Esta­dos Uni­dos. Pre­sio­na, jun­to a Bayer, a Méxi­co para que modi­fi­que su polí­ti­ca con­tra el glifosato

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 de febre­ro de 2021.

El 31 de diciem­bre de 2020, el pre­si­den­te Andrés Manuel López Obra­dor publi­có un decre­to orde­nan­do a las ins­ti­tu­cio­nes públi­cas «sus­ti­tuir» el uso de este agroquímico.

Fun­cio­na­rios de varias agen­cias esta­dou­ni­den­ses y la mul­ti­na­cio­nal Bayer pre­sio­na­ron al Gobierno mexi­cano para que recon­si­de­re la prohi­bi­ción del uso del gli­fo­sa­to, un her­bi­ci­da muy usa­do en agri­cul­tu­ra al que exper­tos y gru­pos eco­lo­gis­tas atri­bu­yen efec­tos adver­sos sobre la salud.

Median­te soli­ci­tu­des de trans­pa­ren­cia, el Cen­tro para la Diver­si­dad Bio­ló­gi­ca (CBD, por sus siglas en inglés) obtu­vo correos elec­tró­ni­cos que reve­lan que fun­cio­na­rios de la Ofi­ci­na del Repre­sen­tan­te de Comer­cio de EE.UU. (USTR) y de la Agen­cia de Pro­tec­ción Ambien­tal (EPA) inter­cam­bia­ron infor­ma­ción con Cro­pLi­fe Ame­ri­ca sobre la pos­tu­ra de Méxi­co res­pec­to al uso del con­tro­ver­ti­do agroquímico. 

Cro­pLi­fe Ame­ri­ca es un gre­mio que repre­sen­ta a gigan­tes del sec­tor agro­quí­mi­co, entre ellos Bayer, que a su vez es due­ña de Mon­san­to, la polé­mi­ca com­pa­ñía que comer­cia­li­zó el gli­fo­sa­to a tra­vés del pro­duc­to Roun­dup, el her­bi­ci­da más ven­di­do del mundo.

En las comu­ni­ca­cio­nes inter­nas de fun­cio­na­rios de la Ofi­ci­na del Repre­sen­tan­te de Comer­cio, reve­la­das por el dia­rio bri­tá­ni­co The Guar­dian, que­da de relie­ve cómo la indus­tria de agro­quí­mi­cos pre­sio­na para que EE.UU. incor­po­re este tema al acuer­do comer­cial que tie­ne con Méxi­co y Cana­dá, cono­ci­do como T‑MEC, cono­ci­do como USMCA por su siglas en inglés, que entró en vigor el 1 de julio de 2020.

La estra­te­gia inclu­ye la adver­ten­cia a Méxi­co de que sus accio­nes res­pec­to al gli­fo­sa­to y los cul­ti­vos trans­gé­ni­cos gene­ran preo­cu­pa­ción «res­pec­to al cum­pli­mien­to» del T‑MEC. De esta for­ma, la indus­tria pre­sio­na­ría al país lati­no­ame­ri­cano para que modi­fi­que su polí­ti­ca a cam­bio de no enfren­tar san­cio­nes por el supues­to incum­pli­mien­to del acuer­do comercial. 

«Cómo podría­mos usar el USMCA para resol­ver estos pro­ble­mas«, se des­pren­de de una comu­ni­ca­ción inter­na de fun­cio­na­rios de la Agen­cia de Pro­tec­ción Ambien­tal estadounidense. 

El tribunal más alto de Francia ratifica la culpabilidad de Monsanto por la intoxicación de un granjero con uno de sus herbicidas

El tri­bu­nal más alto de Fran­cia rati­fi­ca la cul­pa­bi­li­dad de Mon­san­to por la into­xi­ca­ción de un gran­je­ro con uno de sus herbicidas

En la infor­ma­ción obte­ni­da por el Cen­tro para la Diver­si­dad Bio­ló­gi­ca, se cita una comu­ni­ca­ción de la direc­to­ra de Asun­tos Inter­na­cio­na­les Guber­na­men­ta­les de Bayer, Stepha­nie Murphy, con la enton­ces direc­to­ra de Comer­cio Inter­na­cio­nal y Polí­ti­ca Ambien­tal de la Ofi­ci­na del Repre­sen­tan­te de Comer­cio, Les­lie Yang, sobre la pos­tu­ra de Méxi­co res­pec­to al uso del glifosato.

Murphy men­cio­na el víncu­lo del T‑MEC con esta cues­tión y reco­no­ce que eje­cu­ti­vos de Bayer tra­ba­ja­ban «en estre­cha cola­bo­ra­ción» con el Ser­vi­cio de Agri­cul­tu­ra Extran­je­ra (FAS, por sus siglas en inglés), que for­ma par­te del Depar­ta­men­to de Agri­cul­tu­ra esta­dou­ni­den­se, en la Emba­ja­da de EE.UU. en México.

En un correo elec­tró­ni­co envia­do el 5 de diciem­bre de 2019, Murphy hizo refe­ren­cia a la deci­sión de la Secre­ta­ría del Medio Ambien­te y Recur­sos Natu­ra­les (Semar­nat) de Méxi­co de prohi­bir a un par­ti­cu­lar la impor­ta­ción de 1.000 tone­la­das de gli­fo­sa­to

«Por aho­ra, Bayer no se ha vis­to afec­ta­da por las impor­ta­cio­nes«, seña­la Murphy, aun­que advier­te que la com­pa­ñía podría ser per­ju­di­ca­da en el futuro. 

Por su par­te, el 19 de mayo de 2020, el enton­ces repre­sen­tan­te de comer­cio esta­dou­ni­den­se, Robert Lighthi­zer, le envió una car­ta a la secre­ta­ria de Eco­no­mía de Méxi­co, Gra­cie­la Már­quez, en la que ins­ta­ba al Gobierno lati­no­ame­ri­cano a «reeva­luar» su pos­tu­ra res­pec­to a la impor­ta­ción del gli­fo­sa­to, un her­bi­ci­da que ha esta­do aso­cia­do con varias afec­ta­cio­nes a la salud, «des­de mareos e irri­ta­cio­nes en la piel has­ta el desa­rro­llo de cán­cer», según denun­cia Green­pea­ce México.

«El gli­fo­sa­to tie­ne un his­to­rial de segu­ri­dad demos­tra­do y es uno de los her­bi­ci­das más rigu­ro­sa­men­te estu­dia­dos en el mun­do. Ins­to a Méxi­co a reeva­luar estas soli­ci­tu­des y otor­gar per­mi­sos de impor­ta­ción«, seña­ló Lighthi­zer en la misi­va, advir­tien­do que podrían incum­plir­se cier­tas obli­ga­cio­nes del T‑MEC, lo que ten­dría impac­tos en el comer­cio bila­te­ral

Pre­sión de la industria

La pre­sión de la indus­tria de agro­quí­mi­cos y de fun­cio­na­rios esta­dou­ni­den­ses fue expues­ta por el enton­ces titu­lar de la Semar­nat, Víc­tor Toledo.

En una con­ver­sa­ción pri­va­da que fue fil­tra­da a medios, Tole­do se que­jó de que el Gobierno esta­dou­ni­den­se y fun­cio­na­rios de «20 emba­ja­das en Méxi­co» mos­tra­ron una res­pues­ta «apa­bu­llan­te» tras la inten­ción de la Semar­nat de prohi­bir 111 her­bi­ci­das y pes­ti­ci­das cata­lo­ga­dos como alta­men­te peli­gro­sos.

Has­ta el momen­to, la pre­sión de la indus­tria de agro­quí­mi­cos y de los fun­cio­na­rios esta­dou­ni­den­ses no han teni­do el efec­to espe­ra­do sobre la nación latinoamericana.

Decre­to en México

El 31 de diciem­bre de 2020, el pre­si­den­te Andrés Manuel López Obra­dor publi­có un decre­to en el Dia­rio Ofi­cial de la Fede­ra­ción (DOF), obli­gan­do a las ins­ti­tu­cio­nes públi­cas a «sus­ti­tuir gra­dual­men­te el uso, adqui­si­ción, dis­tri­bu­ción, pro­mo­ción e impor­ta­ción de la sus­tan­cia quí­mi­ca deno­mi­na­da gli­fo­sa­to y de los agro­quí­mi­cos uti­li­za­dos en nues­tro país«. 

En el decre­to, se orde­na que estos agro­quí­mi­cos sean sus­ti­tui­dos «por alter­na­ti­vas sos­te­ni­bles y cul­tu­ral­men­te ade­cua­das«, que resul­ten «segu­ras para la salud huma­na, la diver­si­dad bio­cul­tu­ral del país y el ambiente». 

Según cifras del Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Esta­dís­ti­ca y Geo­gra­fía (Inegi), cita­das por la Semar­nat, el 60,6 % de las hec­tá­reas de pro­duc­ción en Méxi­co uti­li­zan her­bi­ci­das quí­mi­cos. Aun­que la depen­den­cia des­co­no­ce la can­ti­dad exac­ta del gli­fo­sa­to usa­do en el país, afir­ma que es la sus­tan­cia a la que más recurren.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *