Esta­dos Uni­dos. Biden: ¿Diplo­ma­cia o más militarización?

Por Pablo Ruiz*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 de febre­ro de 2021.

El nue­vo pre­si­den­te de los Esta­dos Uni­dos, Joe Biden, ten­drá una difí­cil misión la que es inten­tar “nor­ma­li­zar” la rela­ción inter­na con la mayo­ría de las y los ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses como tam­bién en el plano de la polí­ti­ca internacional.

Donald Trump no sólo frac­tu­ró la “uni­dad esta­dou­ni­den­se” acos­tum­bra­da a la alter­nan­cia del poder, entre demó­cra­tas y repu­bli­ca­nos, sin mayo­res cri­sis ni trau­mas, sino que des­de la Casa Blan­ca alen­tó el odio, el racis­mo, la supre­ma­cía blan­ca, como el ale­ja­mien­to de la diplo­ma­cia, en un por­cen­ta­je alar­man­te­men­te alto, y con un dis­cur­so mucho más vio­len­to de lo que cono­cía­mos has­ta entonces.

El gobierno de Biden ten­drá que tra­ba­jar, si quie­re, por supues­to, por cons­truir una nue­va narra­ti­va que supere la era Trump, y don­de los valo­res de la paz, la jus­ti­cia, la demo­cra­cia, los dere­chos huma­nos, y la diplo­ma­cia debe­rían estar por enci­ma de la vio­len­cia polí­ti­ca que se le cri­ti­có tan­to al ex pre­si­den­te Trump cuan­do gober­nó los EEUU.

En Amé­ri­ca Lati­na el inter­ven­cio­nis­mo y la mili­ta­ri­za­ción esta­dou­ni­den­se ha segui­do, inclu­so podría­mos afir­mar que se incre­men­tó bajo el man­da­to de Trump por los cam­bios geo­po­lí­ti­cos que los mis­mos EEUU favo­re­cie­ron; por no decir impul­sa­ron, finan­cia­ron, y cons­pi­ra­ron para que lle­ga­ra al poder Jair Bol­so­na­ro, en Bra­sil; Lenin Moreno, en Ecua­dor; Mau­ri­cio Macri, en Argen­ti­na; Sebas­tián Piñe­ra, en Chi­le; cuyos paí­ses vivie­ron o viven gobier­nos neo­li­be­ra­les con las con­se­cuen­cias desas­tro­sas que pode­mos ver. Tam­po­co pode­mos olvi­dar el gol­pe de Esta­do en Boli­via, don­de el rol de mili­ta­res entre­na­dos en la Escue­la de las Amé­ri­cas fue sig­ni­fi­ca­ti­vo y los diver­sos inten­tos vio­len­tos de derro­car el gobierno legí­ti­mo de Venezuela.

Si es ver­dad que el Pre­si­den­te Biden vie­ne con un nue­vo espí­ri­tu a gober­nar Esta­dos Uni­dos y quie­re supe­rar el dis­cur­so de odio y de supre­ma­cía blan­ca tam­bién debie­ra poner fin al “des­tino mani­fies­to” y dejar de inter­ve­nir en Amé­ri­ca Latina.

Nues­tras rei­vin­di­ca­cio­nes siguen sien­do las mismas:

1 – El fin del entre­na­mien­to mili­tar y poli­cial a tro­pas lati­no­ame­ri­ca­nas en la Escue­la de las Amé­ri­cas o WHINSEC o de cual­quier otra aca­de­mia mili­tar esta­dou­ni­den­se que siga pro­mo­vien­do la vio­len­cia y la gue­rra como medio para resol­ver los conflictos.

2 – El reti­ro y el cie­rre de todas las bases mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos en Amé­ri­ca Lati­na, inclu­yen­do la base mili­tar en Guan­tá­na­mo, y don­de haya equi­pa­mien­to, arma­men­to, per­so­nal mili­tar de los Esta­dos Uni­dos. Los terri­to­rios que usur­pa EEUU en Guan­tá­na­mo, deben ser devuel­tos a Cuba cuan­to antes.

3 – El cie­rre de todo cen­tro de inves­ti­ga­ción don­de se pue­dan desa­rro­llar armas bio­ló­gi­cas; entre ellos, el Cen­tro de Inves­ti­ga­ción de Enfer­me­da­des Tro­pi­ca­les de la Mari­na de los EEUU (NAMRU‑6), ubi­ca­do en Perú, y que abrió hace poco en Hon­du­ras, en la base mili­tar Soto Cano, una nue­va “sucur­sal”.

4 – El fin de la carre­ra arma­men­tís­ti­ca y nuclear que pone en peli­gro la exis­ten­cia de toda la huma­ni­dad. Todo nues­tro con­ti­nen­te debe ser Zona de Paz.

5 – El fin de la per­se­cu­ción a los refu­gia­dos y migran­tes quie­nes huyen de la pobre­za y de la vio­len­cia que ori­gi­nan las mis­mas polí­ti­cas eco­nó­mi­cas o de segu­ri­dad pro­mo­vi­das por los EEUU en toda Amé­ri­ca Latina.

6 – El fin del muro fron­te­ri­zo. El mun­do no nece­si­ta de más muros sino de puen­tes de solidaridad.

7 – El fin de las polí­ti­cas de san­cio­nes, ame­na­zas, inter­ven­cio­nis­tas e inje­ren­cis­tas en asun­tos de otros paí­ses. En espe­cial con­tra Vene­zue­la don­de las san­cio­nes eco­nó­mi­cas son un ver­da­de­ro cri­men de gue­rra y afec­tan la vida y el desa­rro­llo del pue­blo venezolano.

8 – Res­pe­to a la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos y res­pe­to a la deci­sión sobe­ra­na que tie­ne cada nación del mun­do de esta­ble­cer el régi­men social que libre­men­te deter­mi­na tener.

En defen­sa de la paz mundial

Así mis­mo, en los últi­mos años, el peli­gro de una gue­rra mun­dial y de la ame­na­za del uso de arma­men­to nuclear se ha incre­men­ta­do por la irres­pon­sa­bi­li­dad de los Esta­dos Uni­dos y su afán de que­rer impo­ner a otras nacio­nes su voluntad.

En ese sen­ti­do es muy cier­to lo que seña­ló, tiem­po atrás, el Emba­ja­dor de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la en Chi­le, Aré­va­lo Mén­dez Rome­ro, en un encuen­tro en San­tia­go, en la libre­ría de Le Mon­de Diplo­ma­ti­que, que: “EEUU no res­pe­ta hoy en día, o el impe­ria­lis­mo no res­pe­ta hoy en día, a los paí­ses que no posean capa­ci­dad nuclear”.

Ahí tene­mos el ejem­plo de Corea del Nor­te que obli­gó al mis­mí­si­mo ex pre­si­den­te de EEUU, Donald Trump, a “con­ver­sar” y el ata­que de res­pues­ta de Irán a una base mili­tar de EEUU en Irak.

Por lo ante­rior, es muy impor­tan­te que EEUU res­pe­te el dere­cho inter­na­cio­nal y la auto­de­ter­mi­na­ción de los pueblos.

En polí­ti­ca inter­na­cio­nal, EEUU debe reto­mar diver­sos tra­ta­dos para el con­trol y la no pro­li­fe­ra­ción del arma­men­to nuclear. En ese sen­ti­do, Joe Biden dio un paso sig­ni­fi­ca­ti­vo, hace poco, al lla­mar al pre­si­den­te de la Fede­ra­ción de Rusia, Vla­di­mir Putin, y reno­var el Tra­ta­do Start 3, para la limi­ta­ción de las armas nuclea­res estratégicas.

Sin embar­go, hay que recor­dar que Trump reti­ró a EEUU del Acuer­do Nuclear con Irán, se salió del tra­ta­do INF (por las siglas en inglés de Inter­me­dia­te-Ran­ge Nuclear For­ces) con la Fede­ra­ción de Rusia, del Tra­ta­do a Cie­los Abier­tos, y cau­só un ale­ja­mien­to sig­ni­fi­ca­ti­vo con Euro­pa y espe­cial­men­te con Ale­ma­nia don­de el poli­tó­lo­go Chris­tain Hac­ke, en su artícu­lo “Por qué Ale­ma­nia debe­ría obte­ner la bom­ba”, seña­ló que “la cues­tión de obte­ner armas nuclea­res para los ale­ma­nes será una cues­tión de segu­ri­dad nacional”.

El físi­co bra­si­le­ño Luiz Pin­gue­lli Rosa, dijo a DW que “Ale­ma­nia podría fabri­car una bom­ba nuclear hoy mis­mo. El país tie­ne todas las con­di­cio­nes para hacerlo”.

Por todo lo ante­rior, es indis­pen­sa­ble vol­ver a la diplo­ma­cia, reto­mar las rela­cio­nes con Cuba, con Vene­zue­la, vol­ver al Acuer­do Nuclear con Irán, res­pe­tar a Corea del Nor­te, salir de Siria, tener bue­nas rela­cio­nes con Chi­na y Rusia, y seguir avan­zan­do en las con­ver­sa­cio­nes con todos los paí­ses del mun­do para la no pro­li­fe­ra­ción de arma­men­to nuclear y hacer una ruta para la eli­mi­na­ción total del arma­men­to existente.

El mun­do sería mejor, si con­vi­vié­ra­mos en paz, con res­pe­to a la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos, con diplo­ma­cia y no con la bru­ta­li­dad y la ame­na­za del más fuerte.

  • Pablo Ruiz, es par­te del Obser­va­to­rio para el Cie­rre de la Escue­la de las Américas.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.