Disi­den­cias. La izquier­da y la cues­tión trans

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 16 de febre­ro de 2021.

Si ser trans ya es difí­cil de por sí, con toda la dis­cri­mi­na­ción y vio­len­cias que aguan­ta­mos a dia­rio, con el rui­do actual ya es como una peli de terror.

Soy una mujer trans. Hace unos meses “salí del arma­rio”, como se dice popu­lar­men­te. Me cos­tó sudor y lágri­mas. De hecho, me cos­tó 33 años acep­tar­me a mi mis­ma y dejar de repri­mir­me. Lue­go me cos­tó otros 7 años dar el paso y decir­le al mun­do quién era real­men­te. Tuve que lidiar con muchas dudas, mie­dos, ver­güen­zas e inse­gu­ri­da­des. Ade­más, por varias cir­cuns­tan­cias me había hecho una per­so­na cono­ci­da en varios ámbi­tos, debi­do a mi tra­ba­jo perio­dís­ti­co y a varios casos repre­si­vos que sufrí, lo cuál hacía más difí­cil dar el paso. ¿Qué pen­sa­ría todo mi entorno, acos­tum­bradxs a iden­ti­fi­car­me como hom­bre duran­te años? ¿Sufri­ría recha­zo? ¿Pen­sa­rían que “esta­ba locO”? Mil pre­gun­tas y dudas me venían a la cabe­za cada vez que pen­sa­ba en la posi­bi­li­dad de dar el paso.

Tras años de estar decons­tru­yén­do­me como el hom­bre que la socie­dad me había obli­ga­do a ser, y tras años de andar des­cu­brién­do­me a mí mis­ma, por fin di el paso. Algo en lo que me apo­yé era que siem­pre me he movi­do en un espec­tro socio­ló­gi­co de izquier­da anti­ca­pi­ta­lis­ta, y me dije a mi mis­ma que en ese entorno el tema trans esta­ba más acep­ta­do que en el res­to de la sociedad.

El 29 de mayo del 2020 me armé de valor e hice públi­ca mi tran­si­ción a tra­vés de un vídeo. Unos diez días des­pués, el par­ti­do de los GAL hizo públi­co un argu­men­ta­rio trans­fo­bo don­de se nega­ba la reali­dad de las per­so­nas trans, el docu­men­to seña­la­ba prin­ci­pal­men­te a las muje­res trans y nega­ba nues­tra iden­ti­dad de mujer. Enton­ces empe­zó la guerra.

No es que no hubie­ra habi­do polé­mi­cas ante­rio­res a este docu­men­to, pero enton­ces aún eran, más o menos, de baja inten­si­dad. Qui­zás los dos hechos más rese­ña­bles ante­rio­res a este argu­men­ta­rio fue­ron dos: la polé­mi­ca sur­gi­da tras la cele­bra­ción de la Escue­la Femi­nis­ta Rosa­rio de Acu­ña en Gijón, en verano de 2019, don­de varias de las ponen­tes (algu­nas de ellas direc­ta­men­te del PSOE o cer­ca­nas ideo­ló­gi­ca­men­te a ese par­ti­do) dije­ron lin­de­zas como “digo tíos, por­que son tíos” refi­rién­do­se a las muje­res trans, o que “ser trans es un capri­cho neo­li­be­ral”. El otro hecho rese­ña­ble fue el alter­ca­do ocu­rri­do duran­te la mani­fes­ta­ción del 8 de mar­zo de 2020, cuan­do un gru­po de auto­de­no­mi­na­das “abo­li­cio­nis­tas de la pros­ti­tu­ción” tras no haber con­se­gui­do impo­ner sus lemas en la movi­li­za­ción uni­ta­ria, tra­tó sin éxi­to de tomar por asal­to el esce­na­rio colo­ca­do para el acto que ponía fin a la mul­ti­tu­di­na­ria mani­fes­ta­ción y pos­te­rior­men­te abu­cheó a una mujer trans que leía par­te del manifiesto.

Pero tras el argu­men­ta­rio trans­fo­bo del PSOE, y con el deba­te sobre la pro­pues­ta de nue­va ley trans esta­tal (que lle­va­ba enci­ma de la mesa des­de 2018) de fon­do, la cosa empe­zó a subir de tono. No sor­pren­día que per­so­na­jes como Igna­cio Arsua­ga, pre­si­den­te de la orga­ni­za­ción ultra­ca­tó­li­ca Haz­te Oír aplau­die­ra la pos­tu­ra del PSOE al tiem­po que decía que les daban la razón sobre el trans­fo­bús que la orga­ni­za­ción ultra puso en fun­cio­na­mien­to en febre­ro de 2017.

Lo que si sor­pren­día es que per­so­nas y orga­ni­za­cio­nes de izquier­da no ins­ti­tu­cio­nal empe­za­ban a com­prar los argu­men­tos del PSOE. Fue enton­ces cuan­do empe­za­ron a cobrar fuer­za argu­men­tos reac­cio­na­rios que vin­cu­la­ban a las per­so­nas trans con lo neo­li­be­ral, con el pro­xe­ne­tis­mo, con la ges­ta­ción subro­ga­da, con la miso­gi­nia o inclu­so con la pedofilia.

Hacia unas pocas sema­nas que había dado el paso de decir­le al mun­do quién era y no daba cré­di­to a lo que esta­ba pasan­do. Lle­va­ba más de 23 años mili­tan­do en diver­sos espa­cios, des­de Cen­tros Socia­les Oku­pa­dos, colec­ti­vos de barrio, orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas, pro­yec­tos de con­tra­in­for­ma­ción, pla­ta­for­mas por dere­chos bási­cos… y jamás había vis­to que argu­men­tos tan reac­cio­na­rios cala­ran de tal for­ma en la izquier­da. Sor­pren­día que gran par­te del argu­men­ta­rio era cal­ca­do al de orga­ni­za­cio­nes de extre­ma dere­cha, ultra­ca­tó­li­cas, etcétera.

La pato­lo­gi­za­ción social

Cuan­do das el paso de decir­le al mun­do quien eres en reali­dad, empie­zas a notar la trans­fo­bia social e ins­ti­tu­cio­nal des­de el minu­to cero. Des­de bajar a com­prar el pan y aguan­tar las mira­das de gran par­te de los tran­seún­tes (al final aca­bas has­ta cla­si­fi­cán­do­las: mira­das de des­apro­ba­ción, de bur­la, de espan­to, de sor­pre­sa…) a acu­dir a cual­quier ins­ti­tu­ción a rea­li­zar un trá­mi­te y, según con quién des, ser tra­ta­da como si fue­ras “un locO”. Y eso por no hablar de las agre­sio­nes físi­cas, que de momen­to ten­go la suer­te de no haber sufri­do, aun­que es algo que va en aumen­to en el Esta­do espa­ñol (curio­sa­men­te han aumen­ta­do en para­le­lo a toda esta polémica).

Cuan­do habla­mos de des­pa­to­lo­gi­za­ción y pato­lo­gi­za­ción siem­pre lo hace­mos en tér­mi­nos médi­cos, y es que hay que recor­dar que fue prác­ti­ca­men­te ayer (junio de 2018) cuan­do la OMS dejó de con­si­de­rar­nos a las per­so­nas trans como enfer­mas men­ta­les, al igual que fue prác­ti­ca­men­te antes de ayer (mayo de 1990) cuan­do dejó de con­si­de­rar la homo­se­xua­li­dad como enfer­me­dad mental.

Pero pese a que la OMS ya no nos con­si­de­ra enfer­mas men­ta­les, hay una pato­lo­gi­za­ción que no está regi­da por la OMS ni por tér­mi­nos médi­cos: la pato­lo­gi­za­ción social. Esa que lle­va a gran par­te de la pobla­ción a pen­sar “si es trans muy bien de la cabe­za no pue­de estar”.

Mucha gen­te se sor­pren­de cuan­do cuen­to como, en la ciu­dad don­de vivo, mucha gen­te que podría­mos situar socio­ló­gi­ca­men­te en un entorno de izquier­da, anti­ca­pi­ta­lis­ta, inde­pen­den­tis­ta o liber­ta­rio ha deja­do de hablar­me des­de el pre­ci­so momen­to en que hice públi­ca mi ver­da­de­ra iden­ti­dad. Tam­bién están los que no me han reti­ra­do el salu­do, pero que antes, cuan­do me leían como hom­bre, siem­pre se para­ban a hablar con­mi­go al cru­zar­nos por la calle, y hoy te salu­dan de lejos y se van corrien­do, no vaya a ser que “les con­ta­gies” y maña­na se levan­ten pen­san­do “no quie­ro tener esto entre las piernas”.

Es tam­bién muy obvio que otras tan­tas per­so­nas que antes con­si­de­ra­ba com­pa­ñe­ras, han deja­do de tomar­me en serio por el sim­ple hecho de ser trans. No lo dirán abier­ta­men­te, pero el recha­zo se nota, y se nota des­de el minu­to cero.

La izquier­da socio­ló­gi­ca y la cues­tión trans

Des­de el momen­to en que empe­cé a mili­tar polí­ti­ca­men­te y a par­ti­ci­par en espa­cios libe­ra­dos, allá con mis 17 añi­tos, siem­pre tuve cla­ro que la izquier­da esta­ba en con­tra de cual­quier dis­cri­mi­na­ción, ya fue­ra por raza, por cla­se, por géne­ro, sexua­li­dad, etcé­te­ra. Fue un pun­to deci­si­vo para acer­car­me y empe­zar a par­ti­ci­par en la izquier­da, me pare­cía (y me sigue pare­cien­do) algo bási­co y elemental.

Hoy, con el deba­te sobre la pro­pues­ta de ley trans esta­tal enci­ma de la mesa y toda la gue­rra que está tra­yen­do, me empie­zo a plan­tear si esto era real. Es alu­ci­nan­te la can­ti­dad de insul­tos, de cues­tio­na­mien­tos o de fal­tas de res­pe­to que he teni­do que aguan­tar des­de hace 9 meses, cuan­do di el paso de anun­ciar públi­ca­men­te mi con­di­ción de mujer trans.

Y sobre todo es alu­ci­nan­te por­que muchas de ellas han veni­do de gen­te que se auto­ca­li­fi­ca “de izquier­da” o “femi­nis­ta”. “Machi­to con fal­da”, “misó­ginO”, “tra­ve­lo”, “engen­dro”, “estas a favor de los vien­tres de alqui­ler”, “eres de la sec­ta queer”, “irra­cio­nal”, y un lar­go etcé­te­ra. Inclu­so no han fal­ta­do quie­nes, a raíz de escri­bir varios artícu­los sobre la cues­tión trans, se han apre­su­ra­do a decir que “estoy a suel­do de Soros” o del “lobby trans-queer”. ¡Y yo pre­ca­ria de por vida! ¡Por favor! ¡Dígan­me don­de está el lobby ese para ir a pasar­les la factura!

Si ser trans ya es difí­cil de por sí, con toda la dis­cri­mi­na­ción, cues­tio­na­mien­tos y vio­len­cias que aguan­ta­mos a dia­rio, con el rui­do actual sobre las per­so­nas trans ya es como una peli de terror. Estar en medio de esta gue­rra, en medio de este deba­te tan pola­ri­za­do sobre nues­tros dere­chos, en el que las per­so­nas trans se han con­ver­ti­do sin que­rer­lo en el cen­tro del deba­te, don­de todo el mun­do opi­na por ellas sin tener­las en cuen­ta. A nivel psi­co­ló­gi­co y suma­do a todas las demás opre­sio­nes, es una pre­sión inaguantable.

Las fala­cias del hom­bre de paja

Los man­tras que acom­pa­ñan estos argu­men­tos transex­clu­yen­tes son varia­dos y más fal­sos que un bille­te de 17,50. Duran­te estos meses me los he apren­di­do de memo­ria. Son como el ser­món de una igle­sia. Son ideas que nacen con el úni­co pro­pó­si­to de seña­lar y difun­dir odio.

Uno de ellos es el que nos vin­cu­la a las per­so­nas trans con los vien­tres de alqui­ler. Es la fala­cia del hom­bre de paja. ¿Por­que si la inmen­sa mayo­ría de pare­jas usua­rias de vien­tres de alqui­ler son cis y hete­ro, segui­dos de lejos por pare­jas gays y les­bia­nas, y dejan­do un ridícu­lo por­cen­ta­je de per­so­nas trans que optan por la tra­ta repro­duc­ti­va, se nos car­ga al colec­ti­vo trans con este San Beni­to? Aun­que hay orga­ni­za­cio­nes, como la FELGTB (cer­ca­na al PSOE, mire usted por don­de) que sí que se posi­cio­nan a favor de esta prác­ti­ca, la reali­dad es que hay muchas otras orga­ni­za­cio­nes que se han mani­fes­ta­do en con­tra de ella. Quie­nes vin­cu­lan al colec­ti­vo trans con ella nun­ca hablan, por ejem­plo, de esta cam­pa­ña que impul­só par­te la comu­ni­dad LGTBI+ con el nom­bre #FELGTB­NoEn­Mi­Nom­bre – LGTBI con­tra la tra­ta repro­duc­ti­va.

Otro man­tra es el de vin­cu­lar­nos al colec­ti­vo trans con el pro­xe­ne­tis­mo., la pros­ti­tu­ción, etcé­te­ra. En pri­mer lugar, si hay un por­cen­ta­je alto de muje­res trans que opta por la pros­ti­tu­ción es por con­se­cuen­cia direc­ta a la dis­cri­mi­na­ción labo­ral que sufren. En segun­do lugar, con­fun­dir o equi­pa­rar a la pros­ti­tu­ta con el pro­xe­ne­ta, como muchas veces se hace, es como con­fun­dir o equi­pa­rar al obre­ro con el patrón. Es absur­do. Y, en ter­cer lugar, ¿Cuán­tas muje­res trans podrían dejar la pros­ti­tu­ción si en la ley se imple­men­ta­sen medi­das para aca­bar con el veto labo­ral a las per­so­nas trans? Me hacen gra­cia quie­nes se dicen abo­li­cio­nis­tas de la pros­ti­tu­ción, pero que con sus accio­nes (opo­nién­do­se a que haya una ley trans esta­tal que imple­men­te dichas medi­das) per­pe­túan el que a muchas muje­res trans no les que­de más reme­dio que pros­ti­tuir­se para ganar el sus­ten­to. A eso yo le lla­mo HIPOCRESÍA.

Lue­go tene­mos la rece­ta estre­lla transex­clu­yen­te para infan­ti­li­zar y ridi­cu­li­zar a las per­so­nas trans: 1º) Háble­se de las iden­ti­da­des de las per­so­nas trans como un “deseo”, un “capri­cho”, una “elec­ción” o “algo sub­je­ti­vo” o “irreal”. 2º) Vin­cú­le­se esto con el neo­li­be­ra­lis­mo, el egoís­mo, lo indi­vi­dual, lo inso­li­da­rio, etcé­te­ra… 3º) Tra­te a las per­so­nas trans como si lo fue­ran por­que lo aca­ban de ver en el catá­lo­go del IKEA. 4º) Aña­da pala­bras como “pos­mo” o “cuir” todo el rato, aun­que no ven­gan a cuen­to. Que­da­rá usted de super­guay y megarrevolucionario.

Lo que hay que enten­der, es que las per­so­nas trans no ele­gi­mos ser trans, al igual que una per­so­na hete­ro o una per­so­na homo­se­xual no eli­gen su sexua­li­dad. Lo úni­co que pode­mos ele­gir es si vivir escon­di­das o si con­tar­le al mun­do quie­nes somos en reali­dad. De ser una elec­ción, des­de lue­go que mucha gen­te trans habría ele­gi­do no ser trans ¿Para qué? ¿Para pasar por toda la dis­cri­mi­na­ción que pasa­mos a dia­rio? ¿Para ser con­ti­nua­men­te cues­tio­na­das? ¿Para engro­sar la lis­ta de per­so­nas trans que se aca­ban sui­ci­dan­do por­que sien­ten que no enca­jan en esta socie­dad? Para eso, segu­ro que muchas per­so­nas trans pre­fe­ri­rían haber esta­do acor­de con el géne­ro asig­na­do al nacer. Mucho más fácil. Así que resul­ta paté­ti­co hablar del hecho de ser trans en esos tér­mi­nos. No veas tú que “capri­cho” es vivir en un día a día de discriminación.

Otra fala­cia de las más noci­vas a la par que ridí­cu­la, y que ade­más es de las más usa­das, es la dife­ren­cia­ción y segre­ga­ción entre dos tér­mi­nos: tran­se­xual y trans­gé­ne­ro. En el ima­gi­na­rio transex­clu­yen­te, tran­se­xual sería la per­so­na trans que habría lle­va­do a cabo los pro­ce­sos de hor­mo­na­ción y ciru­gías, y trans­gé­ne­ro sería quien no ha lle­va­do a cabo dichos pro­ce­sos. Por supues­to esto bus­ca sepa­rar, el clá­si­co “divi­de y ven­ce­rás”, el crear per­so­nas trans “de pri­me­ra” y per­so­nas trans “de segun­da”, otor­gán­do­le supe­rio­ri­dad a las per­so­nas que lla­man tran­se­xua­les sobre el res­to. Que ade­más es una fal­sa supe­rio­ri­dad, tener cla­ro que al final, a las per­so­nas transex­clu­yen­tes les impor­tan una mier­da los dere­chos tan­to de unas como de otras. En mi opi­nión, la intro­duc­ción del tér­mino trans­gé­ne­ro, es algo que nació en el mun­do anglo­sa­jón entre otras cau­sas por razo­nes lin­güís­ti­cas. Pero hay quien se ha apre­su­ra­do a uti­li­zar esta dife­ren­cia­ción para divi­dir. Al esti­lo de “los oku­pas bue­nos” vs. “los oku­pas malos”, los “mani­fes­tan­tes demó­cra­tas” vs “los mani­fes­tan­tes vio­len­tos” o tan­tos otros ejem­plos. Yo, nor­mal­men­te no hablo ni de tran­se­xual ni de trans­gé­ne­ro, hablo de per­so­nas trans, pero no ten­go nada con que cada unx uti­li­ce tal o cual tér­mino, siem­pre y cuan­do no lo haga con áni­mo de sepa­rar y crear “nive­les” de per­so­nas trans.

Siguien­do con los dog­mas de fe transex­clu­yen­tes está el que dice que el femi­nis­mo en masa está en con­tra de la pro­pues­ta de ley trans esta­tal. Pero la reali­dad nos demues­tra que el mani­fies­to reac­cio­na­rio «con­tra el borra­do de las muje­res» reco­gió 100 fir­mas de colec­ti­vos y 3.000 per­so­nas, y eso en 6 meses que die­ron la posi­bi­li­dad de fir­mar­lo. En cam­bio, el mani­fies­to femi­nis­ta por los dere­chos de las per­so­nas trans ha reco­gi­do fir­ma de 600 colec­ti­vos y 11.000 per­so­nas en UNA SEMANA. Este hecho des­mon­ta total­men­te esa afir­ma­ción. Pese a lo cual, des­de pos­tu­ras transex­clu­yen­tes siguen arro­gán­do­se el papel de ser la van­guar­dia del femi­nis­mo. Y has­ta creen que pue­den ir reti­ran­do car­net de femi­nis­tas a quien se mues­tra a favor de los dere­chos trans.

Y el mejor de todos, el dog­ma transex­clu­yen­te por anto­no­ma­sia, es el de “el borra­do de las muje­res”. Esta idea bebe de las mis­mas fuen­tes reac­cio­na­rias de las que tan­tos ejem­plos tene­mos en la his­to­ria. Véa­se: “Si deja­mos votar a las muje­res los hom­bres vamos a per­der dere­chos”. “si le damos dere­chos a los negros los blan­cos vamos a per­der los nues­tros” o “si deja­mos que los homo­se­xua­les se casen será el fin de las fami­lias tra­di­cio­na­les hete­ros”. Ade­más, de ser ver­dad esta pro­fe­cía, que cuen­ta que al dar dere­chos a las per­so­nas trans las muje­res per­de­rán los suyos y serán “borra­das del mapa”, podría­mos con­cluir que ya no exis­ten muje­res en Anda­lu­cía, o en Madrid, Valen­cia, Ara­gón o en Hego Eus­kal Herria. Por­que en estas comu­ni­da­des ya fun­cio­nan des­de hace años leyes auto­nó­mi­cas que legis­lan en base a la des­pa­to­lo­gi­za­ción y la auto­de­ter­mi­na­ción de géne­ro. Tam­po­co exis­ten ya muje­res argen­ti­nas, cana­dien­ses, mal­te­sas, dane­sas, por­tu­gue­sas… y un lar­go etcétera.

Exis­ten muchas más fala­cias del hom­bre de paja. Muchos más man­tras y muchas más men­ti­ras den­tro de los argu­men­tos transex­clu­yen­tes, pero creo que con esto he dado unas peque­ñas pin­ce­la­das sobre cómo fun­cio­na este ideario.

Fuen­te: https://www.despertrans.com/2021/02/15/la-izquierda-y-la-cuestion-trans‑i/, Kao­sen­la­red.

Fuen­te: Prensalatina.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *