Irán. 42 años de un bri­llo que no se apaga

Por Pablo Jofré Leal, 15 de Febre­ro de 2021-. 

Exis­te con­sen­so abso­lu­to, entre ami­gos y enemi­gos de la Revo­lu­ción islá­mi­ca de Irán, que esta cons­ti­tu­ye uno de los suce­sos his­tó­ri­cos más rele­van­tes del siglo XX y que 42 años des­pués sigue sig­nan­do la polí­ti­ca internacional.

Una revo­lu­ción que logró alte­rar el sis­te­ma glo­bal bipo­lar sur­gi­do de las ceni­zas de la segun­da gue­rra mun­dial. Una revo­lu­ción masi­va, popu­lar, con­vo­can­te muy dis­tin­ta a cual­quier otra revo­lu­ción que haya teni­do nues­tro pla­ne­ta. Una revo­lu­ción triun­fan­te bajo un lide­raz­go poten­te, reco­no­ci­do y res­pe­ta­do como fue el del Imán Jomei­ni. Un movi­mien­to que cam­bio la corre­la­ción de fuer­zas has­ta enton­ces impe­ran­te en la zona de Asia occi­den­tal y cen­tral, que sacó a la nación per­sa del domi­nio esta­dou­ni­den­se situán­do­lo en la vera de la his­to­ria de las nacio­nes sobe­ra­nas. En el aná­li­sis com­pa­ra­do la revo­lu­ción islá­mi­ca de Irán es un pro­ce­so ori­gi­nal, dis­tin­to a esas revo­lu­cio­nes en base al lla­ma­do foco gue­rri­lle­ro lati­no­ame­ri­cano, movi­mien­tos de libe­ra­ción nacio­nal como en Arge­lia o paí­ses afri­ca­nos y asiá­ti­cos some­ti­dos al colonialismo.

Una Revo­lu­ción, dig­na repre­sen­tan­te de aque­llas mani­fes­ta­cio­nes pro­pias del espí­ri­tu revo­lu­cio­na­rio del pue­blo ira­ní, don­de los con­cep­tos de inde­pen­den­cia y jus­ti­cia son visi­bles: el movi­mien­to taba­ca­le­ro de fines del siglo XIX. El movi­mien­to cons­ti­tu­cio­nal (en la pri­me­ra déca­da del siglo XX) y el movi­mien­to para nacio­na­li­zar la indus­tria petro­le­ra, que sig­ni­fi­có la pre­sen­cia de ser­vi­cios de inte­li­gen­cia occi­den­ta­les al ser­vi­cio de los pode­res proc­ci­den­ta­les opues­tos a que Irán se hicie­ra due­ño de sus rique­zas natu­ra­les. Esta­dos Uni­dos y sus ser­vi­cios de inte­li­gen­cia, como la CIA (crea­da el año 1947) hicie­ron de Irán un cam­po de prue­ba, para derro­car gobier­nos que no seguían su predicamento. 

Efec­ti­va­men­te, el año 1951 se eli­ge Pri­mer Minis­tro de Irán a Moha­med Mosa­deq, quien inten­tó en agos­to del año 1953 nacio­na­li­zar la indus­tria petro­le­ra. Ese mis­mo mes, el Sha fir­ma un decre­to por el cual des­ti­tu­ye a Mos­sa­deq, bajo órde­nes de Washing­ton, deci­sión resis­ti­da por la pobla­ción obli­gan­do a Moham­mad Reza a huir con des­tino a Roma. Duran­te el trans­cur­so de este pro­ce­so el jefe de la CIA, Allan Dulles arri­ba a la capi­tal ita­lia­na, para coor­di­nar las accio­nes que con­du­je­ron al derro­ca­mien­to de Mos­sa­deq. El Shah, bajo la guía de la CIA retor­na a Irán y comien­za a desa­rro­llar una polí­ti­ca de pro­fun­da repre­sión. Apo­ya­do en esto por la poli­cía secre­ta fun­da­da el año 1957 la SAVAK (Sazeman‑e Ettela’at va Amniyat‑e Kesh­var) Orga­ni­za­ción de Inte­li­gen­cia y Segu­ri­dad Nacio­nal) cuyos fun­da­men­tos, entre­na­mien­to y direc­ción estu­vie­ron en manos de la CIA.

La polí­ti­ca des­es­ta­bi­li­za­do­ra de Esta­dos Uni­dos con­tra Irán ya sea en for­ma direc­ta o indi­rec­ta se remon­ta al menos a seten­ta años. Efec­ti­va­men­te, tras el tér­mino de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, Washing­ton deci­dió, que en el mar­co del enfren­ta­mien­to Este-Oes­te (la deno­mi­na­da Gue­rra Fría) Irán sería una pie­za cla­ve en la con­ten­ción de los afa­nes hege­mó­ni­cos de la ex Unión Sovié­ti­ca. Se con­so­li­dó así un doble pivo­te reac­cio­na­rio y con carac­te­rís­ti­cas de gen­dar­me de los intere­ses de occi­den­te en Orien­te Medio: el Irán Monár­qui­co y la crea­ción arti­fi­cio­sa de la enti­dad sio­nis­ta el año 1948. A la par de dar sus­ten­to a la con­for­ma­ción del régi­men cri­mi­nal sio­nis­ta en tie­rras pales­ti­nas, Esta­dos Uni­dos desa­rro­lló una cer­ca­na rela­ción con Moham­mad Reza Pahlavi.

La revo­lu­ción del año 1979 esta­ble­ció un cam­bio radi­cal a lo men­cio­na­do pre­ce­den­te­men­te y ello per­mi­ti­ría ejer­cer la ple­na sobe­ra­nía de la nación per­sa, en todos los ámbi­tos de su vida y en el mar­co de una repú­bli­ca islá­mi­ca, lo que la hace total­men­te dife­ren­te a cual­quie­ra otra que se haya dado has­ta enton­ces. Una revo­lu­ción úni­ca y dis­tin­gui­ble. Y eso influ­yó cla­ra­men­te en el con­cier­to inter­na­cio­nal: pues impli­có des­pren­der­se del tute­la­je esta­dou­ni­den­se y bri­tá­ni­co. Cen­trar­se en la defen­sa de su sobe­ra­nía pero sin olvi­dar la defen­sa de otros pue­blos, como el pales­tino, por ejem­plo. Por ello no es casual que a pocos meses del triun­fo revo­lu­cio­na­rio, una de las pri­me­ras en el plano exte­rior haya sido el con­cre­tar la con­me­mo­ra­ción y defen­sa del Dia inter­na­cio­nal de Al Quds, pro­pi­cia­do por el pro­pio Imán Jomei­ni. Irán comien­za a cami­nar por una vía pro­pia de desa­rro­llo. Es, por tan­to, una revo­lu­ción dife­ren­te, nove­do­sa, no cono­ci­da y por tan­to gene­ra inte­rro­gan­tes y sobre todo la evi­den­cia que no se podrá con­tar con la nación per­sa para agre­dir a los pue­blos de la región, ni para some­ter­se a los ape­ti­tos comer­cia­les de empre­sas ener­gé­ti­cas trans­na­cio­na­les, ni ser par­te de ban­dos ideo­ló­gi­cos que se dispu­tan el con­trol del planeta.

El 11 de febre­ro de 1979 el Imam Jomei­ni, lue­go de tres lus­tros de exi­lio: Tur­quía, Irák y en los últi­mos años en Fran­cia, retor­na a Irán. Un Aya­to­llah Jomei­ni que ejer­ció un lide­raz­go deci­si­vo, cla­ve para el éxi­to de una revo­lu­ción ale­ja­da de par­ti­dos polí­ti­cos, cau­di­lla­jes mili­ta­res u otras influen­cias que no fue­ra una pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio for­ma­do sobre bases fir­mes, sobre rocas y no are­na: valo­res islá­mi­cos, la pro­fun­da fe en las capa­ci­da­des del pue­blo ira­ní y sobre todo el lide­raz­go de un hom­bre dis­tin­to como era el imán Jomei­ni: que­ri­do, admi­ra­do. Un líder reli­gio­so, edu­ca­dor, caris­má­ti­co, sen­ci­llo. Un juris­ta des­ta­ca­do, pri­mus inter pares, quien con su retorno en febre­ro del año 1979 a Irán daría el gol­pe mor­tal defi­ni­ti­vo a la monar­quía ago­ni­zan­te de los Pahlavi. 

Trans­cu­rri­dos 42 años del triun­fo revo­lu­cio­na­rio trai­go a cola­ción algu­nas ideas y afir­ma­cio­nes que tuve opor­tu­ni­dad de expre­sar en home­na­je a esta revo­lu­ción hace algu­nos años. Ideas y afir­ma­cio­nes que se man­tie­nen. Como por ejem­plo, que no exis­te, en la actua­li­dad, un ata­que más cons­tan­te e ile­gal que el eje­cu­ta­do por Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos incon­di­cio­na­les con­tra la Repú­bli­ca Islá­mi­ca de Irán. Pala­bras que dichas hoy tie­nen la mis­ma vali­dez que antaño.

Una polí­ti­ca infa­me lle­va­da a cabo con­tra Irán. 42 años de agre­sio­nes de los gobier­nos esta­dou­ni­den­ses que no per­do­nan al pue­blo ira­ní haber­se libe­ra­do de su noci­va influen­cia. Es par­te de la polí­ti­ca hege­mó­ni­ca de Washing­ton el con­si­de­rar enemi­go a todo pue­blo que bus­ca su pro­pio camino de desa­rro­llo, que tie­ne como nor­te los con­cep­tos de sobe­ra­nía y dig­ni­dad se con­vier­te de inme­dia­to en enemi­go irre­con­ci­lia­ble. Esta­dos Uni­dos sólo acep­ta incon­di­cio­na­les y cuan­do te com­por­tas así con una nación mile­na­ria no tie­nes más que espe­rar res­pues­tas dig­nas y de lucha cons­tan­te a esa pretensión.

Esta­dos Uni­dos y sus adic­tos, llá­men­se euro­peos, sio­nis­tas o waha­bi­tas nece­si­tan para sus pla­nes gobier­nos ser­vi­les, obse­cuen­tes, que eje­cu­ten sus polí­ti­cas hege­mó­ni­cas pero, des­de el año 1979 han encon­tra­do un rival que no se deja ava­sa­llar y que les ha plan­ta­do dura bata­lla en defen­sa, no sólo de su sobe­ra­nía, sino tam­bién en apo­yo de nacio­nes como Siria, Irak, el pue­blo yeme­ní y Pales­ti­na como líder del Eje de la Resis­ten­cia: la Repú­bli­ca Islá­mi­ca de Irán.

Un pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio cono­ci­do como la Dahe­ye Fajr o Déca­da del Alba, que entre­ga otras alter­na­ti­vas de vida al mun­do, un nue­vo refe­ren­te. Una Revo­lu­ción que al mis­mo tiem­po que comien­za su joven andar sufre una serie de gra­ves y múl­ti­ples agre­sio­nes, como fue el caso de la gue­rra san­ta entre los años 1980 y 1988 a manos del régi­men ira­quí pre­si­di­do por el falle­ci­do Sadam Hus­sein, alen­ta­do por Washing­ton para ata­car a Irán y des­truir la joven revo­lu­ción. El inten­to fra­ca­só y la deno­mi­na­da San­ta Defen­sa con­so­li­dó aún más a la revo­lu­ción, que comen­zó poco a poco a trans­for­mar­se en el poder regio­nal que es hoy en día, cau­san­do preo­cu­pa­ción en los otro­ra pode­res hege­mó­ni­cos en la zona. Un Irán con­so­li­da­do a la luz de un men­sa­je y una prác­ti­ca que lla­ma a la con­quis­ta, defen­sa y con­so­li­da­ción de la sobe­ra­nía y la dig­ni­dad como ejes fun­da­men­ta­les para la cons­truc­ción de una iden­ti­dad como países.

La con­so­li­da­ción y empu­je de la Revo­lu­ción Islá­mi­ca de Irán no ha esta­do exen­ta de pro­ble­mas. En un esce­na­rio regio­nal com­ple­jo, don­de Irán ha roto el mito de la invi­si­bi­li­dad de Occi­den­te y sus títe­res regio­na­les. Un mar­co regio­nal que ha resal­ta­do el enor­me y tras­cen­den­tal papel que cum­ple la nación per­sa, en el logro de la defen­sa de la sobe­ra­nía y la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos de la región. Una revo­lu­ción que ha teni­do sus pro­pias con­tra­dic­cio­nes y ¿Cómo no tener­la? si se tra­ta de un pro­ce­so polí­ti­co vivo, en per­ma­nen­te desa­rro­llo, con alti­ba­jos, con difi­cul­ta­des, con un pue­blo movi­li­za­do pero que es capaz de sepa­rar aguas de aque­llos, que apro­ve­chan­do las lógi­cas rei­vin­di­ca­cio­nes eco­nó­mi­cas, inten­tan des­es­ta­bi­li­zar el país, hacién­do­le el jue­go a Washing­ton y alia­dos, que apro­ve­chan cada res­qui­cio, cada opor­tu­ni­dad para tra­tar de que­brar la uni­dad revo­lu­cio­na­ria en Irán.

A 42 años del triun­fo de la revo­lu­ción reedi­to mis pala­bras, expre­sa­das tiem­po atrás en el con­tex­to del con­cur­so inter­na­cio­nal Fayr lla­ma­do por la Radio Voz Exte­rior de Irán y que me per­mi­tió via­jar y cono­cer a fon­do este país mara­vi­llo­so que es Irán, com­par­tir con su gen­te reco­rrer sus ciu­da­des como Tehe­rán, Shi­raz, Isfahan, Qom, Mashhad. Degus­tar una coci­na deli­cio­sa, admi­rar pai­sa­jes diver­sos y sobre todo cono­cer, de pri­me­ra mano, los enor­mes avan­ces de la nación per­sa y de ese modo sig­nar y resal­tar el papel que cum­ple Irán en la región. Un come­ti­do que bri­lla con más fuer­za que nun­ca, a par­tir de la fir­ma del lla­ma­do Plan Inte­gral de Acción Con­jun­ta, defen­di­do y cum­pli­do por Irán, a pesar de la labor de zapa de Washing­ton, que con el ex pre­si­den­te Oba­ma fir­ma un com­pro­mi­so que es borra­do con el codo por el derro­ta­do ex pre­si­den­te Donald Trump y que con el nue­vo man­da­ta­rio, Joe Biden, exis­te la incóg­ni­ta res­pec­to a qué deci­sión toma­rá en el sen­ti­do de retor­nar al Plan Inte­gral de Acción Con­jun­ta (JCPOA por sus siglas en inglés) o sim­ple­men­te des­car­tar­lo. Como tam­bién su deci­di­do apo­yo a la cau­sa del pue­blo pales­tino. Como tam­bién el sos­tén otor­ga­do a los pue­blos de Siria, Irak, Yemen y Bah­réin. Sólo la Repú­bli­ca Islá­mi­ca de Irán ha logra­do fre­nar los ímpe­tus del terro­ris­mo glo­bal Tafi­ra hijos putati­vos, crea­dos, orga­ni­za­dos, finan­cia­dos y arma­dos por Washing­ton y sus aliados.

Las auto­ri­da­des polí­ti­cas y reli­gio­sas de Irán han adver­ti­do per­ma­nen­te­men­te que Esta­dos uni­dos, des­de el triun­fo de la revo­lu­ción ira­ní el año 1979, se ha empe­ña­do en des­truir la nación per­sa. Para ello, sos­tu­ve y reite­ro en cada ani­ver­sa­rio del triun­fo de la Dahe­ye Fajr, que una de las herra­mien­tas usa­das por el impe­ria­lis­mo y sus socios sio­nis­tas y waha­bi­tas es ati­zar el fue­go de la igno­ran­cia, de las denun­cias sin prue­bas, de las accio­nes des­es­ta­bi­li­za­do­ras, el mun­do de las san­cio­nes y el blo­queo para cau­sar males­tar en la pobla­ción e ir crean­do un esce­na­rio que les per­mi­ta imple­men­tar otra gue­rra des­es­ta­bi­li­za­do­ra con­tra Irán.

Todo ello en el mar­co de lo que el autor fran­cés Jean Michel Ver­no­chet, en un valio­sí­si­mo libro titu­la­do “Irán: la des­truc­ción nece­sa­ria” sos­tie­ne res­pec­to al papel pre­da­dor de Washing­ton y sus alia­dos “hay que des­truir a Irán ¡cla­ro que sí! No sólo para impe­dir su even­tual acce­so al arma ató­mi­ca (algo impro­ba­ble) no sólo por­que la inde­pen­den­cia de Irán pue­de poner en entre­di­cho la pre­emi­nen­cia regio­nal de «Israel», ata­la­ya occi­den­tal en el Orien­te Medio…Es que hay que man­te­ner, a toda cos­ta, la posi­ción domi­nan­te de «Israel» en la región, que depen­de de su mono­po­lio regio­nal del arma atómica”.

Irán, cono­ce­dor de esta reali­dad de impu­ni­dad con que cuen­ta el sio­nis­mo, bene­fi­cián­do­se del aval finan­cie­ro, mili­tar, polí­ti­co y diplo­má­ti­co a Washing­ton y el lobby sio­nis­ta en Esta­dos Uni­dos, no des­cui­da la defen­sa de su revo­lu­ción. Irán es cons­cien­te de sus res­pon­sa­bi­li­da­des, no sólo res­pec­to a la pro­tec­ción de su socie­dad, sino tam­bién el papel que cum­ple a tra­vés del Eje de la Resistencia. 

Irán en un esce­na­rio com­ple­jo, con difi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas, con agre­sio­nes acti­vas a la orden del día por par­te de Washing­ton y sus hijos putati­vos, está dan­do un men­sa­je con­tun­den­te de fide­li­dad a sus prin­ci­pios e idea­les. Con­duc­ta extra­ña en un mun­do don­de los pode­res sue­len ser­vir indig­na­men­te a hege­mo­nías aje­nas a cul­tu­ras, creen­cias, his­to­ria y rela­cio­nes de vecin­dad. Un irán que nos ense­ña que resis­tir es par­te del len­gua­je de la vic­to­ria. Tras 42 años de Revo­lu­ción Irán sigue fir­me en la defen­sa de su sobe­ra­nía y dig­ni­dad, bajo el mar­co de la resis­ten­cia, con­cep­tos bási­cos para enten­der la revo­lu­ción iraní.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *