Bra­sil. El ejér­ci­to pre­sio­nó para que la Cor­te Supre­ma dic­ta­se la pri­sión de Lula en 2018

Por Jurai­ma Tava­res. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 de febre­ro de 2021.

El ex jefe del ejér­ci­to Eduar­do Villas Boas reve­ló que la cúpu­la mili­tar bra­si­le­ña arti­cu­ló en 2018, año de la elec­ción del pre­si­den­te Jair Bol­so­na­ro, una ame­na­za ‑que fue cono­ci­da por un tex­to en Twit­ter- para que el Supre­mo Tri­bu­nal Fede­ral no acep­ta­ra un habeas cor­pus para libe­rar al ex pre­si­den­te Luiz Inácio Lula da Sil­va, prin­ci­pal favo­ri­to para ganar las elec­cio­nes de ese año.

La reve­la­ción sobre un posi­ble gol­pe está inclui­da en una entre­vis­ta de 13 horas que con­ce­dió para un libro del Cen­tro de Docu­men­ta­ción His­tó­ri­ca de la Uni­ver­si­dad Fun­da­ción Getú­lio Var­gas (FGV) divul­ga­da recien­te­men­te a la pren­sa, en la que jus­ti­fi­ca la ame­na­za con­tra el máxi­mo tri­bu­nal por­que había movi­mien­tos gol­pis­tas que pedían una inter­ven­ción mili­tar en caso de la libe­ra­ción de Lula, pre­so tras ser con­de­na­do por el ex juez Sér­gio Moro por corrupción.

Para Villas Boas, libe­rar a Lula sería un ries­go para la ins­ti­tu­cio­na­li­dad, aun­que no dice el moti­vo, aun­que deja en cla­ra una even­tual inter­ven­ción mili­tar en caso de que Lula fue­ra libe­ra­do. En el libro reve­la que fue bajo su man­do que los mili­ta­res vol­vie­ron a aden­trar­se en polí­ti­ca, bus­can­do a un can­di­da­to que en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2018 pudie­se derro­tar a la izquier­da, repre­sen­ta­da esen­cial­men­te por el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT) de Lula da Silva.

«El tex­to fue some­ti­do a mi staff y lue­go a los jefes mili­ta­res de área (de todo el país) antes de su publi­ca­ción. Se tra­ta­ba de una adver­ten­cia, mucho más que una ame­na­za», dice en el libro el ex gene­ral del ejér­ci­to Vilas Boas, quien lle­gó al car­go máxi­mo en el gobierno de la tra­balhis­ta de Dil­ma Rous­seff (2011−2016) y lue­go, en 2019, tras su reti­ro, se con­vir­tió en ase­sor pre­si­den­cial de Bol­so­na­ro, por lo que es una figu­ra de enor­me influen­cia sobre la tropa.

Entre las reve­la­cio­nes impac­tan­tes, Villas Boas admi­te que se reu­nió varias veces con el enton­ces vice pre­si­den­te Michel Temer, cuan­do se esta­ba tra­man­do el gol­pe ins­ti­tu­cio­nal (par­la­men­ta­rio) que arre­ba­tó la pre­si­den­cia a Dil­ma Rous­seff. Tam­bién admi­te que un tex­to divul­ga­do por las redes socia­les en vís­pe­ras de que el Supre­mo Tri­bu­nal Fede­ral vota­se un habeas cor­pus soli­ci­ta­do por la defen­sa de Lula da Sil­va tenía como pro­pó­si­to direc­to alcan­zar el resul­ta­do pre­ten­di­do: el recha­zo a la petición.

Tam­bién sor­pren­dió la con­fe­sión de que el tex­to no era suyo sino resul­ta­do de varias con­ver­sa­cio­nes con el alto man­do del ejér­ci­to de Tie­rra. O sea, fue una ini­cia­ti­va de la jefa­tu­ra de la más impor­tan­te de las fuer­zas arma­das bra­si­le­ñas; las fuer­zas aéreas y la mari­na no fue­ron ni con­sul­ta­das ni informadas.

Des­pués de que Rous­seff ins­tau­ra­ra la Comi­sión de la Ver­dad, des­ti­na­da a inves­ti­gar y denun­ciar los crí­me­nes de lesa huma­ni­dad come­ti­dos por mili­ta­res y agen­tes públi­cos de segu­ri­dad duran­te la dic­ta­du­ra (1964−1985), el alto man­do vio la nece­si­dad de ente­rrar la pro­pues­ta y con­fiar en algún man­da­ta­rio que no fue­ra del PT.

Para Villas Boas, Bol­so­na­ro, quien era con­si­de­ra­do un ejem­plo de indis­ci­pli­na e irre­gu­la­ri­dad como capi­tán del ejér­ci­to, era la úni­ca opción via­ble para derro­tar a la izquier­da en 2018 y, de paso, ase­gu­rar a los uni­for­ma­dos un retorno al esce­na­rio político.

Lo que está cla­ro es que el de Bol­so­na­ro no es un gobierno mili­ta­ri­za­do, con más de 10 mil efec­ti­vos (acti­vos y reti­ra­dos) en car­gos del gobierno, sino un gobierno de los mili­ta­res, que hicie­ron todo lo posi­ble para vol­ver al poder tras la dic­ta­du­ra de 1964.

En el Bra­sil de hoy hay un gobierno enca­be­za­do por un ex mili­tar y ex con­gre­sis­ta de oscu­ra tra­yec­to­ria que cuen­ta con el total res­pal­do del ejér­ci­to, que aho­ra se hace cóm­pli­ce de todo lo que ocu­rre en Bra­sil. Tam­bién de la pan­de­mia: más de mil muer­tos por covid-19 cada 24 horas, o sea, más de 40 cada hora, casi uno por minu­to, seña­la Eric Nepomuceno.

Mien­tras, el PT

La defen­sa del ex pre­si­den­te Luiz Inácio Lula da Sil­va ase­gu­ró que exis­ten prue­bas sufi­cien­tes para encau­sar al ex juez Sér­gio Moro por par­cia­li­dad e ile­ga­li­dad en la per­se­cu­ción judi­cial que pro­ta­go­ni­zó con­tra el ex man­da­ta­rio. Los abo­ga­dos defen­so­res seña­la­ron que la lucha con­tra la corrup­ción fue el lema que impul­só la aho­ra des­ac­ti­va­da ope­ra­ción Lava Jato, sin embar­go, ‘las prác­ti­cas lega­les corrup­tas y sin escrú­pu­los eran la reali­dad cotidiana’.

Los abo­ga­dos del líder del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res acce­die­ron a con­ver­sa­cio­nes, pira­tea­das por hac­kers a telé­fo­nos móvi­les de miem­bros de la Lava Jato, tras una deci­sión del juez Ricar­do Lewan­dows­ki, del Supre­mo Tri­bu­nal Fede­ral y seña­la­ron que “los diá­lo­gos que aho­ra se reve­lan refuer­zan este anti­guo esce­na­rio de sos­pe­cha e ile­ga­li­dad prac­ti­ca­do por Lava Jato y mues­tran al des­nu­do cómo se ha corrom­pi­do el Esta­do de derecho”.

Los abo­ga­dos Cris­tiano Zanin y Vales­ka Mar­tins afir­man que el mate­rial al que acce­die­ron fue el con­fis­ca­do por la Poli­cía Fede­ral en el momen­to en que era dili­gen­cia­do por el pro­pio Moro, duran­te la ope­ra­ción deno­mi­na­da Spoo­fing (usur­pa­ción) y reite­ra­ron que el acce­so fue auto­ri­za­do por deci­sión del juez Lewandowski.

Se tra­ta de un mate­rial que está en poder del Esta­do, some­ti­do al escru­ti­nio de los exper­tos y cuyo acce­so fue fran­qui­cia­do por el máxi­mo órgano del poder judi­cial, aña­die­ron susa­bo­ga­dos, tras denun­ciar que el con­te­ni­do del mate­rial tele­fó­ni­co deco­mi­sa­do mues­tra tram­pas pro­ce­sa­les de todo orden y la cons­ti­tu­ción de una ver­da­de­ra agen­cia clan­des­ti­na de per­se­cu­ción con­tra los adversarios.

‘Esta­mos ante una opor­tu­ni­dad úni­ca para enten­der cómo el law­fa­re (gue­rra jurí­di­ca) pue­de lle­var a un país a la rui­na, como ocu­rrió con Bra­sil’, sub­ra­ya­ron. Los men­sa­jes pusie­ron al des­nu­do la fal­ta de impar­cia­li­dad de Moro y su influen­cia en pro­ce­di­mien­tos y estra­te­gias de la Lava Jato, así como sus cla­ras inten­cio­nes de con­de­nar sin prue­bas a Lula. El dic­ta­men de Lewan­dows­ki repre­sen­ta otra vic­to­ria judi­cial para el ex presidente.

Jua­rai­ma Tava­res es inves­ti­ga­do­ra bra­si­le­ña y ana­lis­ta aso­cia­da al Cen­tro Lati­no­ame­ri­cano de Aná­li­sis Estra­té­gi­co (CLAE).

Fuen­te: estra​te​gia​.la

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.