Ecua­dor: Las­so ya no quie­re el recuen­to masi­vo de votos

Por Mar­co Terug­gi, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 16 de febre­ro de 2021.

El can­di­da­to de la dere­cha inti­mó al poder elec­to­ral a «pro­cla­mar los resul­ta­dos de la pri­me­ra vuel­ta». El vier­nes había acor­da­do jun­to a Yaku Pérez, el CNE y la OEA que se revi­sa­ran casi seis millo­nes de votos.

Ima­gen: AFP

Des­de Quito

Ecua­dor vive horas de río revuel­to y espe­cu­la­ción. Lo que pare­cía cla­ro el vier­nes en la tar­de ya no lo fue el domin­go en la noche, o, al menos, así pare­ce. Esa tar­de del vier­nes tuvo lugar un pac­to entre el segun­do en las elec­cio­nes del pasa­do sie­te de febre­ro, Gui­ller­mo Las­so, el ter­ce­ro, Yaku Pérez, el Con­se­jo Nacio­nal Elec­to­ral (CNE) y la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA)

Allí, sin pre­sen­cia de nin­gún otro can­di­da­to, acor­da­ron rea­li­zar un recuen­to de votos en 17 pro­vin­cias del país: 100% en Gua­yas y 50% en las demás, para un total de cer­ca de seis millo­nes de votos, en un pro­ce­so de cer­ca de 15 días que debe­ría comen­zar este mar­tes. Eso últi­mo fue expli­ca­do el sába­do en la tar­de por la pre­si­den­ta del CNE, Dia­na Ata­maint, es decir, un día des­pués del bre­ve anun­cio sobre el recuen­to anun­cia­do sin detalles.

El sába­do en la tar­de ya se habían pro­du­ci­do los reco­no­ci­mien­tos de Luis Alma­gro, secre­ta­rio de la OEA, recor­da­do por su rol cen­tral en el gol­pe de Esta­do en Boli­via en el 2019, y del gobierno esta­dou­ni­den­se, a tra­vés de la sub­se­cre­ta­ria inte­ri­na de la Ofi­ci­na de Asun­tos del Hemis­fe­rio Occi­den­tal del Depar­ta­men­to de Esta­do, Julie Chung, quien afir­mó que la deci­sión del CNE per­mi­ti­ría una “mejo­ra de las garan­tías para los can­di­da­tos y la ciudadanía”.

El esce­na­rio de un pac­to de recuen­to que­dó, sin embar­go, bajo pre­gun­ta, cuan­do Las­so publi­có una car­ta el domin­go en la tar­de diri­gi­da a Ata­maint. Allí, en un cam­bio de posi­cióninti­mó al CNE a “pro­cla­mar los resul­ta­dos de la pri­me­ra vuel­ta elec­to­ral”, seña­ló el carác­ter supra­le­gal del acuer­do y el peli­gro que el poder elec­to­ral cai­ga en “actos ile­ga­les y has­ta delic­ti­vos”, afir­mó que el con­teo de votos debía ser en sie­te pro­vin­cias en lugar de las 17 ini­cial­men­te acor­da­das, y seña­ló que Pérez podía estar inten­tan­do “fra­guar un frau­de” con el pro­ce­so de recuento.

La car­ta fue segui­da de un inter­cam­bio de acu­sa­cio­nes entre Pérez y Las­so por las redes socia­les, don­de este últi­mo acu­só nue­va­men­te de “inten­to de frau­de y caos a la demo­cra­cia”. El can­di­da­to de Pacha­ku­tik, por su par­te, acu­só a Las­so de que­rer rea­li­zar un frau­de: “con qué auto­ri­dad moral usted aspi­ra a ser pre­si­den­te si hace frau­de, pri­me­ro dice que abran las urnas por­que quien ‘nada debe, nada teme’ y aho­ra que no abran las urnas, frau­de tras frau­de, una bur­la al CNE, a la OEA y al pue­blo de Ecuador”.

El cam­bio de situa­ción, suma­do a la poca cla­ri­dad ofre­ci­da por par­te del poder elec­to­ral,arro­jó así un cua­dro de con­fu­sión que, en horas del lunes, sumó un nue­vo ele­men­to: el anun­cio de una movi­li­za­ción para el mar­tes por par­te de la Con­fe­de­ra­ción de Pue­blos de la Nacio­na­li­dad Kich­wa del Ecua­dor (Ecua­ru­na­ri) ‑de la cual fue pre­si­den­te Pérez entre el 2013 y 2019, cuan­do ganó la gober­na­ción de Azuay- debi­do al “retrac­to del señor Las­so” expre­sa­do el domingo.

“Nos movi­li­za­re­mos en los terri­to­rios y cami­na­re­mos a la ciu­dad de Qui­to para defen­der los intere­ses de los 18 millo­nes de ecua­to­ria­nos (…) si hay que pelear tene­mos que pelear, si hay que ir a la cár­cel ire­mos a la cár­cel, si nos ase­si­nan sere­mos ase­si­na­dos, pero de rodi­llas jamás”, afir­mó Car­los Sucuzha­ñay, pre­si­den­te de Ecua­ru­na­ri, que for­ma par­te de la Con­fe­de­ra­ción de Nacio­na­li­da­des Indí­ge­nas del Ecua­dor (CONAIE).

De esta mane­ra el esce­na­rio pasó de un pac­to anti-correís­ta, obje­ti­vo com­par­ti­do entre Pérez y Las­so como afir­ma­ron en la mis­ma reu­nión del vier­nes, a una dife­ren­cia entre los can­di­da­tos con, a su vez, ten­sio­nes en la mis­ma CONAIE, don­de cier­tos sec­to­res se mos­tra­ron opues­tos a un “acuer­do con la dere­cha (…) que sería ile­gí­ti­mo e incon­sul­to con las bases”.

Una pre­gun­ta, que se ha man­te­ni­do des­de el domin­go en la noche, ha sido: ¿por qué Las­so dio mar­cha atrás en el acuer­do del vier­nes? ¿Fue por pre­sio­nes inter­nas, por ejem­plo, de sus alia­dos del Par­ti­do Social Cris­tiano? ¿Una posi­bi­li­dad real de per­der su segun­da posi­ción al fina­li­zar el recuen­to? En las res­pues­tas a esa pre­gun­ta pare­cen estar las cla­ves para com­pren­der cómo pue­da evo­lu­cio­nar el con­flic­to elec­to­ral en Ecuador.

Exis­te, ade­más, otro ele­men­to en la agen­da de la con­tien­da: la recien­te visi­ta a Qui­to rea­li­za­da por el Fis­cal de Colom­bia, Fran­cis­co Bar­bo­sa, quien, a pedi­do de la Fis­cal ecua­to­ria­na, Dia­na Sala­zar, tra­jo lo que deno­mi­nó como “infor­ma­ción” sobre el finan­cia­mien­to del Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Nacio­nal (ELN) colom­biano a la cam­pa­ña de Andrés Arauz. La visi­ta del Fis­cal de Colom­bia, rela­cio­na­do con el par­ti­do del pre­si­den­te Iván Duque, Cen­tro Demo­crá­ti­co, diri­gi­do por Álva­ro Uri­be, levan­tó seña­les de alar­ma acer­ca de la exis­ten­cia de posi­bles manio­bras para impe­dir una par­ti­ci­pa­ción de Arauz en el ballot­ta­ge del 11 de abril.

“Quie­nes han cogo­ber­na­do el país jun­to a Lenín Moreno quie­ren afe­rrar­se al poder, por eso han inten­ta­do, por vías anti-demo­crá­ti­cas, des­ca­li­fi­car nues­tra can­di­da­tu­ra, aho­ra, con men­ti­ras quie­ren pre­sio­nar al sis­te­ma de jus­ti­cia para un nue­vo epi­so­dio de per­se­cu­ción (…) Toda esta patra­ña tie­ne una sola inten­ción: impe­dir que el bino­mio Arauz-Rabas­call que lide­ra la pre­fe­ren­cia elec­to­ral par­ti­ci­pe de la segun­da vuel­ta”, afir­mó Arauz este lunes.

Los pró­xi­mos días podrían estar mar­ca­dos por nue­vas noti­cias y cam­bios, en el mar­co de una elec­ción pre­si­den­cial en un país mar­ca­do por la per­se­cu­ción vía law­fa­re sobre la revo­lu­ción ciu­da­da­na, una ins­ti­tu­cio­na­li­dad cues­tio­na­da trans­ver­sal­men­te, la inter­fe­ren­cia de acto­res inter­na­cio­na­les, y una osci­la­ción entre el inten­to de pac­tos elec­to­ra­les anti-correís­tas ‑con posi­bles pro­yec­cio­nes a pla­nes de gobierno- y giros repen­ti­nos ‑al menos en la super­fi­cie- como el que ocu­rrió el domingo. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *