Esta­dos Uni­dos. Biden: ¿Diplo­ma­cia o más militarización?

Por Pablo Ruiz*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 de febre­ro de 2021.

El nue­vo pre­si­den­te de los Esta­dos Uni­dos, Joe Biden, ten­drá una difí­cil misión la que es inten­tar “nor­ma­li­zar” la rela­ción inter­na con la mayo­ría de las y los ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses como tam­bién en el plano de la polí­ti­ca internacional.

Donald Trump no sólo frac­tu­ró la “uni­dad esta­dou­ni­den­se” acos­tum­bra­da a la alter­nan­cia del poder, entre demó­cra­tas y repu­bli­ca­nos, sin mayo­res cri­sis ni trau­mas, sino que des­de la Casa Blan­ca alen­tó el odio, el racis­mo, la supre­ma­cía blan­ca, como el ale­ja­mien­to de la diplo­ma­cia, en un por­cen­ta­je alar­man­te­men­te alto, y con un dis­cur­so mucho más vio­len­to de lo que cono­cía­mos has­ta entonces.

El gobierno de Biden ten­drá que tra­ba­jar, si quie­re, por supues­to, por cons­truir una nue­va narra­ti­va que supere la era Trump, y don­de los valo­res de la paz, la jus­ti­cia, la demo­cra­cia, los dere­chos huma­nos, y la diplo­ma­cia debe­rían estar por enci­ma de la vio­len­cia polí­ti­ca que se le cri­ti­có tan­to al ex pre­si­den­te Trump cuan­do gober­nó los EEUU.

En Amé­ri­ca Lati­na el inter­ven­cio­nis­mo y la mili­ta­ri­za­ción esta­dou­ni­den­se ha segui­do, inclu­so podría­mos afir­mar que se incre­men­tó bajo el man­da­to de Trump por los cam­bios geo­po­lí­ti­cos que los mis­mos EEUU favo­re­cie­ron; por no decir impul­sa­ron, finan­cia­ron, y cons­pi­ra­ron para que lle­ga­ra al poder Jair Bol­so­na­ro, en Bra­sil; Lenin Moreno, en Ecua­dor; Mau­ri­cio Macri, en Argen­ti­na; Sebas­tián Piñe­ra, en Chi­le; cuyos paí­ses vivie­ron o viven gobier­nos neo­li­be­ra­les con las con­se­cuen­cias desas­tro­sas que pode­mos ver. Tam­po­co pode­mos olvi­dar el gol­pe de Esta­do en Boli­via, don­de el rol de mili­ta­res entre­na­dos en la Escue­la de las Amé­ri­cas fue sig­ni­fi­ca­ti­vo y los diver­sos inten­tos vio­len­tos de derro­car el gobierno legí­ti­mo de Venezuela.

Si es ver­dad que el Pre­si­den­te Biden vie­ne con un nue­vo espí­ri­tu a gober­nar Esta­dos Uni­dos y quie­re supe­rar el dis­cur­so de odio y de supre­ma­cía blan­ca tam­bién debie­ra poner fin al “des­tino mani­fies­to” y dejar de inter­ve­nir en Amé­ri­ca Latina.

Nues­tras rei­vin­di­ca­cio­nes siguen sien­do las mismas:

1 – El fin del entre­na­mien­to mili­tar y poli­cial a tro­pas lati­no­ame­ri­ca­nas en la Escue­la de las Amé­ri­cas o WHINSEC o de cual­quier otra aca­de­mia mili­tar esta­dou­ni­den­se que siga pro­mo­vien­do la vio­len­cia y la gue­rra como medio para resol­ver los conflictos.

2 – El reti­ro y el cie­rre de todas las bases mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos en Amé­ri­ca Lati­na, inclu­yen­do la base mili­tar en Guan­tá­na­mo, y don­de haya equi­pa­mien­to, arma­men­to, per­so­nal mili­tar de los Esta­dos Uni­dos. Los terri­to­rios que usur­pa EEUU en Guan­tá­na­mo, deben ser devuel­tos a Cuba cuan­to antes.

3 – El cie­rre de todo cen­tro de inves­ti­ga­ción don­de se pue­dan desa­rro­llar armas bio­ló­gi­cas; entre ellos, el Cen­tro de Inves­ti­ga­ción de Enfer­me­da­des Tro­pi­ca­les de la Mari­na de los EEUU (NAMRU‑6), ubi­ca­do en Perú, y que abrió hace poco en Hon­du­ras, en la base mili­tar Soto Cano, una nue­va “sucur­sal”.

4 – El fin de la carre­ra arma­men­tís­ti­ca y nuclear que pone en peli­gro la exis­ten­cia de toda la huma­ni­dad. Todo nues­tro con­ti­nen­te debe ser Zona de Paz.

5 – El fin de la per­se­cu­ción a los refu­gia­dos y migran­tes quie­nes huyen de la pobre­za y de la vio­len­cia que ori­gi­nan las mis­mas polí­ti­cas eco­nó­mi­cas o de segu­ri­dad pro­mo­vi­das por los EEUU en toda Amé­ri­ca Latina.

6 – El fin del muro fron­te­ri­zo. El mun­do no nece­si­ta de más muros sino de puen­tes de solidaridad.

7 – El fin de las polí­ti­cas de san­cio­nes, ame­na­zas, inter­ven­cio­nis­tas e inje­ren­cis­tas en asun­tos de otros paí­ses. En espe­cial con­tra Vene­zue­la don­de las san­cio­nes eco­nó­mi­cas son un ver­da­de­ro cri­men de gue­rra y afec­tan la vida y el desa­rro­llo del pue­blo venezolano.

8 – Res­pe­to a la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos y res­pe­to a la deci­sión sobe­ra­na que tie­ne cada nación del mun­do de esta­ble­cer el régi­men social que libre­men­te deter­mi­na tener.

En defen­sa de la paz mundial

Así mis­mo, en los últi­mos años, el peli­gro de una gue­rra mun­dial y de la ame­na­za del uso de arma­men­to nuclear se ha incre­men­ta­do por la irres­pon­sa­bi­li­dad de los Esta­dos Uni­dos y su afán de que­rer impo­ner a otras nacio­nes su voluntad.

En ese sen­ti­do es muy cier­to lo que seña­ló, tiem­po atrás, el Emba­ja­dor de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la en Chi­le, Aré­va­lo Mén­dez Rome­ro, en un encuen­tro en San­tia­go, en la libre­ría de Le Mon­de Diplo­ma­ti­que, que: “EEUU no res­pe­ta hoy en día, o el impe­ria­lis­mo no res­pe­ta hoy en día, a los paí­ses que no posean capa­ci­dad nuclear”.

Ahí tene­mos el ejem­plo de Corea del Nor­te que obli­gó al mis­mí­si­mo ex pre­si­den­te de EEUU, Donald Trump, a “con­ver­sar” y el ata­que de res­pues­ta de Irán a una base mili­tar de EEUU en Irak.

Por lo ante­rior, es muy impor­tan­te que EEUU res­pe­te el dere­cho inter­na­cio­nal y la auto­de­ter­mi­na­ción de los pueblos.

En polí­ti­ca inter­na­cio­nal, EEUU debe reto­mar diver­sos tra­ta­dos para el con­trol y la no pro­li­fe­ra­ción del arma­men­to nuclear. En ese sen­ti­do, Joe Biden dio un paso sig­ni­fi­ca­ti­vo, hace poco, al lla­mar al pre­si­den­te de la Fede­ra­ción de Rusia, Vla­di­mir Putin, y reno­var el Tra­ta­do Start 3, para la limi­ta­ción de las armas nuclea­res estratégicas.

Sin embar­go, hay que recor­dar que Trump reti­ró a EEUU del Acuer­do Nuclear con Irán, se salió del tra­ta­do INF (por las siglas en inglés de Inter­me­dia­te-Ran­ge Nuclear For­ces) con la Fede­ra­ción de Rusia, del Tra­ta­do a Cie­los Abier­tos, y cau­só un ale­ja­mien­to sig­ni­fi­ca­ti­vo con Euro­pa y espe­cial­men­te con Ale­ma­nia don­de el poli­tó­lo­go Chris­tain Hac­ke, en su artícu­lo “Por qué Ale­ma­nia debe­ría obte­ner la bom­ba”, seña­ló que “la cues­tión de obte­ner armas nuclea­res para los ale­ma­nes será una cues­tión de segu­ri­dad nacional”.

El físi­co bra­si­le­ño Luiz Pin­gue­lli Rosa, dijo a DW que “Ale­ma­nia podría fabri­car una bom­ba nuclear hoy mis­mo. El país tie­ne todas las con­di­cio­nes para hacerlo”.

Por todo lo ante­rior, es indis­pen­sa­ble vol­ver a la diplo­ma­cia, reto­mar las rela­cio­nes con Cuba, con Vene­zue­la, vol­ver al Acuer­do Nuclear con Irán, res­pe­tar a Corea del Nor­te, salir de Siria, tener bue­nas rela­cio­nes con Chi­na y Rusia, y seguir avan­zan­do en las con­ver­sa­cio­nes con todos los paí­ses del mun­do para la no pro­li­fe­ra­ción de arma­men­to nuclear y hacer una ruta para la eli­mi­na­ción total del arma­men­to existente.

El mun­do sería mejor, si con­vi­vié­ra­mos en paz, con res­pe­to a la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos, con diplo­ma­cia y no con la bru­ta­li­dad y la ame­na­za del más fuerte.

  • Pablo Ruiz, es par­te del Obser­va­to­rio para el Cie­rre de la Escue­la de las Américas.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *