Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Fas­cis­mo sin complejos

Por Alfre­do Ozae­ta, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 16 de febre­ro de 2021.

No pode­mos caer en el error de rela­ti­vi­zar estas situa­cio­nes, esta­mos hablan­do de pen­sa­mien­to único.

La deri­va de este siglo XXI nos está dejan­do, apar­te de las cri­sis eco­nó­mi­cas o, tal vez, mejor defi­nir­las como movi­mien­tos tec­tó­ni­cos en las estruc­tu­ras eco­nó­mi­cas y mer­ca­do de tra­ba­jo, una de ellas toda­vía en cur­so debi­do a la actual pan­de­mia y con oscu­ro hori­zon­te por más que ape­le­mos al opti­mis­mo, otras de índo­le ideo­ló­gi­co y de valo­res, impul­so­ras de movi­mien­tos ultra­de­re­chis­tas de cre­ci­mien­to sostenido.

Esto, aun sien­do algo anun­cia­do, nun­ca habían des­apa­re­ci­do, no deja de ser alar­man­te en cuan­to a su capa­ci­dad de rege­ne­ra­ción en teji­dos y sis­te­mas supues­ta­men­te demo­crá­ti­cos, en supues­tas socie­da­des evo­lu­cio­na­das y tam­bién con supues­tos esta­dos de bien­es­tar. Con­ti­núan toman­do pro­ta­go­nis­mo o posi­cio­nes que sin corres­pon­der­les por su implan­ta­ción, méri­tos o adhe­sio­nes, debi­do al rui­do que pro­du­cen y a la cober­tu­ra mediá­ti­ca que des­de los medios e influ­yen­tes pode­res se les cede con­si­guen hacer­se visibles.

Sus muta­cio­nes, al igual que las del virus tam­bién se van adap­tan­do a las nue­vas situa­cio­nes aun­que sus señas de iden­ti­dad tota­li­ta­rias per­ma­ne­cen inva­ria­bles. Así encon­tra­mos un amplio espec­tro que, sin defi­nir­se como tal, sí que adop­ta prác­ti­cas y com­por­ta­mien­tos pro­pios de la géne­sis fas­cis­ta. Estos van des­de la extre­ma dere­cha has­ta otros que inclu­so se defi­nen como socia­lis­tas o con com­po­nen­te pro­gre­sis­ta, pasan­do por los que dicen situar­se en el cen­tro o de ideo­lo­gía neo­li­be­ral, pero a los que muchas veces es difí­cil dife­ren­ciar ya que guar­dan, aun­que con dife­ren­tes inten­si­da­des, un pen­sa­mien­to uni­for­me sobre todo cuan­do se tra­ta de «pro­ble­mas de Esta­do», don­de no nos con­fun­da­mos, no se tra­ta de la mejo­ra de las con­di­cio­nes de vida, dere­chos e igual­dad de todas las ciu­da­da­nas, sino de cues­tio­nes que ata­ñen a la defen­sa de deter­mi­na­das ins­ti­tu­cio­nes y, sobre todo, a la uni­dad de su sacro­san­to Estado.

Este com­po­nen­te común se tra­du­ce en la con­cul­ca­ción de dere­chos indi­vi­dua­les o su limi­ta­ción en favor de los de «su» Esta­do y en la arti­cu­la­ción popu­lis­ta de sus dis­cur­sos. Han per­di­do los com­ple­jos, ya no guar­dan ni las for­mas, la men­ti­ra es habi­tual en sus dis­cur­sos, son men­ti­ro­sos com­pul­si­vos, la moral que dicen obser­var e inten­tan impo­ner­nos a los demás la tras­gre­den con­ti­nua­men­te, sus actua­cio­nes son total­men­te con­tra­rias a las nor­mas que pre­di­can, sus pro­gra­mas se basan en la hipó­cri­ta dema­go­gia del que es cono­ce­dor de que su incum­pli­mien­to no le pasa­ra nin­gún tipo de fac­tu­ra, ni elec­to­ral ni de otro tipo. Les da igual decir una cosa y la con­tra­ria y la res­pon­sa­bi­li­dad de sus des­ati­nos siem­pre es de ter­ce­ros, pre­fe­ren­te­men­te de sus adver­sa­rios polí­ti­cos, aun­que estos no hayan par­ti­ci­pa­do en sus deci­sio­nes. La auto­crí­ti­ca y la humil­dad no tie­nen cabi­da en su dic­cio­na­rio, crean este­reo­ti­pos socia­les posi­ti­vos o nega­ti­vos según estra­te­gias o el inte­rés del momento.

Es habi­tual encon­trar­nos con per­so­na­jes que, sin haber tra­ba­ja­do jamás en su vida habién­do­se limi­ta­do a vivir de la polí­ti­ca a cons­ta de sub­ven­cio­nes públi­cas o dine­ros opa­cos, cri­ti­can las ayu­das que pue­dan dar­se a nece­si­ta­dos; polí­ti­cos que pon­ti­fi­can sobre dere­chos cri­ti­can­do a paí­ses que, por razo­nes más que fun­da­das, se han empo­de­ra­do o lo están inten­tan­do con­tra tira­nías e influen­cias impe­ria­lis­tas exter­nas, osan cues­tio­nar sus liber­ta­des cuan­do en el oasis que dicen repre­sen­tar se han cerra­do perió­di­cos y emi­so­ras de radio e ile­ga­li­za­do for­ma­cio­nes polí­ti­cas y don­de uno toda­vía no pue­de opi­nar o decir lo que pien­sa ya que corre el rie­go de que le acu­sen de apo­lo­gía de no se sabe qué deli­tos, pero que ya los crea­ran para cer­ce­nar opi­nio­nes dife­ren­tes. Otros que hablan de demo­cra­cia como si ellos la hubie­ran inven­ta­do y lue­go reci­ben y ensal­zan a autén­ti­cos per­so­na­jes fascistas.

Últi­ma­men­te esta­mos asis­tien­do a la cons­ta­ta­ción de esta pér­di­da de ver­güen­za. Ejem­plos: las eli­tes, mili­ta­res, polí­ti­cos, ges­to­res públi­cos, etc., apro­ve­chán­do­se de sus car­gos se vacu­nan antes que ciu­da­da­nos y pro­fe­sio­na­les de ries­go, al más puro esti­lo supre­ma­cis­ta, pri­me­ro yo y la cla­se diri­gen­te y lue­go el pue­blo; res­pon­sa­bles de sin­di­ca­tos poli­cia­les que, para jus­ti­fi­car las des­pro­por­cio­na­das actua­cio­nes poli­cia­les, crean y difun­den cor­ti­nas de humo para ocul­tar su res­pon­sa­bi­li­dad, fal­ta de pro­fe­sio­na­li­dad y empa­tía con la ciu­da­da­nía; líde­res de for­ma­cio­nes polí­ti­cas y car­gos ins­ti­tu­cio­na­les que con­si­de­ran que el cum­pli­mien­to de la ley es una con­ce­sión y lo dicen sin son­ro­jar­se como es el caso del acer­ca­mien­to de los pre­sos; mili­ta­res, jubi­la­dos o no, en con­ni­ven­cia con otros pode­res hablan de invo­lu­ción y de fusi­lar a millo­nes de ciu­da­da­nos y no pasa nada, etc.

Mien­tras tan­to a polí­ti­cos vas­cos de izquier­da por decla­ra­cio­nes de lo más sen­sa­tas e impe­ca­bles des­de el pun­to de vis­ta demo­crá­ti­co les inten­tan some­ter a lin­cha­mien­to públi­co ter­gi­ver­san­do y mani­pu­lan­do sus decla­ra­cio­nes. Y así una inter­mi­na­ble rela­ción de hechos.

No pode­mos caer en el error de rela­ti­vi­zar estas situa­cio­nes, esta­mos hablan­do de pen­sa­mien­to úni­co. No es anec­dó­ti­co lo vivi­do últi­ma­men­te en el país más pode­ro­so del pla­ne­ta y que se pos­tu­la­ba como guar­dián, faro y guía de las demo­cra­cias moder­nas. Por no hablar de la gra­ve­dad en la demos­tra­ción de fuer­za y nin­gu­neo a los gobier­nos y sobre todo a la salud de las per­so­nas por par­te de las mul­ti­na­cio­na­les fabri­can­tes de vacu­nas. Si no esta­ba ya cla­ro que los intere­ses lucra­ti­vos y mate­ria­les están por enci­ma de los de las per­so­nas y el pla­ne­ta, ¡qué más hace fal­ta! Están con­si­guien­do sedi­men­tar la pér­di­da de valo­res esen­cia­les para la con­vi­ven­cia en armo­nía e igual­dad en favor de sobre pon­de­rar valo­res mate­ria­les a tra­vés de per­so­na­jes faná­ti­cos, engreí­dos e inte­lec­tual­men­te medio­cres. Vamos, fas­cis­mo en esta­do puro.

Para com­ba­tir­lo no nos que­da otra que con­tra­po­ner la cul­tu­ra, igual­dad en la diver­si­dad y el res­pe­to a las liber­ta­des indi­vi­dua­les y colec­ti­vas al indi­vi­dua­lis­mo, injus­ti­cia y codi­cia. No solo, como decía Eins­tein, la estu­pi­dez huma­na es infi­ni­ta sino que pue­de lle­gar a ser peligrosa.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *