Bra­sil. Tres ejér­ci­tos en la gue­rra de clases

Por Ney Nunes. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 de febre­ro de 2021.

Tras las apa­rien­cias enga­ño­sas del jue­go polí­ti­co bur­gués se desa­rro­lla en Bra­sil una con­fron­ta­ción, cada vez más radi­ca­li­za­da, entre las tres fac­cio­nes polí­ti­cas de la gue­rra de cla­ses sociales.

En medio de ese enfren­ta­mien­to, las dis­tin­tas siglas de los par­ti­dos, cen­tra­les sin­di­ca­les, deno­mi­na­cio­nes reli­gio­sas, apa­ra­tos de comu­ni­ca­ción de masas y ONG, for­man una nie­bla que pue­de nublar nues­tra visión. No obs­tan­te, toda esta apa­ren­te diver­si­dad se pue­de inte­grar en tres ejes, que cons­ti­tu­yen los tres ejér­ci­tos que se enfren­tan en la gue­rra de cla­ses brasileña.

El pri­mer ejér­ci­to, el que ha esta­do en el poder des­de el final de la dic­ta­du­ra empre­sa­rial-mili­tar de 1964, es el de la demo­cra­cia bur­gue­sa. Está diri­gi­do por el sec­tor hege­mó­ni­co de la gran bur­gue­sía, esen­cial­men­te com­pues­to por el sec­tor finan­cie­ro, por mega­em­pre­sas de los sec­to­res de la comu­ni­ca­ción de masas, oli­go­po­lios indus­tria­les y comer­cia­les, agro­ne­go­cio y mine­ría, que están umbi­li­cal­men­te liga­das a las poten­cias capi­ta­lis­tas, en una rela­ción subor­di­na­da y opor­tu­nis­ta que bus­ca garan­ti­zar sus ganan­cias en el pro­ce­so de repri­ma­ri­za­ción de la eco­no­mía bra­si­le­ña que se vie­ne desa­rro­llan­do des­de hace tres déca­das. Su arco polí­ti­co es bas­tan­te amplio, abar­can­do tan­to a la dere­cha como al cen­tro y a la izquier­da, ya que aúna el neo­li­be­ra­lis­mo con el neo­de­sa­rro­llis­mo des­de la pers­pec­ti­va del mer­ca­do y una supues­ta armo­nía entre cla­ses sociales.

El segun­do ejér­ci­to es el neo­fas­cis­ta de extre­ma dere­cha, una varian­te radi­cal del pri­mer ejér­ci­to. Sur­gió de la cri­sis polí­ti­ca y social de la pro­pia demo­cra­cia bur­gue­sa, dema­sia­do cues­tio­na­da por amplios sec­to­res de la pobla­ción. Madu­ró en una situa­ción de caos y pre bar­ba­rie ins­ta­la­da en la peri­fe­ria de las gran­des ciu­da­des bra­si­le­ñas. Lle­gó a la pre­si­den­cia tras las elec­cio­nes de 2018 gra­cias a una alian­za con los evan­gé­li­cos pen­te­cos­ta­les (ex alia­dos de los gobier­nos del PT), que le die­ron un apo­yo masi­vo, logran­do derro­tar a los can­di­da­tos pre­fe­ren­cia­les de la gran bur­gue­sía, que sólo en ese momen­to con­vir­tió al can­di­da­to neo­fas­cis­ta, que real­men­te era su plan B, en su can­di­da­to para evi­tar que el PT regre­sa­se al gobierno. Este segun­do ejér­ci­to está lide­ra­do por gran­des y media­nos empre­sa­rios de los más varia­dos sec­to­res eco­nó­mi­cos y regio­nes del país, arti­cu­la­dos con sec­tas pen­te­cos­ta­les, fuer­zas arma­das, poli­cías y mili­cias para­mi­li­ta­res. Su pro­yec­to polí­ti­co de poder es una dic­ta­du­ra empre­sa­rial-mili­tar fas­cis­ta, pro­fun­di­zan­do la rela­ción depen­dien­te con res­pec­to al impe­ria­lis­mo, supri­mien­do a la opo­si­ción y repri­mien­do vio­len­ta­men­te cual­quier inten­to de resis­tir a las masas explotadas.

El ter­cer ejér­ci­to toda­vía care­ce de un pro­gra­ma, orga­ni­za­ción, uni­dad y poten­cia de fue­go para hacer fren­te a la tarea que tie­ne por delan­te. Se pue­de decir que, de los tres, es en este momen­to el más frag­men­ta­do y des­ar­ti­cu­la­do. Esta­mos hablan­do del ejér­ci­to pro­le­ta­rio. Su debi­li­dad actual nace pre­ci­sa­men­te de la enor­me pre­sión que ejer­ció el pri­mer ejér­ci­to (demo­cra­cia bur­gue­sa) en todos sus flan­cos, corrom­pien­do y coop­tan­do a sus “ofi­cia­les” en todos los nive­les, has­ta el pun­to de for­mar una pode­ro­sa quin­ta colum­na que se vol­vió hege­mó­ni­ca en su inte­rior pre­di­can­do la doc­tri­na de la con­ci­lia­ción de cla­ses y la huma­ni­za­ción del capi­ta­lis­mo. Esta quin­ta colum­na tie­ne nom­bre y ape­lli­do, es la vie­ja social­de­mo­cra­cia, aho­ra ves­ti­da con un atuen­do posmoderno.

La gue­rra con­ti­núa, los ata­ques de la bur­gue­sía y el impe­ria­lis­mo con­tra el pro­le­ta­ria­do son cada vez más inci­si­vos y radi­ca­les, se recor­tan dere­chos ele­men­ta­les y se nie­gan nece­si­da­des bási­cas, todo por la maxi­mi­za­ción del bene­fi­cio y la con­cen­tra­ción de la rique­za. El blo­que bur­gués-impe­ria­lis­ta tie­ne dos ejér­ci­tos expe­ri­men­ta­dos y bien arma­dos, la demo­cra­cia bur­gue­sa y el neo­fas­cis­mo. La his­to­ria ya nos ha ense­ña­do a tra­vés de gol­pes de Esta­do, inter­ven­cio­nes mili­ta­res y, prin­ci­pal­men­te, dos gue­rras mun­dia­les, de las bar­ba­ri­da­des y de los geno­ci­dios de que son capaces.

A pesar de las con­di­cio­nes adver­sas, la posi­bi­li­dad de una futu­ra vic­to­ria del ejér­ci­to pro­le­ta­rio des­can­sa sobre tres pila­res que deben cimen­tar su van­guar­dia (ins­trui­da y cohe­sio­na­da por su par­ti­do revolucionario):

1- Res­ca­tar el pro­yec­to his­tó­ri­co de poder de la Comu­na de París y de la Revo­lu­ción Soviética.

2- Des­ha­cer­se de la quin­ta colum­na social­de­mó­cra­ta, denun­cian­do sus trai­cio­nes y opor­tu­nis­mo al ser­vi­cio de la ges­tión capi­ta­lis­ta y del imperialismo.

3- Recons­truir sus orga­ni­za­cio­nes en el fra­gor del com­ba­te, for­jan­do el pro­gra­ma y la uni­dad nece­sa­rios para derro­tar a los dos ejér­ci­tos del enemi­go de cla­se en todos los terre­nos de la lucha.

Fuen­te: Rebelión

Tra­du­ci­do del por­tu­gués para Rebe­lión por Alfre­do Igle­sias Diéguez

Fuen­te original 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *