­tos el pago de un alqui­ler. Tales apre­cia­cio­nes con­tie­nen una corre­la­ción direc­ta con la reali­dad, ya que reper­cu­ten en la mesa de millo­nes de tra­ba­ja­do­res y trabajadoras.

En tér­mi­nos pre­ci­sos, des­de julio de 2018 que ya son insu­fi­cien­tes dos sala­rios míni­mos para sacar de la pobre­za, por ejem­plo, a una fami­lia del Gran Bue­nos Aires. Mis­mo, sobre el mes de sep­tiem­bre del año pasa­do se lle­gó al nivel míni­mo, ya que un suel­do míni­mo solo cubría las nece­si­da­des bási­cas de un adul­to y 10% más.

Si bien el SMVM regis­tra una serie de aumen­tos que se vie­nen dan­do des­de octu­bre del año pasa­do, estos siem­pre pier­den con­tra la reali­dad. Según los acuer­dos entre el poder eje­cu­ti­vo, las patro­na­les y los sin­di­ca­tos, sur­gi­dos del pri­mer Con­se­jo del Sala­rio, el SMVM regis­tró una suba del 28%.

En esa jun­ta se fir­mó que el incre­men­to se iba a dar en tres tra­mos: 12% para octu­bre, 10% en diciem­bre y el 6% res­tan­te para mar­zo de este año. Allí el sala­rio míni­mo men­sual para las y los tra­ba­ja­do­res de tiem­po com­ple­to se fija­rá en $21.600.

Aún así, diver­sas con­sul­to­ras pro­yec­tan, de sos­te­ner­se la diná­mi­ca actual de suba en pro­duc­tos de pri­me­ra nece­si­dad acon­te­ci­do en este últi­mo tiem­po, que en 2021 pue­den pro­me­diar subas del 75%.

La cues­tión, ade­más, no se cie­rra sola­men­te en el uni­ver­so de las y los ocu­pa­dos en blan­co, pues­to que el SMVM inci­de sobre la paga de un amplio núme­ro de tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res no regis­tra­dos o infor­ma­les que toman por refe­ren­cia ese pará­me­tro en con­ve­nios de tra­ba­jo con ingre­sos bajos y en los empleos que se dan “fue­ra de convenio”.

Tam­bién el mis­mo inci­de sobre los 760.000 bene­fi­cia­rios de pla­nes socia­les que per­ci­ben la mitad del sala­rio míni­mo, ancla­do hoy en poco más de $10.000.

Fuen­te: ANRed

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.