Pablo Hasél, dete­ni­do entre la soli­da­ri­dad y la resistencia

Así es la demo­cra­cia espa­ño­la. El pasa­do sába­do 13 de febre­ro unas 300 per­so­nas des­fi­la­ron por Madrid has­ta el cemen­te­rio de la Almu­de­na para ren­dir home­na­je a la Divi­sión Azul, los espa­ño­les que com­ba­tie­ron a las órde­nes de Hitler duran­te la II Gue­rra Mun­dial. El acto esta­ba con­vo­ca­do por la Juven­tud Patrio­ta, una orga­ni­za­ción neo­na­zi madri­le­ña, y fue secun­da­do por dife­ren­tes gru­pos nazis y fas­cis­tas como el par­ti­do España2000 o La Falange.

Rea­li­za­ron el salu­do nazi, corea­ron con­sig­nas anti­se­mi­tas y uti­li­za­ron una coro­na de flo­res con una ban­de­ra esvás­ti­ca para su acto final. Hicie­ron un lla­ma­mien­to a des­obe­de­cer los toques de que­da, a sal­tar­se la dis­tan­cia social y rea­li­zar con­gre­ga­cio­nes nume­ro­sas. Según nos cuen­ta La Marea, la Dele­ga­ción del Gobierno no puso nin­gún impe­di­men­to a este acto, ni se apre­ció pre­sen­cia poli­cial a lo lar­go de la marcha.

No pasa nada. Son los cacho­rros nazis del sis­te­ma. Pue­den hacer enal­te­ci­mien­to al terro­ris­mo, hacer apo­lo­gía del con­ta­gio del coro­na­vi­rus y come­ter deli­tos de odio, todo jun­to públi­ca­men­te a ple­na luz del día.

Mien­tras tan­to, dos sema­nas antes la mani­fes­ta­ción con­vo­ca­da por la izquier­da extra­par­la­men­ta­ria bajo el lema “Nos están matan­do; en defen­sa de los ser­vi­cios públi­cos; en defen­sa de Madrid”, fue prohi­bi­da por la Dele­ga­ción del Gobierno en Madrid en base a un infor­me de la Direc­ción Gene­ral de Salud Públi­ca de la Comu­ni­dad. Aquí ya sí les impor­tó la salud públi­ca. Nada de con­gre­ga­cio­nes de las ins­ti­tu­cio­nes popu­la­res rebeldes.

Esta maña­na fue dete­ni­do Pablo Hasél, rape­ro y poe­ta repu­bli­cano, en la Uni­ver­si­dad de Llei­da. En medio de una can­ción de soli­da­ri­dad y resis­ten­cia. Con muchí­si­mos soli­da­rios de todo el esta­do espa­ñol cla­man­do por su liber­tad. Se negó a ir a la cár­cel por su pro­pio pie ante lo que es una injus­ti­cia fla­gran­te. La demo­cra­cia espa­ño­la colo­ca el car­tel de enal­te­ci­mien­to del terro­ris­mo e inju­rias a la coro­na a quien le intere­sa. Es un arma arrojadiza.

Se des­ta­pa la hipo­cre­sía. Hipo­cre­sía de cla­se. El terro­ris­mo de Esta­do les pare­ce bien. No can­téis, no pro­tes­téis, no os hagáis notar, no cons­tru­yáis refe­ren­tes, no cons­tru­yáis orga­ni­za­ción polí­ti­ca. Si lo hacéis, corréis el peli­gro de ir a la cár­cel. No sigáis el ejem­plo de Pablo Hasél.

Liber­tad Pablo Hasél. Soli­da­ri­dad y resistencia.

Fuen­te: La Hai­ne

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *