Argen­ti­na. Murió Menem, el hom­bre que no valía nada

Por Ale­jo Brig­no­le*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 15 de febre­ro de 2021.

Cier­ta vez, el poe­ta y escri­tor esta­dou­ni­den­se Ezra Pound (1885−1972) decla­ró que “Cuan­do un hom­bre trai­cio­na su pala­bra, no vale nada”. Ezra Pound era un ser ator­men­ta­do, bus­ca­dor fre­né­ti­co de ver­da­des y que en su exis­ten­cia osci­ló entre el amor por la poe­sía y los des­va­ríos del fas­cis­mo. Sin embar­go, com­pren­día los des­ma­nes que el capi­ta­lis­mo voraz pro­vo­ca­ba y que había con­du­ci­do a las dos gue­rras mun­dia­les. Era un hom­bre lúci­do en más de un sen­ti­do, pero dado a cier­tos des­víos con­cep­tua­les e ideo­ló­gi­cos. Fue un gran anti­se­mi­ta y eso resin­tió irre­me­dia­ble­men­te sus refle­xio­nes huma­nis­tas. Pero tam­bién com­pren­dió con luci­dez la natu­ra­le­za huma­na, inclui­da la de los trai­do­res. De allí su sentencia.

Si habla­mos de per­ju­ros, de trai­do­res extre­mos e infa­mes, que repug­nan de solo ver­los o de oír sus nom­bres, segu­ra­men­te acu­di­rán per­so­na­jes inelu­di­bles den­tro del uni­ver­so lati­no­ame­ri­cano. Los nom­bres de Lenin Moreno, de Luis Alma­gro, secre­ta­rio gene­ral de la OEA serían obli­ga­dos. Más atrás, en el san­grien­to río de los siglos pasa­dos pode­mos evo­car al gene­ral mexi­cano Anto­nio López de San­ta Anna que pac­tó con el texano Sam Hous­ton la inde­pen­den­cia de Texas y lue­go pro­pi­ció la derro­ta de Méxi­co fren­te a Esta­dos Uni­dos. Una trai­ción que le cos­tó a Méxi­co la mitad de su terri­to­rio. O el vene­zo­lano José Anto­nio Páez, que trai­cio­nó el sue­ño de la Patria Gran­de, dán­do­le la espal­da a Simón Bolí­var, bene­fi­cian­do a las oli­gar­quías y sepa­ran­do Colom­bia de Venezuela.

Hay otro tipos de trai­do­res: los Macri, los Temer, los Uri­be, los Piñe­ra, los Mar­tí­nez de Hoz, los Baraho­na y Cava­llo. Sin embar­go, esos son trai­do­res con natu­ra­le­za de escor­pión, pues ya nomás ver­los uno sabe que harán daño. Que segui­rán sus mise­ra­bles ins­tin­tos de cla­se y por tan­to no cali­fi­can como simu­la­do­res de una leal­tad que no pue­den ni siquie­ra fin­gir. En cam­bio hom­bres como Car­los Saúl Menen, his­tó­ri­ca­men­te vin­cu­la­dos a un dis­cur­so popu­lar, a unas luchas con­tra hege­mó­ni­cas y a un movi­mien­to de base popu­lar y anti­im­pe­ria­lis­ta como es el pero­nis­mo, sí son la peor y más baja cla­se de trai­do­res, por­que enga­ñan a sus pue­blos, ven­den sus patrias y some­ten a las gene­ra­cio­nes futu­ras dán­do­se la vuel­ta una vez obte­ni­do el poder. Usu­fruc­túan bene­fi­cios mal habi­dos, con­ce­den las pre­ben­das más atro­ces y se incli­nan ante los enemi­gos. Tan aba­jo, que sus ros­tros con­vi­ven con el pol­vo del sue­lo que pisan sus amos. Esa es la natu­ra­le­za de estos hom­bres, de la cual Car­los Menem fue un ada­lid, un cam­peón entre cam­peo­nes. Un mise­ra­ble como pocos o nin­guno en la his­to­ria nacional.

En la dan­za ruin de su vida polí­ti­ca, abra­zó a Isaac Rojas, el almi­ran­te que bom­bar­deó una Pla­za de Mayo lle­na de civi­les y pasean­tes el medio­día del 16 de junio de 1955 para derro­car al pre­si­den­te Perón. Tam­bién indul­tó a los geno­ci­das de nues­tra últi­ma dic­ta­du­ra y duran­te su pre­si­den­cia obs­ta­cu­li­zó todos los jui­cios por deli­tos de lesa humanidad.

Alia­do incon­di­cio­nal de Esta­dos Uni­dos, asu­mió que la caí­da de la Unión Sovié­ti­ca era “el fin de la His­to­ria” como decía ese japo­nés arre­pen­ti­do lla­ma­do Fran­cis Fuku­ya­ma. Menem no tuvo repa­ros en con­ven­cer a la masa de argen­ti­nos ‑a los que lo vota­ron y a los que no- de que ya no había resis­ten­cias posi­bles. Que había un úni­co súper poder glo­bal lla­ma­do Esta­dos Uni­dos y a él había que ali­near­se. Para demos­trar su fide­li­dad, Menem admi­tió las “rela­cio­nes car­na­les”, lo que en cla­ve geo­po­lí­ti­ca, cul­tu­ral y sobe­ra­na sig­ni­fi­có una vio­la­ción colec­ti­va de todo el pue­blo argen­tino. Has­ta sangrar.

Por órde­nes del FMI y siguien­do la agen­da decons­truc­ti­va que Washing­ton tie­ne para el sur glo­bal, Menem des­tru­yó el mapa ferro­via­rio nacio­nal, ani­qui­lan­do de un solo gol­pe un pode­ro­so ins­tru­men­to de inte­gra­ción terri­to­rial y de cre­ci­mien­to inclu­si­vo. Entre­gó a pre­cio de sal­do las empre­sas estra­té­gi­cas, el petró­leo, los yaci­mien­tos gasí­fe­ros, la pode­ro­sa side­rur­gia argen­ti­na y ena­je­nó la sóli­da indus­tria naval y aero­es­pa­cial del país, las más ade­lan­ta­das de nues­tra región y unas pocas del mun­do en la mate­ria. Cedió inclu­so a nues­tro enemi­gos todo el know-how de nues­tra indus­tria misi­lís­ti­ca, per­mi­tien­do que el emba­ja­dor esta­dou­ni­den­se por enton­ces, Teren­ce Tod­man, se pasea­ra lla­ve en mano por las ins­ta­la­cio­nes vacías, las cua­les eran ins­pec­cio­na­das cada tan­to por exper­tos esta­dou­ni­den­ses para ase­gu­rar­se de que no había bún­ke­res secre­tos en don­de nues­tro país con­ti­nua­ra con las inves­ti­ga­cio­nes aeroespaciales.

Menem lo ganó todo. Todo lo mun­dano, cla­ro: víto­res, reco­no­ci­mien­tos, muje­res, poder, elo­gios y cien­tos –aca­so miles– de millo­nes de dóla­res saquea­dos a nues­tro pue­blo y que hoy repo­san en cuen­tas sui­zas y paraí­sos fis­ca­les para dis­fru­te de su hija Zule­mi­ta y alle­ga­dos. Pero tam­bién lo per­dió todo. Todo lo esen­cial: su dig­ni­dad, el amor de su pue­blo y un lugar ejem­plar en la his­to­ria, que des­pre­ció (no podía ser de otra manera).

Has­ta un hijo per­dió, fru­to de sus habi­tua­les trai­cio­nes. Pero como con los socios inter­na­cio­na­les no se jue­ga, la bom­ba de la AMIA, otra en la emba­ja­da Israe­lí y el derri­bo del heli­cóp­te­ro en don­de iba su hijo Car­li­tos Menem Jr., fue­ron la atroz fac­tu­ra a sus jue­gos sucios.

Hoy, domin­go 14 de febre­ro de 2021, aban­do­nó este mun­do un gran trai­dor. Oja­lá aho­ra habi­te el noveno círcu­lo del infierno des­ti­na­do a los trai­do­res. Dan­te Alighie­ri ima­gi­nó ese averno con un inmen­so lago de hie­lo, al que los grie­gos lla­ma­ron Coci­to, y que sim­bo­li­za toda la fri­gi­dez y este­ri­li­dad que yacen en el alma de todo traidor.

Hoy murió Car­los Saúl Menem, el hom­bre que no valía nada y que a par­tir de aho­ra será abono para el estier­co­le­ro de la His­to­ria. In memo­riam.

*Inte­gran­te de la REDH Capí­tu­lo Argentino

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *