Boli­via. La medio­cri­dad colonial

Por Cami­lo Kata­ri, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 de febre­ro de 2021.
El pen­sa­mien­to colo­nial como dis­cur­so de poder, no se ha dete­ni­do en las for­mas, por eso hoy tene­mos a un expre­si­den­te mos­tra­do de “inte­lec­tual” de come­ter la tor­pe­za de un estu­dian­te esco­lar, con­fun­dir Esta­do con gobierno.
En su afán de man­te­ner vigen­cia Car­los Mesa, se hizo eco de una idea sur­gi­da en la cabe­za de uno de sus ope­ra­do­res polí­ti­cos e inme­dia­ta­men­te en las redes llo­vie­ron los men­sa­jes “patrió­ti­cos” de “sal­var la repú­bli­ca y del inten­to de anu­lar el escu­do nacio­nal”. Una vez más los actos irra­cio­na­les moti­va­dos por el “habi­tus colo­nial”, pre­ten­de gene­rar un cli­ma de rebe­lión, repi­tien­do la fór­mu­la del año 2019.
Sabe­mos que el pun­to de par­ti­da de toda acción gol­pis­ta par­te de las emo­cio­nes, como el odio y la frus­tra­ción, acen­tua­dos en el blo­que social colo­nial, des­pués de la vic­to­ria elec­to­ral del MAS-IPSP en octu­bre pasa­do.
La narra­ti­va colo­nial tie­ne sus efec­tos, tie­ne efi­cien­tes estra­te­gas y la red de medios que se ocu­pan de su dis­tri­bu­ción y sus repre­sen­tan­tes incrus­ta­dos en orga­ni­za­cio­nes como los cole­gios de pro­fe­sio­na­les, las uni­ver­si­da­des y has­ta en el actual gobierno.
Son la “inte­lli­gen­tsia” que se dedi­ca a orga­ni­zar huel­gas, rea­li­zar decla­ra­cio­nes, moti­var a los estu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios median­te el chan­ta­je, en sín­te­sis a con­ti­nuar la bata­lla per­di­da en agos­to del año 2020.
No impor­ta el ridícu­lo como lo demues­tra el señor Mesa, no impor­ta poner en peli­gro la vida de boli­via­nos y boli­via­nas, con una huel­ga de médi­cos, no impor­ta para­li­zar la eco­no­mía, el blo­que colo­nial bus­ca, afa­no­sa­men­te, crear el cli­ma de des­con­ten­to gene­ral para obli­gar un replie­gue del gobierno de Arce.
Los ope­ra­do­res de esta estra­te­gia se encuen­tran en todo lugar, con nodos cen­tra­les como el caso del “cabil­do digi­tal” que no para en su pero­ra­ta de “frau­de” sus pro­ta­go­nis­tas han mon­ta­do un show, que encan­di­la inclu­so a mili­tan­tes del MAS. Igual papel asu­me una pre­sen­ta­do­ra radial que hace “barri­ca­das” a la demo­cra­cia y a lo que pue­de, dado el carác­ter anar­quis­ta occi­den­tal de su mili­tan­cia.
¿Cómo fre­nar esta maqui­na­ria de la muer­te? Tie­ne que que­dar cla­ro que el pen­sa­mien­to colo­nial es la des­truc­ción de los “sal­va­jes” e impo­ner su dis­cur­so “civi­li­za­do”. El racis­mo es su úni­co pen­sa­mien­to, por ello su actuar es irra­cio­nal.
Enton­ces, la res­pues­ta es for­ta­le­cer la iden­ti­dad cul­tu­ral de los pue­blos y el sal­to cua­li­ta­ti­vo que sig­ni­fi­có el con­ver­tir­se en un actor polí­ti­co e ideo­ló­gi­co que le dispu­ta el poder a los “doc­tor­ci­tos de Char­cas” cuyo máxi­mo repre­sen­ta­ción es Car­los Mesa, que fue a bus­car su abo­len­go a un pue­blo en Espa­ña.
Esta­mos en ple­na dispu­ta del poder, el blo­que social colo­nial no da tre­gua y tra­ba­ja en los bajos mun­dos y en los bajos ins­tin­tos, con todas las armas a su alcan­ce. Sería­mos inge­nuos al pen­sar que deja­rán que el IPSP-MAS gobier­ne, que la demo­cra­cia (aun­que libe­ral) sea el sis­te­ma de con­vi­ven­cia, están dis­pues­tos a todo: esa es su his­to­ria uni­ver­sal.
En estos pocos días que fal­tan para un nue­vo vere­dic­to popu­lar, los can­di­da­tos del MAS, deben for­ta­le­cer la con­fian­za del pue­blo, deben res­pon­der a la fuer­za anti­gol­pis­ta que se acu­mu­ló en la resis­ten­cia, no se tra­ta de seguir la agen­da que mar­can los medios, esta­mos obli­ga­dos a poner el acen­to en el carác­ter polí­ti­co de poder que tie­ne el MAS-IPSP, en el hori­zon­te his­tó­ri­co por el que muchas vidas se han per­di­do.
No se tra­ta de agra­dar al enemi­go para que pia­do­sa­men­te, nos depo­si­te su voto, se tra­ta de for­ta­le­cer el cora­je del pue­blo y hacer ondear las ban­de­ras del ama­ne­cer.
*Cami­lo Kata­ri, es escri­tor e his­to­ria­dor potosino

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *