Enda­vant sobre el 14F en Cata­lun­ya: «Las elec­cio­nes y la alter­na­ti­va popu­lar y rupturista»

Aná­li­sis

Las elec­cio­nes del 14 de febre­ro han pues­to fin a una legis­la­tu­ra ini­cia­da el 21 de diciem­bre de 2017 con las elec­cio­nes con­vo­ca­das por 155. Una legis­la­tu­ra mar­ca­da, por un lado, por la derro­ta del inde­pen­den­tis­mo oto­ño 2017, y, de la otra, por la irrup­ción de la pan­de­mia del Covi­dien-19 y sus nefas­tas con­se­cuen­cias sani­ta­rias, eco­nó­mi­cas y socia­les. El gobierno auto­nó­mi­co de Junts y Esque­rra aca­ba esta legis­la­tu­ra com­ple­ta­men­te ago­ta­do; para­li­za­do por las luchas intes­ti­nas entre socios. En lugar de cen­trar los esfuer­zos en avan­zar en el pro­ce­so de auto­de­ter­mi­na­ción y con­fron­ta­ción con Espa­ña, ponien­do en el cen­tro la defen­sa de los dere­chos polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y socia­les de las cla­ses popu­la­res cata­la­nas, se han dedi­ca­do a dispu­tar­se encar­ni­za­da­men­te las mue­lles del poder auto­nó­mi­co y la hege­mo­nía del sobe­ra­nis­mo trans­ver­sal. La con­fron­ta­ción con el esta­do ha que­da­do redu­ci­da al mero sim­bo­lis­mo, a la ges­ti­cu­la­ción basa­da en decla­ra­cio­nes gran­di­lo­cuen­tes sin una prác­ti­ca rup­tu­ris­ta que nos per­mi­ta avan­zar social­men­te y nacional.

Los resul­ta­dos de estas elec­cio­nes auto­nó­mi­cas, por una par­te, con­so­li­dan la fuer­za del PSOE des­de el ascen­so al gobierno espa­ñol de la mano de Pode­mos, pero, por otro, abren grie­tas que, si las sabe­mos apro­ve­char, pue­den per­mi­tir avan­zar en la con­fron­ta­ción con el esta­do espa­ñol a tra­vés de la arti­cu­la­ción de un blo­que de rup­tu­ra al con­jun­to de los.

La vic­to­ria en votos del PSOE y la recu­pe­ra­ción de su hege­mo­nía den­tro del blo­que unio­nis­ta con­so­li­dan el pro­ce­so de reasen­ta­mien­to de Espa­ña y el régi­men del 78, y con­vier­ten el PSOE en la pri­me­ra fuer­za elec­to­ral en los Paí­ses Cata­la­nes bajo domi­na­ción espa­ño­la. Des­pués de las sacu­di­das que supu­sie­ron la cri­sis finan­cie­ra del 2008 y movi­mien­tos socia­les y polí­ti­cos, como el 15‑M y el “Pro­ces” en el Prin­ci­pa­do, el ascen­so del PSOE y su polí­ti­ca de alian­zas en fren­tes amplios pro­gre­sis­tas ‑como el mis­mo gobierno espa­ñol con Pode­mos, o los pac­tos del Botá­ni­co y el Bell­ver en Valen­cia y las Islas Balea­res- han refor­za­do su papel como el máxi­mo defen­sor del régi­men del 78 y la Cons­ti­tu­ción Española.

Otra ten­den­cia que se con­so­li­da con los resul­ta­dos del 14‑F es el giro abier­ta­men­te fas­cis­ta de las dere­chas espa­ño­las. La entra­da con fuer­za de Vox en el Par­la­men­to de Cata­lu­ña y el mar­ca­do retor­cie­ra de Ciu­da­da­nos y PP son las con­se­cuen­cias más pal­pa­bles. Los nue­vos votos a Vox no apa­re­cen de la nada: has­ta aho­ra vota­ban el espa­ño­lis­mo des­ca­ra­da­men­te de dere­chas de Ciu­da­da­nos y PP, que, con su dis­cur­so anti­ca­ta­lán, anti­de­mo­crá­ti­co y neo­li­be­ral, han cata­pul­ta­do Vox hacia la pri­me­ra posi­ción de las dere­chas espa­ño­las al Prin­ci­pa­do. Habrá luchar con todas las herra­mien­tas que ten­ga­mos a nues­tro alcan­ce, no bus­can­do su mero retro­ce­so elec­to­ral, sino sobre todo el retro­ce­so social, plan­tán­do­se cara en las calles de nues­tros pue­blos y barrios. Esta lucha tam­bién debe ver­se refle­ja­da en el Par­la­men­to: no con­for­mán­do­nos crear un fren­te amplio de los «demó­cra­tas» o un cor­dón sani­ta­rio con­tra la extre­ma dere­cha, sino asu­mien­do que toca­rá a la CUP con­fron­tar­los de cara en los tér­mi­nos del anti­fas­cis­mo combativo.

Un cam­bio impor­tan­te de los resul­ta­dos elec­to­ra­les ha sido, por un lado, el aumen­to rela­ti­vo del votos inde­pen­den­tis­tas, que, a pesar del gran incre­men­to de la abs­ten­ción y la impo­si­ción de la fecha las elec­cio­nes siguien­do los intere­ses elec­to­ra­les del PSOE, no sólo ha resis­ti­do, sino que ha supe­ra­do el 50% del total de votos emi­ti­dos. Y, por otro, un des­pla­za­mien­to hacia la izquier­da del cen­tro de gra­ve­dad del sobe­ra­nis­mo guber­na­men­tal, con Esque­rra superan­do por pri­me­ra vez en votos y esca­ños a Junts. Pero la agen­da de los dos gran­des par­ti­dos del sobe­ra­nis­mo trans­ver­sal, con sus mati­ces, es for­zar una nego­cia­ción con el esta­do para con­se­guir la auto­de­ter­mi­na­ción y la amnis­tía, lo que es total­men­te impo­si­ble, por­que la auto­de­ter­mi­na­ción no es sólo una cues­tión de demo­cra­cia, sino que sobre todo es una cues­tión de poder. Por ello, la vic­to­ria demo­crá­ti­ca de supe­rar la barre­ra del 50% de los votos emi­ti­dos no es deter­mi­nan­te para la reso­lu­ción del con­flic­to polí­ti­co. La ideo­lo­gía y la con­cep­ción de orden del inde­pen­den­tis­mo libe­ral les impi­de con­ce­bir que la inde­pen­den­cia sólo pue­de ser fru­to de una revo­lu­ción polí­ti­ca. Estos par­ti­dos sue­ñan con una inde­pen­den­cia que deje intac­tos los fun­da­men­tos de la estruc­tu­ra social y eco­nó­mi­ca del país. Por eso, no pue­den hacer más que recu­rrir a for­mu­la­cio­nes mági­cas de la ley a la ley y pro­me­sas frau­du­len­tas de nego­cia­ción con el esta­do ape­lan­do a la demo­cra­cia en abs­trac­to. La tozu­da reali­dad es que la inde­pen­den­cia es un pro­ce­so que enfren­ta direc­ta­men­te el pue­blo cata­lán con la oli­gar­quía espa­ño­la ‑que inclu­ye la bur­gue­sía cata­la­na- que defien­de Espa­ña y la Unión Euro­pea como ins­tru­men­tos para man­te­ner la domi­na­ción sobre la cla­se tra­ba­ja­do­ra y el res­to de cla­ses popu­la­res de los Paí­ses Cata­la­nes, así como del res­to de pue­blos del estado.

La mate­ria­li­za­ción de la auto­de­ter­mi­na­ción requie­re una insu­rrec­ción popu­lar que, por fuer­za, alte­ra no sólo el orde­na­mien­to jurí­di­co del régi­men del 78, sino tam­bién las rela­cio­nes de poder de cla­se den­tro de nues­tro país. Por este moti­vo, sería un error con­fiar en la con­for­ma­ción de un gobierno uni­ta­rio inde­pen­den­tis­ta como ele­men­to que pue­da gene­rar por sí solo un nue­vo emba­te inde­pen­den­tis­ta con capa­ci­dad de des­es­ta­bi­li­zar el esta­do y mate­ria­li­zar la auto­de­ter­mi­na­ción. La Izquier­da Inde­pen­den­tis­ta, y la CUP en su acción ins­ti­tu­cio­nal, no pode­mos per­mi­tir­nos par­ti­ci­par en un gobierno auto­nó­mi­co bajo la tute­la de Esque­rra y /​o Junts, que sos­tie­nen acu­sa­cio­nes par­ti­cu­la­res con­tra inde­pen­den­tis­tas y acti­vis­tas de luchas socia­les, per­mi­ten la actua­ción de los mozos de escua­dra en los desahu­cios y basan la acción polí­ti­ca en un pro­ce­so de nego­cia­ción con el esta­do que no bus­ca avan­zar en la rup­tu­ra, sino man­te­ner­los lide­ran­do el soberanismo.

Otro ele­men­to cla­ra­men­te posi­ti­vo del 14‑F son los bue­nos resul­ta­dos de la can­di­da­tu­ra lide­ra­da por la CUP, que, a pesar de no lle­gar al techo elec­to­ral de las elec­cio­nes auto­nó­mi­cas de 2015, ha con­se­gui­do movi­li­zar un voto com­pro­me­ti­do, ha aumen­ta­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la repre­sen­ta­ción en el Par­la­men­to . Este refuer­zo elec­to­ral pue­de ser deci­si­vo en la pró­xi­ma legis­la­tu­ra, como ha fue en el perio­do 2015 – 2017. Los pró­xi­mos días se ini­cia­rá el cono­ci­do pres­sing CUP para inves­tir un nue­vo pre­si­den­te y garan­ti­zar la gober­na­bi­li­dad. Enda­vant que­re­mos reafir­mar nues­tra con­vic­ción de que, para avan­zar hacia la rup­tu­ra con el esta­do, la CUP no pue­de for­mar par­te de nin­gún gobierno auto­no­mis­ta, ni tam­po­co ser la mule­ta para los recor­tes y pri­va­ti­za­cio­nes que ven­drán impues­tas por la UE y Espa­ña. Y, mucho menos, ava­lar la idea de que la auto­de­ter­mi­na­ción la con­se­gui­re­mos a tra­vés de un pro­ce­so de nego­cia­ción con el esta­do espa­ñol. Insis­ti­mos, por tan­to, en la línea apro­ba­da por la CUP en el mar­co del Con­se­jo Polí­ti­co del 23 de enero, que refor­za­ba un plan­tea­mien­to de acción ins­ti­tu­cio­nal de opo­si­ción tan­to al sobe­ra­nis­mo guber­na­men­tal como a los fren­tes amplios de izquier­das lide­ra­dos por el PSOE.

Tác­ti­ca y estrategia

Pen­sa­mos que es nece­sa­rio que la CUP jue­gue las car­tas con inte­li­gen­cia y apro­ve­che el hecho de que el sobe­ra­nis­mo trans­ver­sal la vuel­ve a nece­si­tar par­la­men­ta­ria­men­te. Hay que poner sobre la mesa los ele­men­tos del pro­gra­ma elec­to­ral de la CUP que, por un lado, agu­di­zan y ponen de mani­fies­to las limi­ta­cio­nes demo­crá­ti­cas del régi­men del 78 y, por otro, mejo­ran las con­di­cio­nes mate­ria­les de vida de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y el res­to de la cla­ses popu­la­res. Estos dos ele­men­tos son impres­cin­di­bles, ya que soca­van el poder de las cla­ses domi­nan­tes de nues­tro país. Sus intere­ses de maxi­mi­zar los bene­fi­cios y socia­li­zar las pér­di­das son el prin­ci­pal fun­da­men­to sobre el que se sus­ten­ta la subor­di­na­ción del pue­blo cata­lán a los esta­dos espa­ñol y fran­cés y en la UE.

Por tan­to, no nos pode­mos con­for­mar en pedir com­pro­mi­sos abs­trac­tos con la auto­de­ter­mi­na­ción y decla­ra­cio­nes sim­bó­li­cas sobre giros a la izquier­da a cam­bio de abs­ten­cio­nes en inves­ti­du­ras y apro­ba­cio­nes de pre­su­pues­tos. Hay que poner sobre la mesa des­de ele­men­tos de míni­mos, como por ejem­plo que la Gene­ra­li­tat se reti­re de las acu­sa­cio­nes par­ti­cu­la­res en cau­sas con­tra inde­pen­den­tis­tas y acti­vis­tas de luchas socia­les o que los mozos dejen de hacer de fuer­za de cho­que de los gran­des tene­do­res de vivien­da en los desahu­cios. Has­ta ele­men­tos sus­tan­ti­vos e impres­cin­di­bles para garan­ti­zar unas míni­mas con­di­cio­nes mate­ria­les de vida de la gen­te, como por ejem­plo la crea­ción de una ban­ca y una far­ma­céu­ti­ca públi­cas, la nacio­na­li­za­ción de sec­to­res estra­té­gi­cos, la rever­sión de los recor­tes y el blin­da­je de los ser­vi­cios públi­cos, espe­cial­men­te edu­ca­ción y sani­dad o el incre­men­to de los impues­tos a los ricos y al Capital.

Lo que nos per­mi­ti­rá avan­zar en el pro­ce­so de auto­de­ter­mi­na­ción de los Paí­ses Cata­la­nes y sumar amplios sec­to­res de las cla­ses popu­la­res cata­la­nas al pro­yec­to de rup­tu­ra con el esta­do será la cons­ta­ta­ción de que estas medi­das socia­les cho­can con la lega­li­dad espa­ño­la. Sólo con la inde­pen­den­cia pode­mos impul­sar las trans­for­ma­cio­nes socia­les pro­fun­das que nos per­mi­ti­rán garan­ti­zar unas con­di­cio­nes mate­ria­les de vida dig­nas para la cla­se tra­ba­ja­do­ra y demás cla­ses popu­la­res. Pen­sa­mos que la expe­rien­cia de la legis­la­tu­ra 2015 – 2017 ava­la este plan­tea­mien­to. La fir­me­za de la CUP en 2015 en la nega­ti­va a inver­tir Artur Mas como pre­si­den­te de la Gene­ra­li­tat ha sido una de las cau­sas de la des­apa­ri­ción de una par­te muy impor­tan­te de la heren­cia polí­ti­ca de CiU, y el hecho que Mas no fue­ra pre­si­den­te del gobierno fue un fac­tor cla­ve para la mate­ria­li­za­ción del Refe­rén­dum del 1 de Octubre.


La auto­de­ter­mi­na­ción no es sólo una cues­tión de demo­cra­cia, sino que sobre todo es una cues­tión de poder. Por ello, la vic­to­ria demo­crá­ti­ca de supe­rar la barre­ra del 50% de los votos emi­ti­dos no es deter­mi­nan­te para la reso­lu­ción del con­flic­to político


Pen­sa­mos que la Izquier­da Inde­pen­den­tis­ta debe plan­tear una pro­pues­ta polí­ti­ca dife­ren­cia­da tan­to del sobe­ra­nis­mo trans­ver­sal como de los fren­tes amplios de izquier­das que pre­ten­den rege­ne­rar el régi­men del 78; una pro­pues­ta polí­ti­ca arti­cu­la­da en torno al pro­yec­to de Uni­dad Popu­lar en el mar­co de los Paí­ses Cata­la­nes que per­mi­ta acu­mu­lar fuer­zas para impul­sar una rup­tu­ra real, no sólo con el régi­men del 78, sino tam­bién, y espe­cial­men­te, con los intere­ses del capi­tal repre­sen­ta­dos por la cla­se diri­gen­te de nues­tro país. Ante el reasen­ta­mien­to del esta­do y los pac­tos por arri­ba teji­dos entre los par­ti­dos del régi­men y los acto­res polí­ti­cos con aspi­ra­cio­nes de cam­bio, debe­mos impul­sar una rup­tu­ra real, a tra­vés del ejer­ci­cio del dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción de los Paí­ses Cata­la­nes , enten­di­do como un pro­ce­so per­ma­nen­te de deci­sión sobre las direc­tri­ces eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas y socia­les que deben guiar nues­tra socie­dad, a fin de cam­biar las rela­cio­nes de auto­ri­dad y domi­na­ción social impues­tas por la oli­gar­quía y por el capi­ta­lis­mo depredador.

Sólo a par­tir de una acción ins­ti­tu­cio­nal que pase de ser alta­voz a ser cata­li­za­dor de las luchas socia­les, refor­zan­do su desa­rro­llo en el mar­co del pro­yec­to polí­ti­co de la inde­pen­den­cia para cam­biar­lo todo, pode­mos aspi­rar a cre­cer y dispu­tar la hege­mo­nía tan­to del sobe­ra­nis­mo guber­na­men­tal como de los fren­tes amplios de izquier­das bajo tute­la del PSOE. Apos­ta­mos, por tan­to, por una CUP que se con­vier­ta alter­na­ti­va popu­lar y rup­tu­ris­ta, y no la mule­ta de un gobierno auto­nó­mi­co que no resol­ve­rá las nece­si­da­des bási­cas de las cla­ses popu­la­res; un gobierno que legis­la­rá en favor de las éli­tes, y que tam­po­co podrá avan­zar en la auto­de­ter­mi­na­ción has­ta que no acep­te que la revo­lu­ción polí­ti­ca que supo­ne la rup­tu­ra con el esta­do impli­ca for­zo­sa­men­te cam­bios socia­les pro­fun­dos, que pon­gan la eco­no­mía al ser­vi­cio de las nece­si­da­des de las cla­ses populares.

Fuen­te: Enda­vant

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *